domingo, 13 de septiembre de 2015

Hay días que...


Hay días que ser sola es ser muerte. Vomitas lágrimas a borbotones, gritas hasta el aullido y el eco te devuelve silencio. Hay días que la vida sigue a tu alrededor y te es ajena, le eres ajena. Agitas las manos, te golpeas, gritas, gritas, gritas… y todo se mueve, lejos. Fuera.

Hay días que no eres de este mundo, no le perteneces. Intentas aferrarte a un motivo, una razón, y la mano te devuelve espaldas como espadas punzantes. Miras la mano, vacía. La miras. Y empuñas el dolor y lo alejas de la culpa. Hay días que el daño no tiene dueño y te desgasta hasta hacerte invisible.

Hay días que respirar es un ejercicio de supervivencia y empiezas a preguntarte si merece la pena, si merece el día, si merece la respiración. Jadeas, como pez fuera del agua, das bocanadas agarrando un soplo al que quizás haya que renunciar.

Hay días que no quieres respirar. Quieres que te respiren.

Hay días que… qué más da.
Qué más das.

Hay. Ay.


(©AnaBlasfuemia)


53 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Los hay, Blau, los hay... Y no se libra nadie. Aunque para algunos/as duran más que para otros/as.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Hay días que..., pero luego, de repente, aparecen otros días que... y entonces comprendes por qué hay que respirar. Besazos Ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me consta que parece esos otros días que... Pero, joder, a veces lo que tardan!! :)

      Un abrazo, Marisa.

      Eliminar
  3. La invisibilidad, la soledad… Ayer escribía estas mismas palabras para hablar de una historia. Unas palabras que más que querer escribir una historia parece que pretendan borrarla.
    Un abrazo Ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy deseando pasarme por tu blog. Retomar costumbres. Esas costumbres, no otras. La invisibilidad, la soledad no hacen historia, la deshacen, sin duda.

      Un abrazo, Paco.

      Eliminar
  4. Hay días, y hay temporadas, pero hay que seguir respirando aunque nos duela todo cada vez que lo hacemos. Como se suele decir, después de la tormenta siempre llega la calma.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Respirar parece necesario, sí. Aunque sea para darle tiempo a la calma a que llegue.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Hay que encontrar la razón para respirar. Porque vale la pena. Porque ésta es la única oportunidad que tenemos.
    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sé que vale la pena. Sé que es la única oportunida. Lo sé demasiado bien. En lo de las razones es donde ando algo mas perdida...

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Hay una cancion de Luz Casal, "Un día marrón", un día de bruma en el corazón. Pero también Serrat dice aquello de "Hoy puede ser un gran día", planteatelo así.

    La suerte que tienes de poder abocar en el papel lo que sientes. Y la suerte que tenemos de compartirlo contigo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luz Casal, qué grande. ¿Sabes que la he visto un par de veces y siempre ha saludado la bandera asturiana que llevaba? Y ninguna de las dos veces era en Asturias el concierto... Serrat, otro grande. Como hay, habrá, días así: grandes. Los veo venir...

      No sé si es una suerte, pero desde luego para mí es una necesidad, escribir lo que y como me siento... Que consideres que es una suerte que lo comparta me ruboriza :)

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Sin duda, hay días, sí, y por temporadas son los que más, infortunadamente; pero están los otros, y siempre es bueno tenerlos presentes, incluso en esos días.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por esos otros respiro, lucho y vivo :) Porque si no fuera así...

      Un abrazo

      Eliminar
  8. Al principio por su melancolía, me ha traído a la mente una canción de Fito, "Cerca de las vías" (te pongo el link: https://www.youtube.com/watch?v=w77Qg4qu7Sg), pero el poema acaba derivando en auténtica angustia que sobrecoge.
    Muy bonito el juego de palabras final. Si es así como te sientes en este momento, pues... mucho ánimo. Todo pasa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, así. Pasará. De eso no tengo duda.

      Gracias Gerardo. Un abrazo

      Eliminar
  9. Los hay, Ana. Los hay. Por cierto, pedazo de canción te acaban de dejar justo encima de mí. Mucho tiempo hace que no la escucho.
    Besotes guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pedazo de canción, la verdad. Yo también hace tiempo que no la oía, aunque a Fito lo escucho bastante.

      Un abrazo

      Eliminar
  10. Ana que tristeza en tus palabras que describen muy bien "esos días".
    Hay días y temporadas donde todo es un esfuerzo, un gran esfuerzo, donde levantarse, hablar, reír o soñar cuesta mucho, donde se apetece tirar la toalla, pero de repente, sin saber cómo, uno se da cuenta de que hay pequeñas cosas que te hacen sonreír y te calientan el ánimo, de repente aún en el centro del huracán te das cuenta de que por muy mala que sea la tormenta, siempre, siempre sale el sol..
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, hay temporadas que te restan aliento. Pero por ese "de repente" seguimos bregando. Por las pequeñas cosas que son grandes y están ahí. Y por lo que vendrá.

      Un abrazo

      Eliminar
  11. Yo he tenido uno de esos días hoy, pero menos mal que ya está apunto de pasar. Mañana siempre será mejor. O lo intentaremos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien. Si sólo dura un día :) En cualquier caso siempre, siempre, dure lo que dure, pasa.

