martes, 29 de marzo de 2016

Reseñas Express (10)

La ocupación  (Annie Ernaux)

Título original: L’occupation
Traductora: María Teresa Gallego Urrutia
Páginas: 96
Publicación: 2002 (2008)
Editorial: Herce
Sinopsis: “Había dejado a W. unos meses antes, él me dijo que se iba a ir a vivir con una mujer, pero no quiso decirme su nombre. A partir de ese momento fui presa de los celos. La imagen y la existencia de la otra mujer no dejaban de obsesionarme, como si ella hubiera entrado en mí. Esta ocupación es la que describo”


Hay tres cosas que me han gustado de este libro:

1) El título: Porque en realidad lo compré por la autora, tenía ganas de leer algo suyo y antes de llegar a su más reciente y conocida La mujer helada, quise dar un rodeo con este relato, La ocupación. No sabía de qué iba pero en principio interpreté el título como apropiarse de algo, más en sentido territorial que otra cosa. A saber por qué. