martes, 11 de febrero de 2014

Tres mujeres (Sylvia Plath)



Título original: Three women: A monologue for three voices

Traductora: María Ramos

Páginas: 104

Publicación: 1968 (2013)

Editorial: Nórdica

Categoría: Poesía

ISBN: 9788415717614

Sinopsis: Tres mujeres es un emocionante poema a tres voces que tiene como tema central la maternidad. Cada voz representa una forma de vivirla: la mujer que centra su realización en ser madre, la que sufre por no poder serlo y la que lo es a su pesar. Sylvia concibió este poema, feminista y antibelicista, para ser leído en voz alta, y en 1962, un año antes de su muerte, lo leyó en la BBC. La experiencia supuso un cambio de dirección en su forma de afrontar la escritura. Desde entonces concebiría los poemas «en voz alta», cambiando de forma definitiva su técnica poética.

Edición bilingüe e ilustrada

Ilustraciones de Anuska Allepuz
Con Sylvia Plath en mi lista del Reto de Escritoras Únicas tenía claro en principio que haría una (re)lectura de La campana de cristal. Pero se cruzó en el camino la editorial Nórdica, una edición bilingüe e ilustrada de Tres mujeres que es, como bien dice en el título original un monólogo a tres voces, un poema sobre la maternidad. No lo dudé. Era una forma diferente de acercarme a Plath, más allá de su famosa campana, sobre todo porque Sylvia fue, ante todo, poeta.

Una vez leído, e incluso releído (ahora explico la razón) y a la hora de plantearme cómo comentar este libro debo decir que me he acercado al teclado bastante desmoralizada. No, no ha sido por la lectura. Ha sido porque de repente he tenido que enfrentarme a la realidad que me iba a encontrar: comentarios diciendo que “la poesía no es lo mío”, “la poesía no es un género que lea”, “la poesía y yo somos incompatibles”, “nunca leo poesía”… Derrotada de antemano hasta elaboré una lista de argumentos para intentar convenceros de que no se debe rechazar toda la poesía así de un plumazo y concretamente este libro, pequeño, de pocas páginas, bilingüe e ilustrado.

Pero al final me dije ¿para qué? ¿por qué? Y no sé si con desánimo, pero sí con convicción, decidí que no debo intentar convencer a quien ya está convencido de que la poesía no es lo suyo.  Cada uno tiene sus argumentos, sus razones, sus comentarios, su forma de acercarse a los libros y a las lecturas.  Así que desde el respeto a todo eso, paso de puntillas.

Además, es cierto que la poesía es quizá el género literario más personal e íntimo, e incluso el más difícil de trasladar a un comentario de lecturas. También es el género literario más hermoso, todo hay que decirlo, no en vano cuando nos gustan párrafos o descripciones de una lectura solemos hacer referencia al estilo poético del autor o autora para expresar que lo hace de una forma delicada y bella. Y posiblemente también metafórica. La poesía como una imagen distorsionada de lo que se quiere contar, juego de palabras e imágenes, rimas imposibles y posibles, lo que se dice y lo que se intuye, lo que no se dice pero se quiere decir y juego de nuevo con las palabras, con las imágenes visuales que provoca y con las emociones que despierta. Cuando con la literatura se hace magia, lo llamamos poesía.

Me estoy dirigiendo entonces a quienes a) les guste la poesía, b) ni les guste ni les disguste pero no la rechacen, c) quieran conocer a Sylvia Plath poeta, d) quieran conocer más a Sylvia Plath persona e) lectores empedernidos que se atreven con todo y f) los que leen mis largos comentarios hable de lo que hable (¡valientes! debería premiar vuestra paciencia conmigo).

En cualquier caso, pierdan todos y todas cuidado: no voy a comentar mucho el libro en sí (aunque nunca lo hago). Allá cada una con sus maternidades, podría decir. Pero lo diría por chinchar porque no es eso, es sólo que probablemente Sylvia Plath ha escrito poemas que por serlo (poesía) no serán leídos y que quizás en este caso las ilustraciones de Anuska Allepuz no ayudan mucho. Unas ilustraciones infantiles y que no he logrado conectar con este poema a tres voces. Y lo he intentado, porque el libro lo he leído dos veces, pero las ilustraciones las he mirado y remirado varias veces y no he conseguido vincularlas lo suficiente  a lo que leía, sin que además me quitara esa sensación de ilustración para niños…

Es la segunda vez que menciono que leí el libro dos veces. Bueno, tiene su razón, como bien dice la sinopsis Sylvia Plath concibió este poema para leer en voz alta. Así que la primera vez lo leí al estilo clásico: en silencio y ensimismada. Y la segunda lo hice tal y como fue concebido: en voz alta. Que no es fácil, he de decir, porque necesitaba estar sola para que no se pensaran que estoy como una cabra (no os voy a engañar: ya hay quien lo piensa). Una vez realizado el experimento he de decir que, efectivamente, la sensación e incluso la lectura es distinta. Algo que ya había comprobado en una ocasión en que leí en voz alta para alguien, pero que nunca había probado con la poesía. Curioso. Añado que es un poema que volveré a leer, porque en cada lectura he encontrado algo diferente.

¿Qué es Tres mujeres? Un poema, tres voces, una escritora. Una escritora, Sylvia Plath, que escribe un poema en el que tres mujeres exponen en forma de monólogo sus sentimientos sobre la maternidad. Una mujer que tiene un aborto espontáneo de un hijo deseado. Otra mujer que da a luz a un hijo deseado. Y una tercera mujer que da a luz a un hijo que no quiere y que da en adopción. Y conoceremos los sentimientos de estas mujeres durante el embarazo, el parto (el aborto en una de ellas) y la vuelta a la rutina.

¿He sabido más de Sylvia Plath a través de este poema?. Sí, mucho más, es cierto. La Sylvia madre, la Sylvia mujer, su percepción de los hombres (y de la relación padre-hijo), su idea de ese Dios ausente… Muchas de las reflexiones que jalonaron la trayectoria de Sylvia Plath aparecen en este libro, así como también sus obsesiones. Si os preguntáis cuál de las tres voces es Sylvia, yo diría: las tres.

Me alegro de haber leído este libro, en voz baja, en voz alta, en silencio. Porque se lee en un ratito (el poema en sí será menos de cincuenta páginas) y conseguí lo que buscaba: conocer más a esta autora, descubrir a la poeta que hasta ahora no había buscado en ella, pero sobre todo conocer a la mujer que fue Sylvia Plath y que se suicidó un 11 de febrero de 1963. Hoy, 51 años después, he querido recordarla desde la emoción de haberme acercado a una mujer compleja y luchadora que no supo o no pudo encontrar su lugar en el mundo. Al menos en este mundo.

Sylvia Plath leyó este poema en la BBC en 1962 como si de una obra de teatro se tratara. He buscado el audio pero no he tenido mucho éxito en la búsqueda, pero a cambio os dejo este vídeo en el que podemos oír a Sylvia Plath leyendo el poema “Daddy”. 51 años después es un buen día para escucharla.

Pim, pam, pum. Con todos ustedes, directa al corazón, Sylvia Plath:
Y el booktrailer de Tres mujeres
http://loqueleolocuento.blogspot.com.es/2013/12/reto-escritoras-unicas.html

86 comentarios:

  1. 1. La poesía, poesía es. 2. Para quien la quiera o no (iba a rimar, pero paso, queda hortera y colegial).
    No voy a seguir enumerando, voy a soltar mi brainstorming con el peligro que eso conlleva que si pensando, cuesta entenderme, sin pensar, ni te digo.
    Sylvia Plath sigue siendo una desconocida para mi, su vida, los atisbos que vi en tu entrada, los que mencioné de aquella semana temática me dibujan a una mujer compleja, eso es, de entrada algo atrayente pero críptico. ¿Sabes esas cajitas en las que te tiras buena parte intentando averiguar como abrirlas? Pues eso, elucubrar, anticipar, bla bla bla. Cuando lo cierto es que, por otra parte, es una mujer que lo dio todo en sus letras y eso, digo yo, debe ser algo grande, algo que mínimo, debe ser descubierto y valorado.
    La maternidad, bueno, en este punto no voy a entrar, reconozco que hoy por hoy, no es el tema por excelencia en mi vida. Ya lo empezamos a comentar no hace mucho pero sí, asomar a esa experiencia en otras mujeres, eso lo hacemos a diario ¿verdad? (lo nuestro, es de traca)
    Y volviendo al inicio, la poesía, es como todo pero sobre todo es conexión o no. Hay que tener una actitud para ella, para los retos, para las dificultades literarias y de toda índole. Y leer, en voz baja, en voz alta, en secreto y en rumiación, madre mía... me cuestiono si tienes algún tipo de dispositivo en mi cabeza...
    No, no he releído, verborrea y play. Vaya alegato, aplaudo la valentía.
    Besitos orgullosos y campantes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye, pues así a saco, como en plan aquí te pillo aquí te mato, se te entiende bien, alto y claro. Si es que desparramar de vez en cuando tampoco hace daño (bueno, en este contexto, claro). Es curioso, no dudaste con Unica Zürn, pero sin embargo con Sylvia Plath no terminas de encontrar la llave (ahí lo dejo). Sobre la maternidad, pues eso, será que no hemos visto madres, y nos han dejado sus trajes y su piel... Todo un tema, la maternidad, del que sin embargo sin ser madres sí podríamos hablar. Qué cosas. Claro que también hablo de Dios y no tengo el gusto de conocerle... La poesía ... hay tanta. No toda llega, no toda conecta, pero estoy convencida de que todas las personas tienen su poema, ahí, esperando. No sé si decir que cada vez que alguien niega la poesía se muere un poema o un gatito.

      De leer se trata, de eso hablamos todo el tiempo. Lecturas. Hasta cuando no lees un libro, lees (algo o alguien).

