lunes, 14 de abril de 2014

Una madre (Alejandro Palomas)



Páginas: 248
Publicación: 2014
Editorial: Siruela
Categoría: Narrativa Contemporánea
ISBN: 9788416120437
Sinopsis: Faltan unas horas para la medianoche. Por fin, después de varias tentativas, Amalia ha logrado a sus 65 años ver cumplido su sueño: reunir a toda la familia para cenar en Nochevieja. Una madre cuenta la historia de cómo Amalia entreteje con su humor y su entrega particular una red de hilos invisibles con la que une y protege a los suyos, zurciendo los silencios de unos y encauzando el futuro de los otros. Sabe que va a ser una noche intensa, llena de secretos y mentiras, de mucha risa y de confesiones largo tiempo contenidas que por fin estallan para descubrir lo que queda por vivir. Sabe que es el momento de actuar y no está dispuesta a que nada la aparte de su cometido.  Un cartel luminoso que emite mensajes desde una azotea junto al puerto, una silla en la que desde hace años jamás se sienta nadie, una Barcelona de cielos añiles que conspira para que vuelva una luz que parecía apagada, unos ojos como bosques alemanes y una libreta que aclara los porqués de una vida entera…

Puedes leer un fragmento AQUÍ



  No se puede encontrar paz evitando la vida, Leonard (Virginia Woolf en la película Las horas, basada en la novela homónima de Michael Cunningham) Cita del Libro primero de Una madre
Sigo a Alejandro Palomas en las redes sociales desde hace tiempo. Me gusta leerle así, escondida entre sus muchos seguidores, en sus píldoras diarias, algunas amargas, otras desternillantes, preocupadas, rebeldes, emocionadas, cercanas, divertidas, también reivindicativas, pero siempre tiernas y entrañables. Así que cuando por fin consiguió parir a su propia madre en forma de libro, no lo dudé. Madre y Alejandro Palomas conjugaban en mi sensibilidad de forma perfecta. Si tantas veces he sentido una conexión invisible con la ternura y el sentimiento de Alejandro, estando una madre por medio (la suya, la mía) esto sólo podía terminar en boda o con Una madre en mis manos, como un hogar al que volver. Lo de la boda está descartado por su parte y por la mía, pero el libro podría ser un lugar de encuentro incluso más íntimo y personal que una noche de bodas.

porque algunas familias son así -somos así-, así de intensas, así de imprevisibles y arrebatadas.

Hay que ser muy valiente, y muy Alejandro Palomas, para comenzar una novela con una familia cenando en Nochevieja. Que todos sabemos cómo nos las gastamos en las cenas navideñas. Al menos ha tenido la prudencia de situar la historia en la cena de Nochevieja y no en la de Nochebuena, donde las cenas familiares dan su sentido máximo a la expresión de liarla parda.

Lo dice con esa voz de mujer mayor que no sabe defenderse de los ataques de la gente a la que quiere, porque desde siempre prefiere dolerse a dañar.
Nuestra madre, esta madre, es una madre divertida y algo alocada, que parece negarse a madurar. Cuando su matrimonio se rompe, ella se encuentra. Porque en el fondo es sabia y conoce los secretos de la vida: no dejar que la edad (ni las personas) nos roben la infancia, la alegría, la (auto)estima, la inocencia, la mirada limpia, la transparencia, el humor, lo que importa, lo que se quiere… Una mujer confiada en un mundo en el que todos miramos de reojo, con mirada turbia y barreras a lo alto, defendiéndonos de no se sabe qué fantasmas o presuntos daños. Después de tantos años de silencio su decisión es vivir y proteger. El cariño, la confianza, la seguridad en el otro, no se necesitan más armas. Pero las madres tienen muchos recovecos y la ingenuidad tal vez sólo sea un disfraz, un quiebro, un espejo, un trampolín, una roca, pared o muro.

    ¿Por qué será que en esta familia nunca nos decimos las cosas que realmente importan?
Leer a Alejandro es cabalgar entre la carcajada y la lágrima, entre lo estrambótico y lo reflexivo, lo surrealista y el cariño, entre el abandono y el regocijo. Entre la alegría de vivir y el retorcijón de corazón. Un abanico amplio que despeja aires saturados y provoca brisas acogedoras como abrazos y torbellinos internos tamaño ciclogénesis explosiva. Hacía tiempo que no me reía tanto con un libro y Una madre me ha arrancado hasta carcajadas. Y todo ello salpicado de frases que te arropan el corazón y te hacen reflexionar, frases a las que volver como si fueran un faro o ese rincón que te resguarda mientras miras hacia dentro. Porque hacía también mucho que no lloraba tanto con un libro.

Una madre es de ese tipo de libros en el que te buscas en los personajes, porque sabes que te vas a encontrar. Eres este, o aquel, tal vez ella, tal vez él, o ahora uno y luego un poco de la otra. Te metes dentro de la historia porque en realidad ya estabas dentro antes de abrir el libro. No hay distancia, ni física ni emocional, entre tú y lo que lees. Es todo piel.

Alejandro Palomas tiene una mirada visceral y muy sentida de la realidad, las personas y las familias. Cada gesto, cada palabra, cada silencio, esconde una clave ante la que no puede permanecer ignorante ni ciego, la interpreta desde las entrañas con una lucidez impropia de quien vive continuamente con esa turbadora y vital intensidad. Creo que es justo ahí donde me solapo y entronco con él y que por eso le espío desde fuera, porque al mirarle a él, tantas veces me veo a mí. Buscando detrás de la tramoya lo importante.

Desconozco si Alejandro tiene dos hermanas, como Fernando, el protagonista del libro. Madre pongo la mano en el fuego que tiene, pero no sé si tiene hermano (la madre). Y lo que quiero decir con esto es que no sé si Alejandro hace un desnudo parcial o total en este libro, y que no me extraña que enferme y se quede sin energía al terminar de escribir una novela (los lectores le devolveremos la energía multiplicada por el infinito y más allá), pero en cualquier caso sé qué es lo que le deseo: que no deje de buscar, mirar y perseguir, nunca, pero también que sea un buen dibujante. Ser equilibrista sin equilibrio es arriesgado.


    Creíamos cosas que se creen porque alguien, en un rincón de nuestras historias, nos dibuja mapas del tesoro con pistas falsas. Luego, cuando esos mapas nos llevan al cofre prometido, saltan los candados y con ellos la sorpresa. Con el tiempo aprendemos que los mapas son de quien los dibuja, no de quien los persigue, y que en la vida sonríe más quien mejor dibuja, no quien más empeño pone en la búsqueda.
El lenguaje no sólo describe la realidad, sino que también la genera. Hay muchos abismos detrás de detalles insignificantes, Alejandro Palomas lo sabe y por eso amortigua nuestra lectura con ironía, sarcasmo y mucho humor socarrón pero también incisivo. Da tanto de sí mismo que ni siquiera se reserva el derecho a despreocuparse del lector, renuncia a él y nos tiene en cuenta y, a su manera, nos protege. Nos da la mano para sujetar. Tal vez también para sujetarse.

Carcajadas, complicidad, guiños, ternura, sensibilidad y silenciosas cargas de profundidad en la línea de flotación. Así ha sido mi lectura. Así de especial. Feliz, tocada y hundida. Touché.


    Yo no tenía mucha gente con quien compartirme.
(©AnaBlasfuemia)


60 comentarios:

  1. plas plas plas! magnífica reseña, de verdad de la buena, me gusta mucho el análisis que haces y donde has cargado las tintas. Me he sentido tocada y todo.
    Tenías razón, me callé al terminar este libro y fue un silencio de no quiero pensar, no sé si quiero hablar de esto. Al leerte a ti ahora percibo muchos de los motivos.
    Un humor que me encanta y una sensaciones tan afines y esa identificación que para mi es tan turbadora. Al menos, amanece que no es poco ;) También pensé en la elección de Nochevieja, empezar un año con la esperanza de algo nuevo? es lo último que se pierde.
    Me desparrama Alejandro Palomas con la madre que lo trajo. Estoy madurando si quiero compartir esta lectura, ya sabes, Miss Dilemas 2014 pero ¿sabes qué? que con tu reseña creo que mucho más no voy a añadir, así que casi es un favor ;)
    Preciosa.
    Un besote de Hundir la flota

