domingo, 21 de septiembre de 2014

Y tú... ¿a qué hueles?

No tengo olfato. Nada de nada. Así como os lo cuento. Me sucede desde hace unos siete años. Un día me levanté y una especie de barrera sensorial me separó definitivamente de los olores. No huelo la colonia que uso (no sé a qué huelo), no huelo el mar, no huelo el café recién hecho, ni mi propio sobaco (ni el ajeno, todo hay que decirlo), no huelo el campo, los libros o las flores. No huelo ni la caca de la vaca.

Se llama anosmia.

Me repatea la frase de "ya me lo olía yo", y tantas otras que hacen mención a mi minusvalía sensorial. Cuando la gente se entera de mi déficit intenta animarme diciéndome que el mundo huele mal. Que apesta. Pero esa peste me la imagino bien, no necesito una nariz para intuir esa basura. Y en cualquier caso, siempre intento recordar los olores que me gustan. No me importaría olfatear hedores, tufos y pestilencias varias si a cambio pudiera oler a las personas, la papaya verde, la humedad, la comida, el mar, el sexo. Si pudiera volver a oler sabría cuándo toca echar a lavar la ropa, podría escoger mi propia colonia, snifar el campo en un día de lluvia y hasta aspiraría con placer la fritanga del vecino cuando llego del trabajo.

Pero no huelo. Y el que se huele algo, las ve venir. Así que ahí me las dan todas, desprevenida porque nunca me huelo nada.

Sí, es duro vivir sin olfato. Los recuerdos unidos a los aromas se van borrando poco a poco, los veo apagarse en mis conexiones cerebrales como una bombilla fundida. Veo irse esos recuerdos sin poder retenerlos, arena en las manos, agua entre los dedos, así se van escurriendo y desapareciendo. Recuerdos aromáticos que no tienen cabida en quien padece tal ceguera nasal.



Y es que el olor es supervivencia, deleite y también identidad. No sé a qué huelo. No sé a qué hueles tú. Me desdibujo y os veo a los demás borrosos, sin un aroma que os identifique. Sois esos seres sin olor que me rodean. Por eso a veces me siento extraña, fuera de lugar, porque no huelo.

Ah, y el sexo. No señor, no señora. No es lo mismo. El sexo tan aséptico olfativamente me irrita, consciente de esa ausencia erótica el juego no viene siendo igual. Y que el otorrino(etc) no lo entienda. Que no entienda lo importante que es oler la piel ajena y desnuda, antes, durante y después. Que ya no es lo mismo. Que no.

(©AnaBlasfuemia)


98 comentarios:

  1. Jolín, qué mal! Debe de ser duro la verdad.
    Yo soy muy sensible a los olores así que no me imagino lo que debe de ser no oler absolutamente nada.

    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo cierto es que hay cosas más duras, tampoco voy a dramatizar. Pero no es agradable, tiene consecuencias que no me hubiera imaginado.

      Besos!

      Eliminar
  2. Te pierdes cierta poesía vital, también tienes que estar un poco más alerta. Pero la verdad es que hay carencias peores, de todo tipo, y lo sabes. ¿Y si tuvieses un olfato estupendo y fueses otra? Digo esto porque, aunque no te conozco, estoy segura de que te gustas.

    Afortunadamente, no somos perfectos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Poesía vital"... me gusta el concepto. Y sí, claro que tengo que estar más alerta, el olfato, como todos y cada uno de los sentidos tiene su función de supervivencia, aviso de peligros, que ahora tengo que suplir de otra forma. Claro que hay carencias peores, siempre hay algo peor y algo mejor que aquello que nos pasa, por eso sólo mido lo que me sucede conmigo misma. SI fuera otra no sería yo, está claro. ¿Me gusto? Digamos que no me disgusto, pero tampoco me quedo conforme con cómo soy, dentro de la imperfección hay imperfecciones más deseables ;)

      Besos!

      Eliminar
  3. Vaya... la verdad me has dejado sorprendida. La reflexión como tal me parece preciosa, pero por supuesto no deja de ser tan triste como real...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si lo definiría como una experiencia triste, sí diría que es... no sé, frustrante.

      Besos!

      Eliminar
  4. Me has dejado impactada; nunca me había parado a pensar en la importancia del olfato, también para saborear los alimentos. Pero estoy segura de que todo lo suples con tu fuerza y tu inteligencia. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El olfato es un sentido que no valoramos suficientemente; la verdad es que por mucha imaginación que le ponga es difícil porque con el tiempo se va borrando la memoria olfativa. En definitiva, lo suplo mal, la verdad ;)

      Abrazo!

      Eliminar
  5. A mí también me ha sorprendido la entrada, tanto por lo que dices en ella como por la forma tan emotiva como lo dices. Sí, lo cierto es que, si pudiéramos prescindir de un sentido, el olfato sería nuestra primera opción, pues no lo llegamos a valorar.

    Un saludo,
    Laura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, supongo que olfato y tacto estaría entre los sentidos que consideramos prescindibles. Y fíjate, el tacto tampoco sería fácil, sería tremendamente complicado coger objetos y no percibirlos. El olfato está conectado a muchas cosas, especialmente a muchos recuerdos, y por ahí es por dónde más lo añoro, la verdad.

      Saludo!

      Eliminar
  6. Mucho ánimo.
    Mi tía tampoco tiene olfato, y hay cosas que, como dices, sin olerlas no son lo mismo.
    Y que tu otorrino no lo entienda... vaya tela.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, la propia naturaleza, el campo, el mar, la humedad... la gente... y sobre todo los recuerdos ¿cuántas veces recuperas un recuerdo provocado por un olor? Pues eso a mí ya no me pasa. El otorrino supongo que lo entiende, pero bueno, como que para él lo más fácil para mí debiera ser resignarme, algo así como que hay cosas peores y blablabla...

      Besos!

      Eliminar
  7. No sé si es ficción o realidad y no sé qué decir... Bueno, que como llevo años con el mismo perfume yo tampoco lo huelo. Ya somos dos?
    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todas las blasfuemiadas son realidad, algunas muy ficcionadas, otras menos y otras nada. Esta es de las que no está nada ficcionada :) Ojalá que lo único que no oliera fuera el perfume. No saber qué colonia me eligen es un poco desesperante, no te creas, porque no me gustaba cualquiera, muchos me empalagaban y no sé si la persona que me elige la colonia entiende que quiero algo "fresco" y no empalagoso...

      Besos!

      Eliminar
  8. Estoy sorprendida. Debe de ser muy duro... Quizás el olfato parezca uno de los sentidos menos valorados, pero es igual de importante y no soy capaz de imaginar como debe de ser el no poder oler absolutamente nada... Preciosa reflexión.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver, es duro, pero ojalá todo lo duro fuera así... Es molesto, a veces un poco triste, muchas veces aspiro por la boca esperando que los olores entren por ahí, pero no... Ojala sirviera esta entrada para que valoréis más este sentido tan poco valorado...

      Besos!

      Eliminar
  9. Yo venía a comentar con la idea de que era un relato no-biográfico, pero viendo los demás comentarios ya dudo...
    En cualquier caso, es todo un homenaje a ese sentido que muchos tenemos tan poco valorado.
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es real, real como la vida misma :) Ya te digo, ojalá sirva esta entrada para que apreciéis más ese sentido, daros cuenta de cada vez que os provoca un recuerdo, os alerta de un peligro, os recuerda a una persona...

      Besos!

      Eliminar
  10. Triste... Interesante y triste... Es brutal el poder evocador que tienen los olores (o los sabores, que son casi lo mismo, Proust bien lo sabía), así que debe de ser terrible vivir en un silencio olfativo.

    Me ha gustado esta entrada :-).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho, el olfato es una "maquina" muy evocadora, a veces no nos damos cuenta, pero es así. Sí, la magdalena de Proust, yo a esa ya no le hinco el diento ;) Sí, silencio olfativo, ceguera aromática... Un muro sensorial. Fíjate si Proust hubiera tenido anosmia...

      Gracias Marsar. Besos!

      Eliminar
  11. Ojalá que tu entrada de hoy sea ficción porque si no, sólo puedo decirte ¡vaya putada! Tengo un familiar que también perdió el olfato y encima es cocinera, con lo que su vida quedó patas arriba, te podrás imaginar. Yo no tengo un olfato muy fino, pero agradezco poder oler incluso lo desagradable para apreciar más aquellos olores que me gustan, como el del mar, la tierra mojada, las palomitas en el cine o, como bien dices, la piel de la persona amada... El sentido del olfato es uno de los menos valorados, cuando está claro que su importancia es trascendental... Tu entrada de hoy sirve para reflexionar sobre el mismo y ponerlo en valor. Gracias!

    1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no Tizire, no es ficción, y sí... es una putada :) Uf, pero lo de tu familiar sí que es una putada... porque afecta directamente a su vida laboral. Yo por ahí casi que hasta me beneficia, trabajando con niños pequeños... no veas con qué facilidad les limpio los vómitos. Y si hay que cambiarles de pañal... no seré yo la que lo advierta, está claro :) Aunque una cosa te diga: pagaría lo que fuera por volver a oler vómitos y cacas de bebé, vaya que sí. Pues eso, disfruta de tu naricilla ;)

      Besos!

      Eliminar
  12. La verdad es que... es un sentido al que no se le da la importancia que merece. Siento de corazón que te ocurra y te apoyo en tu protesta.
    Un besin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se le da importancia, no, así que levanta la nariz, olfatea y disfruta de los olores ;)

      Besines!

      Eliminar
  13. Me sorprende tu entrada. Nunca se me había ocurrido algo así pero imagino la cantidad de aromas que echaría de menos en mi día a día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo soy especialista en rarezas :) Debería de donar mi cuerpo a la ciencia, ahora que lo pienso :) No sólo es echar de menos los aromas, es echar de menos lo que esos aromas provocan...

      Saludos!

      Eliminar
  14. Me ha sorprendido tu entrada, Ana, lo lamento mucho, no imagino lo duro que será; en verdad, nunca me puse a pensar en lo que sería carecer del olfato y la idea es muy triste.

    Te envío un abrazote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, hay cosas más duras, pero no es agradable. El olfato está ligado a más cosas de las que imaginamos y eso te obliga a buscar alternativas, no sólo "domésticas", sino también personales.

      Abrazo!

