viernes, 9 de mayo de 2014

La fotografía (Penelope Lively)



Título original: The photograph
Traductora: Pepa Linares
Páginas: 272
Publicación: 2003 (2012)
Editorial: Contraseña
ISBN: 9788493930844
Sinopsis: Glyn Peters, un prestigioso historiador del paisaje, encuentra por casualidad una vieja fotografía en la que aparece su mujer, Kath, fallecida quince años antes, cogida de la mano de otro hombre. El hallazgo le impulsará a indagar en la vida de su mujer con la saña del marido humillado y la meticulosidad del arqueólogo. El descubrimiento de la fotografía también afectará, de una forma u otra, a otras cuatro personas muy cercanas a Kath y les llevará a rememorar algunos de los momentos que compartieron con ella. El lector descubrirá que además de la Kath que vive en el recuerdo de todas ellas existió otra a la que ninguna llegó a conocer.


Hay libros que no parecen especiales, pero que sin embargo tienen la tremenda habilidad de que cuando terminas sigues rumiando lo que acabas de leer y las sensaciones que te ha producido. Son libros que dejan paso a muchas preguntas y, sobre todo, a muchas reflexiones.

El arranque del libro me costó, Glyn es un personaje con el que me ha resultado difícil conectar (de hecho, no lo hice, ni conecté ni le comprendí), y al ser la primera voz que se nos presenta (de las varias que aparecen) no ayudó precisamente a meterme en la historia. Vale, tenemos a Glyn, el marido de Kath. Luego van apareciendo otros personajes, más voces: Elaine (la hermana), Nick, Polly, Oliver… Todos ellos hablan y piensan y recuerdan a Kath…

Voy a explicarlo de otra forma.

Imaginaros que Kath es una naranja. Sí, he dicho una naranja, ¿qué pasa? Venga, ayudarme con esto. Kath, la mujer fallecida, es una naranja. La naranja puede ser también la realidad, o alguien que conozcáis. Pero necesito que sea Kath.

Todos miran a la naranja (a Kath) desde fuera, desde algún lugar… pero sólo ven parte de ella. Es imposible que dos personas coincidan exactamente en el mismo punto de la perspectiva de la naranja. Puedo ver exactamente el mismo punto de la naranja que tú miras en algún momento, pero no podremos hacerlo a la vez, nunca. Como mucho, dos personas que estén muy próximas contemplando la naranja en cuestión pueden percibir casi lo mismo. Casi. Y casi no es lo mismo, no hace falta que os lo diga.

Seguimos mirando la naranja, a veces nos cruzamos con gente que está en la antípoda de nuestro punto de vista, vamos, que lo ve todo al revés. Ve la naranja desde el otro lado. Yo mantengo mi fe en lo que veo, la otra persona en lo que ve… mmmm… Barrunto problemas. ¡Pero si es la misma naranja! ¿qué está pasando? ¿por qué vemos cosas distintas si es la misma naranja?. Sospecho que la mejor manera de solucionarlo será empezar a pensar que, por muy estúpido que me parezca lo que el otro dice que ve, pues a lo mejor es cierto (no tengo forma de saber si en ese momento en el otro hemisferio de la naranja hay un gusano incrustado o está llena de moho, mientras que "mi" naranja está monda y lironda).

Bien, puedo dar una vuelta para ir a ver el otro lado de la naranja, intentar aproximarme a otra perspectiva, a otra mirada. Pero fuera de la parte de la naranja que yo veo no tengo ni puñetera idea de lo que el otro ve. Y mientras yo contemplo mi parte de la naranja, no puedo ver la otra. Ni siquiera sé si hay algo más allá de lo que veo. Puede que incluso realmente me crea que esté viendo toda la naranja. Error.

Ya, lo sé. Puedo pedir a otro que me cuente lo que hay al otro lado. Lo hago, y puede decirme la verdad. O puede mentirme, o puede que la otra persona se mienta a sí misma y, de rebote, me mienta a mí. Pero no debiera ser lo normal, las mentiras tienen las patas muy cortas, así que escuchar y creer lo que dice la otra persona no supondría ningún riesgo. O tal vez sí. Puedo sumar miradas y tal vez tenga la visión completa. O tal vez no.

Y esto que os acabo de contar, estas miradas que nunca ven lo mismo a la vez, este mundo lleno de "o tal vez"... esto es La fotografía. Creemos saberlo todo de quienes queremos, pero sólo vemos una parte. Y a veces sólo la parte que queremos ver. O la que han querido que veamos. Quizás el conjunto de todos los que nos conocen, la suma, alcance a dar una perspectiva cercana de lo que somos y cómo somos. Cercana. Pero sólo nosotros mismos sabemos quién somos y cómo. ¿Qué  hacemos con ello? Cada uno decide. Aciertas o te equivocas pero cada uno decide si quiere ser y si quiere mostrar. Si se muestra a sí mismo, o una parte o si muestra lo que los demás esperan. Y también decidimos si queremos ver, si realmente estamos viendo al otro, o si sólo hacemos como que vemos, mientras le damos palmaditas en la espalda para sentirnos bien con nosotros mismos, pese a evitar el compromiso de involucrarte e implicarte (porque eso nos muestra). Ver. Negarse a ver. Mostrar. Negarse a mostrar. Opciones.

Lo sé, me ha salido un comentario extraño de esta lectura, que tiene la gran virtud de ir atrapándote casi sin que te des cuenta, haciéndote pensar, recordar, conectar. Te va enredando, enredando (como en el muro la hiedra, que dice la canción). Y reconoces tantas cosas, vas identificando señales, te va pulsando inquietudes… Y al final es con eso con lo que te quedas, con las sensaciones despertadas y provocadas, más que con la historia. Porque en la historia, en los personajes (en Glynn y en Kath especialmente) hay cosas que fallan, forzadas para contar algo, pero en definitiva poco creíbles en sus comportamientos (sin embargo el resto de personajes son mucho más reconocibles e identificables). Pero al final, la sensación es de darle vueltas a algo que ahí está y es real: lo que somos, lo que proyectamos, lo que creemos ser pero no somos, lo que somos y no queremos creer, lo que los demás ven de nosotros, lo que nosotros queremos/deseamos que vean… Y mientras ejecutamos este extraño baile sin música real, pero sinfonía de fondo, acompasando y desacompasando, búsquedas, encuentros y desencuentros… pues la vida va pasando. La. Vida. Va. Pasando. (Cállate, idiota).

PD: Gracias a quien me acercó a esta lectura. No por la lectura, que también.
(©AnaBlasfuemia)

77 comentarios:

  1. Hola, Ana.
    Esta vez no me convence el libro. Tengo mucho pendiente y creo que éste no me va a gustar. Lo dejo pasar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lady! Estás dura de convencer, intentaré ser más seductora con la próxima propuesta ;)

      Besos!

      Eliminar
  2. Yo con esa portada, de haberlo encontrado por ahí, lo habría adoptado rápidamente. Pero después de leer la reseña, me quedo un poco con la sensación de "sí pero no".
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que has leído bien, es un sí pero no, o no, matizo: es un no pero sí. Dos personajes que no me he creído, con comportamientos que creo que la autora no ha sabido explicar. Hay otros personajes que sí me han llegado mucho más, y tiene momentos muy reconocibles. Pero me ha gustado las sensaciones y reflexiones que me ha generado.

      Besos

      Eliminar
  3. Qué bonito es cuando un libro te sorprende, cuando tiene más de lo que esperabas. Es interesante lo que cuentas en tu reseña, cómo somos, cómo nos vemos, cómo nos ven los demás. No sé si ahora es mi mejor momento para leer esto, pero lo anoto porque me interesa. Gracias por la información. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con este libro iba con expectativas relativas, no me ha sorprendido por ahí. Me ha sorprendido lo que me ha provocado, que es un poco esas reflexiones que por ahí he desparramado. Es un libro que se puede leer en cualquier momento. Es más, si estás en muuuy buen momento seguramente te guste menos, jajaja

      Abrazos

      Eliminar
  4. Es muy interesante tu reseña. De hecho, parece mucho más interesante que el libro en sí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) Puede ser, si consideras interesante la reseña ;) Pero es algo que surgió de la lectura, lo ha provocado el libro, eso es así.

