viernes, 20 de marzo de 2015

Reloj no marques las horas


En casa de mi madre, al lado de una falsa chimenea, hay un reloj de péndulo. Y es curioso, porque a nadie de mi familia nos gustan los relojes ni los despertadores, pero en nuestras casas siempre hay varios, silenciosos y tímidos pero efectivos.

Este reloj de péndulo es especial. Era EL RELOJ, el único válido, el que nos daba la hora y marcaba nuestros tiempos. Mi padre se encargaba cada noche de darle cuerda y revisarlo con pulcritud. Recuerdo con nitidez inmisericorde el sonido al marcar las horas, sonaba como una campana, de ahí vendrá mi fijación por ellas (las campanas). Ecos auditivos de otros tiempos y lugares.

Este reloj era nuestra referencia, si se retrasaba todos llegábamos tarde a nuestras citas. Si se adelantaba, éramos los primeros en llegar. Siempre nos sobraba el tiempo cuando se adelantaba el reloj de péndulo. Y siempre sabíamos qué hacer con el tiempo que nos sobraba. Y buenas excusas cuando nos faltaba.


Pero un día el reloj se paró. Ya nadie le dio cuerda. Hace muchos años, demasiados, que marca siempre la misma hora, las 5:52 h. Al principio parecía que el tiempo había dejado de existir, que en nuestro mundo sólo había las cinco horas cincuenta y dos minutos de la mañana o de la noche. Una especie de tiempo sin tiempo, un segundo durando una eternidad o una eternidad condensada en un segundo, dependiendo del cuerpo de cada cual. Pero siempre esa hora bruja: 5:52. Dos veces al día el reloj marcaba con acierto la hora. Y así un día y otro, un año y otro, una vida y otra.

A veces, cuando mis emociones se arriman a los extremos, desde la distancia que dan los kilómetros y el tiempo, soy capaz de visualizar el reloj con todos los detalles, veo en mi mente la esfera de cristal, el péndulo, las agujas del reloj marcando una y otra vez la misma hora, oigo las campanas a las horas en punto, el sonido al darle cuerda. Y entonces la magia hace lo suyo y el tiempo se detiene.

Un tiempo sin tiempo, mi vida por ese reloj. Si decidiera cambiar los relojes por pájaros de cristal quizás volaría por la vida en intensos e infinitos círculos o en ágiles zig-zag fuera del tiempo y el espacio.

Deshacer la trama del tiempo es una buena apuesta: no luchar contra él, sino confundirlo, ignorarlo, como innoble que es.

La libertad puede tener muchas caras, pero estoy segura de que no tiene la cara de un reloj, ni siquiera la cara de un reloj de péndulo, ni su voz es el inapelable tic-tac que tanto me fatiga y fatiga mi memoria.

Si el tiempo es un invento, inventemos ahora el destiempo, el a-tiempo, el tiempo sin tiempo. Un tiempo vacío, para el que se va, para el que vuelve, para el que se queda, para el que olvida y para el que recuerda. Un tiempo con amnesia para que la sangre desemboque en el océano, entre el abandono y el encuentro, un mordisco a la memoria.

Un tiempo sin tiempo para remontar la vida y, desnuda, llegar a la cumbre y abrazar la luz mansa al encontrar unas raíces en el cielo abierto. Y desplegar las alas y volar, privada de experiencias y recuerdos.

Acaso la vida tenga a bien hacer que mis alas tracen un vuelo hasta el manantial de un tiempo sin tiempo mientras la esperanza me alcanza. O tal vez la vida era esto, el transcurrir del tiempo, una tregua sin descanso entre un tic y un tac.


Si alguien me regala un tiempo sin tiempo le querré todo el tiempo. Lo que viene siendo… un siempre.

Acaso la vida.

(©AnaBlasfuemia)


82 comentarios:

  1. El tiempo, implacable... Ya lo dice pablo milanés.Muy bonita tu entrada . Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tiempo, el implacable, el que pasó, siempre una huella triste nos dejó... Ahora no va a haber forma de quitarme la canción de la cabeza :)

      Un abrazo Kabu

      Eliminar
  2. Nadie te va a regalar un tiempo sin tiempo, cuando hay alguien dispuesto el tiempo siempre se quedará corto..
    Quizás la vida, como bien dices.
    Cúidate

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando haya alguien será porque me ha regalado tiempo sin tiempo :P Me dará igual entonces que sea corto o largo, será... now. Quizás la vida... quizás...