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Marilú. Lo que pasó es que tu silencio fue muy ruidoso, hasta escandaloso si me apuras, pero las esperas a veces también son necesarias, ayudan a digerir y masticar. Yo es que como a bocados, casi sin masticar, por eso siempre acabo la primera en la mesa ;)
      Amanece que no es poco (Calabaza, yo te llevo en el corazón), y además todos los días, todos los días amanece (que parece que se nos olvida).
      Tienes que compartir esta lectura, Marilú, no hay dilema en este caso. Tú pones el filtro, estoy segura como que me llamo Ana que tendrás mucho y bueno que añadir, que nos conocemos.
      Hablamos. Besos de lolololo ;)

      Eliminar
  2. sí que te ha gustado,sí.
    Le echaré un vistazo.
    Un saludoooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha gustado ¿se nota? :D Sobre todo me ha tocado. Harás algo más que echarle un vistazo, ya lo verás.

      Saludos!

      Eliminar
  3. Una reseña estupenda, me he quedado con muchas ganas de conocer a esta madre y a esta familia, y sobre todo al escritor, que no lo conozco.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Laura, no te quedes con las ganas que no te vas a arrepentir, ya lo verás. Además hay cierta curiosidad por saber la opinión de alguien que no conozca a Alejandro Palomas ;)

      Besos

      Eliminar
  4. Ooohhhhh!! "Te buscas en los personajes", me encanta eso. Pocos autores consiguen que un lector se sienta así, como en casa, en plena cena de Nochevieja (desde luego, qué valor, bien lo dices). Me encanta esta reseña, dice sin decir, deja ahí para que lo recoja quién corresponda. Yo me lo llevo, sin duda. Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mónica, cuando lo leas, porque lo vas a leer, ya me dirás si te buscaste o si te encontraste. No lo vas a poder evitar, porque Alejandro es poco "académico" y no guarda distancias, lo suyo es el cuerpo a cuerpo y el piel a piel y así no hay forma de escabullirse. Que yo no quería tampoco, en este caso.
      Gracias Mónica, cuando recojas ya comentamos otra vez ;)

      Besos

      Eliminar
  5. Alejandro Palomas es un autor que deja huella: no hay libro suyo que vea reseñado que no haya hecho sentir algo especial al lector. Aún no me he visto invadida por su magia escritora y ya no sé ni por donde empezar, pero creo que en este caso da igual, que cualquiera de sus obras será memorable. 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo es el primer libro suyo que leo, estoy segura de que sus libros son bastante personales, no lo sé. Tengo que darme un tiempo, de hecho ahora mismo no sé ni qué leer. Al salir del trabajo me fui a la biblioteca a ver si veía algo que me tentara. Estuve a punto de sacarme un volúmen de Mortadelo y Filemón, con eso te digo todo ;)

      Besos

      Eliminar
  6. Qué tema interesante! Leí tu comentario por arriba, me lo dejo para después del libro! Gracias Ana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues cuando lo leas, ya te quiero ver por aquí (o por allá) y comentar ¿vale?

      Besos

      Eliminar
  7. Estupenda reseña, Ana, desde luego me has animado a leer esta novela. Espero disfrutarla tanto como tú.
    Besos:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de animarte a leerla, y me alegraré más si luego la lectura te gusta. Yo la disfruté, pero también la sufrí mucho, que conste.

      Besos

      Eliminar
  8. Genial Ana, no se puede explicar mejor, buenísmo lo de tocada y hundida, ya verás por qué, o igual no, según se me quede al final (juego con un paralelismo con el Hundir la flota). Qué más puedo decir, si es que prácticamente coincido en todo. Al final mereció la pena ponerse con él y dejar esa "página" empezada, eh? :-P Un libro intenso, y tan real...intuía lo que iba a encontrar, pero no que me identificara tanto, y la verdad, no sé cómo plasmarlo y hasta dónde plasmarlo, pero quiero plasmarlo, no sé si me explico, yo me entiendo. Un besote Ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Buenísimo lo de tocada y hundida!! Meg, cariño, espero que no te alegres de verme tocada y hundida :P (es brooooma). Claro, coincidimos, nos ha tocado la fibra y ahí las diferencias, de haberlas, se diluyen. El libro es intenso como lo es Alejandro Palomas, no quiero imaginarlo el día que escribió la palabra "Fin", agotadito terminaría...
      Se te entiende bien Meg, pero seguro que sabes salir del paso. O darlo hacia adelante. ;)