      Saludos

      Eliminar
  5. He leído algnas novelas que tratan sobre esto mismo: los diferentes puntos de vista sobre los personajes. Una de las autoras que más utiliza esta técnica del multiperspectivismo es Marina Mayoral (“La única libertad” es paradigmática en este aspecto), la ficción literaria se va construyendo en la mente del lector a partir de las diferentes aportacions de los personajes que han compartido esa realidad o la construcción de algunos personajes se hace a través de las diferentes “fotografías” que otros personajes tienen de ellos, también a través de otras pruebas como cartas, fotografias, también del propio testimonio. Leí recientemente una novela de Ignacio Martínez de Pisón, “El día de mañana”, que construye el personaje prinicpal a partir de la aportación de los personajes secundarios, sin darle en ningun momento la palabra.

    Muy interesante tu reseña, más que la novela en sí. Y muy de acuerdo con tu reflexión al respecto. Qué sabe nadie…
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, he leído más libros un poco en esta línea, aunque mi memoria de pez no me permita ahora mismo traer ninguno a colación. En realidad es que es algo muy cotidiano: miradas. Lo que miramos, lo que vemos, lo que es. Cuando leemos un libro no dejamos de estar empapándonos de lo que la mirada del autor nos transmite. Vemos su lado de la naranja, por decirlo de alguna forma, con la posibilidad además de que nos ofrezca distintas miradas. Si yo escribiera un libro creo que me lo plantearía así: la naranja sería la historia, y la contaría a través de personajes que contarían lo que ven, hasta finalizar con una mirada más global. Algo así. No tomo nota de los libros que mencionas porque ya los tengo anotados, no por otra cosa ;)

      Qué sabe nadie, cierto

      Besos

      Eliminar
  6. Me has convencido. Me lo llevo.

    ResponderEliminar
  7. Pues creo que me voy a comer esta naranja. Si, decidido.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ten cuidadín con la parte del moho, eh, que luego me vendrás con quejas :P

      Besos

      Eliminar
  8. Me gusta esta reseña que casi parece una blasfuemiada. Prefiero que una reseña hable de lo que la novela sugiere (lo cual significa que no deja indiferente) a que me cuente casi un resumen del libro.
    Si la novela en sí me atrae o no... me lo tengo que pensar.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha salido muy blasfuemiada, tienes razón, no sé si incluirla ahí :P Hablar de lo que me sugiere una lectura es marca de la casa, ya sabes.

      Besos

      Eliminar
  9. Pues al final con el lío de la naranja (que me he reído mucho) no me ha quedado claro si te ha gustado o no. Entre que no has conectado con el protagonista, y las cosas que fallan y no son muy creíbles.... no se, jajajaj, me quedo con mi parte de la naranja que veo desde mi sofa que el mi pila de libros pendientes, y de momento este no lo añado.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha salido un poco lioso, soy consciente, pero es que mientras miraba la naranja me han dado ganas de comermela. Haces bien, tú con tu parte de la naranja, que esa alcanzo si no a verla, sí a entenderla ¡perfectamente!

      Besos

      Eliminar
  10. Yo creo que el fondo de la historia es interesante. Como varias y diferentes personas ven a una, cada uno con su punto de vista. ¡Buen símil el de la naranja! De todas formas, creo que lo dejo pasar. No me convence. Quizás, si se me cruza en algún momento, opte por darle una oportunidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que transmite es lo que más me interesó, a parte de algún otro personaje que no eran Kath y su extraño viudo. Esas parcelas de cada uno dan mucho juego, la verdad. Y no pasa nada porque lo dejes pasar, ya te he transmitido las reflexiones y te las puedes llevar :P

      Besos

      Eliminar
  11. No sé si me gustará esta novela, pero te aseguro que tu comentario me ha parecido de lo más interesante.
    Esta metafora sobre la naranja y las personas me ha encantado, quizá porque hace poco yo reflexionaba también sobre ello, sobre eso de que solo vemos un pedazo de los demás y mostramos pedazos de nosotros mismos. ¿Alguien tiene el cuadro completo? Yo creo que no, que ni nosotros mismos podemos tenerlo porque nuestra visión subjetiva no se parecería nunca a la que proyectamos.
    Por todo ello y porque me puede la curiosidad me llevo La fotografía apuntadito y muy bien colocado.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jara. Es una conversación que surge, cuando nos damos cuenta por ejemplo que algo que hacemos o decimos es interpretado de forma absolutamente distinta de como ha salido de ti. Eso es ver la naranja desde distintos lados, intenciones malinterpretadas por estar en otro punto de la naranja. El cuadro completo creo que nunca se puede conocer, pero aproximarse más, sí, tal vez si nos escuchamos más (a los demás y a nosotros mismos).

