viernes, 4 de diciembre de 2015

Elizabeth ha desaparecido (Emma Healey)

Título original: Elizabeth is missing
Traductor: Antonio Prometeo Moya
Páginas: 320
Publicación: 2014
Editorial: Duomo
ISBN: 9788415945185
Sinopsis: Maud está convencida de que su amiga Elizabeth ha desaparecido, pero nadie le cree. Tiene setenta años y su contacto con la realidad no es el mismo de antes. Se pierde constantemente e insiste en llevar con ella una nota que le recuerda que busque a Elizabeth, más allá de que quienes la rodean le aseguran que su amiga está bien. Intentar encontrarla se convierte entonces en una obsesión, que la llevará a rememorar un hecho olvidado: la desaparición de su hermana en Londres durante la Segunda Guerra Mundial.

Es bonito que se metan conmigo. Elizabeth lo hace a menudo. Hace que me sienta humana. Porque significa que otra persona me considera lo bastante inteligente para aceptar una broma.
Elizabeth es importante para Maud. Es su amiga. Alguien que le hace sentirse humana e inteligente, justo cuando todo el mundo piensa que está perdiendo la chaveta. Pero Elizabeth ha desaparecido. Así lo dice una de las múltiples notas que rodean a Maud. Su memoria de papel. Porque Maud tiene Alzheimer o simplemente tiene 82 años, senilidad, y sus recuerdos se disuelven como azucarillos, especialmente los recuerdos más inmediatos.

NO es una novela de suspense, un thriller. Si buscáis eso en este libro, iréis mal encaminados. Al final lo que ha pasado con Elizabeth, o con la hermana de Maud no es lo importante, no como misterio a resolver, aunque sí como piezas fundamentales en el caótico puzle mental de Maud. Lo que sostiene esta lectura, donde reside su atractivo, es en su protagonista, Maud, que en primera persona nos irá contando su preocupación respecto a su amiga y sus recuerdos con lo sucedido con su hermana.

Emma Healey ha escrito una muy buena primera novela. Quizás las tramas de la desaparición de Elizabeth o de Suckey (la hermana de Maud) puedan flojear, aunque en verdad están construidas con bastante coherencia. Pero es que Maud se gana el corazón del lector, no sólo por su ternura, sino por cómo nos lleva de la mano por la mente de una persona senil cuya memoria le traiciona. ¿Cómo se siente alguien a quien se le olvida que ha salido a la calle, o que acaba de comer tostadas, o que tiene la despensa llena de latas de melocotón porque no recuerda haberlas comprado… u olvida a su propia hija? Porque las personas que van perdiendo la memoria no pierden su capacidad de darse cuenta de ello. Ni su capacidad de sentir.
Las palabras no me salen bien perfiladas: es irritante, pero el sonido encaja de alguna manera con la textura de mis pensamientos, que son como una masa de hacer pan.
Healey hace buen recurso del lenguaje, sin algarabía consigue profundizar en la compleja mente de Maud y nos transmite tanto su pensamiento como su comportamiento y sus sentimientos. La lógica de la conducta de una persona que se comporta de manera incomprensible, porque está senil y entonces los demás ya no intentamos comprender el porqué de ciertas conductas. Lo achacamos todo a la senilidad, creemos que la persona afectada no se da cuenta (error). Si es que las etiquetas siempre son tan limitantes…

Podría pensarse que es un libro duro, y sin embargo no lo es, porque te ayuda a comprender, porque no hay dramatismo ni tampoco se endulza nada. No empalaga. Mantiene un equilibrio muy interesante y atractivo para abordar este tema sin que te incomode ni te hagas un drama. Sin embargo no está carente (ni mucho menos) de sensibilidad (incluso de humor), y a veces notas un inevitable pellizco en el estómago.
Quiero que Helen llegue. Quiero ver su coche estacionándose, oír el reconfortante chirrido de los neumáticos sobre el asfalto, delante de la casa. No necesito nada. Sólo a ella, a mi hija.
Pero quizá haya venido ya. Y lo he olvidado. Miro la calle vacía. Las lágrimas refractan las luces y levanto una mano para limpiarme los ojos.
Es importante recordar que en todo momento es Maud la que nos cuenta lo que sucede, sus recuerdos, su preocupación por Elizabeth. Eso provoca que a veces sea repetitiva, o que no se entienda que nadie le haya dicho lo que ha sucedido con Elizabeth. Pero es que la memoria de Maud es así: olvida las cosas, y por tanto vuelve a ellas como si fuera la primera vez. Y tal vez alguien le haya dicho lo que ha pasado con Elizabeth. Pero lo ha olvidado y por tanto tampoco nosotros, los lectores, no lo sabemos. Lo que nos cuenta Maud no es fiable porque su memoria tampoco lo es. Maud es vulnerable porque su memoria la deja indefensa.