      Besos

      Eliminar
  9. Alejandro Palomas me conquistó con El tiempo que nos une. Estoy deseando leer esta nueva novela y tu reseña me confirma que de nuevo este autor me llegará muy dentro. Un secreto: no me he hecho aún con ella porque llevo un par de semanas recordando a todo el que me quiera oír que regalar Una madre para el día de la madre, sería lo más... Ya te contaré si al final acabo yendo a buscarla yo ;)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no sé cuánto te llegó "El tiempo que nos une", pero desde luego este va al epicentro emocional, avisada estás ;) Pues lo mismo te encuentras sin el libro o te encuentras con varias madres, que estas cosas pasan ;) Ya nos contarás, Manuela

      Besos

      Eliminar
  10. Tengo pendiente la de "Tanta vida", me apunto ésta también, porque tu reseña me mueve a su lectura.
    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para la saca elvirar, te acabo de ver en Alexis, me voy allí ;)

      Gracias a ti por comentar.

      Eliminar
    2. Tu reseña describe perfectamente las sensaciones que provoca esta lectura, entre la sonrisa, la ternura, la sorpresa. La familia, no podemos vivir sin ella y al mismo tiempo, nos carga en ocasiones. Y sí, la madre conoce muchas de las claves de la familia. Me ha encantado.
      Feliz Noche de Reyes.
      Un abrazo!

      Eliminar
  11. Me has hecho los ojos agua. Me sonaba mucho el nombre del autor, hasta que me he dado cuenta de que es el de "El tiempo que nos une", que tengo por casa aún sin leer. ¿Tú ese lo has leído? Si es así, ¿qué te pareció? Es que como lo tengo más accesible y eso... =)
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Hacer los ojos agua", qué bonita expresión Caminante. No, es el primer libro que leo de Alejandro, pero hablan muy bien también del que tienes, así que puede ser una buena opción, sin duda.

      Besos

      Eliminar
  12. Vale. Me estáis convenciendo. Hay un montón de escritores por estos lares que suenan de lo más interesante. Y si sacan reseñas así, va a merecer la pena leerlos, sí o sí. Me has dejado impresionada. A la pila... pero no a la de fregar ;)
    Besucos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Zazou, si en el fondo es que eres fácil de convencer, tú lo sabes y yo también :P Y además pareces también fácilmente impresionable :D A la pila de fregar que se vayan los de mal final, ya sabes.

      Besucos!

      Eliminar
  13. Yo descubrí a Alejandro con El tiempo que nos une, un libro que llegó a mis manos por casualidad y que, al principio no me llamaba mucho la atención. Afortunadamente no hice mucho caso de mi intuición, era como si me llamara, me dijera que estaba confundida, que tenía que leerlo, y .... me enamoró. Estaba deseando que saliera esta novela y tengo la completa seguridad de que voy a leerla. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, veo que hay bastantes personas que conocen a Alejandro por "El tiempo que nos une", lo tengo en cuenta, pero necesito respirar un poco, desconectar de las sensaciones que me ha dejado esta lectura. Un tiempo muerto o algo así. No sólo tienes la seguridad de que te vas a leer este libro, ten la seguridad de que te va a gustar, y mucho.

      Besos

      Eliminar
  14. El autor me suena, ya sus novelas es otra cosa pero viendo, o mejor dicho, leyendo tu reseña, seguro que es de los que no defraudan y más si nos identificamos con alguno de los personajes. Vaya que si se nota tu pasión lectora por este escritor. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú eres mucho de autor español, Francisco, así que va a ser inevitable que llevas a Alejandro. Mas que pasión lectora por este escritor es pasión lectora, sin más. O pasión, a secas :D

      Besiños!

      Eliminar
  15. Pues te seré sincera. el libro no me llamaba nada, sin embargo y tras tu enfoque creo que puede gustarme.
    Lo pensaré
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sinceridad por sinceridad... tengo mis dudas de si te va a gustar. A ver, hay partes que te van a gustar mucho, las partes más divertidas, alguna de ellas te va a encantar. Te vas a dar cuenta que a mitad del libro se atasca un poquitín, un ligero bucle. Y luego pues ya... a partir de ahí creo que tu equilibrio se va a patear con el libro. No sé, tengo curiosidad por saber cómo te llega esta lectura. Pero ya he avisado: es muy de entrañas y muy de emociones, y además es muy deliberado por parte de Alejandro.

