sábado, 19 de octubre de 2013

Control biológico de plagas: pez grande se come al chico




Algunas veces me gusta matizar aquello que me preocupa y disfrazarlo con la suficiente distancia emocional como para que apenas me incomode y todo encaje de forma exquisita y refinada. Si acaso, una incomodidad liviana, como una brisa involuntaria. Y así, consigo que lo que me preocupa se desprenda como una costra superficial, como un perro que se sacude el agua de encima.


Pero otras veces lo que me preocupa, aún sin concretarse ni definirse, se instala en mí. La preocupación inesperadamente coge ínfulas de garrapata y por mucho que me amotine no consigo desprenderme de ella. Le doy plazos, reclamo mi sosiego, protesto con desesperación. Pero ni caso.


Al final, decido hacerme una desesperación postiza, de mentirijillas, más grande que la que me ha agarrado desprevenida. Y las pongo juntas. Es una cuestión de espacio, y puede que hasta de física, algo hay de teoría evolutiva también. La más grande va achicando a la pequeña hasta hacerla desaparecer. Como los peces, la preocupación grande se come a la chica. Cuando ha hecho la digestión cojo la preocupación fingida y la tiro a la basura. Y así, despreocupada, sigo mi rumbo.

So long.

(©AnaBlasfuemia)

63 comentarios:

  1. A ver si no lo he entendido mal. Llevo unos días con la cabeza en otro mundo.
    Hablas de la desesperación. Proceso por el que hemos pasado todos alguna vez. Sensación incómoda que te oprime el pecho y no te deja respirar. Hay que estar muy desesperado para hacer muchas cosas.
    Creo que la desesperación puede jugarnos malas pasadas. El símil de la garrapata me parece muy apropiado. Hasta que no te la quitas de encima, esa garrapata se agarra a la pile y chupa tu sangre poco a poco. Cosa que ocurre con la desesperación.
    Me gusta el párrafo final, creo que es optimista y fuerte.
    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaj Lady Aliena, no tan complicado: no hablo de desesperación, hablo de preocupaciones de esas que se te instalan ahí de repente, casi sin venir a cuento. La mayoría de las veces las ignoro, pero cuando se te agarra una mayor mi propuesta es inventarte una preocupación más grande que se coma a la pequeña. Y una vez que se la ha comido, la grande (que te la has inventado) la tiras a la basura. En definitiva: adios a las preocupaciones ;)

      Besos

      Eliminar
    2. Ok. Ya te digo que el constipado me tiene al borde de la desesperación jajajajaj. Pero sí, las preocupaciones es mejor dejarlas de lado y vivir. Besitos.

      Eliminar
  2. Es una sensación que por desgracia nos ataca durante nuestra vida en muchos momentos. El entorno, nuestra situación personal. A veces la vida se nos presenta por su peor cara y nos cuesta trabajo superar las zancadillas que nos pone.
    Las personas somo débiles, pero al mismo tiempo somos fuerte y cada época mala se puede superar por suerte. Tiempo, ganas y la certeza de que uno solo tiene que salir de esos momentos difíciles.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que desprenderse de preocupaciones innecesarias Mariuca. La mayoria de ellas lo son (innecesarias). Las que no hay forma de desprenderte de ella, porque son reales, seguro que podemos manejarlas con distancia y sentido común. Tienes razón, somos mucho más fuertes de lo que pensamos. Siempre.

      Besos!

      Eliminar
  3. Pues yo cuando tengo algo que me preocupa, utilizo una técnica muy básica, a veces con éxito y a veces me cuesta más: "esto también pasará". Nada es para siempre. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa táctica la utilizo yo mucho también, para las preocupaciones o para el dolor (físico), uso el mantra: esto pasará, esto pasará... Y pasa, sí ;)

      Saludos!

      Eliminar
  4. Me copio tu teoría, últimamente las mias ya no funcionaban
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que las teorías cuando se las conoce ya mucho pierden fuerza, les viene bien un descansito y refrescarlas con algo novedoso ;)

      Besos!

      Eliminar
  5. Hubo un tiempo en el que vivía instalada en la preocupación: una más grande se comía a la anterior y así estaba, escalando un everest de mal rollo... Pero desde hace poco, esas preocupaciones han empezado a implosionar y he comenzado a fluir: así se vive mucho mejor. Vivir agobiada es fatigante... Es cierto que hay algunas preocupaciones de las que es difícil desprenderse, pero te aconsejo relativizar, de momento, a mí me funciona. 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El truco está en que la preocupación grande que come a la pequeña sea "inventada", así una vez que se ha cargado a la preocupación pequeña, de la grande te desprendes en un chasquido de dedos, no era real ;)

      Besos!