      Beso de !viva la verborrea¡ (es hasta terapéutico)

      Eliminar
  2. Yo voy en el grupo de los que no leen poesía pero porque no encuentro lo que me gusta. Puedo leer referencias en novelas o personajes de películas que recitan versos y me gustan pero cuando voy a leerla yo no me encuentro esos poemas. Me ha gustado la reseña y si me animara con el género lo leería.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso puedo entenderlo, que no has encontrado. Pero no dejes de buscar. Voy a mantener mi teoría: toda persona tiene su poema esperando a ser leído. No lo concibas como un género, concíbelo como un texto que te cuenta algo. No me comprometo a traer poemas aquí, convencida de que encontrarías algo que te gustara porque en principio no lo tengo previsto en el blog. Pero prueba con Mario Benedetti, Gloria Fuertes o Eduardo Mazo. Por ejemplo ;)

      Beso poético!!! :P

      Eliminar
  3. Menuda compenetración, hace una hora he reseñado el mismo libro en mi blog (hay que decir que tu reseña es mucho más completa). A mi me gustó mucho el poema y eso que hace mucho tiempo que no leía poesía. De las ilustraciones coincido contigo, no me han gustado mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te he visto!! (ya te he puesto en la entrada del reto). Bueno, era el día para hablar de Sylvia ¿no? Yo hace mucho que no leo poesía, antes leía más libros, ahora leo más poemas sueltos. Ay, las ilustraciones... mira que las he mirado veces, con el texto, sin el texto... y como que no. Una pena. Y no es que diga que la ilustradora sea mala, sólo que no he visto el espíritu de Sylvia, no he visto el poema reflejado en las ilustraciones.

      Saludos!

      Eliminar
  4. No leo poesía, supongo que por incapacidad mía. Creo que los únicos poemas que he leído han sido las "Rimas" porque el libro que tenía contenía también las "Leyendas" y por no parar me enchufé todo. Tampoco soy capaz de leer un libro completo de poesía, algún poema suelto sí.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ays, el miedo que me da esto Enzo... No creo que sea incapacidad, quizás más bien no haber encontrado la poesia que pueda gustarte. A mi hay mucha que no me gusta. Pero si no me equivoco empecé a leer poesía con "Hojas de hierba", y volví varias veces a esa lectura, encontrando siempre algo. Y luego seguí. Desechar he desechado mucho, también te digo.

      Beso

      Eliminar
  5. Preciosa la entrada. Yo leo mucha poesía y también leer en voz alta te conecta de otra manera claro que mi familia cree que hablo sola y estoy loca. No leí este libro pero por lo que contás debe ser muy movilizador. ¡Qué lástima que no está el audio! Sería emocionante poder escuchar su voz. Intentaré conseguir el libro y quedará para luego porque ahora estoy con Pizarnik y es muy fuerte de leer. Besos. Gaby

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo que matizar, es verdad que había leído algún poema suelto en voz alta, pero no así un libro (pequeño, eso sí). Lo que no había hecho es leerlo primero de una forma y luego de otra, buscando cosas distintas. Una pena el audio, hubiera quedado de lujo, no sé si en alguna búsqueda más exhaustiva y manejando idiomas lo hubiera encontrado. Pero bueno, ahí está su voz. Ay, Pizarnik... me impone, pero la tengo en el punto de mira.

      Besos

      Eliminar
  6. Pues me lo llevo apuntadísimo!!
    Primero porque tengo ganas de leer a la autora, y segundo por la temática, me tiene ganada =)

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si la maternidad es un tema que te apetece, ahí tienes una mirada especial: la de Sylvia ;)

      Besos

      Eliminar
  7. Respecto a las opciones múltiples que planteas, voy a marcar una imaginaria: g) Todas las anteriores. Porque me gusta la poesía, pero a veces me inspira un respeto tremendo y voy con ella de puntillas, pero me gusta arriesgar, siempre acepto recomendaciones, y me muero de ganas por leer a Sylvia Plath... leer tus entradas es un gusto, pero creo que eso sobra mencionarlo ;)

    Gracias por esta reseña tan bonita y por subir los videos; el primero, esa lectura, me ha fascinado.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, se admiten nuevas opciones ;) Sobre todo las que suman... Sí es verdad que la poesia inspira ese respeto, no sé si miedo a no entender... Pero la vida está hecha para quien arriesga, así que como eres valiente y le tienes ganas a Sylvia ... ya sabes. Fascinante oirla ¿verdad? hay más vídeos con su voz, en youtube pones Sylvia Plath audio y ahí encuentras cosas (no mucho, pero algo).

      Gracias Aglaia ;) Besos

      Eliminar
  8. En este caso dejo pasar la recomendación. La poesía me cuesta mucho trabajo y por lo tanto no me supone un placer. Son pocas veces las que la poesía consigue atraparme, así que no me suelo atrever por esos pagos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leer nunca debe ser un displacer. Hay poesía más fácil, más directa, por ahí arriba menciono a Benedetti, Gloria Fuertes o Eduardo Mazo, por poner un ejemplo de poesía más accesible para quienes os cuesta más este género. Pero ojo, es recomendación, no obligación, eh ;)

      Saludos!