      Ya lo hago. Un abrazo Susana

      Eliminar
  3. Poético, literario, bello. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo... Me quedo con los abrazos mejor y te doy otro ;)

      Eliminar
  4. Ana no se si alguien te regalará algún día un tiempo sin tiempo. Pero créeme con cada entrada, tú nos regalas algo parecido. Un mundo entero, una historia que nos hace abandonar toda realidad. Para mi no existen relojes cuando leo, cuando te leo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bonito Marie... No sé qué decir... ¿gracias?, que me leas así me emociona y, sí, también en este momento se detiene el tiempo, en la emoción y en el agradecimiento.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Has tocado un tema que da mucho de sí, el tiempo. Muy evocador el texto. Precioso. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se necesita muuuuucho tiempo para hablar del tiempo, y no hablo del climatológico, tema recurrente donde los haya... El tiempo, presente o ausente, siempre es evocador. ¡Tiempo es lo que tenemos!. Gracias Marisa.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Ay, el tiempo. Me produce sentimientos muy encontrados, como a todos, supongo, por ahora no nos llevamos muy bien. Me ha encantado tu entrada, preciosa.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuántos ay hay al lado del tiempo! :D Según corra a favor o en contra así nos sentimos. Pero correr, siempre corre, de eso no hay duda. Vuela y no necesita ni alas. Gracias.

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Nosotros también tenemos un reloj de péndulo, al que le hemos quitado el sonido porque sonaba siempre en lo mejor de la peli. jejejej. Muy buena entrada. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me has hecho sonreír... ¿y cuando la peli era de miedo, eh? ¡Vaya sustos! ¿verdad? ;) Gracias.

      Un abrazo

      Eliminar
  8. Hola.
    Yo no se si el tiempo sin tiempo te lo podría regalar, pero mi amistad si que la tienes. Preciosa entrada, como siempre.
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La amistad siempre es un regalo, Marina. Gracias.

      Un abrazo

      Eliminar
  9. También en mi casa había un reloj de péndulo, también mi padre le daba cuerda, es un reloj que hemos conservado en la familia (lo tiene mi hermano en su casa). El lema que estaba escrito en su esfera era “Tempus fugit”, el tiempo que corre, que a veces vuela, que a veces se hace lento ante nuestra impaciencia... Actualmente, para mí, el tiempo no existe, vivimos en un eterno presente. Esto que ahora te estoy escribiendo es mi tiempo, mi presente y cuando tú lo leas, será también el presente, para ti.
    Con la emoción que me ha producido tu relato, te mando un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se ve que fueron moda en su momento, los relojes de péndulo. Y tradición que fuera el hombre quien le diera cuerda. Tempus fugit, eso es (tuve un tiempo ese lema en el estado de mi whatsapp). En realidad el tiempo siempre es el mismo, somos nosotros quienes lo queremos detener o acelerar. A conveniencia. Para mí también el momento es el ahora, pero para todo lo que me rodea... no. Tu presente y mi presente coinciden aquí, eso me gusta también de mi propio blog :) Y el tiempo que dedicas, tú y quien por aquí asoma, a leer y comentar (o no) lo que escribo siempre es un tiempo que agradezco y valoro. Mucho.
      Te me emocionas mucho últimamente ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  10. Hija de mi corazón que bonito escribes. Y cuánta profundidad en tu acertada reflexión. Un tiempo sin tiempo. Un limbo extraño y en algunos momentos tan deseable...Miles de besos de esperanza para mi contadora de historias.
    Muacsss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mami! :) Y como toda madre, exagera las virtudes de su hija ;) Un limbo... no es un limbo lo que quiero, más bien es donde estoy... Recojo la esperanza y los besos, me gusta contar(te) historias.

      Un abrazo

      Eliminar
  11. Me gustan mucho los relojes antiguos, tengo uno de cuco que no tiene tiempo, va a destiempo, ya no le cuento las horas y que vaya como quiera. Porque bastante miramos ya el reloj ;)
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, lo que busqué yo un reloj de cuco para mi madre. Vi muchos en Münich, pero qué precios.... Yo no miro mucho el reloj, no uso, miro el sol :)

      Un abrazo

      Eliminar
  12. Ya me gustaría regalarte un tiempo sin tiempo. Y que tú me correspondieras con un regalo parecido. Pero, por ahora, lo único que sé es que tempus fugit. Gracias por esta bonita reflexión que nos has regalado hoy.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) Voy a despedazar al tempus fugit. No sé cómo ni cuándo, pero lo haré. Gracias a ti Agnieszka (durante un momento, me lo has regalado).

