lunes, 10 de diciembre de 2012

Numbers (Rachel Ward)



Serie: Numbers 01

Título original: Numbers. Time to run

Traductora: Maria del Puerto Barruetabeña

Páginas: 352

Publicación: 2009 (2011)

Editorial: Planeta

Categoría: Infantil y juvenil

ISBN: 9788408105961

Sinopsis: Desde pequeña, cuando Jem mira a alguien a los ojos, puede ver unos números: la fecha en que esa persona morirá. Para muchos esto sería un regalo, pero ella lo considera una carga. Este don la convierte en una joven especial y solitaria, hasta que conoce a Spider y su vida cambia por completo. Paseando un día por Londres con su amigo, Jem presiente que algo malo va a suceder. Esto desencadenará la huida de los dos jóvenes, no sólo de la justicia, sino también de sí mismos y de su propio destino. Ambos se convertirán en fugitivos y dejarán atrás la inocencia, al mismo tiempo que descubrirán que lo verdaderamente importante no es el final del viaje.

Esperaba más de este libro, porque no cabe duda que la sinopsis llama poderosamente la atención. Creo que la idea de que sea parte de una trilogía hace que se quede como una novela un poco coja, quizás en espera de desarrollar ciertos aspectos (como el don de Jem) en las novelas posteriores (Numbers 2: The Chaos y Numbers 3: Infinity).

Supongo que esperaba conocer más del poder de Jem, o de cómo lo utilizaría, y esto no es exactamente así. Ni siquiera se profundiza en cómo afecta a Jem conocer la fecha en la que van a fallecer las personas. No le gusta, está claro, pero falta profundizar en la “carga” que supone ese conocimiento o en cómo utilizar esa información. En el segundo libro de la trilogía (Numbers 2: El Caos) se desarolla más sobre el don (pero eso es otra reseña..); lo que sucede es que para leerte el segundo libro debería de engancharnos más la lectura de Numbers y es posible que se pierdan muchos lectores entre el primero y el segundo libro de la trilogía.

En cualquier caso es una lectura fluida, entretenida y amena, aunque con algún párrafo prescindible y un ritmo a ratos irregular; los protagonistas están bien construidos y puedes identificarte con ellos y entender su comportamiento en determinados momentos. De hecho, son los personajes los que sostienen este libro, porque el argumento termina por ser bastante poco original y alejado de la propuesta inicial. Aunque haya supuesto un pequeño chasco, espero más de la continuación de la trilogía, donde me consta que la originalidad del argumento da más juego.

Como en realidad ya me he leído Numbers: El Caos, recomiendo la lectura de este porque la segunda parte de la trilogía nos da lo que esperábamos en este libro.



4 comentarios:

  1. Si alguien lee este comentario que no sea Ana Blasfuemia debe tener en cuenta que en el mismo pueden revelarse partes del libro que desvelen parte o la totalidad del mismo y puede ser considerado como SPOILER. Bien hecha la advertencia dejo constancia de lo que me ha parecido la novela, no la considero como una novela perfecta en la que todas las piezas encajan (o se puede decir que encajan con una previsibilidad que en ocasiones puede parecer demasiado ajustadas a la idea que tenemos de loque va a suceder). Por partes, me ha gustado mucho la parte en la que se describe el barrio, el colegio, los paseos por la megalópolis de Londres. En boca de la protagonista Jem: "Hay lugares adonde van los chicos como yo. Chicos tristes, malos, aburridos, solitarios, chicos diferentes. Somos miles. Si se nos quiere encontrar, claro... La mayoría de la gente no quiere. Si nos ven, miran hacia otro lado, fingen que no estamos ahí". Creo como ella que eso sucede no solo en la novela sino también en el día a a día de nuestras grandes ciudades; también es interesante el punto de vista que tiene sobre el colegio: "El colegio te obliga a convivir codo con codo con mucha gente, como si fuéramos gallinas ponedoras en sus jaulas, y, como ya ha quedado claro, a mí no me suele gustar el resto de la gente. Todo es más fácil si no me relaciono con los demás". Imagino que muchos adolescentes verán la escuela de esa forma, sobre todo los que pertenecen a lo que eufemisticamente podemos llamar "clases desfavorecidas", me gusta también la crudeza con que Jem analiza su pasado y su presente, la muerte de su madre a causa de la droga, su paso por diversos hogares de acogida, su falta de arraigo en ellos, la familia de Spider reducida a su abuela Val que intenta cubrir la ausencia de padre y madre, así como que en plan new age la abuela tenga poderes y logre ver el aura de la gente como Jem ve los números con la fecha de la muerte de la gente. Toda esa parte me ha parecido muy autentica y que la escritora sabe muy bien el terreno que pisa al describirlo de una manera objetiva, la observación de Jem sobre la esperanza de vida en su barrio también es dura:" Dicen que la esperanza de vida ha aumentado, ¿verdad? Pues eso no se puede aplicar a los jóvenes de mi barrio. Supongo que bajas provocadas por el estilo de vida moderno: los coches, el alcohol, las drogas, la desesperación", creo que eso se puede aplicar a muchas ciudades en todas las partes del mundo. Después de producirse el atentado en la gran noria de Londres asistimos a una huida que en algunos momentos lleva si no a desternillarse de risa sí a una sonrisa no exenta de ternura hacia ellos, hablo de cuando se refugian en un establo de vacas en medio de nada en pleno campo, pienso que así es como reacionariamos muchos que nos hemos criado en ciudades y desconocemos casi todo lo que se refiere al mundo más allá de las mismas. Una vez que detienen a Spider todo se vuelve más predecible, me ha gustado la historia de amor entre ambos, la manera que tiene Rachel Ward de contar ese amor entre dos adolescentes, pero el final me ha parecido demasiado predecible, esperaba quizá algo que se apartara de lo que yo esperaba que iba a pasar. Bueno como estamos ante una trilogía pues el niño fruto del amor de ambos, recupera un poder que la madre perdió con su embarazo, ahí nos deja con las ganas de leer el siguiente libro El Caos, que espero leer no tardando mucho. En definitiva el libro me ha gustado como entretenimiento, me ha dado a pensar en la manera absurda con la que intentamos olvidar que todos vamos a acabar en el mismo sitio, es decir muertos.Saludos



    ResponderEliminar
  2. El "problema" de este libro creo que es que nos "vende" una cosa, pero luego lo que realmente sostiene toda la trama son los personajes, pero precisamente en aquellos aspectos alejados del "don" (que se supone es el punto fuerte de la historia). Como tu comentas, la descripción de dos adolescentes, de barrios marginales, su historia de amor es para mi mucho más sólida que la parte relacionada con el "don". La segunda parte de la trilogia ya se centra más en él. Y la tercera... pues ya veremos que a la espera está. Gracias por comentar durruti.

    ResponderEliminar
  3. Como tu dices, la sinopsis del libro llama poderosamente la atención por su originalidad y posibilidades. Al leer el resto de tu reseña creo que no leeré este libro. Cada día me molesta más que no se definan bien a los personajes, de manera psicológica me refiero.

    Si no se explica como le afectan sus poderes y sus efectos, la novela queda coja. Si encima es una trilogía y algo tan capital no se afronta entonces seguro que hay mucha paja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mi los personajes son una pieza clave en los libros, tienen mucho peso a la hora de que un libro me llene más o menos. Hay más cosas, claro, pero sin personajes que las sustenten es más difícil. Es una trilogia y digamos que ha "repartido" el tema del poder, que luego en las dos siguientes entregas sí tiene más peso.

      Eliminar

SI HAS LEÍDO LA ENTRADA TE AGRADEZCO EL COMENTARIO. SI NO LA HAS LEÍDO TE AGRADEZCO LA VISITA