lunes, 9 de marzo de 2015

Mis amigos (Emmanuel Bove)



Título original: Mes amis
Traductor: Manuel Arranz Lázaro
Páginas: 152
Publicación: 1924 (2003)
Editorial: Pre-Textos
ISBN: 9788481915501
Sinopsis: Con unas pocas pinceladas de genialidad, Emmanuel Bove nos presenta a Batôn, herido de guerra que recorre el París de principios del s. XX, y a "sus amigos", aquellos que su imaginación ansía y proyecta en todo aquel que se cruza en su camino, pero cuya felicidad constituye, a la vez, la mayor de las ofensas. La búsqueda del alienado Batôn, abocada al fracaso, resulta sin embargo cercana y reconocible. Una novela por descubrir que será particularmente apreciada por los solitarios y los perplejos.

Me resulta curioso mirar atrás y ver mi recorrido lector durante los últimos años. Es como si viera una senda por la que he caminado y veo imágenes no sólo de lo leído, también de lo vivido. Nadie como yo misma sabe bien cuántas historias hay detrás de los libros que aquí he comentado y de las blasfuemiadas deslizadas entre libro y libro. ¿Cómo iba a abandonar este blog que es… mi cuarto propio? Una campana bajo la cual me muestro a la vez que me escondo. Una cosa y la contraria. O sea, yo.

En este momento elegir lecturas no era tarea fácil para mí. El por qué escogí Mis amigos es un misterio. Estaba ahí y eso ya cuenta. Necesitaba coger ritmo lector, no abandonar una actividad que me acompaña desde siempre y que me ha dado tanto. He tenido momentos de bajón lector, pero nunca me había pasado como hasta ahora, que mis vivencias inhabilitaran de esta manera mi capacidad de leer. Sabía que si conseguía seguir leyendo recuperaría algo absolutamente valioso en mi vida, pero también que sería un paso necesario para rescatarme a mí misma.

Y sin embargo, escogí un libro que en principio no parecía sanador (no lo es). Pero que en la sinopsis pusiera que es una novela que será apreciada por solitarios y perplejos me dio el empujón. Porque si algo estoy en estos momentos es perpleja. También solitaria, pero más como una elección puntual en este proceso de curarme que como una realidad. Así que fue por el lado de la perplejidad que quise saber qué me iba a contar Emmanuel Bove, concretamente el personaje protagonista, Batôn.

A cambio de un poco de afecto, compartiría todo lo que poseo: el dinero de mi pensión, mi cama. Sería muy cariñoso con la persona que me ofreciera su amistad. No la contradiría nunca. Sus deseos serían los míos. Como un perro la seguiría a todas partes. No tendría más que decir una gracia, y yo me reiría; cuando estuviera triste yo lloraría con ella.

Lo cierto es que al empezar a leer Batôn no me caía bien. No me inspiraba lástima, sino rechazo (el mismo que termina provocando en los que intenta que sean sus amigos). Pocas cosas hay más patéticas, dramáticas y turbadoras que mendigar afecto. Creía haberme equivocado de libro, no iba a ser este el que me metiera en vereda otra vez. Pero de repente… clic.

Todos sabemos que no son sólo los libros, sino cómo los leemos. Yo empecé a leer Mis amigos malamente, desde un plano inadecuado. Y era como que no. Pero de repente lo vi: tenía que ver a Batôn no como un personaje real, con el que me pudiera identificar, sino como una especie de compendio, de caricatura, de esperpento, de pantomima, una representación. Alguien que contiene todos los matices, absolutamente todos, de la paradójica sociedad en la que vivimos: ¿por qué hay tanta gente sola?. Sí, claro, nos juntamos. Unos al lado de los otros. Pero nuestra campana, bajo la que nos cobijamos, permanece intacta. De soledad, del deseo de no ser solos (digo ser, no estar), de incomunicación, de matices, de errores, de interpretaciones, de gestos, de necesidades… De todo eso va este libro. Pero de una forma peculiar.

Para ello, Bove no trata de contarnos una historia, sino de mostrarnos algo a través del cómo. Es decir, no hay un hilo conductor, una trama con inicio, nudo y desenlace. Es un tapiz, nos muestra varias imágenes, un espejo, traza un esperpento sarcástico para dar cabida a todas las tonalidades (grises) en un personaje grotesco, en momentos, en anécdotas y situaciones aparentemente fragmentadas… Y ¡alehop!, el débil y patético Batôn termina por mostrarnos nuestras propias miserias. Me encanta, qué le voy a hacer. En el cómo Bove también pone en marcha el juego sensorial, todos los sentidos en alerta gracias a la capacidad del autor para describir la realidad exterior con mínima pero contundente precisión, mientras parodia la interior. Percepciones en funcionamiento, que solemos ignorar pero que forman parte del paisaje, matizan y complementan la forma en que miramos y vivimos.

Una lectura atípica, como lo es la soledad y todo lo que la rodea. Sí, sí, la soledad es atípica. Cuántas cosas se hacen buscando no estar ni ser solos. La búsqueda de Batôn es patética, enternecedora, muy turbadora, contradictoria, pero es lo que todos buscamos: amigos, amor. Compañía. Sobre todo… encontrarnos. Y sin embargo en esa búsqueda hay tantos gestos equivocados, tantas interpretaciones erróneas, tantos malos entendidos, tanta desesperanza que me pregunto, una y mil veces ¿por qué lo hacemos tan difícil? Porque no somos fáciles. Bove nos da algunas respuestas, cada cual que encuentre la suya. Yo tengo varias.