      Tú apunta, pero te recuerdo que tenemos un contrato asilvestrado ;)

      Besos

      Eliminar
  12. ¿Quizás va en esta línea?

    ¿Me contradigo?
    Pues bien, me contradigo
    (Soy inmenso, contengo multitudes)
    .

    WALT WHITMAN, Hojas de hierba.

    Estas palabras las tengo fijas en Luna Llena. Es una reflexión clave para mi.

    De la lectura me acongoja que el marido, después de tanto tiempo, busque con la "meticulosidad del arqueólogo". Solo quién ha sufrido la obsesión de alguien que busca en tu vida para saber TODO, puede entenderlo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Va más en la línea de que somos, cada uno, multitudes que en el de las contradicciones. Me has traído a Whitman con sus Hojas de hierba, tú no sabes lo que has hecho ;) Me encanta ese libro, tengo una edición viejuna que adoro y sobeteo a cada poco. La reflexión que traes, es clave para ti, para mi y para muchas cosas.

      Los celos es lo que tienen, aunque sea retrospectivos e inútiles. Es un tipo raro el marido. Da miedo lo que cuentas, U-topia, yo he sufrido de soslayo algo así, y digo de soslayo porque fue una cadena fácil de romper así que en cuanto asomó, zas, fuera.

      Besos

      Eliminar
  13. Sinceramente agradezco que tus publicaciones sean de libros que desconozco, y soy de la opinión que las mejores obras son las que maduran lentamente en el interior del lector, dejando al final su huella. Queda anotado no obstante antes leeré otras recomendaciones tuyas,
    Feliz fin de semana.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me gusta encontrarme también con libros menos conocidos, aunque más tentadores que este. Los libros es lo que tienen, que cuando lo lees se convierte en algo personal. Qué aplicada eres, Marybel, que conste que no haré examen, eh :P

      Besos y buen fin de semana

      Eliminar
  14. Me gusta eso de "historiador de paisajes", pero poco más. Lo cierto es que he disfrutado mucho leyendo tu reseña con naranja incluida y me temo que la novela no va a estar a la altura de semejante reseña. En serio. no me convence. Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a mí me ha costado enterarme saber en qué consistia eso de ser historiador de paisajes. Mujer, cualquier libro está por encima de la altura rasante de este rincón, pero sí te concedo que este no es un libro que pueda decir que recomiende a todo el mundo, son las reflexiones que provoca, también algunos personajes y sus relaciones, pero la parte que cojea, pues cojea.

      Besos

      Eliminar
  15. El paralelismo con la naranja, me ha parecido fresco y brillante. También pasa con la cara oculta de la luna, pero con la diferencia de que por mucho que miremos desde distinto lugar no la vemos nunca.
    Me gusta cuando las historias "te enredan" poquito a poco, casi sin que te des cuenta.
    Una novela muy original y desde luego, distinta. ¿Acaso no es lo que buscamos? Todo un hallazgo :) Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con el calor que hacer cualquier mención a una naranja resulta refrescante, eso es verdad ;) Pasa con todo, la luna es que la tenemos tan mitificada (se lo merece, se lo merece), pero una nuez que cojas ya tiene su cara oculta. Incluso un grano de arroz. Pues no veas las personas, que a veces ocultas queriendo, otras sin querer. Bah, que somos fascinantes (las personas). Sí que te enreda el libro, sí, es una lectura fácil, tiene momentos buenos e incluso muy buenos, pero me ha pesado mucho no entender al viudo y a la propia Kath.

      Besos

      Eliminar
  16. ¡Hola! Pues te diré que no conocía este libro de nada, y es interesante lo que mencionas respecto a no esperar algo en particular de un libro y que este sorprenda y te deje pensando, reflexionando... no sé, que deje huella, que es lo que deberían hacer todos los libros, ¿no? Me llevo anotado este título, a ver si logro dar con él por aquí.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No parece que el libro fuera muy conocido, pero es que hay taaaaaaaaaantos libros (y muchas más aes que no me cogen). Cierto que no esperaba nada en particular, aunque alguna cosa ya sabía, que me habían comentado. Me gusta que los libros, aunque no dejen huella, provoquen algo, aunque sea reflexiones, te replantees cosas...