      Eliminar
  9. Hoy te sales de mis competencias. No entiendo la poesía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay mucha poesía entendible, no desistas ;)

      Eliminar
  10. Apenas conocía a Silvia Plath de nombre pero entre tu entrada y la irresistible atracción que siento por las ediciones de Nórdica Libros estoy pensando muy seriamente en hacerme con este librito.

    Por otro lado estoy contigo en que la poesía despierta recelo. Yo misma no me considero lectora de poesía, más bien de poemas -.. que así me siento menos intimidada.

    Me ha gustado mucho tu entrada/reflexión :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, entiendo que la poesía, así como concepto genérico, impone. Creo que muchos somos lectores de poemas, que por otro lado es una puerta para acceder a la poesia. Claro que intimida, porque siempre hay esa emoción escondida en los poemas. Pero también hay denuncia, por ejemplo. Además, pienso ahora en Aute, Sabina, Serrat, Silvio Rodríguez, Pablo Milanés... ¿no son poesia sus canciones? ;)

      Gracias!

      Eliminar
  11. No sé si decir que no soy de poesía, me da hasta vergüenza.
    De la autora sólo he leído La campana de cristal, y me gustó mucho. No sé si algún día me animaré con su poesía. Me alegro de que te haya gustado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy no, que me voy a sentir fatal, no sientas vergüenza. Es un librito corto, también es verdad que posiblemente si no hubiera sido porque la editorial Nórdica sacó esta edición ilustrada yo hubiera releído La campana de cristal, o tal vez otros poemas suyos, porque precisamente el tema de maternidad no es lo mío. Pero me ha venido bien, me ha gustado, he conocido más a la poeta que hay detrás del poema.

      Beso

      Eliminar
  12. Yo sí leo poesía aunque debo reconocer que de vez en cuando y con un estado de ánimo "especial".
    A este libro le tenía echado el ojo desde que salió así que como veo que te ha gustado seguro que al final lo leeré.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, la poesía es como la música, especialmente alguna música: que hay momentos en los que hay más disposición y hasta más sensibilidad. Si te animas ya nos contarás (¡te sirve para el reto si quieres!) ;)

      Beso!

      Eliminar
  13. La poesía es mi asignatura pendiente pendientísima pero lo he intentado eh?? solo que creo que no tengo especial sensibilidad para apreciarla. Son muy pocos los poetas o poemas concretos que he disfrutado pero la culpa es mía, of course! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que no tengas sensibilidad para apreciarla. Es que no has encontrado la poesía que se acopla a tu sensibilidad como un guante ¡no te creas que a mi me gusta así toda la poesia, hala, a saco! Ni mucho menos. Es como el resto de géneros, encontrar el autor, el libro, el poema (en este caso) que te llegue a ti, directamente a ti.

      Besos

      Eliminar
  14. La reseña me ha encantado y hasta me he sentido un poquito culpable pues soy de las que te iba a decir que la poesía no es lo mío... Pero bueno estas cosas son así y mentiría si te dijese que me llevaba el título anotado porque sé que se va a quedar eternamente pendiente
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, que no quería que nadie se sintiera culpable. Al menos eres honesta, pero eso sí, estoy tan convencida que algún día tú también vas a encontrar ese poema o ese autor que te llegue que te voy a pedir que me lo cuentes ¿si?

      Besos

      Eliminar
  15. A mi la poesía me gusta. Es un tema de forma de ser, de sensibilidades, de sonoridad... Has hecho una reseña muy acertada y convences con Sylvia Plath... besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me gusta alguna poesía y algunos autores, vamos como a todo el mundo. Que hay poemas que no entiendo por muchas vueltas que les de. Pero me pasa también con otros libros. La que convence es Sylvia Plath!!

      Besos

      Eliminar
  16. El otro día cuando leí tu entrada en la que decías que ibas a hablar de este poema me puse a buscarlo en los libros que tengo de Sylvia, porque me sonaba haberlo leído, y lo encontré y lo releí. No puedo hablar de las ilustraciones porque yo tengo una edición diferente, pero el poema me gustó. Y no poco.
    Yo no soy muy forofa de la poesía en general, pero hace un par de años comencé a interesarme por el género y descubrí cosas realmente interesantes. Sylvia Plath, Anne Sexton y Elizabeth Bishop son mis favoritas. Aunque creo que a excepción de la primera, las otras no han sido traducidas al español. Una pena.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las ilustraciones puedes ver alguna en el booktrailer que he puesto en la entrada, si le echas un vistazo dime qué te parecen porque yo no hago más que darle vueltas... A ver... yo tampoco soy forofa de la poesía. Leí mucha hace años, de estudiante en Salamanca (el contexto como que lo pedía), y de adolescente, que combina tan bien con la poesía más trágica y doliente... De ahí me he ido quedando con autores y con poemas, ahora leo menos, releo más poemas sueltos, descubro alguno nuevo, pero de forma más aislada.

      De Anne Sexton ya te envié la buena noticia ;)

      Besos

      Eliminar
  17. Excelente reseña Ana. Aunque no soy de lírica apetece leerla. Otra autora que se me escapa.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No la dejes escapar, que si no te convence la poesía por ahí esta La campana de cristal ;)

      Abrazo!

      Eliminar
  18. Leí la campana para el reto, pronto haré reseña, y !e he enamorado De Plath. Tu comentario me anima a la poesía. Gracias.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperando reseña de La campana de cristal!!! Le haré un hueco para la relectura, no a corto plazo, porque tengo autoras en mi propia lista de las que no he leído nada y quiero ir a por ellas... Este libro es cortito se lee y se relee en un pispás.

      Gracias a ti!

      Eliminar
  19. Hola Ana, no yo no soy de poesía, aunque no la rechazo, si me cae algo en las manos lo leo, pero buscar, buscar no busco y si ya me pones el tema de la maternidad por el medio, ufff, pues nada que hoy no hemos acertado!!!!!!
    No me eches del blog porfa!!!!!!!
    Besossssssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es bueno Lídia, que hagas caso a lo que cae en tus manos ;) Y la que llega sin buscar por algo será... Que conste que el tema de la maternidad tampoco es lo mío, pero bueno, quería conocer a la poeta y así llegué a su poesía ;)

      ¡¡Expulsada!! Nooooooooo, que es broma ¡¡ni se te ocurra irte!! ;)

      Besos!

      Eliminar
  20. Me ha encantado tu reseña y lo que cuentas de la autora y de la tematica del libro. Yo como casi todos los que han comentado anteriormente no leo poesía pero no me importaría intentarlo. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te acercas a este poema desde el deseo de conocer a Sylvia, y una vez que ya sabes algo de su vida, la lectura se hace fácil y curiosa, encuentras cosas distintas cada vez.

      Beso!

      Eliminar
  21. Lo cierto es que leo muy poca poesía actualmente, es un género que hace años ocupaba buena parte de mis lecturas pero con el tiempo, y la vorágine de vida que suelo llevar, lo dejé casi abandonado, necesito un ritmo más pausado para esa lectura. Con respecto a esta autora, como ya comenté en otra de tus entradas hace poquito. tengo La campana de cristal en casa así que empezaré por él cuando me vea con el ánimo. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos un poco en las mismas Manuela, durante un tiempo leía muchisima más, ahora accedo menos a ella, más a poemas sueltos, eso sí. Y es verdad que la poesía necesita de esa pausa. Pausa que, por otro lado, nos vendría bien ¿verdad?. Cuando te animes con La campana de cristal nos cuentas ¡¡y vas directa al reto!! :P

      Besos

      Eliminar
  22. Jajaja soy de esas que 'rechaza' la poesía una y otra vez. Me gusta la musicalidad de algunos poemas, pero por iniciativa propia no leo poesía porque no me llama demasiado la atención; prefiero 'escuchar poesía' (canciones) :P

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las canciones son una manera de acceder a la poesía, no tengo ninguna duda. Yo creo que hasta en su momento llegué a Mario Benedetti por algún poema suyo que cantaba Pablo Milanés. Mira, hasta se me está apeteciendo hacer una recopilación de poemas musicalizados ;)

      Besos

      Eliminar
  23. Este me lo llevo, despacito y con calma, que es como me gusta disfrutar a Plath
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con la poesía no se puede ir rápido!! Sería una poetización precoz o algo así ;)
      Besos!

      Eliminar
  24. Esta no me la anoto...no soy de leer poesía, las veces que lo he intentado ha sido un chasco...aunque ya sé que no debería de decir que no...
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es porque no has encontrado a tu poeta o tu poesía. Ya llegará (y tendrás que venir a contarlo!)

      Beso

      Eliminar
  25. No veas lo identificada que me he sentido con tu desmoralización reseñística: a mí me pasa lo mismo cada vez que llevo una novela gráfica al blog y me ha llegado a afectar tanto que he dejado de lado el género, aunque este año he decidido que paso, que al que no le guste, que se aguante. Te reconozco que siempre me ha costado conectar con lo que me cuentan los poetas, aunque últimamente pienso que es que no he dado con las poesías adecuadas: te aseguro que leyendo las entradas de los domingos de Margari he descubierto que sí que puedo apreciar el género y me ha animado a leer alguna cosilla suelta, aunque sin atreverme con un poemario completo. Pero este que traes de Plath me llama muchísimo, sobre todo por la visión triple de un mismo tema... y la edición de Nórdica me gusta (luego tendré que ver si las ilustraciones pegan o no, pero a primera gusta mola), así que se convierte en potencial candidato a ser mi primera lectura intensamente poética. 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues las novelas gráficas tengo para mi que son como más accesible, incluso para los que no son muy lectores. Precisamente tengo por ahí Maus y una biografia de Virginia Woolf de Impedimenta que me están haciendo ojitos desde la estantería ;) Además hay que pensar en los que sí nos gusta, o los que no pero puedes tentarnos. Sí, lo pensé mucho, de hecho pensé muchas cosas y me he callado otras, pero es lo que había leído, y lo que leo... lo cuento. Es lo que hacemos ¿no? ;) Más aun si es algo que has disfrutado, que te ha llegado y que quieres compartir. Eso por no hablar de la gente que no comenta, pero que sí agradece que (en tu caso) comentes novelas gráficas. Así que tú lleva, que al menos a mí ahí me vas a tener, porque hay novelas gráficas muy, pero muy buenas. Me he acordado mucho de los poemas de Margari, porque además los selecciona muy bien, pero es que en verdad no podemos hablar de un género entero. Yo siempre digo que la novela romántica y la histórica no es lo mío, pero aquí he comentado lecturas de ese género. Porque en todos los géneros hay algo que nos puede gustar, no me puedo cerrar en banda a todo, aunque seleccionemos, claro. Este de Plath es muy cortito, y además la poesía no es necesario leerla del tirón, no nos vayamos a atragantar :P Espero que te animes y, sobre todo, que lo disfrutes.

