viernes, 7 de septiembre de 2012

El psicoanalista (John Katzenbach)



Título original: The analyst
Traductor: Laura Paredes Lascorz
Páginas: 528
Publicación: 2002 (2010)
Editorial: Zeta Bolsillo
Categoría: Misterio y suspense
ISBN: 9788498724356
Sinopsis: Frederick Starks, psicoanalista con una larga experiencia y una vida tranquila, recibe una amenaza anónima. Tendrá que emplear toda su astucia y rapidez para, en quince días, averiguar quién es el autor de esa misiva que promete hacerle la existencia imposible. De no conseguir su objetivo, deberá elegir entre suicidarse o ser testigo de cómo, uno tras otro, sus familiares y conocidos mueren por obra de un asesino, un psicópata decidido a llevar hasta el fin su sed de venganza.

John Katzenbach es en general un autor que no engaña a sus lectores: sabemos qué esperar de sus novelas y no suele decepcionar. El psicoanalista es un libro irregular, tan pronto te lo devoras como lees con cierta desidia. Creo que le sobran algunas partes y que Katzenbach pretende dar tantos giros para no desvelar al acosador del psicoanalista que hay momentos que desconectas.

En El psicoanalista nos encontramos con  una persona normal que se ve en aprietos por alguien que juega con su vida sin recurrir a la agresión o la violencia. La capacidad para inducir terror e impotencia en el otro a través de acciones manipulativas que alteran la cotidianeidad del protagonista es una herramienta que Katzenbach maneja con gran maestría. Y esto es lo que hace que gran parte de la novela, aquella  en la que el protagonista ve como su vida se va al carajo y se siente impotente para enfrentarse al acosador y los estropicios que este le va haciendo, sea la parte más intensa de la historia y que se lee con más avidez.

En la segunda parte, el protagonista parece otro y no el "acongojado" psicoanalista del principio. A mi no me queda claro el cambio producido, una persona tan ingenua como el protagonista y de repente parece otro.... No hay nada en el argumento que me explique a qué se debe esa mutación en su personalidad. Nada en el perfil del protagonista apuntaba a ese cambio, que no queda suficientemente justificado. No será por falta de páginas que Katzenbach no desarrolle esa evolución en la personalidad de Starks, de hecho creo que le sobran páginas a la historia. Más bien parece que, o bien no prestó suficiente atención al contarnos esa evolución, ansioso por darle “la vuelta a la tortilla” o bien no consideró que fuera relevante. Pero acaba siendo un “agujero negro” argumental que convierte la novela en una novela irregular, aunque cumple de sobra su cometido de engancharte a la historia y entretener.


2 comentarios:

  1. De vez en cuando leo literatura que llamo de evasión (tipo best-sellers), sobre todo si leo un libro demasiado denso o que me ha tocado bastante. Leí "El psicoanalista" y la verdad es que me gustó bastante, se lee rápido y te entretiene la intriga. Es verdad que en la segunda parte el psicoanalista parece no ser la misma persona, pero la verdad es que no profundicé mucho en el tema. Su lectura me entretuvo y creo que con eso cumplió su función.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay autores y libros que en verdad ya sabes qué te vas a encontrar: entretenimiento, leer casi de forma adictiva si pensar en nada más. Ese tipo de lectura yo también la necesito a veces y la disfruto, aunque a veces me molesta que me den gato por liebre. De Ktzenbach sé lo que voy a encontrar en sus libros, en este me molestó un poco ese cambio del protagonista como sin venir a cuento, pero aún así, me entretuvo.

      Eliminar

SI HAS LEÍDO LA ENTRADA TE AGRADEZCO EL COMENTARIO. SI NO LA HAS LEÍDO TE AGRADEZCO LA VISITA