      Besos.

      Eliminar
  16. Se me había pasado tu reseña. Sorry. La verdad es que parece una señora de lo más encantador. A ver si lo encuentro.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lady Aliena, cielo, no hay nada que disculpar, que aunque agradezco los comentarios no pongo falta si no se comenta ;) Ya nos contarás.

      Besos

      Eliminar
  17. Todavía no he leído nada de esta autor pero esta novela me llama y si además es de las que arranca más de una sonrisa (o risa) seguro que la leeré.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Arranca muchas risas, eso es verdad, y mira que a mi no es fácil sacarme la carcajada en las lecturas (en la vida sí). Pero también te aprieta el corazón, que no te voy a mentir ;)

      Besos

      Eliminar
  18. Hace un ratillo que he leído la reseña de Meg y veo que coincidís en la recomendación. Yo de Alejandro solo he leído una novela que también me causó multitud de emociones, así que esta ya estaba en mi lista desde que anunció su publicación, creo que me va a gustar mucho
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tatty si ya has leído a Palomas ya sabes que se especializa en eso: provocar emociones. Y aquí lo consigue de largo. Ya nos contarás.

      Besos

      Eliminar
  19. Vengo de leer la reseña de Meg. Sí, creo que has tocado techo, las dos lo habéis hecho. En ti noto, además, admiración y casi descubrimiento, ¿me equivoco? En fin, que "necesito" leer a este autor después de leeros a vosotras. Quizás, debería poneros en nómina, sois la mejor publicidad posible, ;D. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo más que tocar techo he tocado fondo, jajajajaj. No sé si es admiración, diría que no. Descubrimiento tal vez se aproxime más. Lo bueno de esta necesidad que te ha surgido es que es fácil de resolver ;)

      Un abrazo Marisa

      Eliminar
  20. Jolin, me apetece un montón leer algo de este hombre. Llevo unos meses detrás de "El tiempo que nos une" y me está contando encontrarlo... Si al final no funciona, conoceré a esta madre de la que hablas, que tiene una pinta estupenda. Voy a ver qué cuenta Marilú, a ver si coincidís.
    1beso:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya he visto que parece que anda descatalogado ¿no?. Pero bueno, ahora tienes a Una madre, que espero lo mantengan en catálogo muuuucho tiempo, aunque con las editoriales nunca se sabe. Ya habrás visto que coincidimos, no te digo nada ;)

      besos

      Eliminar
  21. Me he pasado por la reseña por alto altísimo. Es que ya tengo el libro en casa, me pondré con él en nada y, ya sabes, prefiero no tener "interferencias", jeje. Si acaso, después ya te comento...
    Besines,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos, que has revoloteado por encima ;) Pues cuando lo leas comentamos

      Besines

      Eliminar
  22. El libro me llama la atención desde que se lo vi a Carmen (la amable servidora de arriba). Y la portada es muy curiosa. Nada más por empezar a plantear el argumento en una cena de Nochevieja me da la curiosidad de leerlo. Ya te diré qué talme ha parecido si acabo leyéndolo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si te digo la verdad, no lo he comentado, pero a mi la portada no me gusta... Menos mal que en este caso me daba igual la portada ;) Es un libro que toca fibras, y en Nochevieja, ya sabes, las fibras están de esa manera ;)

      Saludos!

      Eliminar
  23. La tengo apuntada porque aquí el trío la, la, la la habéis recomendado desde el sentimiento que os ha provocado. Me ha gustado eso de las carcajadas, a veces hacen mucha falta. Sí, es un detalle liarla mejor en Nochevieja que es algo como más pagano y marcará menos. Le decía a Marilú que ahora mismo no es un libro que me urja leer, creo que cuando llegue el momento lo sabré.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te ríes mucho Norah, a carcajadas. Pero lloras mucho también. Duele. Así que, por lo poco que te conozco, pero por el afecto que te tengo, sí, mejor encontrar el momento y estar preparada. Yo ya sabes que no uso red, es algo que asumo. Cuando llegue tu momento para leerlo cuenta con que el trío calavera hagamos de red, si te hace falta ;)

      Besos

      Eliminar
  24. La portada es una pasada. Y lo demás me llama también un montón. Te ha quedado un reseña preciosa, muy sentida. Lo leeré seguro.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Lesincele... a mi la portada no me gusta :( Pero es lo único que no me gusta del libro. Todo lo demás merece la pena.