      Beso

      Eliminar
  26. ¡Ana, qué alegria, poesía! Voy a ver si lo encuentro, porque me encantaría leerlo. No sólo por ser poesía, sino que creo que el tema es muy interesante y también me intriga el enfoque que ella le ha podido dar. Me gusta leer poemas, pero en pequeñas dosis, que creo que es como mejor se degusta algo tan íntimo y personal.
    Una reseña estupenda, guapetona.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Yupi!! qué gusto que alguien se alegre :) Este libro es tamaño "pequeña dosis", lo cual no quiere decir que no tenga mucho contenido. Gracias ;)

      Besos

      Eliminar
  27. ¿Ahora quién se atreve a decir que la poesía no es lo suyo? Bueno, yo no me atrevo a cerrarle del todo la puerta a la poesía porque según cómo sea puede gustarme, pero rara vez disfruto con ella (aunque claro, tampoco le doy muchas oportunidades). Soy de las que le gusta Béquer y poco más... Sí que tengo un libro de poesía al que le tengo cariño, que recoge muchas de varios autores y alguna que otra vez lo he abierto al azar para leer alguna. Prefiero poemas en pequeñas raciones; no sería capaz de imponerme la lectura de un libro en verso todo seguido.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso digo yo ¿quién se atreve, eh? ¿a qué he dado un poco de miedín? :P Esa es la idea: que no se de un portazo a la poesía, así de forma definitiva. Las pequeñas raciones son un buen alimento, así que ¿por qué no con la poesía?. Es normal que a alguien que el género no le llame mucho, o no le guste, lo intente a pequeñas dosis y seleccionando. Así sí encontrarás cosas que te gusten.

      Besos

      Eliminar
  28. Tal vez hace unos meses te hubiese dicho eso de que la poesía no es lo mío, pero como hace un tiempo me atreví a darle una oportunidad y me gustó bastante, sí que me interesa el libro y además las ediciones de Nórdica me encantan.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien Carla, eso anima, ver que es así, que no puedes decir definitivamente "no me gusta la poesía", porque hay tanta poesía, tantos poemas, tantos poetas que ¿cómo no encontrar el que te guste, el que parezca estar escrito para ti? ;)

      Beso!

      Eliminar
  29. Ays, pero qué tentación este libro. Y en esa edición... Y no me cuesta leer en este género. Y la temática me gusta. Y no me he estrenado con esta autora... Muchas razones para querer leerlo. Aunque tengo una razón importante para tardar un poquito. Dos averías gordotas en la casa que me van a dejar el bolsillo sequito. Pero tarde o temprano caerá este libro. Lo buscaré en la biblio, por si acaso.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, las averías no previstas rompen todo el planning de gastos, eso es verdad. Tienes una excusa buenísima, no te lo voy a negar. Pero lo bueno de los libros es que tienen mucha paciencia, saben esperar(te). Por cierto, no pongo la mano en el fuego pero juraría que lo vi en la biblioteca de mi ciudad, pero no estoy muy segura, que al fin y al cabo es una edición muy reciente.

      Besos

      Eliminar
  30. No he leído nada de esta autora, pero no quiero que pase mucho tiempo sin hacerlo. Quiero estrenarme con ella leyendo "la campana de cristal".
    Qué triste su vida, siempre tan depresiva, y que manera tan funesta de morir, metiendo la cabeza en el horno y abriendo el gas. Dicen que todo fue culpa de su marido, del que estaba locamente enamorada y él la engañaba con otras mujeres constantemente. En fin... Me atrae muchísimo esta escritora.
    Besos
    CIta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si su vida ha sido triste, o su forma de vivirla. Posiblemente las dos cosas. Sobre lo del marido, bueno, habría un poco de todo, pero Sylvia era una persona compleja y atormentada ya antes de conocer a su marido, así que yo creo que aunque habrá influido tampoco sería como para echarle todas las culpas...

