lunes, 9 de julio de 2012

Ciudad de cristal (Paul Auster)


Serie: La trilogía de Nueva York 01
Título original: City of Glass
Traductor: Maribel De Juan
Páginas: 160
Publicación: 1985 (2010)
Editorial: Anagrama
Categoría: Narrativa
ISBN: 9788433975485
Sinopsis: Quinn, que en otros tiempos fuera poeta y cuya mujer e hijo han muerto, vive en la más absoluta soledad, escribiendo novelas policíacas, despojado de toda ambición literaria y lejos de los fastos del mundo. Alguien lo llama varias veces por teléfono en medio de la noche, tomándolo por un detective llamado Paul Auster, y solicitando con desesperación su ayuda. Quinn, entre curioso y conmovido, decide al fin personificar al desconocido Paul Auster y concierta una cita. Conoce entonces a otro pálido poeta, que cuenta una historia aterradora: cuando nació, su padre, una combinación de místico y lingüista demente, lo encerró y aisló del mundo durante años para que pudiera hablar «la verdadera lengua de los hombres», aquella que olvidaron tras la construcción de la torre de Babel. Pero el niño fue rescatado y el padre recluido en una institución un manicomio, o quizás una cárcel, de la que ahora está a punto de salir. Y el hijo, que teme por su vida, desea que el detective Paul Auster o Quinn lo proteja.

“Ciudad de cristal” es el primer relato de los tres que componen "La trilogía de Nueva York".

Puede parecer una novela policiaca, pero no. A mí me sorprendió el libro; me enganchó al principio, me fue sorprendiendo después y finalmente me desconcertó.

Es un libro desconcertante, pero atractivo. Las frecuentes referencias literarias son un extra para quienes nos gusta la literatura. Una escritura rica, lúdica, intuitiva, experimental, transgresora… que seduce, pero sólo si aceptas entrar en el mundo Paul Auster.

A Paul Auster le gusta jugar con las palabras y con los personajes (y, por tanto, con el lector), pero va cargando la situación de tanto simbolismo que el relato (o más bien el interés) va perdiendo fuelle. El juego que propone Auster, con paralelismos, dualidades, reflejos, simetrías, juegos de palabras, realidades alternativas, laberintos, mezclando realidad y ficción.. es inteligente y atractivo, aunque la sensación final es que el propio Auster se acaba perdiendo en el juego o al menos lo “carga” tanto que te desconcierta. Pero es un libro arriesgado, valiente, que requiere que el lector no sea una figura pasiva y que adopte un papel de cómplice. Si aceptas la propuesta de Paul Auster no te arrepentiras. Pero si no entras en su juego será fácil que la trilogía de Nueva York la empieces y la termines aquí.

Me aventuraré más adelante con “Fantasmas” y “La habitación cerrada” porque personalmente me ha enganchado la propuesta de Auster.
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

SI HAS LEÍDO LA ENTRADA TE AGRADEZCO EL COMENTARIO. SI NO LA HAS LEÍDO TE AGRADEZCO LA VISITA