      Un abrazo

      Eliminar
  13. Me acabas de hacer recordar el reloj que marcaba el tiempo en mi casa cuando era chiquitita... Lo veo, con todos sus detalles, hasta soy capaz de escuchar el sonido de las agujas, que me hacían dormir de noche, y el sonido de la campana... El reloj en que nos fijábamos para no llegar tarde al colegio...
    Y también me has recordado un poema de Benedetti:
    Preciso tiempo necesito ese tiempo
    que otros dejan abandonado
    porque les sobra o ya no saben
    que hacer con él
    tiempo...
    Besotes!!!


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de haber rescatado un recuerdo en ti. Gracias por traerme a Benedetti, siempre bienvenido. Yo preciso tiempo... sin tiempo.

      Un abrazo

      Eliminar
  14. Los relojes son muy literarios ¿verdad? y el tiempo ni digamos, siempre que sale este tema recuerdo las Instrucciones para dar cuerda a un reloj de Cortázar, más razón que un santo, no sé si de esto le tengo manía a los de pulsera y no uso, solo de forma puntual y para no llegar tarde :) No tengo tiempo sin tiempo, ni se traducir las cosas al siempre (tampoco me gusta la medida en según que cosas) pero si tengo algo claro y es que lo que valga que dure, aunque sea en el recuerdo. Gracias por compartir los tuyos.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo le tengo manía a los relojes, y al tic tac, y al tiempo. Creo que me estoy volviendo maniática :) La edad... Yo también he recordado a Cortázar cuando escribía esto, él tenía (tiene, nos lo ha dejado muchas instrucciones que me han sido muy útiles.
      No me gustan los términos absolutos (siempre, nunca, etc...) excepto cuando son de verdad. Se usan muy alegremente, yo miedo mucho mis siempres, mis jamáses y demás. Pero cuando los he utilizado, han sido. Son.
      Lo que vale debería durar, sólo dura lo que es verdad.

      Un abrazo

      Eliminar
  15. Lo siento, no tengo el tiempo sin tiempo y creo que es inapelable hasta que algún físico nos descubra como pasearlo hacia atrás. He aprendido a convivir a su lado sin fijarme en él.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo sientas, si has aprendido a convivir con él ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  16. Ana, leyendo como sigo leyendo el tomo tres de En busca del tiempo perdido, comprenderás que ando dándole vueltas a la importancia del tiempo y de cómo al pasar desaparece y solo lo reencontramos casualmente al invadirnos un olor, un sabor (quién no recuerda la magdalena de Proust) o un tic tac de un reloj como el que está parado en casa de tu madre.

    Me encantan tus reflexiones y me hacen, a su vez, pensar en ti y en esa capacidad de emocionar que tienes.

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. U-topía y sus lecturas titánicas :) Comprendo que le des vueltas al tiempo con esa lectura (y a más cosas, seguro). El tiempo se desliza y se rescata y nos rescata o nos da una patada en el trasero. Él manda.
      Gracias... (por pensar en mí). Soy altamente emocionable, supongo que sin querer termino por salpicar ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  17. Uf Ana. Actualmente odio el tiempo, me recuerda todo el tiempo que somos finitos y que aunque dejara de existir, su aura negra nos seguiría acompañando para dar por ganada la partida con su campanada final. Creo que no tengo el día y el tiempo no lo acabo de encajar. No pretendo la inmortalidad, pero tampoco que el destino decida el periodo de tiempo para cada uno como una ruleta rusa macabra. Ya lo sé, es ir contra natura y tendré que aceptarlo, aunque ahora me duela y no esté dispuesta a ello.
    Siempre eres inspiradora.
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Odio es una palabra muy fuerte. A mi me cuesta mucho odiar, aunque tenga motivos. Contra el tiempo se puede luchar, lo sé. Por eso quiero un tiempo sin tiempo, para partirlo en dos, zassss.... No hablo de inmortalidad, la inmortalidad es pasajera (parece una contradicción pero no lo es). Yo la he vivido.

      Gracias (por lo de inspiradora, nunca me lo habían dicho) :D

      Un abrazo

      Eliminar
  18. Preciosa entrada. Yo también querría lo mismo que tú, para disfrutar más de los que ya no están y de los que tenemos cerca pero a veces no vemos realmente.

    Besinos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ginger, todos tenemos nuestras cuitas con el tiempo, lo que se lleva, lo que nos trae... Para algo se inventó la paciencia ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  19. Muy bonita entrada. Yo también sueño con que un día el tiempo se pare! ;)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lunilla. Tenemos que convertir los sueños en realidad ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  20. Ay el tiempo, ese que a veces pasa tan rápido y, en otras ocasiones, parece no llegar. Un tiempo sin tiempo... te confieso que no sé qué haría con él. Preciosa entrada, Ana.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con un tiempo sin tiempo no tendrías que hacer nada con él (con el tiempo), sino con la vida :P

      Un abrazo (y gracias)

      Eliminar
  21. ¡Qué buena idea! Yo pensaba que el tiempo estaba ahí y era imposible librarse de él. Pero podemos hacerle el vacío, darle la espalda, silbar un poquito y hacer como que no lo vemos. ¿Tú crees que así desaparecerá?
    De todas formas hay relojes bonitos, esos podemos dejarlos aunque sea de adorno. En mi caso recuerdo dos, uno en casa de cada una de mis abuelas, uno más moderno y otro más clásico, y ambos cantaban a su manera el paso de las horas. Hace mucho que no oigo esos relojes... cómo pasa el tiempo.
    Me ha gustado tu juego con el tiempo y con las palabras.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podemos darle la espalda, ignorarlo, no dejar que nos marque las horas ni los pasos. No sé si desaparecerá, seguirá ahí, pero viviremos como si no existiera. Como si no hubiera un mañana. Sí que hay relojes bonitos, este verano me harté de verlos por Suecia y Dinamarca, qué bonitos relojes vi...

      Gracias Caminante. Un abrazo.

      Eliminar
  22. A quien no le gustaría vivir sin tiempo, que levante la mano, yo la primera; además en mi casa tampoco somos amigos de los relojes, sobretodo, enemigos de los despertadores.
    De verdad, da gusto leerte. Por favor que alguien le traiga un tiempo sin tiempo a esta chica!
    ... de fondo me resuena Pablo Milanes...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tiempo nos ata. Y los despertadores son lo peor... :) Gracias, y sí, por favor ¿que alguien me traiga tiempo sin tiempo! ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  23. Pfffff , me tocas el alma con cierta telepatía, comunión de momentos reflexivos, compartimos hasta un punto tan específico la costumbre de querer confundirse o fundirse con el tiempo, poco a poco, sin que se dé cuenta, dominarlo, atarlo con un lazo al cuello y domesticarlo, hacer que de una vez deje de ser impasible y se rebele, que se manifieste, asumir el control y luego mirarlo a la cara y deshacer las horas, los minutos, los segundos, con la yema de los dedos. En eso me entretengo, jamás llevaré un reloj en la muñeca. El presi emocionado. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Yossi, no sé, tengo la sensación de que estamos muy parejos en el momento que estamos viviendo. Vamos a tener que hablar tú y yo, contarnos. No voy a añadir nada más, me has dejado un comentario precioso. No hay reloj en la muñeca por aquí tampoco.

      Te me emocionas mucho últimamente. Te abrazo.

      Eliminar
  24. Muy bonitos pensamientos sobre el tiempo. ¿Cómo parece que se nos escapa? Pero como bien dices, Jorge Bucay parece que también, el reloj tiene razón dos veces al día. Incluso "perdiendo el tiempo" nos encontramos con él. Aún así, ser conscientes de no estar dormidos en él, es lo que nos queda. No podemos aprisionarnos...dejar pasar y vivir es lo que nos toca. Lo único que tenemos es el presente, lo demás se ha ido o no fue.

    Disfruta mucho del tiempo que tienes, Ana...de cada momento...incluso los difíciles, esos son los que tienen la llave para abrir otros momentos de la vida...y de ellos, de como los vivamos, dependerán otros momentos...otros tiempos.
    ¡¡Un abrazo grande!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay María, que me da rabia coincidir con Bucay (no simpatizo...) ;) Vivir es lo que nos toca, y no es tarea pequeña. Ser conscientes del presente, y el presente dura... un chasquido de dedos.