      Besos

      Eliminar
  31. Las tres voces con una visión de la maternidad tan humana y tan distinta, es absolutamente genial. La poesía y yo tenemos nuestros días, nuestros encuentros y desencuentros. A veces me queda grande, otras no me dice nada pero de vez en cuando conectamos y es una sensación muy grata.
    Leerlo dos veces, Ana, un acierto tremendo. Una vez pillado el mensaje, ya sensibilizada, una segunda lectura seguro que resulta enriquecedora. Te dejas llevar y te empapa.
    Me gusta como reseñas, con sencillez, con sinceridad, con complicidad... con el corazón.
    Yo también siento una gran ternura por Sylvia Plath, una mujer tan sensible víctima del desamor, de la decepción... Tan genial y en lo personal, tan incomprendida.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La genialidad es que esa visión a tres voces salgan de las entrañas de la misma mujer: Sylvia Plath. Supongo que sí, que la poesía es así, tal y como describes: encuentros y desencuentros. Quiza con la narrativa es más fácil saber a qué tipo de lectura queremos acudir dependiendo de nuestro momento, pero con la poesía es más difícil elegir, entre otras cosas porque parece que no hay poesia "ligera" "para pasar el rato"... Y el caso es que la hay, pero de cierta manera siempre exige un pelin de esfuerzo por parte del lector,. Pero es lo que dices: cuando conectas con un poema pocas lecturas transmiten esa sensación tan directa y personal. Leerlo dos veces fue más una propuesta de Plath que mía, aunque entiendo que ella directamente prefiere la lectura en voz alta. Pero mi atención se centra mejor en silencio, eso es verdad. Leer en voz alta de todas formas exige atención, pero distinta. Una experiencia ;)

      Sylvia Plath... llevo varios días con ella, con su vida, sus cosas, sus poemas... En cierta forma se queda conmigo, más arraigada ahora que cuando leí en su momento La campana de cristal, que ya en su momento me dejó huella, ahora recuperada.

      Gracias Mere ;) Besos!

      Eliminar
  32. No suelo leer poesía que no puedo leer en su idioma original, es decir todo lo que no esté escrito en castellano, aunque siempre hay alguna excepción y esta podría ser una de ellas.
    Por otro lado, la poesía la leo muchas veces en voz alta. Supongo que es más fácil apreciar el ritmo y la belleza de la expresión, aunque mi primera lectura siempre es en silencio porque me entero mejor de lo estoy leyendo. Sólo después y en algunos casos, siento la necesidad de leerla y releerla en voz alta, para apreciar y saborear mejor la armonía, el ritmo y la belleza de los versos.
    Me llevo la recomendación.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jara que esta edición es bilingüe!! Así que puedes leerte la parte de la izquierda, en inglés ;) (yo, sólo por esta vez, me he ido a la derecha) Así que no sería una excepción, puedes seguir leyendo en el idioma original. Alguna vez sí he leído algún poema en voz alta, pero no así de un tirón, y disfrutando tan explícitamente de la experiencia de la "voz alta". El único problema es que no podía hacerlo en cualquier momento y en cualquier lugar.

      Besos

      Eliminar
    2. Creo que no me he explicado bien Ana. No me sirve de mucho que sea bilingüe, simplemente porque desgraciadamente SOLO leo y entiendo el castellano. Siempre me queda en estos casos la sensación de que seguramente me estoy perdiendo lo mejor del poema, la esencia, que la traducción es difícil que transmita igual que el original. Aún así, me he quedado con muchas ganas de conocer esta obra.

      Besos

      Eliminar
  33. Lo apunto pero con dudas porque no leo casi nunca poesía, aunque esta autora siempre me ha llamado la atención y me gustaría leer algo de ella en algún momento. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser con ella o tal vez con otro poeta, si no lo tienes claro "La campana de cristal" es una buena opción, más aun por el tema autobiográfico ;)

      besos

      Eliminar
  34. A mí la poesía me gusta mucho, pero coincido en lo que comentas de lo difícil que resulta escribir un comentario sobre este tipo de lecturas. De hecho, en el tiempo que llevo con mi blog, no he reseñado ninguno de los libros de poemas que he leído porque no sabía cómo hacerlo. En cuanto a este libro, seguro que lo leeré, ya que descubrí la obra poética de Sylvia Plath el año pasado y me gustó, y me llama la atención el tema que se trata en Tres mujeres, y también que lo haga desde distintas perspectivas.
    Besos:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es difícil comentar la poesía. Además siempre parece haber algo personal cuando conectas con algún poema y, claro, por ahi es difícil de comentar luego :) Veo que vas lanzada con este: ya conocías la obra poética de Sylvia (yo tengo que reconocer que no), te gusta la temática que aborda en este libro... asi que lo que te voy a pedir es que luego nos lo cuentes ;)

      Besos

      Eliminar
  35. Pues aquí uno que se bebe al menos dos libros de poesía al mes, me gusta muchísimo pero también te comentaba que con Plath me llevo regular . Hay poemas de ella que me sé de moemoria pero en general prefiero a Ted Hughes y a Anne Sexton, siempre me ha parecido que Plath estaba algo sobrevalorada. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu eres un adicto!! no sé si cuenta mucho :P Sí, sabía que pensabas que Plath estaba sobrevalorada (entiendo que como poeta), pero la verdad que no he leído suficiente su obra poética como para poder rebatirte nada. Y de Ted Hughes no he leído nada. Anne Sexton la tengo fichada para la próxima edición de Escritoras Únicas ;)

      De todas formas te digo: ni de los poetas que me gustan me gusta toda la poesía, ni de los libros de poemas que me gustan me gustan todas las poesías que contienen... Es más: ni siquiera Hojas de hierba me gusta desde la primera página hasta la última, aunque en conjunto me parezca una maravilla y lo relea como si fuera nuevo cada vez ;)

      Besos

      Eliminar
  36. Leo bastante poesía, pero encuentro muy difícil la idea de escribir reseñas, porque es un proceso tan íntimo y visceral. No puedo comentar sobre poesía sin forzosamente revelarme un poco, y no sé si eso me sea posible...