Algunos hombres fuertes no están solos en la soledad, pero yo, que soy débil, estoy solo cuando no tengo amigos.

Un libro que me ha hecho reflexionar mucho y que, sin ser un libro en el que me haya encontrado, sí que he detectado alguna que otra clave. He aprendido y eso me lleva de nuevo a lo que aprecio y valoro: seguir leyendo. Además este libro tiene otra cualidad: es diferente, sorprende, esconde más de lo que muestra y sin embargo lo que esconde termina por pasar a un primer plano de forma tan imperceptible como contundente.

No es un libro para cualquier momento ni siquiera para cualquier lector. Pero cada cual sabe qué libro, cuándo y qué busca en las lecturas. Yo lo que leo, lo cuento. Y he leído, y contado, Mis amigos, de Emmanuel Bove. Y sigo leyendo ¿qué más puedo decir?

87 comentarios:

  1. Cierto, no solo son los libros sino cómo los leemos. No solo es el libro sino que es el lector y el libro, los dos juntos. Eso sí, me has dejado intrigada porque te aseguro que cuando el prota de una historia no me cae bien, y más en una historia "de interior" como es esta, suelo abandonar la lectura. Pues eso, que me intriga ese "clic". Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los libros ponen mucho, qué duda cabe... pero la parte que pone el lector, más allá de dejar transcurrir la mirada por las palabras escritas, hace muy mucho. Un buen libro provoca ese cómo. Un buen escritor, vaya. A mí el personaje no es que me cayera mal, es que es un poco bufonesco, me irritaba. Pero es una herramienta del autor, cuando me coloqué en el plano adecuado para leer ya todo fluyó mejor.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Huy, pues me has dejado con ganas de leerlo. Voy a probar. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un libro rarito, eh, que no se diga que no vas avisada ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Pues yo este libro no lo conocía pero por lo que nos has contado, creo que no encaja mucho con mis lecturas, al menos en este momento, más adelante nunca se sabe porque como bien dices hay libros para cada etapa. De todas formas me alegra que te haya servido para seguir adelante con la lectura y también para que te animes a compartirlo con nosotros
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La editorial Pre-Textos tiene buenos libros, no comúnes, o sea de los que me gustan :) Nunca se sabe, es verdad, yo he leído de todo en mi vida y seguramente seguiré haciéndolo, pero es verdad que desde hace tiempo estoy por un tipo de lecturas muy concreto (aunque amplio) y que sólo de vez en cuando me dejo llevar por otro tipo de lecturas. Sirvió, sí (yupi!)

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Ahora mismo lo descarto pero nunca se sabe.

    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca se sabe, Tabuyo. Y esa frase vale para todo ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Baches de esos los pasamos todos y el que no que los espere. Pero de todo se sale más o menos rápido. A ver, si ese Baton estuviera enredado en una trama interesante ya habría salido corriendo a por él (no sería la primera vez que una reseña tuya me hiciera eso) pero solo por mirarle las entrañas al hombre, no, porque no es el momento, lo veo pesimista. Ya veremos más adelante.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo bache como este en la vida, de verdad. Bache lector sí, pero lo que me ha pasado esta vez ha sido tan diferente a todo... (ya hablo en pasado, será buena señal). Rápido no ha sido, tampoco tenía prisa. Tiempo es lo que tengo. Creo que me voy a alegrar de no haberte hecho ir corriendo, no es un libro que creo disfrutaras, aunque literariamente lo apreciaras. Pesimista es. Más adelante ¿quién sabe?

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Dichosos los ojos que te leen! Ya por fin, sabes que te hemos echado dem menos, tus ausencias, las mías, una laguna que vamos a secar. De Emmanuel Bove he leído algo, no recuerdo ahora mismo qué, mis lapsus de memoria espontánea son terribles, cuando termine el comentario ya me habré acordado. El libro, pues espero que me salve de la sequía francófona en la que vivo, no encuentro ni uno en francés que me guste.

    Y sí, somos lo que leemos y como lo leemos, es por eso que me gustan ciertos blogs. Periodos difíciles, haberlo, haylos, existen, son lo peor, yo mismo estoy en uno, ya dura demasiado pero un día me levanté y decidí que no podría conmigo!!! Un placer volver a leerte y un beso del presi feliz :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yossi.... :) Yo también os he echado de menos. Tus ausencias, las mías... estoy de acuerdo, sequemos la la laguna.
      Es la primera vez que leo a Bove, un autor curioso, no descarto leer más, aunque no ahora, me urgen otros autores (¡estoy con Winterson otra vez!).
      Ay, los períodos difíciles. Este está siendo (vuelvo a hablar en presente) largo, profundo. Pero las cosas suceden por algo. Y por ahí, aprendemos. Cuando quieras nos tomamos un algo y lo debatimos ;)
      Un placer verte siempre, presi. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  7. Lo bonito es conseguir volver a leer, encontrar la motivación, o el título, o lo que sea necesario para retomar una actividad que para nosotras es balsámica ¿verdad? Muchas veces nos rescata de ése bache quien menos nos esperamos, puede que hasta un personaje algo repelente como este. Yo tuve el peor de mi vida hace años y lo intenté con todo lo fácil, desde Ken Follet hasta King. Y terminé saliendo de él con una lectura bastante deprimente. Nunca nos conocemos lo bastante.
    Besos grandes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con lo que me ha costado, Mara, estoy que toco palmas con las orejas por volver a leer. Significa mucho para mí, más aún por el momento. Lo necesitaba, y verme en la senda de nuevo me confirma cuánto necesito de los libros (y de contarlo). Es verdad, no es un libro que hubiera apostado por ser de los que me empujara a seguir leyendo, los libros vienen así, por esos extraños caminos. Ni siquiera es un libro que vaya a incluir en mis joyas, aunque tiene una calidad inusitada y sorprendente. Ni me ha impactado de forma sísmica. Pero ha hecho que siga leyendo, me ha enseñado cosas, me ha producido curiosidad, me he divertido (en cierta forma) leyéndolo, me alejó de otras cosas, me acercó a otras... Hace tiempo yo también lo hubiera intentado con autores fáciles, sí, tipo King o así. Pero oye, que es que los libros eligen ellos (aunque nos hagan pensar que somos nosotros).
      Nunca nos conocemos lo bastante. Me encanta, estoy por poner la frase en mi estado del whatsapp :) (que viene siendo un circo en los últimos meses, por cierto).