      En eso estoy, buscando la llave, o viendo qué puerta se abre o se abrirá con el manojo de llaves que me voy haciendo. Tiempo es lo que tengo y resulta que no lo quiero, o más bien no quiero que marque mis pasos.

      Lo que sea, será. Un abrazo.

      Eliminar
    2. Lo siento, pero hay un cuento de Bucay que habla de lo mismo. A mí tampoco me hace mucha gracia...pero reconozco que algunas historias suyas (o que él se ha apropiado como suyas) ayudan a muchas personas.

      Me gusta eso que dices del manojo de llaves que te estas haciendo. Espero que encuentres la llame que abre esa puerta o quizá, hay más escondidas, como en la película de El Laberinto, y solo hay que saber mirar para encontrarla.

      Te deseo todo lo mejor, y que disfrutes de ese tiempo que tienes,...sin sentir que hay un tic tac tras de él.

      Un abrazo muy grande

      Eliminar
    3. Bucay toca muchos palos :) Es verdad, no le quitemos mérito, hay gente a la que le ayudará lo que Bucay escribe. Incluso hay gente que lee a Belén Esteban...

      Tengo un llavero muy grande, el problema es luego encontrar qué llave abre qué puerta... No dejaré de buscar, María, nunca lo hago.

      Yo también te deseo lo mejor. Un abrazo

      Eliminar
  25. A mi esto del tiempo siempre me ha llamado la atención. Si busco en mi memoria, los mejores momentos, esos que realmente merecen ser recordados, van unidos a la sensación de fugacidad, de que el tiempo volaba durante ese rato. No quiero que nadie me regale tiempo, lo que quiero es que la vida pase en un parpadeo... por los motivos adecuados. Y cuando toque pararse al reloj... que me quiten lo disfrutado :-)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tiempo y cómo lo vivimos, a veces lo ignoramos y otras nos azota la cara. El tiempo, en verdad, vuela. Y yo no quiero que pase tan rápida, la verdad, me vendría bien un paréntesis o algo así :)

      Un abrazo

      Eliminar
  26. Preciosa entrada y preciosa reflexión.Hoy que es domingo....¡me encantaría detener el tiempo!...viene la larga semana con sus agobios,prisas y preocupaciones.Pero ya es primavera que vendrá cargada de luz.Un regalo leerte.Me ha encantado.Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Los domingos son días raros en cuanto al tiempo ¿verdad?, como en medio de no se sabe qué. Eso dicen, que ya es primavera, pero anda por ahí escondida ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  27. Ains, Ana, me has dejado sin palabras... Qué texto tan bonito... No sé si la lluvia me tiene especialmente sensible o mi caos de tiempo me vuelve vulnerable, pero tu texto lo voy a enmarcar, te lo aseguro. De hecho, con tu permiso, te robo una frase porque necesito compartirla, de lo identificada que me siento. Gracias por tu escrito. 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Tizire :) La lluvia siempre es un poco melancólica, más propensa a los recuerdos. ¡Enmarcarlo!, qué exagerada. ¿Qué frase me robas? :o ;)

      Un abrazo

      Eliminar
    2. "Si el tiempo es un invento, inventemos ahora el destiempo, el a-tiempo, el tiempo sin tiempo. Un tiempo vacío, para el que se va, para el que vuelve, para el que se queda, para el que olvida y para el que recuerda. Un tiempo con amnesia para que la sangre desemboque en el océano, entre el abandono y el encuentro, un mordisco a la memoria"

      Compartí esta frase en mi Facebook personal y no veas el éxito que tuvo... Has sabido canalizar muy bien unos pensamientos que a todos se nos pasan por la cabeza! ;)

      Eliminar
    3. Oye, pues la frase es larga, eh, si cobrara por letra robada... :P Te fui a fisgonear hasta que me dí cuenta que era en el Facebook personal, así que me quedé con ganas de ver el éxito :)

      Canalizar... esa es la cuestión, vaya que sí.