    La campana de cristal me gustó mucho y la vida de Plath me parece fascinante, pero confieso que su poesía es bastante densa y a mí me da un poco de miedo adentrarme en ese zarzal :o

    La cargo en mi kindle, pero sólo puedo leer uno o dos poemas a la vez. Al menos con ella en particular.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He jugado con la "ventaja" de que mis comentarios de lecturs suelen ser bastante viscerales, así que por ahí no he corrido mucho riesgo (aunque te entiendo lo que dices perfectamente). Yo creo que la vida de Plath fascina más que su obra, fíjate lo que te digo..

      Lee a tu ritmo, ¡de eso se trata! ;)

      Besos

      Eliminar
  37. Hace unos meses te hubiera dicho que poesia na nai, sin embargo ya no me cierro en banda. He probado con ella y me ha gustado, eso si me acerco con timidez a tu recomendación porque la poesia con la que he conectado es ¿como te diría? Mas actual, mas callejera, mas urbana.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Afortunadamente la poesia tiene muchas puertas de entrada, el caso es que atravieses alguna. Por eso, nunca se puede decir de este agua no beberé ;)

      Besos

      Eliminar
  38. Nunca he leído poesía, porque siempre he creído que no la entiendo... Bien es cierto que mi experiencia se basa en los poemas que te mandaban en leer en el instituto, así que estoy a la espera de encontrar algo que me guste.
    De hecho, hace poco descubrí el poema "Prefiero" de Wislawa Szymborska en una entrada tuya, que me hizo buscar como una loca información sobre la autora. El problema es que no he encontrado una edición que me convenza para adentrarme en su obra. ¿Alguna recomendación?
    Por cierto, una pena lo de las ilustraciones, porque a mí la portada me gusta mucho.
    1beso:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las lecturas por obligación nunca se leen igual que las lecturas por devoción. Yo de hecho he disfrutado más de algunos libros cuando los he releído por gusto que cuando lo hice obligada... Szymborska es maravillosa!! Lo que he visto por ahí de ella son principalmente de dos editoriales: Alfabia e Igitur. Yo ando también a la búsqueda... Lo de las ilustraciones sí es una pena, más que nada porque creo que con otro tipo de ilustraciones hubiera quedado mejor. Anque es una opinión absolutamente personal, claro.

      Besos

      Eliminar
    2. Lo de Alfabia ya lo había visto, pero es prosa y me gustaría empezar con su poesía, que es lo más representativo de su obra. Me paso a ver lo de Igitur, muchas gracias por la info;)
      1beso!

      Eliminar
  39. Me encanta la poesía. De joven leía mucha, luego las prisas y las ocupaciones me condujeron a abandonarla. Hará unos cuatro años y de la mano de la visita a blogs de poesía, retorné a ella y espero que nunca me abandone.
    Una frase del gran Octavio Paz:

    Erotismo y poesía: el primero es una metáfora de la sexualidad, la segunda una erotización del lenguaje

    Leí en su momento a la Plath pero no he leído estos poemas. Buscaré huecos para sus versos.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, algo así me ha pasado a mi. Antes leía más, y ahora leo más bien poemas sueltos, y cuando lo hago es como algo relajado, personal y normalmente muy inspirador.

      Abrazo!

      Eliminar
  40. Estoy dándole vueltas y me parece que sí he leído estos poemas (cuando vaya a casa de mi madre lo comprobaré).
    Otro abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. cuántos libros hemos dejado en las casas de nuestras madres!! (yo también tengo que comprobar -y traer unos cuantos libros- cuando vaya en unos días).

      Otro!

      Eliminar
  41. Yo me quedo aquí. Con el m alma a retazos de Plath y tus comentarios. Y con la poesía. Tengo que correr a comprobar cuánto del poema hay o no en la antología de Visor que guardo en su estante. Mientras tanto, aquí espero. Soñando.

    ResponderEliminar
  42. Me lo apunto, a mi me gusta la poesía, pero antes tengo que conocerla más y leer otros títulos de ella :-) Un beso.

    ResponderEliminar
  43. Estoy en el grupo f) más el g): los que no les gusta la poesía. Creo que cada cual lee lo que le apetece, no hay por qué convencer a nadie. El argumento ya es bastante bueno, y tu palabra, para que si alguien está interesado se disponga a leerlo independientemente del género en que se encuadre.

    ResponderEliminar

SI HAS LEÍDO LA ENTRADA TE AGRADEZCO EL COMENTARIO. SI NO LA HAS LEÍDO TE AGRADEZCO LA VISITA