      Un abrazo

      Eliminar
  8. Hola, me dejas intrigada con este libro; tengo la impresión de que impacta de forma distinta en cada lector y me gustaría saber qué pasa conmigo :) Lo llevaré a la lista interminable, gracias por la reseña.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un libro intrigante, por lo curioso que es, no porque haya intriga en su contenido. No es impactante, no al menos de la forma que me impactan a mí los libros, pero tiene muchas y buenas cualidades, diferencias de esas que a mí me admiran.
      Gracias a ti. Un abrazo

      Eliminar
  9. Hola de nuevo. Esta vez has tardado menos, veo que poco a poco te vas incorporando al pulso lector... En principio no estoy en el momento de leer esta novela tan espesa (o a mi me lo parece), el momento lector es importante, como bien dices... Estoy a punto de empezar el de Cercas, "El impostor", Cercas me gusta y lo que escribe tambien, además me interesa indagar en este tema de la impostura,
    Un re-abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, eres observadora (ya lo sabía). He tardado menos. Porque voy volviendo a leer, recupero pulso y latido ;) No es una novela espesa, no, por ahí no la temas, es distinta, eso sí. Curiosamente hoy me he hecho con El impostor de Cercas. Otra cosa es cuando lo vaya a leer, fíjate que llevaba tiempo sin adquirir libros y hace unos días he ido comprando alguno (poco), y aún así miro mis estanterías y tengo muchísimo por leer. No sé si agobiarme o alegrarme ;)
      El tema de la impostura también me interesa...

      Un abrazo

      Eliminar
    2. “Un hilo rojo invisible conecta a aquellos que están destinados a encontrarse, a pesar del tiempo, del lugar, a pesar de las circunstancias, el hilo puede trenzarse o enredarse, pero nunca podrá romperse”

      Qué coincidencia!! El de Jenn Diaz no me ha gustado nada, pero este de Cercas promete, me interesan sobre todo sus reflexiones... Leemos pero tambien nos leemos.
      Hasta pronto!

      Eliminar
    3. Me ha dado un vuelco al estómago la cita que pones, porque hace poco la he utilizado yo también. Bueno, da igual. Las coincidencias no existen. O si existen es por algo. Está claro. Y últimamente aunque ande jodidilla con cosas que pasan lo cierto es que cada vez lo veo todo con más claridad, así que ando con una mezcla de fortaleza y tristeza muy curiosa... El de Jenn Diaz he visto de todo, pero más bien un "no" entre quienes suelo coincidir en gustos lectores. Ya veré.
      Nos leemos, nos leemos. ¡Y leemos!
      Un abrazo

      Eliminar
  10. Hola, Ana.
    Me alegra mucho ver que has puesto todo tu ser en intentar encontrar lo que habías perdido, las ansias por la lectura. Te entiendo perfectamente, pero creo que yo no hubiera buscado ese empujoncillo con este libro, pero para gustos los colores :D
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo mi ser necesitaba dos cosas: ser (por un lado) y recuperar la lectura. Mi vida sin leer es... muy rara. Ha sido raro, no te creas, no es un libro en que buscara el empujoncillo ese, pero... nunca se sabe.

      Un abrazo

      Eliminar
  11. Uff, requiere su momento, y uno bastante especial, creo.
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Requiere su momento, pero no tanto por el libro. A ver como lo explico. Tienes que estar interesada en cierto tipo de libros, de esos que pasan más desapercibidos, literariamente... raros, distintos. Personalmente no es un libro que "toque", o al menos no lo ha hecho en mi caso de esa forma.

      Un abrazo

      Eliminar
  12. Plas, plas, plas. Bravo por el libro, por el momento en que lo elegiste y por ese "clic" que te ha reconciliado con la lectura. Qué bien Ana. No me llama demasiado, pero coincido en muchas de tus reflexiones acerca de la soledad. Me alegra que te haya gustado y te haya servido.
    Un fuerte beso, titiritera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sirvió, Izaskun. Y ha sido tan sorprendente que en realidad me ha dejado como estaba al principio: perpleja. Pero con otro tipo de perplejidad. En cualquier caso, loado sea, que me ha invitado a seguir leyendo sin que entre lectura y lectura pasen días y días y días y vidas y de todo...

      Un abrazo!

      Eliminar
  13. Primero de todo, qué bien que estés aquí para contarnos lo que lees ;) No conocía esta publicación, y va directa a mi listaza de pendientes, en primeras posiciones. Suena tan fin de la noche... Oh, tengo que leerlo :) Como gran defensora de Oblomov y otros papanatas literarios, no me puedo perder a Batôn. Siempre me digo que solamente deseamos la soledad cuando sabemos que va a ser fácil abandonarla porque podemos llamar a alguien, quedar con nuestros amigos, reunirnos con la familia, etc. Somos animales sociales. Y por eso, no me gusta ver que alguien se sienta solo, aunque luego te encuentras con gente solitaria que, uff, es muy difícil de acompañar en esta vida. O no se dejan. O al final tu cuerpo reacciona en su contra.