Y aunque aparentemente son personajes secundarios, está Helen, la hija de Maud, y Katy, su nieta. Delicadamente retratadas también, la paciencia de Helen, su (justificada) irritabilidad en ocasiones, su amor. Y Katy, cuya relación con su abuela está llena de simpatía, cariño y ternura, aportando momentos muy divertidos en la lectura. Tanto Helen como Katy (y la propia Maud) se me antojaron muy reales y creíbles y seguramente muchas personas en su situación se verán reflejadas en su comportamiento.

No me parece nada fácil escribir una historia desde la mente de una persona que avanza hacia la demencia senil. Sin embargo Healey consigue hacerlo con muchísima lógica, sensibilidad, e incluso con humor. Una hermosa, conmovedora y (también) divertida forma de abordar un tema que puede resultar tan doloroso. Si no te enfrentas al libro como si fuera un thriller, disfrutarás (y aprenderás) de Elizabeth ha desaparecido, y las punzadas que en ocasiones sientes se verán compensadas también por la dignidad, la simpatía (y empatía), el humor y la exquisitez con la que Healey nos habla de la ancianidad.
Es como siempre creí que sería envejecer.

63 comentarios:

  1. Un libro con una historia tan especial y tratado de manera tan sensible, tengo que apuntármelo. Gracias, guapa
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Me encanta, sobre todo porque no tiene tono thriller, son recuerdos y Maud, a la que quiero conocer YA, y cuando digo YA no hay más que mirar mi Instagram ;) ;)es YA También me llama la mezcla de sensaciones que la autora intenta transmitir y a la vez provoca y el realismo que logra recreando los efectos de esa terrible enfermedad. Lo dicho, se viene ya. Besos

    El presi con la compra hecha.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, hay esa curiosidad por saber, claro. Por el deje cotilla que tenemos todos, pero en realidad la columna vertebral del libro no es ese tono. A Maud hay que conocerla, su mente. De las cosas que más me fascinó de la autora, cómo se mete dentro de Maud, esa coherencia en un pensamiento errático y olvidadizo, que sabe mantener todo el tiempo. Muy realista, y sin embargo, nada cruel.

      Un abrazo, presi

      Eliminar
  3. Qué pena que haya que ir a Londres y a la segunda guerra. Me gusta mucho la idea, que además parece que siempre los personajes tienen que ser jóvenes y estupendos. Me cuesta leer sobre enfermedades porque lo tengo muy presente en mi día a día pero como dice Yossi, queremos conocer a Maud.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada, olvídate de la segunda guerra. Ahora mismo habrá unas cuantas (guerras) por el mundo y no las sentimos. Pues así en el libro. Me gustó mucho, muchísimo, esta aproximación a la enfermedad. Porque ayuda a comprender. Y no lo hace metiendo la mano en las entrañas y sacándote las vísceras, no. Hay cosas que pellizcan, no te lo voy a negar. Pero hay también mucha dulzura, mucha comprensión y hasta humor.

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Creo que esta historia será dura pero sé que la leeré. Trata un tema que me toca de cerca por varios lados ...

    bsos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver, como digo, en ocasiones pellizca, pero no es extremadamente dura. Si yo tuviera a alguien cercano en esa situación me ayudaría mucho para entender mejor su comportamiento.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. A mi también me.gustó mucho. Eso sí, hay que tener claro que no es un thriller porque si no podría decepcionar.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, si lo abordas como thriller vas de culo :) Pero por eso me gustó mucho más.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Lo tengo esperando su turno. Este año leí "Still Alice" ("Siempre Alice") que trata de Alzheimer. Es un tema muy crudo y una novela muy buena. Permite ver el problema desde diferentes ángulos. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al de "Siempre Alice" le tengo ganas también, porque además hasta que no lea el libro no veré la película, con lo cual son dos cosas pendientes. Pero así tan seguido creo que no... A mí me ganó el planteamiento de este libro.

