sábado, 28 de julio de 2012

Llegó el tiempo de las cerezas (Nativel Preciado)



Páginas: 208
Publicación: 2008 (2010)
Editorial: Espasa - Calpe
Categoría: Narrativa
ISBN: 9788467033724
Sinopsis: Una reflexión profunda y optimista sobre la época dorada de la vida. Al borde de los sesenta, divorciada y madre de una hija, la protagonista se siente abrumada por el vertiginoso paso del tiempo. En plena evocación nostálgica, se cruza en su camino un extraño personaje que le enseña a sosegarse, abrir las ventanas y contemplar el estallido de la primavera, porque como afirma la autora el tiempo es sólo una actitud, si le perdemos el miedo, nunca seremos viejos.

Un relato corto que se lee con fluidez y nos habla de cómo asumir el paso del tiempo a partir de una edad. Me ha encantado cómo describe muchas sensaciones de la protagonista, especialmente durante las primeras páginas. En general, lo que más me ha gustado es precisamente esa detallada y minuciosa descripción de emociones íntimas ligadas a la edad y, también, a la soledad. También cómo la memoria varía con el paso del tiempo, no porque la perdamos, sino porque a lo largo de la vida le aplicamos distintos filtros, propios de la necesidad personal y también de la experiencia y del paso del tiempo.

El relato en sí me ha parecido flojito, con un único personaje más desarrollado: la protagonista. Los demás personajes son excusas para construir el relato. Personalmente pienso que si en vez de pretender hacer una novela hubiera hecho un ensayo sobre cómo se vive el paso del tiempo a partir de los cincuenta años de edad habría sido un libro excelente. Pero al convertirlo en novela y pretender además que a través de otro personaje (que carece de la fuerza que la autora quiere proyectarnos) la soledad, inseguridades y miedos que siente la protagonista son superados porque esa persona le transmite un equilibrio emocional y espiritual que hasta entonces no había alcanzado… ahí pierde muy mucho literariamente. No hay suficiente fuerza narrativa ni consistencia en la historia que describe, ni en los personajes, como para justificar ese cambio que se produce en la protagonista.

Me quedo, pues, con las reflexiones y con la proximidad con que nos describe lo cotidiano. Y me quedo con el estilo de Nativel Preciado. Es el primer libro que leo suyo y tengo curiosidad por leer alguno más para comprobar si, a pesar de escribir estupendamente, tiene problemas para construir relatos y argumentos sólidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

SI HAS LEÍDO LA ENTRADA TE AGRADEZCO EL COMENTARIO. SI NO LA HAS LEÍDO TE AGRADEZCO LA VISITA