domingo, 5 de mayo de 2013

Jardín de cemento (Ian McEwan)



Título original: The cement garden
Traductor: Antonio Prometeo Moya
Páginas: 156
Publicación: 1978 (1982)
Editorial: Tusquets
Categoría: Narrativa
ISBN: 9788472232044 
Web del autor: http://www.ianmcewan.com/
Sinopsis: En una casa de los suburbios de Londres, vive un familia como cualquiera otra, hasta el día en que fallece el padre y en que los hijos deben asumir la gestión de la casa y de sus propias vidas, ya que la madre padece una grave enfermedad que la obliga a permanecer encerrada en su cuarto. Esta repentina e inesperada ausencia de la autoridad, del punto de referencia que siempre es un padre, lleva esta pequeña comunidad de adolescentes a crear una nueva organización, un nuevo sistema de vida, que, gracias a una gradual escalada de insólitas situaciones, los convierte en seres extraños, que actúan de un modo poco usual, ajenos a las normas que rigen una sociedad patriarcal como la nuestra. ¿Serán pequeños monstruos, o simplemente seres de otra galaxia? ¿Cómo afrontarán el despertar del sexo, la muerte, la convivencia, la justicia, la violencia?

Los protagonistas de esta historia quedan huérfanos no sólo de padres, sino también de referencias sociales y, por tanto, libres de tabúes y códigos. Cuando el libro termina, probablemente podría empezarse otro en el que se nos describa cómo, una vez que el "orden" se reestablece se adaptan a las convenciones sociales.

Un libro valiente y una lectura dura, a la par que sensible. Narrativamente impecable, pero una lectura cuya sensación posterior persevera durante días. Hacer cotidiano hechos que no lo son pone los pelos de punta. A partir de una situación controvertida (cuanto menos), terminamos por ver los acontecimientos posteriores como cotidianos, o al menos dotados de cierta naturalidad que, no obstante, invitan a la reflexión: ¿qué puede suceder si se va en “dirección contraria”? ¿si nos saltamos las normas? ¿si desconocemos las reglas no escritas pero férreamente establecidas?

Son varios los temas tabúes que aborda Ian McEwan en este (no muy extenso) relato. Y lo hace con tal habilidad que dudo que pueda ofender o escandalizar, pero sí hacer reflexionar sobre hasta qué punto se aceptan ciertas cosas porque vienen “de serie” y no nos las cuestionamos. La naturalidad con que sucede todo viene provocada por la falta de sentimiento de culpa. La culpa, esa mano negra e invisible que nos atenaza tantas veces de forma innecesaria y que en muchas ocasiones ha ido asociada a todo aquello que se relacione con el placer (especialmente el placer carnal).

Os invito a una lectura reposada de este libro, breve, que aborda el incesto desde la perspectiva de la ausencia de culpa por “desconocer” la norma. El relato es ameno, no hay juicios de valor, hay naturalidad, hay humanidad, hay normalidad y hay ausencia de hipocresía. 

22 comentarios:

  1. El tma me recuerda al planteado por algunos clásicos de la distopía, tomo nota. Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un tema que existe en literatura, claro. Pero yo recuerdo haber leído muy poco, excepto de forma tangencial. Me ha sorprendido el planteamiento y el desarrollo. Es lo que tiene a veces enfrentarte a libros un poco a ciegas, sin saber de qué va: que sorprenden, y para bien. Besos

      Eliminar
  2. Pues a mi me has convencido del todo, de hecho creo que ya tenía otro libro anotado del autor. Sábado ¿no?
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿No serás fácil de convencer? ;) "Sábado", sí puede ser. Aunque pienso que "Expiación" es uno de sus libros más conocidos. Besos

      Eliminar
  3. Tanto la portada como el título me parecen bastante sugerentes, también me atrae el argumento al enfrentarnos con tabúes que puedan poner a prueba nuestros valores. Me lo anoto.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que cumple todos los requisitos (título, portada, argumento...) para que lo leas ¿no? Ya nos contarás. Un beso.

      Eliminar
  4. No conocía el libro pero por tu reseña parece una lectura interesante así que habrá que tenerlo en cuenta
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues espero que te guste (esto de hacer interesante un libro que no se conoce es una responsabilidad muy grande)... :D

      Besos!