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Tengo este libro en la lista, me lo han recomendado mucho y tu reseña me deja con más ganas de leerlo. Trata un tema complicado y el hecho de haber conseguido llevarlo tan bien hasta el final dice mucho de la autora. A ver si lo consigo pronto.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tema es complicado, sí. Duro. Por eso valoro mucho más cómo lo aborda Emma Healey. Me pareció original, diferente, contado desde dentro y además con mucha coherencia.

      Un abrazo

      Eliminar
  8. Ya había llamado mi atención este libro hace tiempo de hecho esta apuntado en mi lista así que gracias por refrescarme la memoria. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me pasa un montón de veces también, libros que no aumentan la lista pero la reorganizan :)

      Un abrazo

      Eliminar
  9. En general he leído buenas opiniones de esta novela y ese punto de vista, si está bien conseguido (como parece por tu opinión), puede dar mucho juego. Sí que me gustaría leerla... ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene buenos comentarios, cierto. Y merecidos. El punto de vista está muy bien conseguido, ese es uno de los punto sfuertes. Ya nos contarás.

      Un abrazo

      Eliminar
  10. Un tema duro. Me gusta que no caiga en el dramatismo y que incluso asome el humor entre las páginas. Y me dejas con muchas ganas de conocer a Maud. Creo que va a ser de esos personajes que no se olvidan.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pese a estar contado desde el punto de vista de Maud, no hay dramatismo, hay crujidos en ocasiones, claro, una dureza seca, rápida. Pero en general el tono me gustó mucho. Te gustará Maud y su hija y su nieta.

      Un abrazo

      Eliminar
  11. Maud es entrañable, tener alzeimer es horrible y constatar cómo se deteriora todavía peor. Las sucesivas "desapariciones" de amiga y hermana han de desconcentarla y entristecerla muchísimo, espero que al intentar ordenar sus intermitentes recuerdos encuentre una explicación o un poco de paz, al menos.
    Gracias por presentarme a Maud, Ana, todo un privilegio. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una enfermedad horrible, para quien la sufre y para quienes les rodean. Muy bien contado por Healey, sin dureza ni dramatismos innecesarios. Inteligente. Te gustará Maud, Mere.

      Un abrazo

      Eliminar
  12. Eso de ir perdiendo la memoria es algo que siempre me ha preocupado.

    No solo por olvidar lo que ya has vivido, sino porque hace que te olvides de vivir.

    Este lo apunto pero lo dejo para un poco mas adelante (espero no olvidarme).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que preocupa ¿a quién no?. Es horrible perder la memoria. Perder en general es horrible. Pero muchas veces se pierde para ganar. Pero este no es el caso :(

      Olvidarse de vivir es lo peor. Pero no es el caso de Maud.

      No te olvides! :)

      Un abrazo, guille.

      Eliminar
  13. Creo que, antes de leer tu reseña, tenía una idea equivocada del libro... El tema de la enfermedad, la pérdida de memoria, la vejez, es bastante duro, sobre todo si lo has vivido de cerca: a pesar de todo creo que es una novela de esas que te hacen sentir y quizás para un determinado momento lector me vendría bien un libro como este. 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te hace, sobre todo, comprender. Es de esos libros que para familiares que estén viviendo esta situación aporta más luz, más entendimiento, que sufrimiento. Yo lo veo así.

      Un abrazo

      Eliminar
  14. Lo compré hace poco porque en cuanto que lo vi, no lo dudé. Desde que leí la primera reseña sobre él, me llamó la atención; y ahí lo tengo esperando. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, ya lo tienes. Eso es lo importante. Una vez que está en tu estantería, los libros saben esperar el momento adecuado.

      Un abrazo

      Eliminar
  15. Pues aunque dices que no es excesivamente dramática, esto del alzheimer me resulta un tema muy interesante. me apunto el libro, que no lo conocía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo es. Claro que hay esos momentos que... ains... pero no es el tono general del libro ni mucho menos. Creo que te gustará, y si no te gusta, vuelves y me das una colleja :)

      Un abrazo

      Eliminar
  16. A mí me llama mucho la atención este libro. Creo que me serviría para acercarme al tema. Le tenía el ojo echado desde hace un tiempo. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te gustará, lo sé. Maud es irresistible, conocerla ha sido aprender.

