jueves, 17 de enero de 2013

Flor de invierno (Angela Davis-Gardner)



Título original: Plum wine
Traductor: Isabel de Miquel Serra
Páginas: 352
Publicación: 2006 (2007)
Editorial: Planeta
Categoría: Narrativa
ISBN: 9788408073864
Sinopsis: Bárbara, una joven profesora norteamericana que lleva unos meses dando clases en una universidad japonesa, recibe una terrible noticia: Michiko, su anfitriona y única amiga, acaba de fallecer. Como legado, le deja un hermoso pero misterioso recuerdo: el diario de las mujeres de su familia. Con la ayuda de un traductor tan enigmático como atractivo, Bárbara empezará a descifrar los escritos de Michiko y sus antepasadas, e irá descubriendo el difícil destino de una saga de mujeres que, como las flores de invierno, tuvieron que luchar contra demasiadas cosas para sobrevivir y dar su fruto


Se deja leer. Ángela Davis-Gardner describe los escenarios de una forma entre poética y dulzona que no resulta desagradable. Por otro lado, las referencias literarias (que aparecen inicialmente, pero luego –vete tú a saber porqué- desaparecen), la descripción de algunas costumbres y leyendas japonesas, las referencias a los hibakhusa (supervivientes de las bombas de Hiroshima y Nagasaki), etc.. son los aspectos que más me han gustado. Pero ha habido otras muchas cuestiones que no me han convencido: Situada en Tokyo en el año 1966, una de las cosas que me desconcertó es que parece estar ubicada en una época más actual, especialmente la relación entre los personajes, sus encuentros…, por mucho que quisieran ser discretos y teniendo en cuenta el papel de la mujer en Japón… ¿1966 en Tokio?.

El romance entre Bárbara y Seiji me parece descrito de forma superficial, habrá pasión entre ellos, pero no se transmite ni se refleja en el libro, de hecho las escenas “de cama” son muy superfluas, pasa sobre ellas de forma breve y sin transmitir un mínimo de pasión.

El personaje principal, Bárbara, es el único que está más solidamente construido. Los demás (desde Seiji hasta Michi) no acaban de perfilarse ni coger fuerza. Es como si con todos los personajes la autora mantuviera una distancia que no mantiene con Bárbara, no sé si porque se ha sentido más identificada con ella, o porque ha reflejado mucho de sí misma en la protagonista. En cualquier caso, no acabas de comprender muy bien al resto de personajes, y no creo que el hecho de que sean japoneses influya, porque tampoco el personaje de la madre de Bárbara está muy cimentado..

Tanto pasar por los temas de puntillas ha provocado que a pesar de que Ángela Davis-Gardner tiene una forma de escribir y describir agradable, la lectura se me haya hecho muy lenta. Y si ese ritmo lento no se compensa con una buena historia, pues al final te quedas como ¡¡ploff!!

Y es que ni la historia de las tres generaciones (Michi, su madre y su abuela), ni el romance entre Seiji y Michi, ni la historia de los hibakhusa cogen el suficiente vuelo como para que consiga despegar. De hecho, acabas entendiendo más la decisión de Seiji porque el lector hace un esfuerzo en comprender la cultura japonesa y a los hibakhusa que porque la autora haya sabido explicarlo. En definitiva: linda lectura, pero poco más. O lo que pudo haber sido y no fue. Normalita, aunque agradable.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

SI HAS LEÍDO LA ENTRADA TE AGRADEZCO EL COMENTARIO. SI NO LA HAS LEÍDO TE AGRADEZCO LA VISITA