      Eliminar
  5. De este autor sólo he leído Expiación, y me pareció magnífica así que me gustaría repetir con otra novela suya.Tenía apuntada Sábado pero apunto también ésta y ya veré por cuál me decido. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues como ya sois dos que mencionais "Sabado", tomo nota yo también. Un saludo!

      Eliminar
  6. Ostras Ana, este se me ha escapado? Pues me das una alegría porque es un autor que me encanta, desde Expiación hasta Solar sin dejar uno
    Besos y uno que te robo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si al final no se nos escapa ninguno. Y qué bien dar una alegría, oye, que ya por eso merece la pena esto de los blogs. Como veo que lo vas a leer y comentar ya estaré atenta. Y quien roba a un ladrón... ya se sabe. Besos.

      Eliminar
    2. Vengo a decirte que ya lo compré!!!
      Que no se diga que hablo por hablar :-)
      Besos

      Eliminar
    3. plas plas plas (Ana Blasfuemia tocando palmas con las orejas)... Lo tuyo es ser de palabra y lo demás cuento ;) ¡Besos!

      Eliminar
  7. Lo tengo en casa. Estoy esperando a tener tiempo para poder leerla tranquila. El tema me llama muchísimo la atención.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo tienes y te llama la atención el tema. Y tiempo siempre acabamos encontrado, así que... ¡¡no tienes excusa!! ;D Besos!

      Eliminar
  8. He leído varios libros de él y tengo opiniones encontradas. Me llama bastante la atención este que comentas, así que lo tendré en cuenta.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay pocos autores que resistan un gran nivel con todos sus libros. Pero dale una oportunidad a "Jardín de cemento" y nos cuentas. Besos!

      Eliminar
  9. De este autor solo leí Expiación, que me encantó, y este me lo llevo bien anotado. Esto de las normas, tabúes culturales y demás es un tema que me interesa.
    Gracias por pasarte por mi blog!
    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tema de normas, tabués y demás "familia" daría para un blog monotemático ;) La "relatividad" de las normas hace que haya muchas cosas cuestionables cuanto menos. Si además de anotarlo lo lees y lo reseñas ya comentaremos. Gracias a ti por pasarte por aquí. Un saludo.

      Eliminar
  10. "Yo no maté a mi padre, pero a veces me he sentido como si hubiera contribuido a ello. Y, de no ser porque coincidió con un momento específico de mi desarrollo físico, su muerte me pareció insignificante comparada con lo que siguió". Ya desde el prólogo nos da una orientación clara Ian McEwan de por donde va ir su libro. Muerto el padre y recluida la madre en una habitación que se convierte durante un tiempo en el centro de la casa vamos asistiendo a una reorientación de normas que parecían inamovibles fijadas por sus padres y por la sociedad. Esas normas van a saltar por los aires cuando la madre fallezca entonces los cuatro hermanos dos jovenes, una adolescente y un niño pequeño si que tendrán que reinventarse unos nuevos esquemas, otros valores, otra manera de comportarse ante ellos mismos y ante la sociedad. Esas normas y valores estarán exentos de gran parte de los tabues que nos hacen comportarnos de la manera que esperan que lo hagamos conforme a unas normas rigidas sobre lo que está bien y lo que está mal. Me gusta una referencia del autor que pone en boca del narrador y protagonista: "Me senté en la cama. El suelo estaba lleno de libros, algunos abiertos y boca abajo. Muchos eran de la biblioteca, e iba ya a coger uno cuando eso de pensar en los libros me llenó de un repentino hastío", ¿no está mal verdad para los que nos gustan los libros?. En fin así podriamos ser nosotros en todo o en parte si nos despojaramos de los corses que afortunadamente en ocasiones nos comprimen y hacen que nos comportemos como esperan de nostros.
    Excelente libro
    P.D. Ahora estoy leyendo Los hombres mojados no temen la lluvia de Juan Madrid del que leí una reseña en un blog que anuncia un reto de novela negra o algo así, me está gustando bastante.
    Saludos Ana.
    Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te echaba de menos ;) Me alegro que hayas disfrutado de un buen libro. Voy a participar en el reto, así que el mes de junio pinta muy "negro" o misterioso cuanto menos :D Tomo nota del libro de Juan Madrid. Besos Jesús!

      Eliminar

SI HAS LEÍDO LA ENTRADA TE AGRADEZCO EL COMENTARIO. SI NO LA HAS LEÍDO TE AGRADEZCO LA VISITA