      Un abrazo

      Eliminar
  12. Hay días de esos, sí los hay. Pero también hay días que encontramos esos motivos para respirar, para seguir dando la vara, para seguir aquí, para seguir sonriendo, para seguir disfrutando de cada momento.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Unos días no serían sin los otros. Estoy en una temporada de decisiones y cambios. Pero la vara no dejo de darla, ya ves, no sé si disculparme ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  13. Hya días buenos y días malos. Todos pasamos por ello. Como se dice despues de la tormenta...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay días buenos y malos y hay otros días que no son ni buenos ni malos y son mejores ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  14. Wow, es muy intenso y tiene mucho sentimiento. Me encanta como dominas el lenguaje y el poder de las pausas. Enhorabuena :O

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de dominar el lenguaje... es muy generoso por tu parte. Yo diría que el lenguaje me domina a mí ;)

      Gracias Laura.
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Hay días que hay que dejar que pasen lo más rápido posible para que aparezcan los que nos dejan un rayo de luz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No basta con dejarlos pasar, habrá que darles algún empujón. O algo.

      Un abrazo

      Eliminar
  16. Lo más difícil de encontrar una razón para seguir respirando es hacerlo cuando nos asumimos como invisibles para los demás, y cuando nos conformamos con ello. Fuerza, Ana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo has dicho tan bien que qué voy a añadir, más que gracias.

      Un abrazo

      Eliminar
  17. Hay días de esos, más que existir se ciernen sobre nosotros como si fueran nubes tan opacas que no dejan ver, grises como plomo que no se puede respirar pero existe un refugio en nosotros mismos, cuando no quieres estar con nadie, cuando no quieres estar sola fluye contigo misma, abre las puertas de la percepción hacia adentro y cierra las de fuera, si las nubes te parecen menos densas no es que lo sean, es que eres más fuerte. Un beso y hacia adentro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi lindo presi... Me ha encantado la imagen de las nubes, su densidad... Me haré fuerte, lo sé. El beso hacia adentro. Lo demás no, hacia afuera...

      Un abrazo

      Eliminar
  18. Hay días que uno está fuera del mundo y el mundo sigue inmisericorde sin nosotros. A veces son necesarios, para saber qué lugar queremos ocupar en él.
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mundo no se para por nada ni por nadie. Sé que lugar quiero ocupar. Lo que no sé es dónde está ese lugar.

      Un abrazo

      Eliminar
  19. Lo bueno de un día, es que sólo dura 24 horas. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso dicen. Aunque yo no me lo creo del todo ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  20. Hay días en que hay que darse permiso para tener uno de esos días. Hay días en que hay que intentar valorar algo tan simple como una imagen, un estribillo o un sabor y a partir de aquí empezar la cadena de fricción que logra activar los pies pesados e insensibles, las manos enguantadas en niebla y que el cerebro se libere de su saturniano anillo de negrura.

    Hay días que hay que dejar que el mundo se arregle solo y limitarse uno -o una- a evitar que sus azulejos no caigan hacia dentro.

    Besos, abrazos y manos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien expresado, Ariel. Yo le doy permiso a todos los días, los buenos, los malos, los rebeldes, los sinvergüenzas, los divertidos, los intensos, los que se llenan de abrazos, los que te devuelven sopapos...

      Un abrazo

      Eliminar
  21. Mi primera inmersión y ha sido un placer.
    Gracias
    Eva

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también he estado de inmersión. Y he tenido que salir a respirar, tomar aire.

      Gracias a ti.

      Un abrazo

      Eliminar
  22. Hola, Ana, quería empezar por esta entrada en la que retratas deliciosamente un estado de ánimo. Es precioso, pura poesía. Y me temo que cargado de sentimiento. "Hay días que la vida sigue a tu alrededor y te es ajena, le eres ajena", esa es la frase que más comparto. Yo muchas veces me siento como si perdiera un tren tras otro y en el mundo se mueven todos menos yo. Pero estoy segura que todos tenemos nuestro sitio, que la vida nos depara un camino certero en alguna parte donde se nos acepte tal como somos. "Y empiezas a preguntarte si merece la pena, si merece el día, si merece la respiración"... Sí, merece la pena. Una persona tan elegante, sincera, generosa humana y tan coherente como sin duda eres, después de x carabolas encuentra un final feliz.
    *(bórra el comentario si quieres, solo espero no importunarte)

    Con cariño, tu amiga Mere

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mere! ¿Cómo voy a borrar el comentario? Al contrario... ¡lo enmarcaría! :D Tienes tanta fe en mí que... a ratos hasta me creo.

      La poesía siempre es sentimiento, así que no temas que esto, ni nada de lo que escribo, esté así: cargado (sobrecargado incluso) de sentimiento. El mundo no se para nunca, Mere. Nada se para. No sólo a veces parece que todo el mundo se mueve menos yo. Es que a veces pienso que me estoy moviendo en dirección contraria, ya sabes :)

      También creo que todos tenemos nuestro sitio, nuestro camino. Que merece la pena. Tengo que creerlo, Mere, tengo que creerlo...

      Ahora sólo falta que tantas carambolas, pasos necesarios, dimes y diretes me lleven donde por fin pueda decir..."¡era esto, era esto!" ;)

      Un fuerte abrazo, querida Mere.

      Eliminar
    2. Si es que soy demasiado crédula, luego me llevo cada chasco.
      Y ocurre otra cosa, que escribes maravillosamente :)

      Eliminar
  23. Se me acaban los adjetivos con franqueza , no sé como expresarme sin abusarlos. Tú no escribes, sangras las letras. Sublime.


    Pd. No hay cosa que me encienda más que un acento mal puesto. Por eso borré lo anterior.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues por eso es... porque sangro las letras.

      "Sublime" es demasiado grande, Miguel Ángel.

      (Yo también borro por acentos, comas o dudas...)

      Un abrazo

      Eliminar

SI HAS LEÍDO LA ENTRADA TE AGRADEZCO EL COMENTARIO. SI NO LA HAS LEÍDO TE AGRADEZCO LA VISITA