lunes, 2 de junio de 2014

Mi impresionante carrera (Miles Franklin)

Título original: My Brilliant Career
Traductores: Amado Diéguez y Concha Cardeñoso Sáenz de Miera
Páginas: 400
Publicación: 1901 (2014)
Editorial: Alba
ISBN: 9788484289630
Sinopsis: Sybylla Melvin es una heroína que «con su conmovedor encanto, su carácter impetuoso, su falta de decoro, está al nivel de las grandes figuras románticas del siglo XIX» (The Times). Desde que su familia decide trasladarse a una granja y cae abrupta pero irremisiblemente en la ruina, su destino parece condenado al duro trabajo y a «una vida estéril y monótona», una perspectiva durísima para una muchacha con su «temperamento» y sus «aspiraciones». Una temporada en la gran mansión de su abuela, donde el ambiente es musical y leído y donde la corteja un joven y apuesto terrateniente, es para ella un oasis en el desierto. Pero un nuevo revés la obliga a aceptar un puesto como institutriz en casa de una familia insensible y con unos niños salvajes. Para ella, la naturaleza y la cultura no se oponen… pero no tarda en descubrir que, en el mundo que asiste a su formación, nunca dejará de ser un bicho raro.


Llegué a este libro porque lo vi en la colección Rara Avis de la editorial Alba. Y la sinopsis contenía dos palabras: bicho y raro. Ya está, de bicho raro a bicho raro: te vienes conmigo. Desde que adquiero un libro hasta que lo leo puede pasar mucho tiempo, días, meses o incluso años. Ya sabéis cómo somos los ávidos lectores: una vez que tienes el libro deseado las ansias se alivian y a partir de ahí el destino, los mismos libros, el azar, el compartir lectura, un comentario que lees o te hacen o a saber qué, van decidiendo el cuándo. En este caso ha pasado poco tiempo, algo no habitual en mí pero que tiene mucho que ver con ese momento lector extraño que he tenido (ya superadísimo), así que cuando empecé a ver la luz quise mantenerla encendida a toda costa. El porqué elegí este libro y no otro, qué importa, aquí está y de su lectura os vengo a hablar.

Así que un poco a ciegas, comienzo leyendo en contraportada que Miles Franklin escribió esta novela, autobiográfica, con 21 años. Quién los pillara. Fue publicada en 1901 y se nos cuenta, también en contraportada, que contó sus años de adolescencia de una forma tan fidedigna y que tanta gente se sintió dolida, que la propia Miles Franklin, pese al éxito obtenido con su publicación, prohibió que se reeditara hasta después de su muerte. El libro comienza con un brevísimo prólogo de Henry Lawson, que posibilitó aquella primera edición de 1901, y que nos advierte que cuando empezó a leer el manuscrito que le envió Miles Franklin, ya notó a las tres páginas que estaba escrita por una persona muy joven. Y a continuación una brevísima Nota Especial (¿de la autora? ¿de la protagonista?) que es toda una declaración de intenciones. Y con estos mimbres previos, comencé la lectura.

¡Australianos todos, queridos compatriotas!
Tan solo unas breves líneas para deciros que esta historia trata de mí, solo de mí, y que por ningún otro motivo la escribo.
Soy muy egocéntrica y no pienso disculparme. En este aspecto al menos, aspiro a superar otras autobiografías. Otras autobiografías la cansan a una con tanta excusa por tanto egocentrismo. ¿A vosotros que más os da si soy egocéntrica? ¿Qué más os da si es importante o no que yo sea egocéntrica?
Y, vaya, Henry Lawson tenía razón, no a las tres páginas, es que nada más empezar ya te das cuenta que es muy joven e impulsiva (el libro lo empezó a escribir con 16 años). A lo largo del libro sí se nota cierta inmadurez, pero no llega a suponer un lastre insalvable. Una forma de escribir llana, directa, impulsiva a veces, machacona otras, un reflejo (probablemente) de la persona que lo escribe y el momento y la edad en que lo escribe.

Y a la hora de tener que escribir mis sensaciones respecto a esta lectura debo confesar que tengo un minibloqueo. Necesito ser precisa en lo que quiero transmitir y no sé si estará en mi mano. Voy a intentarlo, porque quiero ser justa, de eso doy fe y palabra.

El libro ha tenido, para mí, un ritmo de arriba-abajo-arriba. Y así iban mis sensaciones lectoras: arriba-abajo-arriba.