    ¡Un besote y un achuchón virtual!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Blogger me la acaba de liar... Bueno, te decía, lo primero gracias... Yo también me alegro de estar aquí y contar(me). Este es un libro raro, de los que a mí me gustan, esos escondidos en pequeñas (pero tan grandes) editoriales. Es un libro con muchas tonalidades, pero todas grises, eso es verdad. Oblomov... no puedo decir mucho, me espera desde hace tiempo, ya caerá (le tengo ganas). No puedo estar más de acuerdo contigo, deseamos y buscamos la soledad cuando en verdad sabemos que no estamos solos. Cuando se está, la soledad cruje bastante. No creo que nadie desee estar solo todo el tiempo, hasta el más anacoreta en algún momento de su vida desearía un abrazo. Yo lo tengo claro, disfruto de la soledad cuando la busco, tiendo a ser introspectiva, pero también extrovertida, me caben ambos extremos :) Cierto que hay gente solitaria difícil de llevar... Batôn lo es, sin duda, a mí me costaría un mundo llevarme con él, un ratito tal vez, pero... Quién sabe, sí que somos animales sociales, pero también imprevisibles. Un mundo (maravilloso, por otro lado).

      Un abrazo

      Eliminar
  14. Nunca busco en la lectura respuestas, tampoco encontrarme entre las palabras, eso no quiere decir que algunas veces me encuentre y se crucen algunas respuestas. Lo que me interesa de la lectura es hacerme preguntas y quizás sea eso lo que me lleva a hacer lecturas más distanciadas que las que tú haces, por cierto, siempre bellas porque te abres en canal para recibir la lluvia de letras.

    Lo que cuentas de esta novela me atrae. La perplejidad me acompaña desde siempre y la soledad nunca me ha desagradado, al contrario. Me cuesta ser sociable (lo que se entiende como tal).

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me has dejado pensativa (me gusta). Aunque busco respuestas cuando leo debería matizar mucho esta afirmación, porque las respuestas al final están dentro de mi, quizás sería más preciso decir que las lecturas a veces me hacen encontrar lo que tengo ya dentro, le ponen luz por decirlo de alguna forma. Por supuesto que también lo que me hace reflexionar, las preguntas, es algo que también busco, algo que me inquiete, me interrogue, me "amplie", por decirlo de alguna forma. Muchas cosas en verdad. Soy de distancias cortas, qué se le va a hacer, así concibo la vida y las relaciones, con poco espacio a engaños, mentiras y otras zarandajas. Que es que sólo se vive una vez... Abrirse en canal tiene sus riesgos, pero como todo, también su lado amable y reconfortante. Tampoco tengo nada que ocultar, supongo que por eso no utilizo red...
      La perplejidad es una virtud... ¿verdad?, la capacidad de sorprenderse... Malo será que ya nada nos sorprenda...

      Un abrazo

      Eliminar
  15. Ay, me ha encantado esa primera cita que has puesto. Por la portada parecía un libro "antiguo y aburrido", pero he salido de tu reseña con ganas de probar. Me gusta la temática, y (creo) me da igual que esté exagerada. Qué bien que vuelvas poco a poco a la normalidad (si es que eso existe). ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a mí esa primera cita me resulta inquietante. Triste en verdad... La estética de esta editorial es así, con sabor a libro antiguo. Aburrido no lo es. Pero no porque sea divertido, eh, sino porque no aburre. Está deliberadamente exagerada la temática, o más bien el perfil del protagonista, pero cumple su objetivo. A la normalidad no vuelvo ni atada, me aburre mucho :) Vuelvo, eso sí ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  16. Por bajones lectores siempre se pasa Lo importante es encontrar ese libro que haga reaccionar de nuevo a tu cerebro y vuelva a disfrutar con la lectura. Y parece que lo has encontrado. A veces es el menos esperado, ¿verdad? Ni esos autores que tenemos como seguros nos animan y de repente, un libro al que en los buenos momentos no nos hubiéramos acercado, nos despierta de nuestro letargo lector.
    El libro no lo conocía, y me has dejado con curiosidad. Creo qeu es un libro con infinidad de lecturas. Si lo veo en la biblio, se viene conmigo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bajones lectores siempre he tenido, y alguno aquí también lo he contado. Esto ha sido algo distinto, que sí que nunca me había pasado, pero también porque lo que me pasa últimamente tampoco me había pasado nunca. En fin, etapas. Vida, al fin. El caso es que vuelvo a la lectura, y vuelvo como sé y como soy, que es lo que me preocupaba que no sucediera. Ha sido con un libro inesperado, incluso después de haberlo leído, pero ha sabido mantener el interés, el gusto por la lectura, aunque no sea un libro que personalmente me impactara o conmoviera.
      Ya sabes de mi gusto por libros poco conocidos ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  17. No conocía éste libro, gracias por la reseña :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por pasarte y comentar.