      Un abrazo

      Eliminar
  17. Durísima temática, muy triste porque no hay nada más terrible que perder los propios recuerdos y lo que uno ha sido. Hace años me dijeron que el Alzheimer era una enfermedad muy triste porque se perdía lo que la persona había sido y eso es muy doloroso para ella, en los momentos de lucidez y sobre todo para sus familiares.
    A pesar de tus palabras de la manera de contar del libro, creo que no me apetece leerlo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tema es duro. Pero la ficción que recrea Healey es muy práctica para acercarse a cómo piensan y sienten personas que padecen esta enfermedad. Es una enfermedad triste. Cruel. Nos roba.

      Pero de verdad que está contado desde un punto de vista que no te haces drama. No lo descartes (bueno, no es una orden, eh, es una sugerencia)

      Un abrazo

      Eliminar
  18. Es un tema tan especial que cuando vi este libro y supe de que iba , me lo apunte como Maud para no olvidarlo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La memoria de papel... Yo en verdad hace tiempo que vivo rodeada de notitas...

      Un abrazo

      Eliminar
  19. Estoy completamente de acuerdo contigo. Una novela que toca un tema duro narrada con sensibilidad y ternura. Y también coincido en que la protagonista se gana tu corazón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con mucha sensibilidad, no sólo hacia las personas con la enfermedad, sino también a sus familiares e incluso respecto al lector. Maud es un personaje de los que vas guardando en la memoria, sección personajes para recordar.

      Un abrazo

      Eliminar
  20. Este libro me gustó mucho. Me sorpendió cómo la autora fue capaz de hacerme sentir en la mente de Maud, y como conjuga diferentes emociones. Me alegra que a ti también te haya gustado :-)
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy llamativo. Está claro que más allá de la documentación o el conocimiento directo que pueda tener de esta enfermedad, lo ha hecho con una mirada desde dentro muy clara y sensible. Me gustó. Mucho.

      Un abrazo

      Eliminar
  21. Me gusta tu propuesta, porque es un tema especial y sensible, porque no todo van a ser jóvenes con coraje, porque todas las edades y problemas merecen una mirada. Gracias y abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me gustan los libros en los que los protagonistas son ancianos o niños, aunque no siempre se construyen este tipo de personajes con suficiente solidez y coherencia. Healey lo consigue. Chapeau por ella.

      Un abrazo

      Eliminar
  22. Uf, uno que no me apunto! xD
    Lo tengo en la estantería esperando turno =)

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajjaja... La verdad que es un alivio no engordar la lista, pero a veces cuando se menea tiene su tela también.

      Un abrazo

      Eliminar
  23. A mi me gustó mucho por la manera en la que trata el tema. Es un tema que tengo cercano y como dices, es duro, pero no está narrado de manera que "duela" leerlo.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso me gustó a mí también. Si tú, que tienes a alguien cercano, lo has vivido como yo creo que lo viviría en esa situación... es decir, sin dureza extra. Ya te digo que para mí fue un aprendizaje leer este libro.

      Un abrazo

      Eliminar
  24. Me la llevo! me gusta mucho lo que nos cuentas y lo que te ha transmitido su lectura.
    Gracias por tu reseña. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Eh, no te lo lleves, que es mío! :) Es una lectura muy interesante, te va a gustar. Y nos lo contarás.

      Un abrazo (y gracias a ti por comentar)

      Eliminar
  25. Lo tengo en casa esperando desde hace meses, tantos que ya ni me acordaba de él.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me pasa que una vez en casa los libros se me "olvidan". No del todo, pero casi :)

      Un abrazo

      Eliminar
  26. Interesante reseña, Ana, aunque creo que no es demasiado de mi estilo.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no sé Ariel, es que este libro es de esos que encaja casi en cualquier estilo. De hecho ni siquiera seguramente sería de mi estilo y, sin embargo, ya ves...

      Un abrazo

      Eliminar
  27. Interesante por la trama argumental y por descubrir de lo que es capaz esta debutante (30 años, británica guapetona, multipremiada ya por lo que veo…). Estoy de acuerdo contigo en que no es fácil escribir una historia desde la mente de una persona con demencia senil (la empatía aquí me parece fundamental) pero es que tampoco es sencillo localizar parte de la trama en la II Guerra Mundial para una autora tan joven. Una novela arriesgada sin duda, ¿no?