Arriba. El comienzo impetuoso de esta lectura me hizo sonreír. Sybylla (la protagonista o, lo que es lo mismo, Miles Franklin) es un personaje con mucho empuje y se nos presenta peculiar, vehemente, aunque luego en algunos tramos se atempera. En esta primera parte (de mis tres sensaciones) se nos describe, en primera persona y siempre de la mano de Sybylla, una amena y precisa descripción de la Australia de aquella época y las condiciones de vida, precarias y duras, de muchos trabajadores de esas tierras que sufrieron sequías, especulaciones y corrupciones varias con efectos devastadores.

Yo soy una pieza de maquinaria a la que, como no la entiende, mi madre da cuerda al revés; con lo cual todos mis engranajes chirrían y desentonan.
Y sí, Sybylla es un bicho raro. Como yo también lo soy no me queda menos que reconocer a una igual. Y además se ve a sí misma fea. Pero es una mujer brava. Le gusta la música, el arte ¡¡y hasta lee!! Y además, qué loca, quiere escribir. ¿A quién se le ocurre? ¡a finales del siglo XIX y en la Australia más ganadera, campestre y rural!. Su familia era una familia medio acomodada, y en principio podía tener opciones de desarrollar esas inquietudes que hacen a Sybylla sentirse diferente (libros, arte, música…). Pero una mala decisión paterna hará caer a toda la familia a una situación de pobreza absoluta. Y llevará a nuestra protagonista de adorar y venerar a su padre como si fuera Dios a convertirse, a partir de los diez años de edad, en atea declarada.
He sido maldecida con la facultad del pensamiento.
Lugares en el mundo. Sybylla, como todo bicho raro que se precie, no encuentra su lugar en el mundo. Ya sabéis, ese lugar en el que eres tú misma al cien por cien, y puedes desarrollar y mostrar todo lo que creemos que tenemos dentro y para lo que crees haber nacido. No tienen que ser necesariamente grandes pretensiones. Basta con que, en ese lugar del mundo, puedas SER (tú misma) sin concesiones ni miedos ni camuflajes ni renuncias. Y que no te miren como un bicho raro, claro. Tu lugar en el mundo. Justo ese.

Y Sybylla, bicho raro con pretensiones de ser ella misma en un mundo y en una época que no está preparada para una mujer (una jovencita) como ella, pues sufre. Porque no encuentra su lugar en el mundo. En esta parte hay reflexiones que me han llegado y me han parecido inteligentes y muy realistas, aún a fecha de hoy. Un buen análisis de ella misma y su situación. Y luchará, porque no quiere renunciar. Aunque también se lamentará, una y otra vez (Yo era demasiado para mí misma). Y tú te lamentas con ella, claro.

Sybylla rebelde, desbocada, fuerte y con desparpajo. Entrañable, natural y verdadera. Cuestionándolo todo.

Debo de tener el órgano de venerar más plano que una torta de harina, porque nunca me he inclinado ante nadie simplemente por su posición y nunca lo haré.
Pero también alguien que necesita encontrar un alma gemela, un igual, alguien que la comprenda (Alguien en quien poder perderme, alguien en quien poder hallarme). Muy humano, muy realista.

Abajo. Una vuelta a la tortilla. Gracias a su abuela y a su tía, Sybylla encuentra por fin, no su lugar en el mundo, pero sí un lugar trampolín, que le da un entorno más propicio a sus aspiraciones y deseos. E incluso le surgen varios pretendientes (mírala, a la fea…). Pero sólo uno de ellos pondrá a prueba a Sybylla. Pero hete aquí que nuestro bicho raro tiene muy claras sus ideas sobre el matrimonio:

El matrimonio me parecía la forma de existencia más horriblemente atada, dependiente e injusta para las mujeres. Podía ser de pasable a regular si había amor, pero me reía de la idea del amor, y había tomado la determinación de no casarme nunca, nunca y nunca.
En la mitad del libro noto cierto estancamiento. Lo achaco a mi cansancio físico. Dejo la lectura, no quiero que el cansancio perturbe la lectura ni las sensaciones. Lo retomo al día siguiente. Sigo leyendo y la sensación de estancamiento sigue ahí. Curiosamente en una situación más favorecedora para Sybylla percibo que la lectura no me está dando lo esperado. Se me viene Jane Austen a la cabeza, muy buena si es ella, pero que no quiero que se me encaje y entremezcle aquí. Sybylla entra en bucle, a veces me parece una niña caprichosa y enrabietada, regodeándose en los obstáculos, lamentándose una y otra vez. No, ¡esa no es Sybylla! ¿qué está pasando?.