      Un saludo

      Eliminar
  18. Tan importante es el libro en sí como el momento en que lo escoges. VAmos pasando diferentes etapas en las que nos apetece leer una cosa u otra. Yo ahora me decanto por libros que me entretengan prinicipalmente y si alguno de ellos me aporta algo más pues mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, libro y momento (adecuado) van de la mano, por eso nunca descarto relecturas de libros que no me han dejado huella. Libros que hoy nos "dicen" una cosa o nada mañana nos dicen otra cosa o nos lo dicen todo, por eso es importante el cómo leemos y no tirar a la hoguera ningún libro (a la hoguera o a las gallinas) :) Tuve esa etapa (varias incluso) de buscar libros que me divirtieran, sin más, que me hicieran pasar el rato. Libros de "usar y tirar". De hecho son lecturas que sigo haciendo de cuando en cuando. Pero llevo muchos años leyendo, toda la vida, y ahora pido más :) Me he vuelto exigente...

      Un abrazo

      Eliminar
  19. No tengo claro que el libro me vaya a encajar ahora, lo que sí que veo con claridad es que el momento escogido para las lecturas puede ser determinante. En ese sentido me alegro mucho de que te haya permitido enderezar un poco la ruta o al menos disfrutarlo. Aprender es una ganancia inmensa. Cómo leemos es la mejor parte :)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad es un libro que se lee con distancia, quizás por eso me vino bien. Yo que sé... El momento influye y mucho, no hubiera apostado por este libro como el que me metiera en vereda (los previos que he comentado me han gustado muchísimo más, o mejor dicho: me han llegado mucho más), pero por la razón que sea (que en verdad no la sé) ha hecho que no bajara otra vez las manos respecto a las lecturas. Cómo leemos es lo mejor, siempre lo ha sido ¿verdad? (aunque nos digan rarunas) :P
      Un abrazo

      Eliminar
  20. Buenos días Ana, ante todo debo decirte que leo hace un año tu blog con muchísimo interés, pero lo cierto es que no he participado hasta hoy con mis comentarios. Recuerdo aquella entrada entrañable en la que explicabas la historia de tu Blas , y otras entradas hermosísimas que has escrito. Me pareció generoso que compartieses de esa forma tu historia personal.

    Hoy me decido a escribirte porque en tus últimos posts me gas conmovido mucho, yo también he sufrido baches personales muy grandes, que han hecho que no pudiera leer. En mi caso, sé que la falta de concentración y motivación lectora es un síntoma de ansiedad y depresión. Y lo peor es sentir que tu mejor compañía, que es el libro, no llega a ti.
    Ahora cada vez que noto que no leo, me esfuerzo por nunca dejarlo. Sé que ellos son un bálsamo para mis emociones.
    Estoy muy pero que muy conmovida por cómo nos has contado tu sentir en estos días. Sólo por eso mereces mi abrazo personal por haberlo superado como mejor sabemos: leer y contarlo.

    Muchas gracias y abrazos para ti Ana. Sigue adelante

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, Marissa... Me has dejado sin palabras. Y no es fácil dejarme sin palabras (escritas, de las otras sí que es más fácil). Gracias ante todo, siempre me emociona cuando algunas de las personas que estáis ahí, en silencio, me decís algo. Siempre he dicho que los que estáis ahí, que no comentáis, tenéis mucha fuerza en este blog. No me preguntes porqué, pero lo sé, siempre ha sido así, siempre me ha llegado así.
      No es generosidad, es egoismo Marissa. Porque al fin que alguien venga después y me comente algo como lo que tú acabas de decir es... precioso. Y es algo que recibo. Luego no es generosidad porque lo que das siempre vuelve. Nada se pierde cuando se da. Jamás.
      Baches lectores he tenido, como todos, momentos en los que parece que ningún libro se cae de la estantería para ser leído, que no encuentras el tiempo, el espacio... Pero esta vez ha sido diferente. Muy diferente. Eso me agobiaba más, porque por otro lado necesito de este blog (ves?... egoismo) y si no leo, no puedo contar(me)... Además leer siempre es balsámico, y en mi caso leer va de la mano de escribir, todo forma parte de quien y cómo soy.
      No ha sido casual que empiece a ver luz (y mira que la vida me lo está poniendo jodidillo) justo cuando retomo el hábito de leer. No sé qué ha sido primero, posiblemente ha ido todo de la mano.
      No concibo desde hace muchísimo tiempo este blog de otra forma que como lo hago. Sé que no es una forma habitual de comentar lecturas. Sé que en verdad es necesario un filtro para leerme. Es un blog absolutamente personal, aunque hable de libros y lecturas (y blasfuemiadas). Quien pase por aquí y se quede sabe que no es sólo un blog de libros.
      Yo estoy muy agradecida (pero muchísimo) por las personas que estáis por aquí, comentéis o no, porque a mí eso me da mucho, muchísimo.
      Muchas gracias a ti Marissa, comentarios como el tuyo son los que hace que este blog tenga sentido y que no lo abandone. Comentarios y abrazos :)
      Un fuerte abrazo para ti. Sigamos leyendo (y contándolo)

