viernes, 9 de noviembre de 2012

Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea (Annabel Pitcher)



Título original: My sister lives on the mantelpiece
Traductor: Lola Díez Pastor
Páginas: 232
Publicación: 2011
Editorial: Siruela
Categoría: Narrativa
ISBN: 9788498415445
Sinopsis: Poco antes de cumplir diez años, el pequeño Jamie se va a vivir al norte de Londres con su padre separado, su hermana adolescente Jasmine y su gato Roger para empezar desde cero. Han pasado cinco años desde la muerte de Rose, la gemela de Jasmine, en un atentado terrorista islámico en Londres. Sus padres no han conseguido superar el dolor y parece que Jasmine tampoco: se ha teñido el pelo de rosa, se ha hecho piercings y ha optado por no comer. La familia se ha venido abajo. Pero en todo ese tiempo Jamie no ha derramado una sola lágrima. Para él Rose, cuyas cenizas reposan en la repisa de la chimenea, no es más que un recuerdo lejano. Le interesan mucho más su gato Roger, la camiseta de Spiderman que le han regalado por su cumpleaños o que su padre no se entere de que se ha hecho amigo de una niña musulmana paquistaní. Un día, al ver en la televisión un anuncio buscando jóvenes talentos que sepan cantar, se convence de que eso puede hacer que las cosas cambien y que toda la familia pueda salir adelante.


Es curioso lo que pasa con este libro: si no tienes ninguna expectativa será una lectura absolutamente maravillosa. Si la coges con ideas previas te gustará pero dirás eso de “me gusto mucho, pero esperaba más”. Sí, es probable que eso pase con todos los libros. Por eso es mejor empezar a leerlos todos como si una misma fuera un libro… en blanco.

Yo no sabía nada de esta novela. Me llamó la atención el título y la portada (dos factores muy importantes, juntos o por separado, a la hora de elegir un libro). Lo tuve bastante tiempo, como aquel que dice, en la repisa de la chimenea, y al final me decidí a leerlo. Cuando terminé la lectura me di cuenta que hacía tiempo que un libro no me arrancaba a la par sonrisas y lágrimas (lagrimillas, no exageremos) y este lo había conseguido.

La historia está contada por un niño de diez años, una técnica muy complicada y poco valorada, porque cuando escribes un libro seguramente hace unos cuantos años que dejaste de tener (en este caso) diez años. Annabel Pitcher consigue construir un protagonista muy creíble, pero sobre todo tremendamente tierno, entrañable y encantador. Tanto la relación con su hermana, Jasmine, como con su amiga, Sunya, están muy bien elaboradas (al igual que la relación que mantiene el protagonista, Jamie, con su mascota).

Tiene partes flojas (creo que es el debut literario de esta autora), a mitad de la lectura hay un ligero “atasco”, donde la historia parece no avanzar y se repite un poco, pero Annabel Pitcher sale pronto del atasco y sigue avanzando en la historia de forma dulce, deliciosa y conmovedora. Muy recomendable. Espero más libros de Pitcher que confirmen la grata impresión que me ha causado con este libro.

4 comentarios:

  1. A mi este libro me encanto, lo empece sin expectativas y me parecio delicioso.Totalmente recomendable, ahora espero ansiosa su nuevo libro, que si no me equivoco esta a punto de salir o ya salio a la venta.

    ResponderEliminar
  2. Estamos en las mismas, esperando impacientemente el siguiente para pillarlo recién salido del horno.

    ResponderEliminar
  3. Salvando las distancias, me ha recordado a Slumdog Milionaire, un niño que vive la infancia que le ha tocado, en medio del caos y confusión que es su ambiente familiar, que necesita y encuentra resquicios de esperanza y de cierta alegría. Se lee bien, está escrita con un estilo naif, en un principio la perplejidad domina la actitud observadora de Jamie, pero en adelante hay una evolución del personaje, hacièndole conectar más con las emociones. Sólo los sentimientos que nos conectan con los demás nos dan la fuerza necesaria para salir adelante.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando puse el comentario de este libro no lo desarrollé mucho, dejaba aquí prácticamente bosquejos de lo que me sugería la lectura, como una copia del recuerdo de la lectura. Con el tiempo, es una lectura que perdura, un protagonista que recuerdo, una escena que me emocionó (por la parte que me toca, la del gato...). Y también lo que comentas, que cuando los sentimientos conectan con los demás, o pueden asomar porque hay un receptáculo, es cuando las fuerzas se recuperan. Algo así ha pasado con este blog: al principio esa copia casi sólo para mí, con el tiempo ha ido evolucionando porque hay conexiones, hay personas y se comparten sentimientos (lectores)... ;)

      Besos

      Eliminar

SI HAS LEÍDO LA ENTRADA TE AGRADEZCO EL COMENTARIO. SI NO LA HAS LEÍDO TE AGRADEZCO LA VISITA