Lo que está pasando es que Miles Franklin escribió este libro muy joven. ¿Resta eso algo al libro? No y sí. No, porque esa juventud hizo que lo escribiera de una forma muy fresca, directa, muy… sana e indómita, rebelde y apasionada. Franca. Y sí, porque literariamente no mide tiempos ni ritmos, no deshecha partes que podrían ser prescindibles ni recrea o evoluciona en partes más necesarias. O se repite, se repite, se repite.

Esta parte de abajo me preocupó. Tenía expectativas sobre esta lectura ¿iba a equivocarme?. Vale, las expectativas y sus malas jugadas, su exigencia implícita que no nos deja a veces disfrutar lo que deberíamos.

Arriba. ¡Aleluya! Miles Franklin recupera el pulso, y yo recupero el latido. Vuelve ese personaje peculiar, descarado, maleable, contradictoria, algo borde incluso,  pero con gran profundidad y calado. Afilada. Lista. Sybylla no te deja margen para que sientas ternura por ella, pero sí simpatía y a ratos mucha empatía. Entrañable, más que tierna. Identificable. Realista. Luchadora.

Y al final aparece con una de las virtudes que más admiro en una persona: coherencia. Lo que viene siendo honestidad (la honestidad de ser coherente). Respiro, aliviada. Puedo cerrar el libro con satisfacción.

Miles Franklin fue una escritora peculiar y, sobre todo, muy audaz. No pierdo de vista en ningún momento que fue escrito a finales del siglo XIX y que me ha aportado originalidad. ¿Le hubiera exigido más? Seguramente sí, pero el resultado es muy grato. No puedo negar el mérito de su autora, su juventud, la época en que escribió y el atrevimiento. Es una autora necesaria de conocer. Diferente. Un libro que podría haberme dado más, pero que igualmente me ha dado mucho, lo suficiente como para recomendarlo (¡lo siento!). 

(©AnaBlasfuemia)
1894: La familia Franklin. Miles Franklin es la de la izquierda


79 comentarios:

  1. Hola :D
    No me llama mucho, pero nunca descarto ninguna lectura.
    Un beso ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues descartar lecturas es necesario. He echado cuentas y no hay vida suficiente para leerlo todo :P Fuera bromas, los libros "nos llaman", y si este no es el caso, seguro que hay otros que te llaman a voces ;)

      Besos!

      Eliminar
  2. Este libro me guiñó el ojo el mes pasado y cuando leí su sinopsis... ¡cómo me sedujo, el muy pillín! Pero antes de lanzarme a meterlo en mi saca busqué información y todo el mundo coincidía en cierta inmadurez de la autora en su forma de plasmar la acción. Eso me hizo desinflarme un poco, aunque las ganas seguían latentes... Ahora vienes tú y a pesar de tus más, tus menos, tus multiplicados y divididos lo acabas recomendando... Y no me queda más que leerlo en algún momento e irme a llorar a una esquina. Feliz semana! 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que es un libro muy tentador, además Alba y Rara avis son una tentación. A mí me sedujo que cayó en la mochila y además no le hice esperar, no como otros... Sí, a pesar de mis disquisiciones matemáticas y sensoriales, la verdad que tengo que recomendarlo porque también me doy cuenta de que yo estoy muy exigente con mis lecturas y que esa inmadurez, esa impulsividad, forma parte del atractivo de este libro también. Pero no llores, ea ea ea... arroró...

      Besos!

      Eliminar
  3. Hace tiempo que tengo este título en mi lista de pendientes, me atrae especialmente los temas que aborda (la falta de correspondencia entre educación y recursos económicos a finales del XIX y principios del XX) y el que estuviese basado en hechos biográficos de la autora. Lo descubrí por casualidad en Twitter, mientras espiaba feliz la conversación libresca de dos editores :-))) me alegro de que lo hayas disfrutado, para mí es buena señal. Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La parte del principio en la que muestra más todos los problemas de la sociedad australiana en ese momento me gustó mucho. Y el personaje es peculiar, ya ves cómo empieza el libro :) Tuvo esa parte que me costó más, pero es algo personal, de exigencia lectora, de intensidad. Pero tengo claro que es un libro que gustará en general.
      Así que cotilleando en Twitter, eh :P (cuenta, cuenta...) :D

      Besos

      Eliminar
  4. Ufff pues no sé qué decirte. Con tu reseña también he sentido un arriba-abajo-arriba de dudas (lo leo-no lo leo-lo leo). Bueno, yo lo dejo en pendientes y como bien dices, que sea el destino, azar o casualidad el que decida cuándo me lanzaré a leerlo ;)
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo cuando no tengo claro un libro, porque los comentarios tampoco me llevan a un lado u a otro me lo anoto, pero lo dejo estar. Sé que si tengo que leerlo, saldrá a mi encuentro. Y hasta ahora no me ha fallado. Así que dejar que destino, azar o casualidad (o causalidad) decidan no es mala opción ;9

      Besos!

      Eliminar
  5. Los autores noveles, si son jovencitos sobre todo, siempre componen en sus obras esa sensación que dices de arriba - abajo - arriba. Al menos yo lo he encontrado a menudo, con lo bueno y lo malo que eso supone. Frescas pero "machaconas", como tú dices. Con plena conciencia de todo eso, yo me la llevo. También tengo predilección por los bichos raros, qué le voy a hacer.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que se tiene que notar, al menos en una primera obra, incluso en grandes escritores se nota. Es muy difícil que un primer libro de un autor, más aún si es tan joven (empezó a escribirlo ¡con 16 años!) sea redondo, perfecto. Que los hay, pero estadísticamente ya te puedes imaginar cuál será el porcentaje... Pero también aportan esa originalidad, esa valentía que yo al menos siempre agradezo. Es que los bichos raros son buena gente ¿verdad? ;)

      Besos

      Eliminar
  6. Menos mal que pides perdón. jaja Aunque este vez no es una recomendación intensa, me llama un poco la atención por la historia que hay detrás de la autora.
    Mira, ya no me apuntaré nada de lo que lea por aquí; directamente, ¡este blog será mi lista de lecturas!
    Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver, es que ya me da apuro, pero claro es que intento leer libros que me gusten. Algunos me gustan más, otros menos, pero pinchar en hueso son excepciones, porque aprendes a escoger, el libro y el momento. Muy curioso lo de Miles Franklin, su vida, y en verdad merece la pena leer el libro. Qué quieres que te diga :)
      jajajaja, Caminante ;) (gracias)

      besos!

      Eliminar
    2. No te lo tomes a mal, ni te sientas mal ni nada... jaja Tienes mucha suerte de encontrar lecturas tan buenas, y yo mucha envidia (sana) por ello, y lo que digo es en broma y sin mala intención ;)

      Eliminar
    3. ¡No me lo había tomado mal! (al contrario, ¡si te doy las gracias y todo!, me lo tomé por el lado del halago, ya ves) :)

      Eliminar
  7. Yo creo que todos somos diferentes, lo que me interesa es la construcción consciente de uno mismo, no el reafirmarse por reafirmarse, tan adolescente (ese “es que yo soy así”, aun cuando ese “ser así” te produzca malestar, me provoca siempre cierta perplejidad porque “nada cambia si tú no cambias”), llevar las riendas de lo que queremos ser, ser capaz de llevarnos a nosotros mismos a ese lugar, mítico por supuesto, en el que realmente seamos nosotros… eso exige compromiso, respeto por uno mismo y honestidad, of course.

    En cuanto a la novela que propones, me chirría ese matiz adolescente, así que de momento la voy a dejar pasar, porque tengo tantos pendientes… Como siempre, un placer leerte, sobre todo por tu compromiso con la lectura y los lectores (en este caso, de tus reseñas). Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me inquieta muchos esos "es que yo soy así" "yo soy así" "así soy", con un "o me tomas o me dejas" implícito. Creo que todos evolucionamos, cambiamos. La base puede ser la misma, los valores también, pero siempre hay esa búsqueda de tu lugar en el mundo que requiere más de lo que hacemos con nosotros mismos que de lo que nos rodea (que también). Llevar nuestras propias riendas con coherencia en verdad no es fácil, hay que lidiar con muchas cosas, pero creo que es tan satisfactorio mantener el compromiso, respetandote y respetando que merece hasta las lágrimas que te pueda causar a veces.

      No es tanto (hablando de la novela) un tono adolescente, porque Miles Franklin es inteligente, y su protagonista también. Pero es jóven, sí, y en ese sentido pues no siempre se encuentra. Pero ha sido divertido leerla, curioso, muy refrescante.

      Gracias, elvirar. Besos

      Eliminar
  8. Si es arriba-abajo-arriba, y no arriba-abajo-abajo, y por lo que cuentas, le voy a dar una oportunidad.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. bien pillado Teresa. Es que en este caso el orden es importante. Si hubiera terminado en abajo entonces hubiera sacado el machete. Pero no. Al final, no podía ser menos, porque es su espíritu, vuelve a encontrarse. ¡Aleluya! :D

      Besos

      Eliminar
  9. Lamentablemente, no me gustan muchos los libros arriba-abajo-arriba. Casualmente, el último que he leído me ha dejado esas sensaciones y no me apetece volver a leer nada parecido de momento.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que libros arriba-arriba-arriba ya son de nivel, eh. Depende de dónde esté el "abajo" y cuánto de abajo te deje, claro. En este caso posiblemente para mucha gente sea menos que lo fue para mí, que es que estoy exigente, la verdad. No lo descartes, porque ahora tengo curiosidad por saber tus sensaciones... ;)

      Besos

      Eliminar
  10. Es la tercera o cuarta reseña de este
    libro que leo y la verdad es que me parece interesante por el sitio- Australia. Lo que pasa es que la lista es cada día más larga...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El libro es interesante, aunque esté diciendo que estoy muy exigente con las lecturas, también es verdad que de todos saco algo y de este saqué mucho. Ahora, la presión de la lista de pendientes la conozco bien, así que te entiendo perfectamente.

      Besos!

      Eliminar
  11. Pues con esta no se... eso de arriba-abajo- arriba... creo que tengo muchos pendientes como para ir subiendo-bajando :) Por cierto, me encanta la foto antigua que has puesto al final.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me remito a la respuesta anterior :D Qué me vas a contar a mí de lista de pendientes, entre los que tengo sin leer y los que no tengo pero quiero leer, y la biblioteca al lado de casa y... bueno, en fin, ya tú sabes ;) La foto es que me pareció curioso ver a la familia de la que habla en el libro. No sé ve muy bien, pero bueno...

      Besos!

      Eliminar
  12. Creo que es la primera vez que me cruzo con este libro y a pesar de que finalmente lo recomiendes no es un libro que me atraiga demasiado y no tengo muy claro que el resultado final de mi lectura fuese positivo
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay pocas reseñas por ahí, luego iré a mirarlas, es un libro de hace poco. Pero la editorial Alba me gusta, y la colección de Rara Avis más todavía, así que siempre echo un vistazo por ahí. Yo creo que te gustaría Tatty y que tu "abajo" lo sería menos de lo que fue para mí.

      Besos

      Eliminar
  13. Al menos remonta. A mi la sinopsis no me termina de llamar y como le dije a Marilú antes, yo apunto y apunto y luego se presentan otros libros que se cuelan. En fin, por apuntar no se pierde nada. Ya llegará el día que pueda atender tan larga lista. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, remonta, ya no lo esperaba, que parece que se me había atrofiado la protagonista, pero no, los espíritus indómitos siempre están ahí, aunque se adormezcan o se despisten. Apunta, apunta, que luego los libros resuelven por ellos mísmos. Optimista te veo ;)

      Besos

      Eliminar
  14. No me gusta, estos experimentos...vale que es de admirar por su juventud y que sus errores pueden ser perdonables pero que hubiera publicado más adelante. Además aunque al final parece que te has conformado y el balance es positivo me da la sensación de que has sido muy generosa.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad un experimento no es, es sólo el primer libro de una buena autora (y peculiar) que escribió muy joven. El balance es positivo sí, y no te creas que he sido generosa, al contrario, soy consciente de mi exigencia. ¿No quieres comprobarlo? :P

      Besos!

      Eliminar
  15. Yo no lo siento porque como ya lo tengo en casa, no queda otra que leerlo cuando toque, que a saber eso qué día o milenio es. La verdad es que el vaivén arriba-abajo-arriba no me parece ningún aliento, vale, hay que atender a la edad de la escritora y tal pero también eso la hace "prescindible" respecto a otras lecturas si nos ponemos muy mijitas.... PERO volviendo al punto inicial ¿quién no lee simplemente por probar a sabiendas de que no será el mejor libro del universo? ¿quién no se empecina en leer pese a todo? ¿quién no se siente algo rara avis? quién esté libre de pecado, se perderá muchos libros.
    Bah, yo es que veo carretera y ya quiero coger manta. Llave en el contacto. Besos a motor ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A los libros que tenemos en casa siempre los hacemos esperar más, total, como están ahí y no se van a ir... :) Creo que te lo comenté en su momento, que me estanqué, o el libro se me estancó. Pero con las mismas te digo lo que vengo comentando, que me doy cuenta de que exijo mucho a mis lecturas, que luego a lo mejor hasta me entusiasmo como loca con algun libro que no es para tanto. Pero como lo que leo, lo cuento, es lo que hay. De empecinarse en leer sabiendo que no es lo mejor del mundo o pese a que otros han comentado que bueno, bah... pues en eso yo caigo mucho. Y otros libros que sé que van a ser un , pues los hago esperar. Los caminos del lector y de los libros son inescrutables e impredecibles. Pero eso es también la aventura del leer. ¿Rara avis? bah, yo soy normalísima :)

      Besos de buen viaje y que llegues a destino

      Eliminar
  16. Sí hija, sí. Haces bien en sentirlo porque no hay vez que no pase por aquí y no me lleve una recomendación. ¡Vas a acabar conmigo! Menos mal que tengo tal acumulación de lecturas pendientes en casa que hoy no me voy a lanzar como loca a por este libro pero bien apuntado me lo llevo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :D ¡¡lo sieeeeento!! Pero es que es lo que digo, que selecciono, y así me equivoco menos. Y que de lo que leo, siempre saco algo, aunque no sea lo esperado porque estoy en plan sargento con las lecturas: les pido el máximo rendimiento. Las lecturas pendientes siempre son un buen colchón para que no nos tiremos a la piscina sin agua ;)

      Besos

      Eliminar
  17. En este ocasión, aunque el promedio final sea satisfactorio no he acabado de convencerme. ¡Quizá es que yo no soy un bicho muy raro! jeje.
    No sé Ana, pero creo que no iba a ser paciente y probablemente injusta con la inmadurez de la protagonista escribiendo.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver Jara: es que la normalidad es lo raro. Ahora vuelve a pensartelo otra vez, por favor ;) Tal vez yo no haya sido paciente y justa con la inmadurez de la protagonista, y por eso ese "abajo"... :P

      Besos

      Eliminar
  18. :)) Otro bicho quiere comentarte que el encontrarse con los pares, sea en novelas, blogs o en la realidad, siempre es gratificante y estimulante.
    Desde luego es una escritora muy joven y además en una época y espacio geográfico complicado, por tanto, es meritorio que te haya convencido y que la recomiendes.
    NUNCA desestimo una obra. A veces, entusiasmada la anoto y cae segura. Otras la dejo en la cabeza y dejo que mi memoria la recuerde (me pasó este din de semana con la niña del faro que se vino conmigo. Y otras las acabo encontrando en una librería de segunda mano cuando ya pensaba que se había perdido.

    Me pasa como a ti. Compro porque me da pena que se me pasen buenas novelas y luego pueden estar tiempo y tiempo esperándome en mis estanterías. Eso me llena de gozo, saber cuántas historias esperan que yo abra la primera página.

    Un abrazo!! (bicho)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las almas gemelas, los pares, los iguales, los espejos, las idiotas... son la salsa para los bichos ¿cómo no va a gratificar un encuentro entre ellos? Ha sido interesante leer a Miles Franklin, conocerla a ella y a su historia, su forma de ser y pensar, no puedo menos que recomendarla, aun teniendo en cuenta los pros... (¿Te has hecho con La niña del faro.... mmmmm... espero que lo leas y comentes, creo que te gustará, cruzo los dedos para que te guste).

      Hay mucho libro, y muy buen libro que pasa desapercibido. Por eso la labor de las pequeñas editoriales, editoriales independientes, que traducen y/o rescatan joyitas desconocidas me parece una labor muy meritoria y que personalmente valoro muchísimo. Aunque entre las novedades de relumbrón siempre hay también cosas interesantes, hay mucha obra prescindible. La imprescindible, esa es la que busco y quiero que me cuenten. La tranquilidad que tengo es que siempre tendré una historia que alguien me va a contar. Hay tantas que nunca se van a acabar. ¡Me acabaré yo antes! ;)

      Un abrazo de bicho a bicho!

      Eliminar
  19. Esta vez estoy entre dos aguas, me la anoto con reservas porque opinas que hay que conocer a la autora. Veremos lo que sale.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te veo dividiendo el mar rojo, como Moisés, entre dos aguas. Si anotado te lo llevas y tiene que ser leído, así será. Se te caerá en el pie o algo ;)

      Besos!

      Eliminar
  20. Me encanta lo que dices de las ansías por comprar un libro y cuando por fin lo tienes, lo dejas en la estantería y pasa el tiempo, hasta que llega el momento.
    Las novelas de la colección rara avis siempre me llaman la antención, y lo que cuentas parece interesante pese a esa montaña rusa. Me lo apunto.
    Besos ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que es así de irracional, Minea, al menos en mi casa. Que a veces me hago con un libro como si mañana se fuera a desintegrar o algo si no me lo traigo a casa. Y como si una vez que estuviera en casa ya nada le puede pasar, sólo tiene que esperar a ser leído. La colección Rara Avis tiene cosas muy interesantes, es de esas tentaciones que acudo a mirar entre feliz y nerviosa :) Me alegro que te lo lleves apuntado :)

      Besos!

      Eliminar
  21. "He sido maldecida con la facultad del pensamiento." Esta frase me ha matado... y entre eso, y lo de bicho raro, me siento plenamente identificada, de modo que me lo llevo anotado; muchas gracias por la reseña :)

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene bastantes cosas subrayables. No lo he dicho, pero eso siempre es un plus ¿no?. A mí también me dejó muerta la frasecita. Cuando pensar es una maldición... esa frase ya da para debate, eh Y si eres bicho raro ya no puedes resistirte, está claro. Gracias a ti siempre Aglaia.

      besos!

      Eliminar
  22. Ains, pues me gusta casi todo lo que cuentas, pero es que estoy en racha (tanto de lecturas como de pelis) un poco exigente, me decepciono o enamoro con facilidad, con demasiada, sin término medio, y un simple estancamiento o un tropiezo me hace sentenciar, por eso me lo llevo, pero con reservas, y eso que es autobiográfico!!! Un besote deuterofóbico a punto de transformación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que conste que yo también estoy exigente, y no vamos a hacer un pulso de exigencias que tengo la espalda fatal y no estoy para algunos trotes. Está bien que tengas ese momento, sobre todo por la parte de los enamoramientos. Déjalo estar si quieres, que llegará a ti si tiene que ser. Ya es martes ¿no? (¿o soy yo que estoy en Marte?)

      Besos, loca!!

      Eliminar
  23. Aunque suena interesante esos altibajos no me gustan nada y contando que las autobiografías siempre me cuestan más...esta vez no me lo llevo.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una autobiografia novelada. Y Lesincele, siento decirte que creo que a ti te gustaría... :P

      Besos

      Eliminar
  24. Hoy tus razones me llevan a descartar este libro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cachis!, pues te digo lo mismo que a Lesincele, creo que a ti te gustaría más y que mi parte de "abajo" no lo sería tanto para ti.

      Saludos

      Eliminar
  25. A mi me gustó mucho el libro y Sybylla me encandiló totalmente. ¡Qué mujer! ;)

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sybilla (Miles) es un personaje muy llamativo sin duda, a mí también me ha gustado conocerla :)

      Besos

      Eliminar
  26. Ana a mi también me pasó lo mismo que a ti con Mi brillante carrera. Hubo un momento en el que Sybylla llegó a cansarme con su actitud; claro que rabien me puse en la piel de Miles Franklin, ¡era tan joven cuando lo escribió y ponía tanta pasión en sus reivindicaciones!; pero si lo juzgo en su totalidad disfruté mucho de este libro.
    Me gustó el carácter de Sybylla, sus observaciones sobre el mundo que la rodeaba y sobre todo su decisión final. Para mi era coherente con lo que había sido su lucha. Me alegro de que a pesar de ese pequeño bache te haya gustado y la recomiendes.
    La verdad es que Alba está haciendo un gran trabajo con la colección Rara Avis; espero que sigan aumentándola.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Sí! Lo he visto esta mañana, muy buena reseña la tuya Marie. Es verdad que tiene ese momento que te preguntas ¿pero qué le pasa a nuestra Sybylla?, pero es que es verdad que era joven, tan impetuosa (a mí me parece magnífico), y que no hay que perder ningún momento de vista cuándo fue escrito, la edad que tenía, y el carácter de Miles Franklin, su edad... Qué te voy a decir yo, a mi me encanta la gente apasionada. Y me gustó mucho volver a encontrar a Sybylla al final, cuando ya casi había perdido las esperanzas, y deambulaba entre la pena y el cabreo. Claro que me ha gustado, me he alegrado de conocer a esta autora, y si la editorial Alba tiene a bien traernos algo más de ellá ahí estaré, en primera fila :) (no me cabe duda de que seguirán con la colección Rara Avis: eligen bien y es una gozada para el lector hacer estos descubrimientos gracias a su labor).

      Besos!

      Eliminar
  27. Pues aún con altibajos, me parece interesante. No lo conocía... lo anoto =)

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los altibajos van acordes con los altibajos de la protagonista, pero merece la pena, ni lo dudes :)

      Besos

      Eliminar
  28. Este libro ya lo tenía yo anotadito, porque tiene muchas características que me llaman la atención: Australia, la juventud de la protagonista... Y curiosamente, esa montaña rusa de sensaciones que parece haberte dejado, hace que me entren más ganas de leerlo, porque hace que sienta más curiosidad por conocer a Sybylla, y sus altibajos (o los que produce en el lector).