      Eliminar
  21. Hola Ana, la verdad es que ya te echaba de menos, y me has hecho reflexionar mucho con tu entrada de hoy y con los comentarios que he ido leyendo. Es tu entrada y tu blog, y no voy a contar mis problemas aquí, pero solo decirte que ahora mismo estoy pasando también por un bache, del que intento salir poco a poco, pero la lectura siempre me ha ayudado a desconectar y a olvidarme de otras cosas mientras me sumerjo en sus páginas, puede ser una manera de no pensar en los problemas durante un rato, y en eso, la lectura siempre ha sido mi mejor compañera. Aunque no todos los libros son para todo el mundo ni para todos los momentos, las percepciones varían según el estado de ánimo de cada uno.
    Bueno, no me enrollo más, solo quería decirte que me alegro mucho de tenerte de vuelta por aquí (echaba de menos los libros en los que no solemos coincidir, jajajja).
    Un beso muy fuerte y muchos ánimos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Laura. Siento lo de tu bache. Tengo claro que el tiempo es la mejor medicina para todo. Cicatrices pueden quedar, o no, pero el tiempo es tremendamente "sanador". Leer siempre ayuda, pero a mí me ha costado mucho, muchísimo, supongo que porque en verdad tenía que recolocar cosas que sólo podía hacer yo, trazar líneas, iniciar caminos, dejar cosas atrás, buscar luz... En fin, mucha tarea. De hecho en ello estoy. Pero el tiempo me ha dado una mirada clara y sobre todo, saber que quien soy y lo que soy sigue sin una mancha. Para mí es muy importante sentir que no me he traicionado a mí, ni a nadie, ni a nada. Y como hasta ahora es así, puedo seguir camino. Y puedo seguir leyendo, y puedo seguir haciéndolo como siempre, con mis visceras ;)
      Me ha hecho gracia eso de que echabas de menos los libros en los que no coincidimos, hay que ver lo fieles que nos somos ;)

      Un abrazo fuerte para ti Laura

      Eliminar
  22. ¡Qué bien Ana! Otra vez puntual a tu cita. Esto me sabe a una normalidad que ansiaba recuperar, sin prisa pero sin pausa. Ana, una cosa y la contraria, de otro modo sería muy aburrido. Además, esa eres tú y eso es lo que me gusta.
    Me resulta tentadora tu nueva propuesta, esos libros que hacen esa necesaria aunque incómoda función de espejo. No nos gusta que nos devuelvan la imagen más amarga y grotesca de nosotros mismos, pero hay que aprender a mirar, lo bueno y lo malo, hay que ser capaces de reconocerse para así poder mejorar en caso de que fuese necesario. Esto se une al hecho de que has pronunciado las palabras mágicas, un libro que esconde más de lo que muestra, que atractivo más irresistible. Qué tendrá aquello que más que enseñar, sugiere; que más que revelar, insinúa... En fin, ahí lo dejo.
    Un abrazo, Ana, mi catadora de libros particular, mía y compartida, una cosa y la contraria... ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) Sonrío. Curioso que hables hoy de normalidad, cuando casi te hago salir corriendo a por otro libro de Winterson :) Será una señal. Puede que lo sea. Una cosa y la contraria, sí, que no se diga que soy aburrida. Aunque a veces me gustaria, no te creas.
      Me gusta también los libros que sugieren, eso lo hace muy bien con el que estoy, más que este. Palabras mágicas... je. Cuidadín con ellas ;)
      Tuya y compartida, soy multi ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  23. Ana, creo que no tengo ganas de conocer a Bâton. Si quiere mendigar afecto que lo mendigue, pero creo que no sólo es patético sino la vía equivocada para encontrarse con los otros. Mi lema es dar y recibir sin esperar nada a cambio. Es sorprendente la poca gente que existe capaz de compartir sin invadir. Bueno, se me está yendo la olla. Ahora, si leo algo así con un personaje como éste, yo sí que le cogería manía porque mi empatía me llevaría a deprimirme con su historia y al mismo tiempo me cabrearía con él. Y todo esto son suposiciones, pues quizás todo esto no tiene que ver con él, el escritor o el libro. Resumiendo, como has puntualizado antes, el momento lector influye en nuestra percepción lectora. A mí me ha pasado. Vaya rollo he largado y que bien me he quedado. Jajajaja.
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajja, yo tampoco tengo ganas de conocer a Bâton, la verdad :) A ver, como persona real me refiero. Es más, espero que no haya personas así, es triste. Mendigar afecto es lo peorrrrr :) Estoy de acuerdo con tu lema y lo comparto. No sólo hay poca gente capaz de compartir sin invadir, es que hay hasta poca gente capaz de compartir. Yo soy muy de espacios personales, así que te entiendo bien. Nada de ida de olla, me gusta ;) No empatizas con el personaje, desde luego, pero interesa lo que Bove cuenta y cómo, el planteamiento, la lectura que se hace de la lectura...
      Me alegro que te hayas quedado bien (yo me he quedado leyéndote), así que cuando quieras soltar rollo o lastres ya sabes, aquí es un buen lugar ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  24. La portada y el título me gustan mucho. Lo que cuentas de lo que nos vamos a encontrar dentro me gusta más, me interesa verme reflejado en las lecturas. Tomo nota porque creo que voy a disfrutar mucho esta lectura.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En verdad espero que no te veas reflejado! Pero sí que sea una lectura que lleve a reflexiones.

      Un abrazo Enzo

      Eliminar
  25. Creo firmemente en el poder curativo, paliativo y consolador de la lectura y claro, no todas las medicinas son iguales ni sirven para curar las mismas cosas. Me alegra que hayas encontrado una adecuada a tu necesidad, porque no siempre es fácil dar con ella, soobre todo si cuesta ponerse con ello.

    Desde luego Mis amigos no parece una lectura para cualquiera ni para pasar un rato ligero. Ahora mismo no me atrae mucho. Creo que estoy en un tiempo en el que no quiero que me hagan reflexionar mucho, necesito más bien digestiones ligeras.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también creo! :) A veces me tienta estar todo el tiempo haciendo símiles entre libros y personas (creo que lo hice en la entrada de Stoner), pero voy a echar el freno... Tampoco todas las medicinas son igual de curativas en todo momento... Encontré el que me hizo seguir, sí, quizás precisamente porque es una lectura que me alejaba de lo que contaba, qué curioso...

      Hay muchos libros, Jara. Y los tuyos están ahí esperándote ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  26. Ha sido una reseña preciosa, personalmente me ha dado curiosidad la novela que nos traes, pero me quedo con tus reflexiones. Es maravilloso el poder de la literatura :)
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Minea, aquí siempre va el dos por uno: libro y reflexiones ;) La literatura es maravillosa, ojalá la gente no deje de leer nunca.

      Un abrazo

      Eliminar
  27. Ana, no sabes cómo te entiendo cuando hablas de ser rescatada por la lectura. Alguna vez he comentado que los libros me salvaron en un momento muy duro de mi vida y a día de hoy te puedo asegurar que lo siguen haciendo, sin duda no en la medida en la que lo necesitaba en aquel momento, pero sí son algo tan fundamental que va mucho más allá del entretenimiento que te proporcionan algunos, la reflexión que te proporcionan otros y cualesquiera otros motivos que todos tengamos para leer. En fin... que me enrollo y terminaré contando demasiado ;)
    Me ha encantado tu reseña y el libro por supuesto me lo llevo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no recuerdo ni un momento de mi vida que no esté unido a los libros. Hasta la mayoría de las personas que conocí y conozco están relacionadas con libros o con algún libro. Siempre me he rodeado de lectores aunque luego no hablemos de libros, qué curioso. Algo querrá decir eso. Es que los libros nunca fallan. Nunca. Oye, que me ha gustado que te enrolles (no has sido la única, algo se ha disparado con lo de los libros rescatadores y curativos...).
      Me ha encantado tu comentario. Un abrazo

      Eliminar
  28. Por eso que no es para cualquier lector ni para cualquiero momento, no tengo claro que sea para mí. Si ha servido para "retomar" en cierto modo la lectura, bendito sea. me gusta volverte a ver por aquí. Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En verdad si lo piensas ningún libro es para cualquier lector ni para cualquier momento... Y tú tendrás mucho entre qué elegir, de eso no tengo ni la menor duda. Más que para retomar, que lo empecé a hacer con el nadador de ahí abajo lo que hizo es que continuara, que volviera a leer seguido ..

      Un abrazo

      Eliminar
  29. Seguramente no fue por el libro sino por mi momento que a mi no me dio ni frío ni calor. La verdad que no empaticé demasiado con la historia ni con quien la protagonizaba y acabé leyéndolo a ratos muertos, con desgana...
    De hecho es mejor reseña que libro
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es un libro que conmueva, desde luego. La virtud de este libro para mí está en que me mantuvo en la dinámica de seguir leyendo, quizás precisamente porque me dio la distancia que necesitaba. No sé si me explico :)

      Un abrazo

      Eliminar
  30. No me parece un libro para estos momentos, Ana. Pero tampoco te lo parecía a ti, así que... veremos. Lo primero es ver dónde se puede hallar en este país, lo que no es poco.
    Con tu primer párrafo me has hecho recordar a Ale Sanz. 'A veces me elevo/ doy mil volteretas/ a veces me encierro/ tras puertas abiertas/ a veces te cuento por qué este silencio/ y es que a veces soy tuyo y a veces del viento.../ y a veces del tiempo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya digo, hizo que siguiera leyendo, no porque sea un gran libro, no porque lo que contaba fuera un espejo para mí, simplemente porque me mantenía en la lectura sin implicarme.
      Vaya telita la estrofa que me traes... :) (prefiero ser del viento)

      Un abrazo

      Eliminar
  31. Estoy de acuerdo: que un libro nos guste o no, disfrutemos de él o no, depende más de nosotros mismos muchas veces que del libro en sí. Siento tu parón lector, a mi me está pasando algo parecido y me resisto a ello.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nosotros y nuestros momementos. Ha sido diferente a un parón lector habitual, que baches ya he tenido. Ha sido diferente pero ya pasó ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  32. He leído muy pocos libros raros como este, así que por una parte tengo curiosidad, pero por otra no sé muy bien si me llegaría a gustar. Lo que si me gusta como siempre es tu reseña.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mío son los libros raros, jajaja, aunque hay muchos y más raros. La rareza en mi caso está no tanto en el contenido sino en libros poco conocidos. Gracias Abril.

      Un abrazo

      Eliminar
  33. Creo que los libros no nos muestran nada que no tengamos ya dentro de nosotrso mismos, sólo que a veces ni siquiera sabemos que está ahí. Doy mucha importancia a cómo me cuentan una historia. La sinopsis del libro ya me llama la atención y con tu reseña no me queda otra que apuntármelo.
    Me alegra que hayas recuperado el hábito lector que tanto te ha dado y seguro te seguirá dando.
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, los libros rescatan a veces cosas que tenemos dentro, bien dentro. Pero también a veces nos muestran cosas nuevas. Para mí el cómo es muy importante, me lleva de la mano al qué.
      Recuperada como lectora! :)

      Un abrazo

      Eliminar
  34. Hola!!!! no conocia este libro, y en un principio no me ha llamado la atencion, pero tras leerte me has convencido, asi que me lo apunto a mi lista de pendientes. Gracias por la reseña
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres fácil de convencer, Jaime ;) Gracias a ti por comentar.

      Un abrazo

      Eliminar
  35. ¡Ay! Ana, qué gran verdad; hay momentos en los que buscamos un determinado libro y solo nosotros sabemos porqué. No sé qué es por lo que estás pasando, pero si te había alejado de la lectura, era verdaderamente grave, así que me alegro infinito de que este libro te haya devuelto al buen camino. Algo tendrá el agua cuando la bendicen, así que apuntado queda, porque ese miedo a la soledad es algo por lo que todos pasamos. Abrazos fuertes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las lecturas son muy personales, lo tengo clarísimo. También es verdad que las palabras escritas tienen mucha fuerza, una gran capacidad de evocación.
      No sé si diría grave, Marisa, mejor no etiqueto. El caso es que he vuelto a leer, era necesario para mí, un paso más en el camino.