      Un abrazo

      Eliminar
  28. Puede parecer una tontería pero llevo desde ayer dándole vueltas al comentario. Sería sencillo hablar simplemente del tiempo, esa dimensión inaprensible, volátil, cambiante y escurridiza. Pero siento que no viene al caso oponer a tu apreciación sobre el tiempo, la mía propia. No en este caso. No es debate el fin, ni el intercambio.
    Lo importante de tu relato no es tanto el qué, como el cómo. No el objeto, sino la senda que trazas con las palabras. el camino seguido por los pensamientos, por los sentimientos para llegar a nosotros y remover nuestros propios sentimientos, nuestras sensaciones en torno al tiempo. Haciendo que nos sintamos identificados y conmovidos. Esa es la grandeza de tu relato. Que nos has hecho pensar y sobre todo sentir. Como toda historia, la tuya de hoy es un regalo.

    Reciba mi más entusiasta aplauso y admiración, señora escritora.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no sé si tontería, pero he estado yo también un rato pensando en eso de que le dieras tantas vueltas al comentario... Puede ser el debate, si se quiere, también es eso el blog, no te creas... Pero también muchas otras cosas. No sé muy bien qué decir sobre lo de que por aquí escribo remueva sensaciones a quien lo lee, no sé cómo sentirme al respecto, me cuesta gestionar eso, la verdad. Supongo que porque al removerme a mí misma tengo luego que "recolocarme". No sé, es complicado. Los que por aquí pasáis... sí que sois un regalo para mí. No te imaginas cuánto.

      "Escritora" es una palabra que me queda muy grande, te lo digo yo ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  29. Un tiempo sin tiempo... nunca había pensado en esa idea, pero desde luego que tiene miga. ¿Lo que hiciéramos en ese tiempo sin tiempo contaría como parte de nuestra vida o quedaría en otra dimensión de la que luego no podríamos recordar nada? ¿ O se alargaría para siempre el tiempo, llegando a aburrirnos? No sé, tengo que darle más vueltas ... cuándo tenga tiempo :)
    Besos Ana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que sí que tiene miga, no pensaba yo que tanta (para los demás, para mí sí sé que sí). Lo que hiciéramos en ese tiempo sin tiempo no contaría respecto al tiempo, sí respecto a nosotras mismas. Algo así.

      Un abrazo

      Eliminar
  30. Magnífico escrito!! Me ha encantado.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  31. En casa de mi abuela también había un reloj como el vuestro que sé paró y nadie volvió a ponerlo en hora. Curiosamente al leerte me ha echo volver atrás en el tiempo y reflexionar, porque todas tus frases invitan a la reflexión.

    "no luchar contra él, sino confundirlo, ignorarlo, como innoble que es." Verdad.

    "Si el tiempo es un invento, inventemos ahora el destiempo, el a-tiempo, el tiempo sin tiempo. Un tiempo vacío, para el que se va, para el que vuelve, para el que se queda, para el que olvida y para el que recuerda" Maravilla

    "un mordisco a la memoria." Inevitable

    Un beso atemporal sí te puedo ofrecer, si te vale.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que ha habido muchos relojes que han despertado recuerdos. Qué curioso, nunca había pensado en los relojes así, como algo tan evocador para cada uno...

      Me vale Abril, claro que sí (aunque me gustan más los abrazos) ;)

      Un abrazo (atemporal también)

      Eliminar
  32. Ese ritual de los relojes, de darle cuerda cada noche como hacía tu padre, creo que ya no existe. Pertenece a un tiempo pasado que sin embargo muchas veces se nos hace más real que el futuro e incluso el presente. Pero el tiempo pasa por mucho que anhelemos un tiempo sin tiempo y con él aunque no nos demos cuenta pasa la vida, porque como bien dices la vida es "el transcurrir del tiempo, una tregua sin descanso entre un tic y un tac". Lo de los relojes es algo muy literario (los antiguos, no los de ahora) y especialmente ese sonido de campanas que reivindicas. Y tal vez por tantas referencias literarias ese sonido siempre se me antoja cortando el silencio de noches oscuras y como mensajero de malos presagios. Puede que lo que realmente anuncien es el inexorable paso del tiempo y la vida que se va agotando a cada tañido. Pero no olvidemos que somos nosotros los que tenemos el poder de dar cuerda al reloj, de adelantar o atrasar o incluso pararlo. Somos nosotros los que damos vida a nuestro tiempo y marcamos el ritmo. Y si el tiempo está bien vivido seguro que nos importa un poco menos que siga haciendo tic tac.
    Te regalo el tiempo de mi comentario (y el de la lectura de tu entrada, a veces el tiempo que dedicamos a leer es tiempo sin tiempo)
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabes cómo agradezco tu regalo. El tiempo que te dedica una persona siempre es algo que valoro muchísimo. Es tiempo que a mí me da cuerda, como los relojes :)
      El tiempo pasa. El tiempo cura. Hasta dicen que la verdad es hija del tiempo. Y lo es ;)
      De todas formas, es bueno que recordemos que el tiempo pasa, que hay que vivirlo y aprovecharlo. No sólo dejarlo pasar. Vivirlo bien, como tú dices.