      Eliminar
  6. Hay épocas en las que nos llenamos de preocupaciones pequeñas....pero no nos damos cuenta de lo insignificantes que son y lo que nos hacen perder el tiempo hasta que tenemos una más grande.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro! le damos demasiada importancia a muchas cosas que nos hacen perder mucho tiempo para disfrutar del día a día. Fuera preocupaciones!!

      Beso

      Eliminar
  7. Muchas veces vemos preocupaciones o problemas donde realmente no los hay y casi siempre suele venir otra cosa que nos hace ver que no eran tan graves como pensábamos. La opción de buscar una preocupación mayor está bien siempre que luego seas capaz de librarte de ella porque sabes que es inventada, será cuestión de probar :)
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es el truco! En realidad las preocupaciones pequeñas serán medio inventadas también, pero ya puestos, a lo grande y que se lleve todo por delante, que ya luego me deshago de mi invento ;)

      Besos!

      Eliminar
  8. En mi vida tengo etapas: épocas en las que la más mínima preocupación me envuelve creandome esa sensación de opresión, y otras en las que tomo la postura de dejarla a un lado para poder seguir avanzado. Aunque a veces sea difícil, claro está que esta opción es la más deseable ;)
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debemos usar más el sentido común, que tiende a relativizarlo todo y darle su justa importancia (que suele ser casi ninguna). Pero nos gusta enredarnos de mala manera..

      Beso

      Eliminar
  9. Ay qué bien me hubieran venido estas instrucciones para deshacerse de las preocupaciones una semanita antes... aunque creo que aún lo puedo aprovechar. Tiene gracia, hace poco alguien me habló de que tenía que "sacudirme el agua de encima" como hacen los perros. Pero, como el problema se te meta demasiado dentro, hace falta mucha fuerza de voluntad por muchas instrucciones que tengas. Aunque luego lo pienses y te des cuenta de que es un problema muy tonto.
    Besos! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que tomar las riendas Caminante, que nos dejamos llevar por preocupaciones y comeduras de tarro que, pasado un tiempo, como tú comentas, te das cuenta que eran tonterías. Aprovechemos el tiempo!

      Besos

      Eliminar
  10. Yo soy de las que constantemente me como la cabeza con las preocupaciones, grandes o pequeñas, reales o imaginadas... lo mio es estar preocupada siempre, parece que si no me levanto por la mañana y pienso, ¿por que debo estar preocupada hoy? me falta algo, jejejeje, es horroroso ser así, pero no lo puedo evitar. Intentaré seguir tu método, a ver si por lo menos las "tonterías" desaparecen.
    Besos Ana!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te he imaginado delante de una estantería llena de preocupaciones, eligiendo la que conjunta con la ropa de hoy, o con la actividad que tengas... :D De verdad Laura, mejor no perder el tiempo, que la vida son dos días y ya llevamos día y medio ;)

      Estoy segurísima de que lo puedes evitar, pero tendrás que confiar en ti :P

      Besos!

      Eliminar
    2. Jajajaja, pues casi Ana, ha sido una buena imagen ;)
      Besos y feliz fin de semana!!

      Eliminar
  11. Una estrategia estupenda, aprendiendo de la sabia naturaleza y la selección natural. Tomo buena nota, que me ha gustado :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que la naturaleza tiene la respuesta de todo, y casi todas las respuestas son sencillas. A veces deshechamos cosas porque no son complejas. Qué torpes somos las personas ;)

      Besos!

      Eliminar
  12. Me ha gustado tu estrategia, sólo formularla implica que has conseguido desprenderte del falso pez grande. Hace falta fuerza de voluntad también para eso, ¡inventar una falsa preocupación!
    Yo más bien las amontono, a veces consigo dejarlas de lado y otras me ocupan por completo, pero desaparecer... si una se va seguro que viene otra a ocupar su lugar. Yo simplemente convivo con ellas, pero me ha encantado tu forma de desprenderte de ellas.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, no te vayas a creer Jara, que todo lo que sea inventar preocupaciones se nos da muy bien. Sólo se trata de hacerlo de una manera consciente, eso es lo que te da la manija (vamos, las riendas de toda la vida).