      Besos (y suerte en la búsqueda)

      Eliminar
  17. No tengo muy claro si llegará a gustarme pero me apetece probar porque tengo curiosidad por esos matices diferentes en función de la perspectiva, parece una lectura que provoca diferentes sensaciones y eso me gusta
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Matices, matices, matices... Eso somos, eso son las relaciones, matices y más matices. Qué complejo y qué fascinante todo. Tengo una camiseta sobre una reunión de puntos de vista muy divertida (acabo de acordarme) :)

      Besos

      Eliminar
  18. uuyuyuym, pues no lo tengo nada claro. Me gusta lo que cuentas, las opciones de mostrar, si lo que mostramos es lo que queremos mostarm, si hay más, las opciones etc..., pero no sé si para acercarme a esas reflexiones me compensa meterme en una historia contada por alguien con quien no conectaré (seguramente) o que no es muy creíble y forzada en algunos momentos. La balanza se inclina de momento al no, y mi lista lo agradece, oiga. Un beso de viernes salvador.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo tienes claro, que te veo y veo tu lista, así que venga, a la Feria del Libro y ojo con los chocolates (que, confieso, me habéis tentado y me he comido un Phoskito) :)

      Beso para ti y para los viernes salvadores

      Eliminar
  19. ¿Cómo es posible que lo hayas vuelto a hacer? ¿Cómo puede ser que otra vez hayas puesto por escrito lo que a mí me rondaba la cabeza tras esta lectura? No sé si podremos comentar la lectura, quizás con comentar el comentario tengamos bastante ;).
    Sólo discrepo en un punto. Utilizando tu misma metáfora, somos la naranja, nos vemos desde dentro, muchas veces creo que ni nosotros mismos tenemos la visión completa de quienes somos, aunque por razones obvias seamos quienes mejor nos conocemos. Como la naranja es la suma de sus gajos, nosotros somos la suma de muchas cosas, tantas que inevitablemente algunas se nos escapan.
    Gracias a ti, guapa. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hablamos mucho, va a ser por eso :P No hay discrepancia en verdad, si he colocado la naranja fuera es porque necesitaba que fuera Kath. Pero es obvio que nosotros mismos somos una naranja que los demás ven desde fuera y nosotros desde dentro. Y qué decir tiene la diferencia que hay entre lo que se ve fuera y lo que se ve dentro. Gajos, espacios, círculos... piezas de un puzle que muchas veces ni nosotros sabemos encajar adecuadamente, nos faltan piezas, o sobran, o se cuela alguna de otro puzle... En cualquier caso, sumar siempre y nunca restar y menos dividir. Esa siempre ha sido la lección de matemáticas que más clara he tenido.

      Besos!

      Eliminar
  20. La verdad es que este libro me va a gustar mucho. Este planteamiento creo que nos lo hemos hecho todos, yo por lo menos cada dos por tres. Sobre todo cuando alguien me dice que me conoce perfectamente, yo suelto un JAS!!! y cambio de conversación. Es un tema que me interesa mucho por saber el punto de vista de los demás.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad Enzo, lo que conocemos y lo que creemos conocer, lo que los demás creen saber. Si no nos conocemos a veces muy bien a nosotros mismos... Pero ¿quién sabe? tal vez alguien "externo" esté viendo en nosotros algo que nosotros mismos no somos capaces de ver ¿por qué no?. En una reunión de puntos de vista seguro que el acuerdo iba a ser muy difícil ;)

      Beso

      Eliminar
  21. Yo lo leí no hace mucho y la verdad es que me gustó (el marido tampoco me simpatizó especialmente). Pero me quedé con ganas de buscar más libros de esa autora. Por cierto, el libro me llamó la atención por la portada, que me encanta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no es mala lectura, ya te digo que a mi me hizo reflexionar (o debiera decir re-reflexionar) sobre cosas y eso es algo que valoro de un libro. Pero esos dos personajes flaqueaban, pero muchas cosas me gustaron, la relación de las hermanas, por ejemplo, me interesó mucho (se me olvidó mencionarlo).

      Besos

      Eliminar
  22. No conocía este libro. Y tengo que reconocer que lo hubiera dejado pasar si me hubiera encontrado con él. Pero ahora, tras leerte, no. Me gustan las novelas que te hacen reflexionar, que te provocan sensaciones, que reaccionas ante ella. Aunque sus historias o sus personajes no convenzan. Así que esta vez me lo llevo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues hay gente que por la portada le habría echado un vistazo ;) Este libro te dará eso que te gusta, no sé si te llevará a las mismas conclusiones que a mí, ya nos contarás. Llevado está

      Besos!

      Eliminar
  23. Increíble! Qué has hecho para que blogger se trague mi comentario? Es una venganza? Te decía...
    tu reseña me hace pensar en la ventana de Johari, probablemente una de las aportaciones cognitivas que más me convencen. Aquello de que somos lo que conocemos y no conocemos, mostramos y no mostramos y según se equilibre el asunto, terminamos de un modo u otro.
    Este tipo de lecturas me gustan, más que por eso que sueles encontrar, por lo reflexivo del trance. Una fotografía siempre tiene más de una mirada.
    La atípica reseña es una pasada. Me ha gustado el vagabundeo mental, dile a la idiota que no se corte :D
    Besos doble ración

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estás de coña ¿verdad? ¡si yo no tengo moderación de comentarios! ¿cómo se va a tragar blogger tu comentario? :o Soy idiota pero no vengativa, en cualquier caso ;) Johari y sus ventanas: lo público, lo secreto, lo ciego, lo desconocido... siempre ha dado para mucho debate. A mi también me convenció siempre y mucho, por eso tiré de ese hilo. A veces se equilibra el asunto y a veces se desequilibra, je. Porque hay más ventanas, claro, y los trasvases de un cuadradito a otro no siempre son los acertados. Y estás tú, y están los demás... y son tantos ingredientes que ¿quién tiene la fotografía final, eh?
      No es tanto la historia (no mencioné que me gustó la voz de la hermana, también otras, pero esa relación fraternal y su visión también me aportó muchas, muchas cosas) pero "provoca" por dentro reflexiones y pensamientos.
      La idiota está cercenada, la tengo encadenada porque está con ganas, la veo venir y no quiero que merodeemos por ningún precipicio. Estamos en plena batalla, la idiota y yo.
      Besos de chocolate!!

      Eliminar
  24. Genia la metafora de la naranja y la reseña llena de las sensaciones que te ha provocado el libro. Me encanta Ana. Dile a tu idiota que no tema asomarse mas a menudo, que es bienvenida.Muacsss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado la naranja (en realidad estaba fresquita y muy sabrosa, que me la he comido). A la idiota vamos a mantenerla quietecita, que está muy "alborotá"

      Besos

      Eliminar
  25. Tengo un par de libros de esta autora en casa (aún por leer pero con muy buena pinta) y creo que voy a añadir este también :)
    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo sólo conozco de esta autora, además de este que he traído, el de Moon tiger que tiene muy buena pinta (es de la misma editorial). Le echaré un vistazo. ¡Besos!

      Eliminar
    2. Ese también me llama. Los dos que yo tengo están en italiano y desgraciadamente aún por publicar en español.
      Besos

      Eliminar
  26. Si es un libro de los que te hacen pensar después de leerlo habrá que darle una oportunidad. Tomo nota.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sobre todo lo que me produjo son reflexiones, también algunos puntos en los que me sentí identificada.

      Abrazo!

      Eliminar
  27. ¡Que buena pinta tienen esta naranja! Por no hablar de esa portada... si me hubiese topado con este libro en un librería me lo hubiera llevado ya sólo sólo por la portada sin haberme siquiera parado a leer la sinopsis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La naranja está para hacer un buen zumito, para exprimir ;) Pues fíjate, a mi la portada no me llamaba mucho :( Menos mal que no soy tan impulsiva como tú con las portadas, aunque sí es un elemento que me hace echarle un vistazo a un libro si la portada me resulta interesante.

      Besos

      Eliminar
  28. Como siempre la portada me ha entrado por los ojos y luego tu analogía de la naranja para explicar las perspectivas me ha ganado.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este libro te gustará Lesincele, aunque puedes llegar a leer cosas muy variadas, este es de los que pone una notita "Lesincele, me tienes que leer" ;)

      Beso!

      Eliminar
  29. Leí tu reseña hace un par de días y todavía no la había comentado, pero es que me diste que pensar... Toda tu reflexión sobre la naranja y la visión de la naranja me ha dejado picueta, pero creo que más o menos la he entendido: por eso no rechazaré el libro si se atraviesa en mi camino, que creo que lo disfrutaré bastante. 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Picueta? :o Espero que sea algo bueno... Lo puse complicado, lo sé, raro al menos. Pero es que es lo que me hizo reflexionar, la esencia de mi lectura, vaya. Espero que lo disfrutes, y no sé si espero que te deje picueta o no, porque no sé si te conviene (o no) ;)

      Besos!

      Eliminar
  30. Si a un personaje principal o al protagonista mismo no le entiendo o no le comprendo o no logro empatizar con él se me hace muy cuesta arriba poder disfrutar de la novela, así que si te pasó esto a ti puede que me sucediera lo mismo a mi.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Depende del papel que tenga el protagonista en la trama me importa más o menos que lo comprenda, o lo entienda. En este caso es una voz más, aunque al ser el marido de Kath pues parece que tiene más peso, pero no necesariamente. Kath tampoco la entendí muy bien, debo de decir. Pero lo que cuenta Penelope al final se impone por encima de la propia historia y los personajes.

      Besos

      Eliminar
  31. Yo no diría que es es un comentario extraño, a mi me resulta atractivo. No sé si lo leeré (hay tanto...) pero me gusta esa idea de la multivisión, mejor multiperspectiva. Todo parece que debe ser univoco, unidireccional pero la vida no lo es e ignornarlo es perderse más de la mitad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias... La lista de pendientes nos tiene "acongojados" ¿verdad?. Eso, y que somos seres limitados por el tiempo y asuntos varios.. Sí, esa es la clave, los "multi", multimiradas, multivisiones, y nosotros mismos somos "multis". Complejo y atractivo a la vez. Cuanto más abarquemos, mejor, pero todo todo..., como a los libros, no se llega.

      Besos

      Eliminar
  32. Pues me lo llevo.
    No lo conocía, pero creo que es interesante =)
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre está bien descubrir libros que no conocíamos y que nos llaman. Espero que te guste.

      Besos!

      Eliminar
  33. Has hecho una reseña estupenda, con un toque realmente personal.
    De hecho si te soy sincera del todo... creo que me iba a gustar más que el libro.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El toque personal es marca de la casa, ya sabes. Yo siempre agradezco la sinceridad, incluso la tuya :P No me queda ningún remordimiento de conciencia, me conta que tendrás muchos libros para leer, este puede pasar de largo. Aunque nunca se sabe qué libro se nos cruzará en el camino ;)

      Besos!

      Eliminar
  34. Me llama mucho la atención y trataré de encontrarlo por acá. Es verdad que somos una naranja distinta para cada persona con quien nos cruzamos. Somos lo que somos, si. Pero lo que miran los demás tiene que ver con lo que ellos son y esperan...eso cambia la combinación ;)
    un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si es un libro difícil de conseguir. Es verdad que además de lo que somos, mostramos..., lo que demás ven tiene que ver con sus expectativas y lo que ellos esperan. Muchas combinaciones...

      besos

      Eliminar
  35. Me ha encantado tu comentario, me ha llegado muy claramente lo que querías expresar y además de manera original, no se puede pedir más. Por cierto, me encanta la estética de esta editorial, tiene un no sé qué, que qué se yo...:)
    1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Elena, me alegra que te haya llegado con claridad, porque a veces me enredo... Las portadas de esta editorial son parecidas pero todas tienen ese sabor... ¿vintage=

      Besos

      Eliminar
  36. Qué libro y qué reseña tan geniales. El libro tiene una sinopsis increíble y, con tu reseña, todavía me lo parece más. La reseña es muy buena, muy distinta de lo que suelo ver por internet. Felicidades =)

    Espero conocer todas las facetas de Kath pronto =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lila. El libro vino bajo recomendación, pero también ya me había fijado en él, no sé si por la sinopsis o por la portada o porqué. Gracias por tu comentario, cuando leas el libro nos cuentas ;)

      Besos

      Eliminar
  37. Guau. Está claro que con las naranjas, los libros y las personas pasa lo mismo, cada uno nos ve de forma distinta. Sólo por la reflexión a la que te ha llevado merece la pena leerlo aunque a mí me llevará a otra parte.
    Besos, profe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puntos de vista, ya sabes, hay tantos como culos ;) Ya veremos dónde te lleva a ti, la historia no es gran cosa, es lo que provoca.

      De profe nada, que no doy la talla ;) Besos!

      Eliminar

SI HAS LEÍDO LA ENTRADA TE AGRADEZCO EL COMENTARIO. SI NO LA HAS LEÍDO TE AGRADEZCO LA VISITA