    Saluditos :-D.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo cuando lo vi no lo pensé, la verdad, y mira que me lo pienso mucho eh, que hay que elegir con mucho tiento lo que se compra porque luego si te sale rana no veas el cabreo. Es una montaña rusa de sensaciones pero de corto recorrido: arriba-abajo-arriba. Más oscilaciones ya me hubieran mosqueado y no ha sido el caso. Te gustará Sybylla, ya verás, es una mujer muy especial.

      Besos

      Eliminar
  29. Pues por esos altibajos que dices tiene esta novela y la inmadurez que en ocasiones se nota en ella, creo que esta autora y yo no nos llevaríamos bien. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad ninguno de esos dos "peros" desmerecen la calidad de la novela, Paco. Es un buen libro, muy fresco, curioso. Y una autora original y valiente, arriesgada. Sólo por eso, ya merece la pena.

      Besos!

      Eliminar
  30. Lo vi por primera vez en el blog de Marie y me lo apunté y requeteapunté. Me encanta todo lo que has dicho de él, a pesar de ese pequeño bache entre medias. Lo quiero, lo necesito, caerá pronto.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sybylla te está llamando Carla!! Caaaaaarla!! Si ya lo tenías apuntado, y requeapuntado y te lo vuelves a encontrar y te llama... Caerá pronto y yo iré a ver tus impresiones ;)

      Besos

      Eliminar
  31. Sólo por estar basado en un personaje real ya me llama la atención. A ver qué tal cuando lo lea.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está basado en ella misma. Y ella misma es una mujer a conocer. Ya nos contarás.

      Besos

      Eliminar
  32. No sé porqué tenía metido en la cabeza que este libro no estaba publicado en España... ¡Que alegría me has dado al decir que sí! Como Carla lo tenía apuntado cuando Marie habló de él en su blog pero ahora ya lo tengo bien subrayado para estar atenta cuando se cruce en mi camino.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha salido hace un poco. Yo me lo compré... uff.. ¿hace un par de meses, tres? No recuerdo :( En cualquier caso, ya está aquí, ya llegó ;) Espero que se cruce pronto en tu camino.

      Besos!

      Eliminar
  33. Este libro lo he mirado muchas veces, me atrae tanto como pereza me da llevármelo. Te he leído unpar de veces y la única conclusión a la que llego es... que me da pereza llevármelo
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando un libro se hace de rogar tanto es que o no es para tí o no es el momento. Así que ya sabes: a otra cosa, mariposa ;)

      Besos

      Eliminar
  34. Pues este no me llama, Ana. Y mira que me fio de tu criterio, pero no sé porqué no me dice "ven".
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi criterio no es infalible, yo bien lo sé. Y siempre es mejor fiarse de esas intuiciones personales, las que te hacen "tilín"... o "talán" ;)

      Besos!

      Eliminar
  35. Hoy no me convences porque... Ya venía convencida! Esta en mis lista. Esta colección de rara avis es tremenda...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así da gusto, si lo sé no me esfuerzo :P Rara Avis es para bichos raros... Alba es una editorial muy maja, siempre le encuentro cosas interesantes. Debería de odiarla un poquito :)

      Besos!

      Eliminar
  36. Viniendo de Alba y tras leer la sinopsis, ya me apetecía. Ahora... si es que no sé por qué leo reseñas, de verdad, así no hay quien descanse :-P
    Besucos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te vas cargadita, ya te veo. Creo que es un libro y una autora interesantes, pese a esa inmadurez, pero claro a esa edad por muy inteligente que seas tienes esa impulsividad, esa sangre hirviendo que parece que se te sale de las venas. Merece la pena.

      Besucos!

      Eliminar
  37. Cuanta razón tienes! a veces el ansia del libro se termina en el momento de comprarlo y luego pasa a saber cuanto tiempo hasta que lo leemos! pero bueno al final poco a poco vamos sacando tiempo para leer todos esos libros que esperan pacientemente! inicialmente no es un libro que creo que llegara a gustarme... pero aún así, lo he puesto en mi wishlist... aunque ya veremos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un defecto de la naturaleza humana: en cuanto posees algo pierde interés :) Fuera bromas, ya lo sabes ahí, entonces no hay tanta prisa por leerlo. Pero los libros llegan cuando tienen que llegar. Tu lista me la imagino creciendo a pasos agigantados ;)

      Besos

      Eliminar
  38. No lo conocía , me lo llevo apuntado, me gusta lo que cuentas

    ResponderEliminar

SI HAS LEÍDO LA ENTRADA TE AGRADEZCO EL COMENTARIO. SI NO LA HAS LEÍDO TE AGRADEZCO LA VISITA