      Barre las preocupaciones Jara, que se te comen la casa :P

      Besos

      Eliminar
  13. Te entiendo perfectamente, soy de esas personas que se la viven preocupándose por todo y aunque sé que está mal, no hay cómo dejarlo estar. Tu estrategia me parece fantástica e intentaré aplicarla.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que conste que últimamente soy hasta demasiado despreocupada, no te creas. Las preocupaciones que surgen o amagan con surgir las trato como si fueran pelusas: soplido y fuera de mi vista.

      Besos!

      Eliminar
  14. Es así, muchas veces nos preocupamos de tonterías porque no tenemos algo más importante pero cuando eso aparece, adiós a las otras preocupaciones.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso es mejor inventarte la preocupación grande, que se coma a las chicas y luego portazo a todas las preocupaciones y si te he visto no me acuerdo ;)

      Besos!

      Eliminar
  15. No sé si a mi me pasa eso. Creo que cuando tengo una preocupación grande o me la como yo antes de que me coma ella o intento jibarizarla y dejarla pequeñita.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Darle bocados a las preocupaciones me parece una buena idea. No sé cómo será de digerible, pero parece bastante eficaz para incordiarlas a ellas en vez de dejarlas que nos incordien ellas a nosotros ;)

      Beso

      Eliminar
  16. Ay, qué digo... en condiciones normales te soltaría un rollo, tipo pre-ocupación, ocuparse antes de que suceda, su poco utilidad blablabla, pero no ha sido esta una semana ejemplar por mi parte en este asunto. Me gustan tus sistemas y me gusta mucho, mucho cómo lo has expresado, las leyes evolutivas y los tamaños, genial. Un sistema alternativo que utilizo es ponerme en lo peor y decirme que aún así, tampoco es tan grave, funciona en algunos casos. Otro sistema es tomarlo con humor, bueno este es el que más, una vez, en una situación algo complicada me dijeron que si era capaz de gastar una broma con algo así es que había avanzado. Pero todo esto son rollos, además de lo poco que pinta una gata planchando en el WC, Ana, querida, sé que las preocupaciones te las comes con patatas y que en el fondo, fondo, lo importante es lo importante y suele estar en signos positivos que son los que et caracterizan, así que buen provecho.
    Un beso maestra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algún día nos reiremos de esta semana que acabas de pasar. Abogo por el humor por encima de todo, una sonrisa siempre es un buen salvavidas y si no nos sale de dentro la buscamos, siempre hay alguien que nos sonríe si sabemos mirar.

      De gatos sabes poco, intuyo, pueden planchar en el WC, roncar encima de tu cabeza, desnucarse para que les rasques la barriga, y hasta hacer el pino puente para que les des una latita de comida. Ah, que sepas que no estropeo unas buenas patatas con una preocupación ¡¡faltaría mas!! a estas las tiro por el WC, y así les va a las tapas...

      Aprendiz de todo y maestra de nada te manda besos para luego

      Eliminar
  17. Me vas a tener que enseñar este método para cuando el mío, más sencillito, no funcione. Soy de las que piensa que ya estas preocupaciones pasarán, que ya vendrán tiempos mejores, que hay que aprender incluso de los malos momentos y verle su parte positiva. Pero eso de inventarme una preocupación grande que se coma a la pequeña... No sé si me saldría. Si mis métodos en algún momento no me sirven, volveré por aquí para que me des una clase.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo pasa. Hasta las preocupaciones. El método que sirve es el que te hace ir con una sonrisa todos los días. ;)

      Besos!

      Eliminar
  18. Me gusta este método. Yo también uso la famosa reflexión de: "Esto tiene arreglo? Sí. Entonces, de qué te preocupas? Esto tiene arreglo? No.Entonces, de qué te preocupas?" Aún así soy agobiona por naturaleza y agradezco cualquier consejo. Besotes antiproblemas!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues el método que propones es muy, pero que muy eficaz, aunque se ve que a ti no te funciona. En realidad mi método es muy sencillo: vivir!! (sin preocupaciones, claro).

      Besos!

      Eliminar
  19. ¿Y de verdad te funciona? ¡Qué envidia me das! Yo acumularía una preocupación sobre otras. En fin, practicaré más tu método, a ver si me sale ;-). Abrazos y... ¡Muchísimas gracias por seguir mi blog!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad esto no es más que un divertimento, una reflexión sobre una imagen mental sobre el tema de las preocupaciones. Pero en general tiendo a no preocuparme mucho, únicamente los temas de salud de las personas que quiero (y la mia propia, claro) es lo que me preocupa, y aún así intento no hacerlo hasta que realmente haya un motivo para ello.

      Nos leemos!

      Eliminar
  20. La digestión y posterior expulsión es, sin lugar a duda, el mejor método.
    Un abrazo dominguero!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Evacuar" las preocupaciones son un placer casi fisiológico ;)

      Besos (apurando el domingo)

      Eliminar
  21. PUes tu idea no es mala, si te funciona mejor que mejor, yo intento preocuparme solo de las cosas realmente importantes y llevo un tiempo en el que me he puesto un impermeable para que todo lo malo que me llega, o bien por azar o bien por personas que me rodean pero no son importantes en mi vida, me resbale. Intento centrarme en las pocas personas y cosas que me interesan realmente. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que de verdad verdad me funciona es ocuparme y no pre-ocuparme ;) Teniendo en cuenta que también asignamos a las cosas el nivel de importancia que tienen pues al final yo lo tengo claro. La única cosa que me preocupa y me ocupa, cuando se da el caso, es lo reacionado con problemas de salud. Centrarse en lo que nos importa me parece una opción muy sabia ;)

      Besos!

      Eliminar
  22. Me parece una buena filosofía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mejor filosofia es ser feliz con las cosas de cada día (comprobado, aunque no fácil)

      Eliminar
  23. Qué buena reflexión, recovecos mentales casi líricos para cotidianidades como las preocupaciones :-)
    Me has gustado, pececillo
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los recovecos de la mente son un imán para mí, el lirismo es ya puro ejercicio para que no se me anquilose la neurona. Me aegro que te haya gustado y no voy a caer en poner el aumentativo de pez :D

      Besos!

      Eliminar
  24. Me parece una actitud muy inteligente. Saber qué te pasa y cómo combatirlo es una necesidad básica para que las preocupaciones diarias no te coman por dentro.
    Un besote, guapetona

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, establecer filias y fobias ;)

      Besos!

      Eliminar
  25. Me identifico bastante contigo, más aún con la filosofía que has adoptado, yo hago lo mismo, recuerdo el proceso en el que aprendía esperar con calma a que el pez grande devorara al chico. Besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda filosofia que me proporcione bienestar es bienvenida y ejecutada. Aprender a esperar es un detalle importante, que la impaciencia nos juega malas pasadas

      Besos!

      Eliminar
  26. Mola!! De mayor quiero ser tú, me copio el método, a ver si logro ponerlo en práctica, aunque a veces es la propia vida la que se encarga de ponerme una preocupación más grave para que olvide la pequeña que me quitaba el sueño. Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conclusión: lo de la plancha no era tan grave (es bromaaaaaaaa)

      Eliminar
    2. Tendrás que crecer mucho para ser tan mayor como yo ;) No, no, y no. La vida no nos pone preocupaciones, nos pone cosas, acontencimientos, sucesos, hechos, la preocupación es un extra que ponemos o quitamos las personas. La importancia que le demos también es cosa nuestra. A estas alturas yo lo tengo claro: lo único por lo que debemos de preocuparnos es por la salud (nuestra y de los nuestros). Besos sin arrugas (que ya puedo planchar)

      Eliminar
    3. Desde luego, en ese aprendizaje estoy yo, en dar la importancia justa :-)

      Eliminar
    4. Eres inteligente, me consta, sólo necesitas usar bien la inteligencia :P

      Eliminar
  27. Pues yo estoy en ello, intentando arrancarme algunas preocupaciones-garrapatas de encima y relativizar, porque, no hay que olvidar, pre-ocuparse es ocuparse de algo antes de tiempo. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues eso, y ocuparse de algo antes de tiempo suele ser un gasto de energia. Y la energia hay que gastarla de forma útil (y ecológica) :D

      Besos

      Eliminar
  28. Me apunto esta idea para quitarme las preocupaciones que se aferran a uno y no hay manera de sacarlas de encima. Un buen símil el relacionarlas con las garrapatas. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si contra las garrapatas hay solución ¡¡no te cuento sobre las preocupaciones!! Sobre todo hay que desprenderse de las innecesarias, que suelen ser la mayoría

      Eliminar

SI HAS LEÍDO LA ENTRADA TE AGRADEZCO EL COMENTARIO. SI NO LA HAS LEÍDO TE AGRADEZCO LA VISITA