      Eliminar
  15. Vaya! Esta vez es dificil comentar. Como relato es estupendo y funciona perfectamente tanto si es real como si es ficticio. Si es real y a mí así me lo ha parecido es complicado decir algo que no hayas oido mil veces. Por supuesto que lo lamento, pero te agradezco que lo hayas contado porque está bien que nos recuerden que nada ni nadie tiene que ser sólo lo que vemos.
    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es real. Y es cierto que los olores también identifican ¿a cuántas personas has recordado porque un olor te ha traído su recuerdo? Somos a lo que olemos también y eso se nos olvida, nuestra ropa, nuestra piel, cada persona tenemos un olor que nos identifica y que está en la memoria olfativa de los demás. Y así es la vida, un montón de pequeñas cosas que ignoramos y que sin embargo sin ella la vida sería... distinta

      Abrazo!

      Eliminar
  16. Tiene que ser duro. Con la de sensaciones que transmiten los olores, los recuerdos que te despiertan... O la de avisos que te dan, que si hueles a humo es que algo se te está quemando... Lo siento guapa. Sé que es duro vivir sin olor porque mi suegra también lo padece.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sensaciones y recuerdos, así es. Y avisos.. No veas las veces que se me ha olvidado la cafetera encendida y no me he dado cuenta porque, claro, no lo olía... Y una vez tuve un incidente con una sarten que se prendió...No fue a mayores gracias a un espejo que reflejó el fuego, pero claro, de haber conservado el olfato me "lo hubiera olido"... No sé si diría que es duro vivir sin olfato, pero no es fácil ni agradable, desde luego.

      Besos!

      Eliminar
  17. Pues lo siento por la pareja del otorrino si es que la tiene o la tuvo. Y también claro por la persona reflejada en esta entrada, está claro que todos los sentidos son importantes aunque se pueda vivir sin alguno, cómo se suele decir ¿qué dedo te cortas que no te duela? Excelente entrada.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajjaj, bueno, el otorrino supongo que sabra apreciar ese aspecto de oler la piel de su pareja... Pero bueno, como no tiene solución pues relativiza el problema. Yo le hablo de calidad de vida, de mi identidad, de mis recuerdos... Pero claro, verá situaciones más duras. El único dedo que te cortas y no te duele es el dedo ajeno :P

      Gracias Norah, besines!

      Eliminar
  18. Veo que te apuntas al relato autobiográfico. Lo siento por tu olfato pero te felicito por lo bien que te salió esta blasfuemiada. Debe ser una pérdida de una parte de la realidad muy importante, muy animal. Yo me enamoré de una piel que siempre -aunque pase meses lejos del mar- huele a arena de playa. El olfato y el amor... vaya si te entiendo.
    Un abrazo,
    Sonia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, las blasfuemiadas van por ese camino, aunque ya digo que algunos están más ficcionados que otros. Sin olfato la realidad no deja de estar distorsionada, siempre hay elementos que deforman un poco la realidad o la configuran de una forma más personal, diferente a la realidad de otros. En este caso está claro que mi realidad es diferente, sobre todo cuando las experiencias olfativas osn evidentes. Claro, cuando amas, hueles. Y muchas veces mencionamos o valoramos el olor de esa persona, o de experiencias compartidas... Así que mi amor está un poco cojo, pero tengo recursos, o vamos, potencio otros ;)

      Abrazo!

      Eliminar
  19. Ana, lo siento, no soy muy dada a los tacos, pero es que sólo me sale ¡qué putada! ¡Y cambia de otorrino!
    Besos y ánimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, sí que es una putada :) Yo no tengo problema con los tacos, que desahogan mucho. El otorrino cambia cada vez que voy, así que lo mismo me da.

      Besos!

      Eliminar
  20. También creo que el olfato es una parte importantísima de la vida. La verdad, reconozco que es una faena lo que te ocurre. ¿Y no tiene tratamiento? Imagino que no porque sino le habrías puesto remedio.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo es, Enzo. Una parte muy importante, con los años cada vez más, porque con el tiempo acumulas recuerdos, te gusta traerlos a tu presente y el olfato es una ayuda en ese sentido. Que yo sepa no hay tratamiento, aunque me consta que en Madrid hay un hospital donde reeducan el olfato, no sé si en mi caso, pero de todas formas, con esto de la crisis ya me han dicho que no pueden derivarme allí :(

      Besos!

      Eliminar
  21. Pues yo oler, huelo en demasía, tengo hipersensibilidad a los olores, tanto si son agradables como desagradables, mi rinitis de desboca y lo paso mal... pero lo de la anosmia debe ser muy duro, una putada.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te sobra olfato ¿me prestas un poco?. Supongo que ser hipersensible a veces también puede ser una faena, me consta por mi pareja, que le pasa. Y claro, cuando un aroma no es agradable, pues.... Por eso en la huerta yo soy la encargada de limpiar el gallinero :)

      Abrazo!

      Eliminar
  22. ¡Qué extraño un mundo sin olores! ¡Qué aséptico e impersonal! No saber a qué huele la persona a la que abrazas... Tantos son los recuerdos asociados al olfato... Es evidente que no es un sentido menor, quizás su pérdida sea menos invalidante que la pérdida de otros, pero está claro que falta una pieza del puzzle y que sin él estás un poco más perdida. Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si extraño, pero es un mundo diferente. Cierto, lo hace más impersonal, salvo que lo suplas con otras cosas. Y no recuerdo a qué huele la persona a la que abrazo :( Ni siquiera puedo imaginarlo ya, porque se me ha ido borrando esa capacidad de recordar olores. No es invalidante, pero sí frustrante, un puzzle incompleto, sí puede ser una imagen fiel de la situación ...

