jueves, 12 de junio de 2014

Sayonara, Mio (Takuji Ichikawa)

Título original: Ima, Ai ni Yukimasu
Traductor: Jordi Fibla
Páginas: 256
Publicación: 2003 (2011)
Editorial: Alfaguara
ISBN: 9788420407234
Sinopsis: Un año después de la muerte de Mio, su esposo, Takkun, y Yuji, su hijo de seis años, llevan una vida triste. Takkun es incapaz de realizar las mínimas tareas necesarias para cuidar de la casa, de Yuji y de sí mismo. Todo cuanto hace es escribir una novela sobre su mujer. El primer día de la estación de las lluvias, Takkun y Yuji están dando un paseo por un bosque, cerca de una vieja fábrica de sake, cuando encuentran a Mio -sea como fuere, es igual que ella-. Pero Mio no tiene recuerdo alguno de la vida o de la muerte. Ha regresado para estar con ellos, tal y como prometió. Deben vivir aún muchos días juntos, y debe explicarles muchas cosas, antes de volver a despedirse.

No sé cómo llegué a este libro, la verdad. Se materializó delante de mí, así, sin más. El caso es que leí la primera página y ya no pude parar. A ratos no sabía si estaba leyendo un libro para un público juvenil, pero igualmente, no podía dejar de leer.

Parte de esa voracidad leyendo se debe a que es una historia construida principalmente a través de numerosos diálogos, párrafos cortos y dosis apropiadas de humor. Más que leer, era como si Takkun me estuviera contando una historia. Eso hizo que la lectura fuera muy fluida y ágil.

Takkun, la voz principal, es un personaje inmaduro, infantil diría, con problemas de ansiedad y quién sabe si fobia social, que los psicólogos (esos locos) etiqueten si les apetece. Tal vez por eso, porque él es quien nos cuenta la historia, esa sensación de ser una lectura para público juvenil no se me fue ningún momento. O incluso como si estuviera leyendo un cuento, o viendo una película de dibujos animados, de esas que los niños miran embobados, te sientas al lado y terminas tú también embobada viendo la película de principio a fin.

Lo que cuenta es una de esas historias tan viejas como el mundo: una historia de amor. Un amor de esos reconocibles, cotidianos, que ahora mismo en este mundo tan viejo está sucediendo y encendiendo luces que iluminan a las personas. Y la historia transcurre entre humor, ternura, y (como ya comenté) mucho diálogo y mucho párrafo corto que es lo que apresura y hace amena la lectura. En los párrafos más largos me ha parecido que Takuji Ichikawa flojeaba, y no poco (con las traducciones nunca se sabe, eso también es verdad; de hecho creo que la traduccion ha "desjaponizado" mucho el texto).

Hay un fantasma, sí, la mujer de Takkun y madre de Yuji. Aceptado fantasma como animal de compañía, quieres saber: ¿cómo es posible que haya un fantasma? Porque el libro no está dentro de lo que diríamos genero fantasía. No. Es muy realista, qué cosas. De hecho al final del libro hay una pequeña nota del autor en el que dice que la novela es autobiográfica. Y que su mujer aún vive. Ahí queda eso.

El humor que aparece es reflejo de la realidad, Takuji no idealiza los aspectos cotidianos, los muestra, y en verdad en el día a día muchas cosas son imperfectas, con esa imperfección tan espontánea y natural que resulta muy sana y te despierta una sonrisa. Sobre lo que nos habla este libro es sobre el vacío que se crea en los pequeños gestos frecuentes y rutinarios, a los que nos damos importancia… hasta que lo que hay es una ausencia. Esos agujeros negros en los hechos cotidianos cuando la otra persona no está. Pero ¿y si vuelve y no recuerda nada?

Takkun es un personaje peculiar, con extraños desajustes químicos que no se explican ni se entienden muy bien, pero se trata fundamentalmente de una persona noble que se esfuerza por hacer las cosas bien. Mio, su mujer, es quizás el personaje más interesante y quien poco a poco se va haciendo con el lector hasta darnos cuenta de que realmente es la auténtica protagonista y que su fuerza, sus razones y su comportamiento te vencen y te convencen.

No es un libro profundo, sublime, complejo, de altos vuelos. De hecho, maneja unos cuantos clichés encaminados a que sea un libro comercial, que se venda, y está escrito sin grandes artificios, fácil y transparente, pero es una lectura muy agradable, divertida, original, amena… Y, curiosamente, el final del libro es como la envoltura de un regalo: mejora mucho el conjunto.
Cogidos de la mano, caminando al mismo paso, avanzaron lentamente. Parecía como si pudieran ser las dos primeras o las dos últimas personas del mundo.
(©AnaBlasfuemia)
 

64 comentarios:

  1. Creo que ya había leído otra reseña hace tiempo que me hizo considerar su lectura, si no era este libro era uno muy parecido. Sea el mismo o no, creo que podría gustarme esta lectura así que lo tendré en cuenta
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es una lectura imprescindible, pero es una lectura agradable. A ti te gustará, casi que lo firmo ;)

      Besos

      Eliminar
  2. Lo leí hace cosa de un año sin tener ninguna referencia de él y la verdad es que me gustó. Es un libro raro, sí, pero que te araña un poquito el corazón.

    Besinos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poco así lo he leído yo, sin referencias ni expectativas y no me ha desagradado. No es un libro joyita, pero es muy acogedor y agradable de leer. Como tú dices, te araña un poquito...

      Besos

      Eliminar
  3. Pues este no me lo llevo, ya sé que no debería, pero es que no conecto mucho con los escritores orientales.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tranquila, no es imprescindible, es un libro majete, agradable, se lee con gusto, pero si no se lee no tendrás remordimiento de conciencia. El libro no es muy oriental, por eso digo que creo que la traducción lo ha desjaponizado demasiado...

      Besos

      Eliminar
  4. Me atrae pero a la vez has comentado algunos puntos que me hacen dudar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las dudas ya cada una las gestiona. Yo ante la duda, lo anoto con letra pequeña ;)

      Saludos

      Eliminar
  5. Oye, suena interesante. Me ha llamado la atención eso del fantasma "realista". Y si dices que el final es una buena envoltura para el conjunto, eso hace que sume puntos: para mí los finales son MUY importantes para que una lectura te deje realmente con buen sabor.

    Creo que éste me lo anoto :-).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es que es curioso, porque cuando uno de los personajes es un "fantasma" ya te replanteas la forma de leer lo que te cuentan, pero en este caso no te lleva por el lado de la fantasia, te tiene todo el tiempo en una historia real y reconocible, por eso me ha gustado finalmente esta lectura. El final ... es que no te voy a desvelar. Te lo lees y lo comentamos :)

      besos!

      Eliminar
  6. Te he ganado por la mano, lo leí hace un par de años. El recuerdo se ha diluido mucho y no es un libro que me marcara ni que guarde en un lugar especial. Es efectivo y agradable sin más. Hala, léete El lago, ya vas a ver.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡No presión! Es que tengo el de Murakami pendiente, única reseña tuya que no he leído porque advertiste. El lago ahí está tambien, y más cosas (¡¡tu suite!!). Me siento manipulada por los libros, sin personalidad propia ¿en qué momento he dejado de elegir qué libros leo para que elijan ellos -los libros-?.

      Besines!

      Eliminar
  7. Todo lo que suene a Japón o su cultura me interesa, así que gracias por el descubrimiento.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es una lectura muy japonesa, si va a ser por eso... Salvo por lo del fantasma, muy de esa cuerda. Pero igualmente lo puedes disfrutar, eh....

      Besos!

      Eliminar
  8. Qué maravilla es cuando un libro llega a nosotros de esa forma, parece casi obra de magia, y quiero pensar que algo de eso hay ;) El título me llama, y lo voy a tener muy presente, a ver si doy con él por aquí.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, se materializó como si fuera un fantasma :) Es una lectura amable, que deja buen regusto.

      Besos!

      Eliminar
  9. Pues me gusta cómo suena. Lo anoto para esos momentos de buen rollo que nos da el buen tiempo ;-). Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad que es una lectura de esas fáciles para cuando hace calor, se lee rápido, tiene sonrisas y algún momento emotivo. Sin complicaciones para el lector ;)

      Besos

      Eliminar
  10. Sé de lo que hablas cuando dices que te sientas y te quedas embobado viendo esos dibujos animados que nunca te han interesado pero ese día te deja enganchado. Lo del fantasma es lo que se llama realismo fantástico, son como las meigas. Me gusta este tipo de novela así que me la llevo anotada.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es porque tienes niños cerca :) A mi me pasa con mucha frecuencia, no es la primera vez que en reuniones de amigos Ana Blasfuemia es la que está sentada con los peques viendo las películas de dibujos ;) Creo que te gustará esta lectura ...

      Besos

      Eliminar
  11. No sé, no me ha llegado... Creo que lo dejaré pasar.
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no te llega, lo que hay que hacer es justo eso: dejarlo pasar. Lectores y libros se encuentran y si no es así, hasta luego, Lucas ;)

      Besos

      Eliminar
  12. La literatura japonesa con la que me he encontrado siempre ofrece enfoques originales sobre temas cotidianos y esta parece tener algo de ello... Pero no me termina de atraer, así que me voy contenta porque hoy no me camelas, jejeje! 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, a mi me gusta eso de la literatura japones, de la oriental en general, esa vuelta de tuerca que le dan a lo cotidiano. Efectivamente, este libro tiene de eso. Pero si no te atrae, igualmente me quedo contenta porque tú te vayas contenta ;)

      Beso!

      Eliminar
  13. Jo, yo había comentado y no aparezco, no es justo. Pues me repito:
    Decía que tiene bastante buena pinta, pero que no es de esos que nos presentas y que si uno no los lee parece que se siente culpable. Así que creo que de momento lo puedo dejar pasar.
    Un beso, y, te decía, ya que es tempranito, que pases un buen día. Pero como ahora no es precisamente tempranito, que pases un buen "día siguiente".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puedes repetirte lo que quieras, que a mi me gusta leerte :) ajjajaj ¿te hago sentir culpable con algunos libros? ¡échale la culpa a ellos (a los libros)! :P Es una lectura maja pero no imprescindible, puedes irte en paz ;)

      Buen fin de semana! Besos

      Eliminar
  14. Se ve interesante, aunque si dices con tanta rotundidad que es un libro prescindible me conformo con esta reseña tan bonita que has hecho.
    Gracias, guapi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mentiría si no dijera que no es una lectura necesaria, pero es verdad que es muy agradable de leer y que seguramente a ti incluso te guste más, fíjate...

      Besos

      Eliminar
  15. Pues no será nada del otro mundo, pero me lo llevo YA y me pongo a investigar, es de los míos. Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, que investigar es mirar más reseñas, eh, que con la mia no te vale, ya ya ya... :P Te gustará, Meg

      Besos

      Eliminar
  16. Los libros inesperados y no buscados pueden darnos alegrías y parece que es el caso aunque no eches las campanas al vuelo. Quién sabe, igual me busca a mi y me encuentra... :))

    No tengo fobia social, pero tengo un punto asocial, me despego enseguida de los grupos que vienen dados por las circunstancias (estoy pensando en el trabajo) y huyo de ellos. Así que los asociales acostumbran a interesarme, he encontrado personas maravillosas en esa categoría (no todas ehhh).

    Los escritores japoneses son peculiares (no todos, claro), su lentitud en la narración y su deleite en lo aparentemente anodino me agotan. Sin embargo he leído algún autor y algunas obras preciosas.

    Besos y buen finde!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque a veces es un riesgo ponerte con libros así, sin referencias, la verdad es que te llevas sorpresa. Bien es verdad que minimizo el riesgo cogiendo este tipo de libros de la biblioteca :) Es un libro que si no lees no te va a doler, pero si lo lees, pues es agradable. No me ha parecido un libro muy japonés, la verdad...
      Yo tampoco tengo fobia social, pero tengo una contradicción: me encantan las personas, no tanto la gente :) Los mogollnes me agobian en general, prefiero las distancias cortas. Creo que soy una asocial rara (rizando el rizo, je).

      Abrazo y buen finde!

      Eliminar
  17. Debería leer más literatura japonesa, pero un par de libros de Murakami y otro que me regalaron de una autora que no recuerdo completan mi experiencia con los autores japoneses, muy mal, ya lo veo... aunque tiene que ser un libro un poco raro, con un fantasma que es la mujer pero que luego es un libro autobiográfico y la mujer aún vive... pues no sé, si sí o si no... el tiempo dirá.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Murakami ya es una muy buena experiencia (a mí me gusta mucho, por lo menos hasta el momento). Lo de que es un libro autobiográfico es un farol del autor, que yo creo dijo para poner la cosa más interesante. No dudo que muchos de sus recuerdos los haya plasmado en el libro, pero su mujer (real) no parece que sea muy fantasma, no.

      Besos

      Eliminar
  18. Pese a lo que dices de la novela en cuanto al amor, humor y ternura no soy mucho de literatura oriental. Las pocas experiencias que he tenido con autores asiáticos no fueron muy productivas. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No descartes toda la literatura oriental de un plumazo! Encontrarás a algún autor que te llegue. Este libro, ya digo, está bastante desjaponizado, sinceramente.

      Besiños!

      Eliminar
  19. No me lo llevo Ana. Voy a intentar centrarme en los que me llamen especialmente la atención, esos que sientes como imprescindibles. Tengo unos cuantos de esos esperando una oportunidad y este no me llama tanto como para meterle en la selección.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí se queda, Jara, a buen recaudo. Me parece una decisión muy inteligente, yo también estoy haciéndome buenos propósitos, por ejemplo dejar de ir a la biblioteca y ponerme a leer lo que tengo en casa. Ea. De aquí te has llevado unos cuantos, apuesta incluida, recuerda ;)

      Besos

      Eliminar
  20. Qué coincidencia. Estoy leyendo una novela que también trata sobre la muerte, la propia y la de alguien cercano, muy interesante. Es de un escritor, del que he empezado algunas novelas, pero nunca le había acabado ninguna; ésta será la primera. Es “Los enamoramientos” de Javier Marías.

    En cuanto a ésta que nos propones, no me acaba de atraer, pero quién sabe, puede que en algún momento ella me “encuentre”…
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De Javier Marías leí, hace buuuufffff de años, Corazón tan blanco que en su momento me gustó y mucho. Tendría que releerlo o leer algún otro suyo, la verdad. Pero es que no sé porqué, Javiar Marías me da como pereza.. No es un libro necesario esta propuesta, dejemos a tu lista irse ligera :)

      Abrazo!

      Eliminar
  21. No voy a negar que me atrae pero lo cierto es que no lo suficiente como para que pase a engrosar mi interminable lista de libros deseados.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como de lista de libros deseados y pendientes de leer conozco bien, te puedo decir que puedes irte tranquilamente, es un libro que si lees, bien, y si no lo lees, pues también ;)


      Besos!

      Eliminar
  22. Muy expresiva :-) Si en algún momento pasa por mis manos, lo leeré, pero no tengo ninguna prisa por sumarlo a mis montoneras.

    Besucos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Montoneras", me gusta ese palabro :) Sin prisas, a mí me llegó vete tú a saber porqué, lo disfruté, es rápido y agradable, pero si no me lo hubiera cruzado no lo hubiera echado de menos.

      Besucos!

      Eliminar
  23. Vaya, este parece un aprobado mirando alto pero no te veo muy emocionada pese a todo. Como en literatura japonesa tampoco es qye vaya muy fluida, mejor algo con más esencia. Lo que más me gusta es como llegas al libro, esos encuentros fortuitos son una bomba de relojería :)
    Besos si fantasmas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, agradecida sí, pero emocionada no. Lo que pasa es que desde La niña del faro tengo problemas con las lecturas, me siento exigente con todas ellas y no sé si les estoy haciendo justicia, pero es lo que hay. Al final he recurrido a un valor seguro. El libro no es muy japonés, pero no sé si es algo buscado por el autor o un defecto de traducción.

      Besos de "los findes pasan muy rápido"

      Eliminar
  24. Esta vez nos separamos. Yo lo leí bastante cómoda, aceptando la historia de amor como lo que era, diferente, barajando posibilidades... y al final no me gustó el camino que tomaba el autor. Me dejó un poco desencantada
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pero no te vayas muy lejos!. Es un libro cómodo, cierto. La historia de amor también la aceptaba como nos la presentan, pero (aquí tú a Londres y yo a Boston) el final sí me gustó, le daba como más empaque a todo. Pero no es porque desdeñara el planteamiento inicial, eh. Simplemente me resultó inesperado y a la vez entendí mejor a Mio. La historia planteada me parecía menos original (aunque bonita) que el cómo luego es...

      Besos!

      Eliminar
  25. A pesar de que te haya atrapado, hay cosas que dices en la reseña que no me acaban de convencer, como ese tono comercial, un libro hecho para que se venda... no digo que no busque a veces ese tipo de literatura, pero de autores japoneses se me hace raro. Prefiero otro tipo de lecturas, de géneros, de estilos, si busco evasión y divertimento y comercialidad. En cuanto a que en ocasiones pensaste que podía ser considerada una novela juvenil, tampoco me atrae esto. Nunca he leído literatura juvenil salvo un par de excepciones, ni siquiera en aquella época joven.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco es que sea muy comercial, pero hay cosas como que sé, concesiones. No es un libro muy japonés en verdad, o al menos a mí no me lo pareció. Y que conste que en literatura juvenil hay cosas buenas, lo difícil es encontrarlas ;)

      Besos

      Eliminar
  26. No me veo lanzandome a su lectura, pero ha gustado recrear esos momentos en que un libro se nos materializa delante y ya no podemos parar; a lo mejor no es un gran libro pero puede ser una gran lectura.
    Bsos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lla verdad es que cuando lo empecé me costó dejarlo, se leía muy ágil. Y ya que se materializó así, como de la nada, no era cuestión de dejarlo pasar. Agradable lectura, sin duda.

      Besos

      Eliminar
  27. Me ha gustado eso de "esa imperfección tan espontánea y natural que resulta muy sana y te despierta una sonrisa...", son el tipo de detalles que me gustan en una novela. La tendré en cuenta. ¡Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es que el día a día es así: imperfecto, torpón, y a veces hacen gracia esos puntos que nos alejan de la impóluta perfección :)

      Besos

      Eliminar
  28. La literatura oriental es una asignatura que tengo pendiente y con la que nunca me atrevo, más que nada porque tengo la impresión de que todos los libros son lentos, introspectivos y reflexivos. Este parece que no tiene mucho de eso así que me llevo apuntada tu recomendación para ir acercándome un poco y luego poder lanzarme a textos más japonizados. Además, ahora que viene el verano siempre apetece leer algo sencillo y sin demasiadas pretensiones.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este no es muy oriental, a mi no me lo pareció, la verdad, no sé si es efecto de la traducción, porque hacía referencia a cantantes y películas que eran muy europeos y americanos. No sé. El libro no es lento exactamente porque con tanto diálogo se agiliza mucho. Es un libro muy veraniego, sin duda ;)

      Besos

      Eliminar
  29. Leo la sinopsis y pienso que este libro no es para mí (a pesar de que me suelen gustar las historias orientales) pero sigo con tu reseña y, a pesar de que la puedas considerar novela juvenil, ese toque de humor para tratar la pérdida me pica la curiosidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un libro diferente, bueno diferente a lo que a lo mejor suelo leer, yo creo que a ti te gustará, a mi me sorprendió y para bien.

      Besos

      Eliminar
  30. creo que este de momento me lo salto. Los orientales a veces me dejan descolocada y en estos momentos no tengo ganas de estar así :)
    un beso
    Ale

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es muy oriental, no descoloca mucho, no creas, deja buen sabor de boca, así que no lo descartes ;)

      Besos

      Eliminar
  31. Lo tengo en casa esperando turno desde hace tiempo =)

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si está en tu casa, se materializara en tus manos en cualquier momento ;)

      Besos

      Eliminar
  32. No lo conocía y me gusta lo que cuentas

    ResponderEliminar
  33. En mi afán por ir conociendo (y leyendo) literatura japonesa, te agradezco que me hayas presentado a este autor.
    Lo que has contado me llama, no creo que busque esta novela, pero si sale a mi encuentro me perderé entre sus páginas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

SI HAS LEÍDO LA ENTRADA TE AGRADEZCO EL COMENTARIO. SI NO LA HAS LEÍDO TE AGRADEZCO LA VISITA