lunes, 2 de julio de 2012

Firmin (Sam Savage)



Título original: Firmin: Adventures of a Metropolitan Lowlife
Traductor: Ramón Buenaventura
Páginas: 224
Publicación: 2006 (2007)
Editorial: Seix Barral
Categoría: Narrativa
ISBN: 9788432228247
Sinopsis: Nacido en una pequeña librería en un decadente barrio de Boston, Firmin aprende a leer digiriendo su nido hecho de un libro cortado a tiras. Pero rápidamente comprende que una rata culta es una rata solitaria. Marginada de su familia, busca la amistad de su héroe, el librero, y de un escritor de ciencia ficción fracasado. A medida que Firmin navega por las calles sombrías en busca de amor y comprensión, su soledad y su miedo se tornan humanos e irremediablemente conmovedores.



Me ha encantado. La primera vez (y la segunda, creo que incluso hubo una tercera) que tuve este libro en las manos no  me decidí a comprarlo. No tenía claro que me interesara la historia de una rata, por mucho que viviese en una librería. No sé porqué, me pareció que era un libro más para niños o que, en cualquier caso, no me atraía mucho lo que una rata como protagonista me pudiera contar. Me sonaba a fábula (que no de fábula), con su buena dosis de moralina.

El caso es que empecé a leer alguna crítica positiva del libro, y un día me decidí a apuntarlo en mi lista de libros para comprar. Al poco, cayó a la saca. Aún no había terminado el libro y ya allá por la página 25 iba recomendándolo a todo el mundo: que tenéis que leer este libro, que está muy bien escrito, que es sorprendente, que quéformadeescribirmadremía (así, sin respirar y del tirón)..

Firmin es un libro encantador, absolutamente delicioso, que va a gustar especialmente a los que amen la lectura, a los que viven los libros, que viajan con ellos, que sienten con ellos, que aprenden con ellos... Con los libros me sucede que viajo, siento, aprendo, acumulo experiencias sin vivirlas directamente. Algo impagable, vaya. Para quien conciba así la lectura, será un lector ideal de Firmin.

Firmin es una rata que se humaniza a través de la lectura, aunque su problema es que los humanos le seguirán viendo como lo que es a la vista: una rata. Leyendo atesora vivencias, sueños, certidumbres, personalidades, situaciones, emociones.. Por ejemplo, en un pasaje del libro comenta que la lectura le ha permitido “morir mil muertes distintas” y eso le provoca la extraña sensación de que “cuando muera de verdad será un aburrimiento”.

El libro contiene muchas referencias literarias, también cinematográficas en un largo monólogo que apenas se ve interrumpido por dos o tres miniconversaciones. No obstante la falta de diálogos, para nada se hace espeso ni pesado. Se lee con amabilidad.

Y sorprende, agradablemente, lo bien traducido que está (un gran trabajo). Una gran riqueza de lenguaje, juegos de palabras, gran sentido del humor, pasajes satíricos... hacen que acabes, como Firmin, devorando, mordisqueando, royendo el libro poco a poco.

El inicio del libro es magistral y convierte a Firmin rápidamente en una rata simpática, entrañable, divertida, amante de los libros y las personas (aunque las personas le desengañaremos). Es curioso, a la mayoría de la gente le parece que el comienzo del libro es la parte más floja, y sin embargo a mí me pareció espléndida. Una que es así de rara.

Es el primer libro del autor, Sam Savage, que ha conseguido escribir un libro sin caer en discursos moralistas ni éticos, que nos muestra la perplejidad de contemplar a los humanos a través de una rata tierna, vanidosa, a veces perversa (pero sin malicia) a la que, inevitablemente, querrás.

...."por pequeño que seas, nada te impide estar tan loco como el que más" (Firmin dixit).

10 comentarios:

  1. Leí esta novela recomendada por una compañera de trabajo, por lo que dices que gustará a los amantes de los libros. La verdad es que me gustó, quizás no me entusiasmó tanto como esperaba mi amiga, pero me gustó leerlo. Los comentarios irónicos de la rata sobre este loco mundo son ciertamente divertidos. Habla también de la lucha por ser uno mismo, por ser ese que quieres ser, aunque eso conlleve cierta soledad externa, que no interna.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta ese matiz que haces entre soledad externa e interna. No todo el mundo aprecia esa diferencia, o más que apreciarla, es que desconocen esa diferencia.

      Eliminar
  2. Leí el libro hace 3 o 4 años y estoy totalmente de acuerdo contigo, Firmin es un libro tierno, encantador, lleno de ironía, humor y múltiples reflexiones sobre la vida y los sentimientos.Muy recomendable

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustó mucho el libro, aún perdura y eso ya dice mucho de él...

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Ana, no se si está bien que te comente de esta manera. En realidad solo pretendo darte las gracias a ti también por este regalo que nos haces hablando de Firmin.
    Un abrazo.

    http://vivenciesjosep.blogspot.com.es/2012/04/historia-de-una-rata-literaria-en-otras.html?m=1

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comenta cuanto, cuando y como quieras Josep!! Me ha encantado el enlace, gracias, gracias, gracias...

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Ana, me encanta encontrar parientes en los libros, cuentos y blogs.

    ResponderEliminar
  5. Leí el libro por tu recomendación, quería darte las gracias lo he disfrutado mucho :) Me encanta muchas palabras que usa el autor, es lo que tu dices, está genial traducido! Me encantó esa sensación al final de la historia de que el autor había jugado un poco conmigo. También es interesante el desenlace del barrio donde se sitúa la historia. Es un tema actual, pero nuestros barrios con encanto se gentrifican en lugar de derribarse lo que es menos romántico aún...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por agradecer, Melorra :) (parece un bucle de agradecimiento, pero para mí es importante) A pesar del tiempo que ha pasado desde que leí "Firmin" y que, seguramente, hoy le haría una entrada más detallada y extensa, sigo guardando muy buen recuerdo de esa lectura y cariño por Firmin. Lo de la gentrificación, Melorra, no deja de ser un reflejo de lo que la sociedad hace no sólo con los espacios, sino también con las personas. Desde luego de romántico tiene poco.

      Un abrazo

      Eliminar

SI HAS LEÍDO LA ENTRADA TE AGRADEZCO EL COMENTARIO. SI NO LA HAS LEÍDO TE AGRADEZCO LA VISITA