      Gracies ;) Un abrazo

      Eliminar
  33. Tus líneas disparan la mar de reflexiones y evocaciones. En principio, un tío tenía uno de esos relojes; no se qué habrá hecho mi primo con él al morir su padre. El mío, me envió uno mucho más moderno como regalo de bodas, con un mecanismo a batería, que jamás funcionó y terminé por deshacerme de él. En otro orden, me recuerdas a Dalí y sus famosos relojes de camembert.
    Por otra parte, no puedo despegar el tiempo del espacio, según me lo ha enseñado el tío Albert -Einstein- y tantos otros estudiosos de la relatividad. Al menos, dejo que el tiempo se expanda infinitamente a través de las horas que empleo en la literatura, una manera perfecta de no perder el tiempo.
    Un beso grande, Ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que mis líneas parece que relojes y tiempo traen reflexiones y evocaciones. Recuerdos. Me encantan los relojes de Dalí (me encanta Dalí, en general). El tiempo nunca se pierde, se desperdicia a veces, pero perderlo exactamente creo que no, porque al final hasta ese tiempo desperdiciado te enseña algo...

      Un abrazo Marcelo

      Eliminar
  34. Muy bonita la entrada. Yo tengo un problema con el tiempo...siempre me resulta demasiado corto.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos tenemos problemas con el tiempo, por corto, por largo, por pesado, por incansable... :)

      Un abrazo

      Eliminar
  35. La hora bruja a partir de la cual ya nadie más dio cuerda a reloj. Qué triste... o liberador.

    Un abrazo,
    Sonia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Triste en principio. Con el tiempo (curiosamente), liberador. Y es que el tiempo es magia, en el fondo...

      Un abrazo

      Eliminar
  36. Preciosa entrada. Te confieso que yo también lo ando buscando, un tiempo sin tiempo, y eso que dicen que el tiempo todo lo cura. ¿Será verdad?
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen y es verdad, curar no sé si cura, hay cosas que nunca al cien por cien, las cicatrices quedan. Pero sana, sí...

      Un abrazo

      Eliminar
  37. No suelo coincidir contigo en gustos literarios pero cada vez que te da por escribir me sorprendes con tus palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Isa. Es cierto que no coincidimos en lecturas, por eso te agradezco más que tengas la paciencia de pasarte por aquí.

      Un abrazo

      Eliminar
  38. Los recuerdos están ahí nos persiguen siempre, pero yo sé como huir de ellos. Repliégalos, dosifícalos. No dejes que te empapen. Cuando recuerdes algo emotivo dale un enfoque alegre y cuéntaselo a alguien que ames. Así se entremezclan con el presente y dejan de ser sombras. No puedo regalarte tiempo pero sí libertad. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque no sé si quiero huir de los recuerdos o dejarlos que fluyan, sin más, aunque no que me empapen, seguiré tu receta (en parte ya lo hago) para dosificarlos y que no dejen cicatrices.
      Libertad es un regalo maravilloso, Mere. Muchas gracias por la receta, la libertad y por todo.

      Un abrazo

      Eliminar
  39. No te queda grande escritora, en absoluto. Leería cualquier cosa que escribieses, hasta un currículum o una invitación a una fiesta, con la seguridad de que me iba a conmover. Es lo que hay.
    Un abrazo grandón

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me queda muy holgado el traje de escritora, te lo aseguro. Entre el currículum y la invitación a una fiesta prefiero que leyeras esto último. Que sé que las fiestas te conmueven :) Gracias por leer y leerme.

      Recojo el abrazo grandón y te mando otro

      Eliminar

SI HAS LEÍDO LA ENTRADA TE AGRADEZCO EL COMENTARIO. SI NO LA HAS LEÍDO TE AGRADEZCO LA VISITA