      Abrazos

      Eliminar
  36. Me encanta leerte porque siempre nos descubres nuevos autores, que yo, apunto en mi enorme lista de pendientes.
    No conocía el libro pero creo que encaja dentro de esas obras "raras" que me gusta leer de vez en cuando así que anotado queda.

    Gracias y un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que me gusta salirme de lo convencional en cuanto a lecturas, aunque no hay libro que no haya sido leido por alguien alguna vez. Si va a ser por obras raras aquí verás unas cuantas.

      Un abrazo y gracias a ti

      Eliminar
  37. Como me alegra volver a verte por aquí! Esos momentos de bache lector, por el motivo que sean, vienen y van, un poco como las olas, así que cualquier libro que sirva de balsa viene bien. No sé si éste es para mí, pero si me lo tropiezo, lo ojearé con atención. 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Tizire. Yo me alegro también de verme por aquí, por lo que significa para mí este rinconcito :) Ojalá hubiera sido un bache lector. O no, quita lo de "ojalá". Las cosas suceden por algo siempre.

      Un abrazo

      Eliminar
  38. Qué pasa aquí que blogger ahora no me notifica de tus entradas? El presi cabreado.....

    Al final me vais a salvar entre unos cuantos de toda esta sequía y desencuentros que tengo con la literatura escrita en francés, con todos esos intentos en vano de hacer que termina en nada, me lo llevo y sí, es importante el ángulo desde el que nos enfrentamos al libro, cómo lo leemos, depende del momento, de mil cosas, para que te voy a contar pero justo eso es lo que busco en mis blogs favoritos que se cuentan con los dedos de una mano y uno es el tuyo, hay cuatro más jajajja, el presi haciendo mates.... Me llevo el libro y me lo leo.

    Y ahora a lo que venía, deja el Nádás reposar un poco antes de embarcarte, merece mucho la pena pero es un libro traidor y mentiroso y como muchas obras maestras, tiene afición por tocar donde más duele. Déjame que lea Parallel stories y ya te digo qué tal. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí que me había avisado y he dicho lo mismo en los dos comentarios pero vamos, que venía por lo de Nádás. El presi en Babia

      Eliminar
    2. Me encantas :)

      Dejado el Nádas. No estoy para traiciones y mentiras precisamente, aunque ya voy avisada con el libro. Pero que me toquen donde me duele no me disgusta :P (si es en un libro). Te dejo leer y te dejo que me cuentes.

      Nos vemos en Babia (una zona preciosa de León). ¿Está traducido Parallel stories?. Me gusta el título.

      Un abrazo fuerte, presi

      Eliminar
  39. Hola Ana,
    Hace poco que te he descubierto pero me gustan tus opiniones y comentarios.
    He aprovechado para mencionarte con el Best Blog. Si te apetece puedes pasar a recogerlo por mi blog http://enrededandoconlasletras.blogspot.com.es/2015/03/reconocimientos.html
    Espero que te parezca bien.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Conxita. Muchas gracias por pasarte por aquí, estás en tu "casa" :) Voy ahora mismo al enlace que me pones ¡muchas gracias!

      Un abrazo

      Eliminar
  40. Me he sentido super identificada con lo de arrimarse a los libros para al final ser rescatada. Creo que no ha habido problema en mi vida en el que no me haya refugiado en un libro y que me haya hecho salir a flote o ayudarme a hacerlo. También tengo el firme convencimiento que hay libros que llegan a nosotros por alguna razón, haciéndonos evolucionar y ver distintas perspectivas. O incluso descubrir cosas de nosotros mismos que desconocíamos. Los libros son buenos amigos.
    El que reseñas hoy se viene conmigo
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez "rescatar" sea una palabra muy grande, pero que ponen su grano (o granazo) de arena, seguro que sí. Lo que está claro es que no me concibo a mí misma sin leer, y eso sí es rescatador, poder seguir leyendo. No puedo más que estar de acuerdo contigo: los libros llegan cuando tienen que llegar. Y siempre todo sucede por alguna razón, también que algún que otro libro se te cruce inesperadamente en el camino. Son fieles amigos y sobre todo jamás te mienten.

      Un abrazo

      Eliminar
  41. Te entiendo, en febrero pasé por una época en la que por determinadas circunstancias no me concentraba leyendo, pero la lectura siempre vuelve y acabas echando de menos embarcarte en algún libro. Me llevo apuntado el que reseñas. Para solitarios y perplejos, me ha gustado eso.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los libros siempre vuelven, es verdad. Supongo que por eso nos gustan (entre otras muchas cosas): son fieles. Que conste que este libro tampoco es un libro de los que te encuentras, pero por alguna extraña razón me mantuvo en la lectura...

      Un abrazo

      Eliminar
  42. Pues no lo conocía... y para variar, me lo llevo apuntado =P

    Besotes

    ResponderEliminar
  43. Tiene un algo que me gusta. Es un libro atípico, al menos comparado con lo que suelo leer, no es algo que "me suene". La verdad es que está muy interesante. Lo cojo.

    ResponderEliminar

SI HAS LEÍDO LA ENTRADA TE AGRADEZCO EL COMENTARIO. SI NO LA HAS LEÍDO TE AGRADEZCO LA VISITA