      Abrazo!

      Eliminar
  23. Yo tengo alergia, y estoy temporadas que , encima de que no tengo olfato, tampoco tengo sabor, y eso es peor. Estás comiendo algo delicioso, y te imaginas el sabor, pero ... no es lo mismo. Y lo peor es cuándo te invitan a comer, y te preguntan ¿está bueno?, y claro, no vas a ir contando a todo el mundo: es que se me ha ido el gusto...Eso si, no es siempre, es solo en ocasiones, pero es una p... Te entiendo perfectamente :)
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El sabor con el tiempo también se va deteriorando. No es en las comidas donde más echo de menos el olfato, aunque evidentemente juega un papel importante. Fíjate hoy en cuantas veces hueles algo, te hace recordar, te agrada, te desagrada... sé consciente hoy del olfato, verás que sí, es ciertamente una putada (sin puntos suspensivos) ;)

      Besos!

      Eliminar
  24. Conozco a alguien a quien le pasa lo mismo, una gran amiga además pero ella nació sin oler... Solo una vez en la vida olió unos champiñones haciéndose en la cocina, es el único olor que conoce aunque nunca más ha vuelto a olerlos. Al otorrino extirpale la pituitaria de un hostizo con un iPad a ver si así empieza a entenderlo. Un beso, Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, es más difícil echar de menos algo que no has tenido nunca. La faena es haberlo tenido y luego perderlo :( Pero fíjate, lo que cuentas también es muy raro ¿no? que sólo oliera una vez y que además fuera champiñones. Jejeje, le tengo mucho aprecio a mi Ipad como para darle a la pituitaria del otorrino. Yo supongo que lo entiende, pero como digo, no tiene solución y entonces lo relativiza. Soy una más de las muchísimas pacientes que tendrá y no la que tiene algo grave en sí mismo....

      Beso!

      Eliminar
  25. Es duro, disfruto mucho de detrminados olores (en lo del sexo discrepo) y los disfruto intensamente, no me imagino sin ellos, hasta que no he leído la entrada no me había planteado la posibilidad de vivir careciendo de ese sentido :-( Un besote y ánimo.

    PD: curiosamente, no sabría definirme con un olor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mujer, a ver, hay olores "sexuales" que no son agradables, pero en el momento de hacer el amor hay olores que forman parte del juego erótico. Y por ahí, pues no.
      Pues ya lo siento, pero no seré yo la que te vaya a decir cómo hueles ;)

      Besos!

      Eliminar
  26. Me hago cargo de que debe ser difícil, a mi que me pasa lo contrario, una nariz demasiado atenta para bien y no tan bien pero entiendo la pérdida :/ un post que da qué pensar, a valorar.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo comentaba, que ser hipersensible a los olores también puede ser molesto. Mi pareja lo es y no veas a veces los malos ratos que pasa (bueno, supongo que lo entiendes). Así es el mundo, desequilibrado :) De todas formas, disfruta de tu olfato, sobre todo cuando es evocador y agradable.

      Besos!

      Eliminar
  27. Empecé creyendo que era ficción, pero ahora me queda la duda. Es curioso como no somos concientes de la importancia de las cosas que poseemos, pues leyéndote he sentido tu ausencia de olores y he imaginado cómo seria mi vida así.
    Muy buena narración para reflexionar.
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tengas duda: es real, y además en este caso nada ficcionado. Nos pasa siempre, ya sabes, no valoramos lo que tenemos hasta que lo perdemos. Y no será porque no lo sepamos, pero tenemos frágil memoria para este tipo de cosas. La vida sin olores es distinta, en el fondo no hay nada que supla ese sentido, te apañas, pero no es lo mismo, no.

      Besos!

      Eliminar
  28. No sé muy bien si es un relato tuyo o tu realidad. Si es lo segundo, lo siento. Es una pena no poder oler ciertas cosas, pero otras, casi es mejor no olerlas. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realidad. Y ¿sabes? no me importaría (ya lo digo) oler todo eso que apesta si a cambio pudiera oler todo aquello que añoro ;)

      Besos!

      Eliminar
  29. Que curioso, yo todo lo contrario, gracias a mi abuela, por herencia tengo el olor muy desarrollado y me hace pasar malos tragos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿me prestas un poco? :) Ya, toda la gente que conozco que es hipersensible olfativamente se queja en general porque cuando algo huele mal.. huele MUY mal. A mi pareja hasta le dan arcadas muchas veces. Pero ojalá pudiera oler yo toda esa mierda apestosa. Pero también oler un libro, una flor, una piel...

      Besos!

      Eliminar
  30. Me parece una gran pérdida Ana. Para mí los olores son muy importantes, todos, nos alertan de un peligro, evocan recuerdos y nos identifican a nosotros, a los nuestros, a nuestra casa. Tengo al lado a alguien que no llega a tu extremo pero que también tiene el sentido del olfato muy disminuido y muchas veces me da pena no poder compartir algunas sensaciones olfativas, simplemente porque no sabe de qué le hablo. Aunque el no lo lleva tan mal como tu para mí también sería una gran pérdida sensorial y emocional.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No olvidando que hay pérdidas peores, pues sí, lo es. Como digo, oler es recordar, también seña de identidad y, por supuesto, como todos los sentidos, tienen esa función de alerta, de supervivencia. Ya me gustaría oler aunque fuera sólo un poquito. Fíjate que hace años que no tengo olfato y que, por supuesto, quienes me rodean lo saben. Pues aún así muchas veces no pueden evitar hacerme partícipe de algún aroma, sin darse cuenta de que no puedo. Precisamente porque es una experiencia vital necesaria y que quieres compartir, se les olvida. Supongo que tu pareja no lo lleva tan mal porque huele, poco pero huele. Que no lo desaproveche. No oler nada de nada es una faena muy grande.

      Besos!

      Eliminar
  31. la verdad es que siempre que me encuentro con alguien que sufre anosmia me siento incapaz de ponerme en su lugar, no sé como lo viviría y qué implicaría para mí, es en esos momentos en los que soy consciente de lo afortunada que soy por oler, lo bueno y lo malo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, para quien huele es difícil imaginarse un mundo tan aséptico olfativamente. Sobrevives, claro, pero te hace más consciente de a cuántas cosas está ligado el olfato. Así que sí, eres afortunada... ¡huele! ;)

      Saludos!

      Eliminar
  32. Dios Ana me has puesto los pelos d epunta, menuda pluma tiees para expresar tus sentimientos.
    No puedo imaginarme lo que es, aunque de forma teórica si que puedo entender a lo que te refieres con los recuerdos..por algo se dice que un olor puede traerte multitud d recuerdos. No voy a decir que lo siento porque no viene a cuento ni importaría, sólo que olé por compartirlo y de una forma tan cercana y sincera.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y por cierto, lo del sexo...ni que fuera tan dificil de entender lo que supone! gracias por intentar que nos demos cuenta sin necesidad de perderlo.
      Un beso más!

      Eliminar
    2. Se me pasó contestarte ¡lo siento!, tu respuesta a ti misma me despistó :) Gracias, lo primero. Hoy precisamente he vuelto a pedir cita con el especialista, por si me cuenta algo nuevo :) Lo que pasa es que no entienden que tenga tanta obsesión con recuperar algo de olfato, aunque sea poco, como no es una enfermedad dolorosa... (bueno, al alma quizás le duele un poquitín).

      Besos varios!

      Eliminar
  33. Estaba intentando pensar en algo bonito que decirte que te hiciera sentir mejor, pero hija, es que es una soberana putad... Lo que te pasa. Hablando claro.
    Yo soy muy olfativa y creo que hay mucha gente que no da a este sentido toda la importancia que tiene.
    Besos
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo tengo asumido, Carax, gracias ;) Es una faena, pero como con muchas faenas, aprendes a convivir con ellas.

      Besos!

      Eliminar
  34. Uy, Ana. Me dejas pasmao. Si es verdad, es una faena y de las gordas aunque también, bien es verdad que hoy día casi todo huele a podrido, aunque hay olores que es una pena no poder disfrutar de ellos. ¿Y el capullo del otorrino no sabe afrontar un problema tan agudo como éste?. Pues nada, a denunciarlo al colegio respectivo . Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque huela a podrido hay múltiples olores que forman parte de "cosas bonitas que te rodean". Que quizás no se aprecien, pero sí. El otorrino ha hecho lo que tenía que hacer: pruebas para descartar que no fuera un síntoma de un mal mayor. Y, una vez descartado, darme palmaditas en la espalda en plan "qué mala suerte". ¿Qué podría hacer más? Posiblemente.

      Besos!

      Eliminar
  35. Pues yo no sé a qué huelo porque la alergia me atrofia la nariz casi todo el tiempo. Y a veces huelo cosas que nadie más huele o no huelo nada que otros sí huelen. Así como te lo cuento.
    Me ha gustado tu reflexión.
    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, entiendo eso de oler cosas que nadie más huele. A mí me pasó antes de perder el olfato, pero me pasaba siempre en el mismo sitio, eso era lo raro. En cualquier caso, hasta olores inventados quisiera tener yo ;)

      Besos!

      Eliminar
  36. Eres muy valiente, Ana. También intuyo que si lo gritas a los cuatro vientos es porque es algo que te está matando. Mira, es horrible. Te lo dice alguien que ni en los partos quiso epidural. Doy por hecho que las sensaciones, incluyo las desagradables, hay que experimentarlas a tope. Sin medias tintas. O todo o nada. Soy maña, será por eso. Pero también te digo que con los años, todos tenemos privaciones. Renunciar a algo es duro, amargo. Pero conforme esa renuncia se alarga en el tiempo y se prolonga tu calvario, te digo. Cierto, muy cierto. Es una putada. Pero mírate, sigues en pie. Jugando fuerte. Perdiste una mano, quizás, pero no la partida. Despierta cada mañana, juega tus cartas lo mejor que sepas. Arrímate a ese hombre y siéntele, a tu manera. Él sigue ahí, solo para tí. Perdidas, habrá muchas. Mayor razón, Ana, para aferrarte a lo que aún conservas.
    Con cariño, Mere.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A la fuerza ahorcan, Mere. La rabia siempre está ahí, sobre todo ahora que le doy tanta importancia a la memoria y a los recuerdos, y que ea parte no la pueda tener, pues me da coraje. Claro que con los años vas dejando cosas por el camino, el olfato entre ellas, pero no así, tan radical y de un día para otro. A mí no se me tumba fácil, eso ya te lo digo yo, aunque hay muchas cosas que me hacen tambalear, pero soy como esos muñecos que se bambolean y nunca se tumban ;) Y de cada tambaleo he aprendido que siempre hay otras cosas

      Un abrazo, Mere!

      Eliminar
    2. Tus enormes ganas de sentir, de vivir... Buscas intensidad. Eres muy valiente, Ana. Y el sendero te deparará muchas otras sensaciones.
      Un beso

      Eliminar
  37. Según leía pensaba... Bueno no es para tanto, hay cosas peores... Como muchos ya te han dicho. Pero volviendo a releer y a leer tus comentarios después, rectifico, si es para tanto. No me imagino no pudiendo oler a mis sobrinos, o a los hijos de mis amigos (y no me refiero a lo que el olor te indica cuando son bebes, sino a lo bien que huelen precisamente por serlo). Ni tampoco me imagino no disfrutar del olor que deja la lluvia y que tanto me recuerda a los veranos en el pueblo. No, sin duda, es algo que echaría mucho de menos seguramente sin darme cuenta. Y eso que siempre he pensado que mi sentido del olfato no está demasiado desarrollado, igual que el del gusto. A mi me dan una copa de vino y ni huelo diferencias, ni saco sabores que otra gente si consigue. Y nunca me ha importado... Pero supongo que sino los tuviera si me daría cuenta de cómo y cuánto funcionan.
    Es absurdo darte ánimos, porque es algo con lo que convives desde hace mucho tiempo, así que no lo voy a hacer. Pero ya que se te ha quitado el poder del olfato, disfruta del resto que si los tienes, y valoralos como seguramente nadie lo hace.
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, siempre hay cosas peores. Y mejores. Pero no suelo buscar consuelo en ese tipo de comparativas, porque creo que cada suceso tiene valor por sí mismo. Y en el caso del olfato, aun siendo un sentido que no ha sido el más destacable en mí, sí que siempre le he dado mucho valor, precisamente por el poder evocador, pero también de crear un estado de ánimo. Mismamente el olor de la piel de un bebé... ¿qué transmite?... pues eso ya no puedo hacerlo, y mira que trabajo con bebés, es algo que podría tener casi cada día... Pero como todo, cuando lo pierdes, lo valoras más.
      Del resto de sentidos disfruto que no veas: me encanta tocar y acariciar, leer y mirar, escuchar música y a los demás. Quizás el paladar flaquee, secuela de lo del olfato, pero ahí me las voy apañando. Y el sentido común, que se me da muy bien :P

      Besos!

      Eliminar
  38. Olfato no tendrás pero escribes de maravilla Nadie es perfecto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja, gracias! Se hace lo que se puede (por ser imperfecta, digo) ;)

      Besos!

      Eliminar
  39. Estaba que no sabía si era ficción o no... y tras leer todos los comentarios y respuestas, veo que sí.
    No me había planteado nada por el estilo, soy super sensible a los olores, debe ser duro, pero con todo se aprende a vivir! =)

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, real. Si eres sensible a los olores, aprovecha ese don que luego, cuando falle, lo echarás de menos ;)

      Besos

      Eliminar
  40. Los recuerdos han acudido esta vez no por los olores, sino por tus palabras. Podría comenzar el relato así "Mi abuela Tomasa tenía una hermana que padecía anosmia, era una mujerona recia, poco agraciada, malencarada, malhablada y criticona -nada que ver con mi abuela, chiquita, rellenita, medio aislada porque había perdido el oído, el derecho por accidente, el izquierdo por enfermedad, silenciosa...- sus palabras eran látigos que siempre acababan por alcanzarnos en algún momento. Por aquel entonces yo era la encargada de recoger la cocina después de las comidas, ella, de cocinar y fregar y un día cualquiera, no recuerdo la fecha exacta, comentó que no podía oler nada, que había perdido el olfato por una caída en la ducha y que no tenía remedio. Y yo me pregunté si era por eso que engullía, más que comía, si por culpa de la anosmia habría perdido también el paladar, si todo le sabría más bien a poco -como cuando estás acatarrada y pierdes el olfato y dejas de comer porque te sientes como si masticaras corcho-. Pero no le dije nada, no se me ocurrió nada que decir porque mi olfato siempre ha sido muy agudo y mi memoria olfativa amplia; y me pregunté si por ello era tan desagradable con los demás, porque si una no es mínimamente feliz, no tiene nada bueno que compartir. Y ya sé que el concepto de "felicidad" es relativo aunque yo nunca la he contemplado de ese modo tan general sino como "pequeños momentos felices" y el olfato, forma parte de muchos de ellos."
    Así que lo siento, de corazón. Si te sirve de algo, la colonia CK be, de Calvin Klein es una unisex fresca, que se desarrolla de un modo diferente dependiendo del propio olor de cada uno, una colonia fresca pero con algo más. También la Eau de Cartier (unisex) o la también clásica Ô de Lancôme si te gustan los dejes cítricos pero con algo de perdurabilidad (como ves, me apasiona también el mundo del perfume, sirva esto para ilustrar la importancia que doy al sentido del olfato y lo consciente que soy de tu pérdida). Un beso... ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tana! Cuánto tiempo y que re-entrada más bonita has tenido :) Te agradezco enormemente tu relato, de verdad. Aparentemente no hay ninguna causa (al menos conocida) de mi anosmia, si me hubiera dado un golpe en la nariz lo hubiera recordado, con lo dolorosos que son esos golpes :S Y es cierto que con el tiempo vas perdiendo el paladar :( Lo que no, al menos en mi caso, es que sea desagradable con los demás ¡eso espero!. Es algo que de alguna forma te condiciona, pero al menos a mí no lo ha hecho en el sentido de agriarme el carácter, sí de valorar las cosas de forma distinta, algo que al fin y al cabo ya hace tiempo que lo había aprendido así que el cambio que la anosmia ha producido en mí es más interior que exterior.
      Te agradezco que me orientes con las colonias, que parece que no, pero usar una colonia (que al fin y al cabo es como una señal de identidad) que no sé a qué huele, ni siquiera si es del tipo que me gustan.... es fastidiado. Anoto la de Calvin Klein y la de Cartier. La de Lancôme recuerdo que no era tan de mi estilo ...
      Besos!

      Eliminar
  41. Me gustaría que este texto hubiera sido pura ficción :( Yo ya conocía esta patología, y sí, el olfato está infravalorado. Muchas veces un olor me ha traído un recuerdo a la mente. Y lo del saber, bueno, cuando he tenido catarros fuertes he comprobado que no se saborean igual las cosas. Así que imagino lo que debes sentir. Me sorprende lo de que un día de golpe te despertaste y perdiste la capacidad de oler, yo imaginaba que o se nacía o no se nacía. Me pregunto por qué se produce esto, si es cosa del cerebro o qué. Pero en fin :( Mucho ánimo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya quisiera yo que fuera ficción ... :( El olfato es de los sentidos que más poder evocador tiene, un imán para los recuerdos y es esa faceta una de las que más echo de menos... Sobre el sabor, voy utilizando trucos (casi todos se resumen al mismo: el uso de especies que intensifiquen los sabores). En realidad no sé si fue progresiva la pérdida, sólo recuerdo que un día me di cuenta que la colonia no olía... no hubo nada previo que me advirtiera de la situación, ni un mal golpe en la nariz... Aparte de los golpes en la nariz puede haber otro tipo de situaciones que te provoquen una anosmia, en mi caso no se sabe el origen. Ya puesta a tener una rareza pues a hacerlo a lo grande, con origen desconocido y todo :)

      Un abrazo!

      Eliminar
  42. Cuando era niña, mis padres tenían un conocido con el mismo problema que tú y recuerdo que yo pensé "bueno, al fin y al cabo el olfato no es tan importante"... Y cuando crecí, y más ahora al leer esta entrada, caigo en la cuenta de hasta qué punto es necesario este sentido. No soy demasiado aprensiva a los olores, pero no me imagino vivir sin poder percibirlos... Gracias por compartirlo con nosotros, Ana.
    Besos:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, si de niña me hubieran dicho que perdería el olfato lo mismo no me hubiera importado. Pero con el tiempo, y sobre todo con la ausencia (como muchas otras cosas), aprendes a valorar lo que tenías y ya no... Supongo que no es lo mismo nacer sin olfato que perderlo después de haberlo tenido. Supongo no... lo sé.

      Besos!

      Eliminar
  43. Me ha impresionado esta entrada, no solo por el hecho de conocer tu "ceguera nasal", sino por la forma en que hablas de ello, tan melancólica e intensa. Me has hecho pensar en cómo nos pasan desapercibidas nuestras capacidades y qué poca cuenta nos damos de su utilidad.
    Y me he acordado del escritor José Antonio Garriga Vela, que también perdió el olfato. Él, con el tiempo, recuperó la sensibilidad para ciertos olores, así que espero que tu puedas recuperar al menos algunos también.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que tengo melancolía, con el tiempo he ido cada vez más añorando olores, incluso los malos olores... Por lo que recuerdo José Antonio Garriga perdió el olfato por un golpe; en mi caso la causa ni se sabe ni se la espera y eso lo hace más difícil. No renuncio a que pueda rehabilitar, recuperar, parte del olfato, pero hasta ahora no me hacen mucho caso, la verdad. Pero insistiré...

      Saludos!

      Eliminar
  44. Chapeau por la entrada Ana. Me has hecho darme cuenta de lo ninguneado que tenía al olfato y lo importante que es para mi en realidad. No oler el amar, el primer café de la mañana, el olor del pastel de manzana cuando sale del horno… los olores son recuerdos y vivencias! Lo siento muchísimo por todos esos aromas que se te escapan, pero por otro lado…que maravilla tener tu rareza y escribir tan brillantemente sobre ella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marie. Claro, si en realidad el olfato es importante y se disfruta de ello, pero no lo valoramos lo suficiente. Es como todo, se valora lo que no se tiene o lo que se pierde. Por esta anosmia (bueno, y por otras cosas) es que he aprendido a disfrutar de lo que tengo, se vive mejor :) Ahora estoy intentando indagar posibilidades rehabilitadoras, ya veremos.

      Gracias Marie!

      Eliminar
  45. Querida Ana,
    Me permito ya tratarte con ese afecto .
    Tras leer tu reseña de Winterton ,igual de fascinante que el libro( que no tengo palabras para describir TODO lo que me hizo sentir ahora mismo) te has quedado alojada en un hueco de mis inagotables ansias por leer esas delicias que cuentas y busco o que simplemente se cruzan en mi vida de una u otra forma para mimarme o alterar mi ánimo.
    Así he llegado a esta entrada y solo para decirte que mi padre hace años a raiz de un resfriado perdió el olfato y estuvo una eternidad sin oler nada pero que ahora...hace menos tiempo del sufrido ha vuelto a oler. Comenta que con menos intensidad o quizá olores más fuertes pero quizá es un canto a la esperanza. Ojalá te pase como a él....aunque tardes 10 años o algo más en recuperarte. Un abrazo eterno.
    Susanna.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Susanna: Permiso concedido (por parte y parte) :)
      Me alegro que La niña del faro fuera tan especial para ti. No a todo el mundo le ha llegado igual, pero a quien lo ha hecho sé que lo ha hecho de forma especial.
      Muchas gracias por las palabras que me dedicas, comentarios así son los que hacen que este blog tenga sentido. Qué digo, hasta hacen que yo misma tenga sentido :D Aunque el mérito está en los libros, por ahí no me engaño, libros maravillosos que tocan fibras que necesitan ser acariciadas, meneadas, despertadas, agitadas...
      Y muchas gracias también por lo que me cuentas de tu padre. No sé el tiempo que habrá estado él sin olfato (yo llevo bastante años), pero justo ahora que he decidido luchar por recuperarlo me viene muy bien saber que no es una esperanza sin fundamento. Supongo que si algún día consiguiera recuperarlo no sería al cien por cien (porque además la edad también va haciendo lo suyo, jejeje). Pero me conformo con poco, no me importa que sea menos intensidad. Pero que sea.
      Un abrazo agradecido Susanna.

      Eliminar
  46. Quedo agradecida por tu respuesta.
    Es un detalle inigualable que te tomes la molestia y el.trabajo de respondernos a todas y más con esa- tu manera de escribir tan cercana y cálida- ya solo por eso tu blog, tú misma como dices tenéis sentido.
    Pd: A mi padre le volvió de golpe,igual que le marchó...ya intentaré indagar cuánto tiempo pasó entre una y otra.
    Mientras seguiré leyéndote y disfrutando. Cuídate !!
    Susanna

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque no lo creas, querida Susanna, el detalle es que la gente se pase por aquí y me lea y comente. ¿Cómo no iba a responder?, es una forma de dar las gracias, además de hacer lo que más nos gusta: hablar de libros y lecturas, me gusta sentir que el blog es algo vivo, en doble dirección (o múltiple) y no sólo de aquí hacia fuera.
      No veas los ánimos que me ha dado lo de tu padre :)
      Gracias por estar ahí. Un abrazo!

      Eliminar
  47. Vaya Ana , lo siento. De privado a privado (soy sordo de uno y medio de otro) te diría que tiene sus ventajas pero tras leerte tienes razón , no las hay . No al menos para cubrir las pérdidas. Quiero mandarte un abrazo , no sé si sigues por aquí de todos modos quiero hacerlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La primera reacción de todo el mundo, cuando se enteran de que he perdido el olfato, es buscarle "el lado bueno". Y no lo hay. No es una pérdida dramática, trágica, pero sí es dolorosa, tan vinculado que está el olfato con los recuerdos, con lo que disfrutas (un paisaje, un sabor, una persona, un libro... tantas cosas). Sigo por aquí, siguiéndote la pista. Y si además hay que recoger abrazos ni te cuento :)

      Otro abrazo desde aquí

      Eliminar
  48. Hola Ana, gracias por compartir tu experiencia.Tengo anosmia desde hace 4 meses y esta siendo muy duro para mi.He leido que en la clinica Ruber de Madrid hay una terapia para recuperarlo, que en algunos casos, si recuperan hasta el 80 por ciento.
    Esperare un tiempo y si no acudire a ver si puedo recuperar algo.Yo tenia olfato muy desarrollado y ahora nada de nada, para mi es vivir a medias.Lo defines tan bien que sobran las palabras.
    Te mando un saludo y enhorabuena por tu blog,te acabo de descubrir y voy a seguirte.
    Un saludo
    Eva

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eva. ¿A que se debe tu anosmia? En mi caso no ha habido una causa a la que "culpar" (un golpe, alergia, etc...). Llevo años sin olfato y aun me resulta molesto y doloroso. Pero te digo que hay salidas... Ponte en contacto conmigo (blasfuemia@gmail.com) y te cuento. Con terapia se puede recuperar mucho olfato, en mi caso de momento no funciona por circunstancias personales que me han hecho dejar la terapia a medias. Escribeme y te cuento.

      Y no esperes! :)

      Un abrazo

      Eliminar

SI HAS LEÍDO LA ENTRADA TE AGRADEZCO EL COMENTARIO. SI NO LA HAS LEÍDO TE AGRADEZCO LA VISITA