      Besos

      Eliminar
  25. Me gusta todo lo que explicas y cómo lo relatas, emocionada y apasionada. No puedo sino apuntar autor y obra, no lo conocía, así que ya te contaré cuando la lea.

    La portada ¿no te gusta?, a mi me encanta. He utilizado más de una vez sus ilustraciones (y ahora no me viene a la cabeza su autor, cachis!!!).

    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue una lectura emocionada, todavía lo es, toca esas cosillas que tienes ahí siempre un poco en la cuerda floja.. La portada es un collage de Gabriel Sanz Balfagón con fotografía de Olga Ekaterincheva, y no, la verdad no me gusta, y la he mirado y remirado, pero como que no. Todo lo demás sí me ha gustado (y como comento, también lo he sufrido).

      Ya nos contarás.

      Besos

      Eliminar
  26. Hace tiempo que no disfruto tanto con una lectura como has disfrutado tú. Tengo un poco de envidia. Sobre todo por las carcajadas, feliz y tocada. Toda una invitación a leer.
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que últimamente disfruto mucho de las lecturas. Estoy acertando, supongo que porque he aprendido a buscar y también a saber de quien fiarme ;) No me tengas envidia, que seguro que tienes muchos libros esperándote para que los disfrutes. Las carcajadas existieron, precisamente ahora estoy leyendo otro libro muy divertido, ya contaré.

      Besos

      Eliminar
  27. Maldito blogger. No me ha publicado el comentario, vengo cabreado, me he estado peleando con Echenoz y le he dado una patada en .... El culo. Quiero píldoras, de todas esas que ofrece el autor este que yo no sé quien es aún, una píldora... Un algo. Me gustan las citas, me han recordado un poquitín a Neuman, aunque salvando las distancias, claro, habrá que ver porque así como maleas la reseña este tío a mí me gusta seguro. Tiene toda la pinta.quiero una lectura como la tuya. Besos.

    El presi ya desfogado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te me cabrees presi. Cambia de feed. Te recomiendo InoReader ;) ¿Te ha enfadado 14? Mira que lo tengo, pero los comentarios, salvo excepciones, son desmotivadores. Con lo que me gusta Echenoz ... ¿lo tiramos al gallinero? Acabarán lectoras las gallinas ;) Este libro de Palomas no es literatura, es personal. Esa es la lectura y por ahí se te cuela, que yo tengo a esta madre pegada a mí y todavía me duele.

      Besos relajantes para el presi

      Eliminar
  28. Todo lo que tenga que ver con el humor me gusta, prefiero que me hagan reír pero si se me cae una lagrimita tampoco me importa. Hace tiempo que vengo oyendo este nombre, supongo que será cuestión de ponerse con él.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Risas y lágrimas aseguradas Isa. Remueve, salvo que te resistas con fuerza titánica ;)

      Eliminar
  29. Acabo de terminar este libro y quisiera e`xpresar en estas lineas que es el libro mas emotivo,tierno y bonito que he tenido ultimamente en mis manos.Es una autentica leccion de vida y Amalia es la madre que cualquiera quisiera tener .Añado que iba de camino al trabajo en el metro intentando leer y he tenido que cerrar el libro porque mis lagrimas amenazaban con inundar sus paginas,pero son lagimas de alegria y esperanza las que arranca esta lectura tan agradable .Mis mas sinceras felicitaciones al autor y en cuanto acabe de escribir aqui ya me veo buscando mas libros suyos.Perdon porque no funciona en mi ordenador la tecla de los acentos y un saludo a todos los lectores ,

    ResponderEliminar

SI HAS LEÍDO LA ENTRADA TE AGRADEZCO EL COMENTARIO. SI NO LA HAS LEÍDO TE AGRADEZCO LA VISITA