    Un abrazo, Anetta.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien informado, Krust. No he hecho mucho hincapié en eso, en la juventud de Healey (y menos aún en lo de guapetona, jajaja), su primera novela... Porque luego eso es casi como una losa para el autor o autora, pero en verdad tiene más mérito por eso. Una novela, no sé si arriesgada, porque tal vez para ella no fuera riesgo, pero sí diferente en cuanto a cómo aborda el tema.

      Un abrazo, Krust (Anneta... ains... me sigue gustando)

      Eliminar
  28. Este es un libro que un día apunté con muchas ganas pero que he ido relegando así que gracias por volver a a traérmelo a la mente
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que os he reorganizado la lista a unos cuantos :D Es que apuntamos y luego unos libros van enterrando a otros y de repente alguien lo "refresca" y, hala, a subirlo arriba otra vez :)

      Un abrazo

      Eliminar
  29. Me interesa más Maud, su confusión y sus sentimientos, que la parte de thriller que podría buscarse en la 'desaparición' de su amiga y su hermana. Y me gusta que sea ella quien cuente su historia, porque así podemos acompañarla en sus miedos e incertidumbres. El alzheimer y demás trastornos seniles son muy duros para las familias, pero a mí siempre me ha dado por pensar qué sentirá el que lo sufre en esos momentos en los que se da cuenta que con la pérdida de su memoria está perdiendo toda su vida y se esta perdiendo a si mismo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La parte de thriller es más secundaria. Vamos, es la historia, ambas "desapariciones" pero Maud se lo come todo, pero no como algo que se le vaya de las manos a la autora. Es que creo que ha sido su intención que fuera así. Ese saber qué sentirá o cómo lo vivirá la persona que padece la enfermedad es lo que muestr Healey de forma increíble. Lo digo porque parecería que tendrías que vivirlo tú para poder contarlo así.

      Un abrazo

      Eliminar
  30. Me atraen esos libros que te invitan a salir de tu "zona de confort" y te muestran que la vida también es eso que te están contando, y que te ponen frente a una historia, unos personajes que merecen ser tenidos en cuenta. Por lo que dices,(y por lo bien que lo dices), Maud es uno de esos personajes que quiere, te pide a gritos, que te metas en su piel, que veas con sus ojos, que toques con sus manos, que cometas sus torpezas, que rías con sus sonrisas, que llores con sus lágrimas o que construyas otro mundo con su imaginación. No me importaría acompañar a Maud.
    Un abrazo Ana :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí no es que me atraigan... es que son los que busco. En la zona de confort no voy a encontrar nunca lo que quiero y necesito. Maud es un personaje curioso, nos hace ver con sus ojos, aunque nos cueste entender que, en realidad, no es de fiar. Pero nos fiamos. Porque se nos olvida su memoria de papel.

      Un abrazo, Paco (hoy estoy en modo sintético, qué raro)

      Eliminar
  31. Lo apunto para más adelante. Me ha llamado la atención pero ahora estoy tan sumergida en novela negra,thriller y suspense que me sería imposible disfrutar al cien por cien de este libro que nos traes. Y creo que sería una pena porque me parece que la visión de Maud merece toda la atención posible sin expectativas de "thriller".
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te veo que estás tú muy "negra" con las lecturas :) Son momentos. El mío ahora es otro. Es un libro interesante, yo creo que te gustará incluso ahora que estás más por el thriller. Pero eso sí, déjate llevar :)

      Un abrazo

      Eliminar
  32. Me he escabullido unos minutos en esta tarde de sábado para leerte al completo y comentarte. Lo cierto es que me ha encantado lo que dices del libro, y comparto con Paco que es necesario salir a veces de la 'zona de confort'; éste parece un buen ejercicio para ello. Lo apunto, pero debo decirte que por aquí, ni noticias, ni de libro ni de autora.
    Un -sigiloso- beso para ti.

    ResponderEliminar

SI HAS LEÍDO LA ENTRADA TE AGRADEZCO EL COMENTARIO. SI NO LA HAS LEÍDO TE AGRADEZCO LA VISITA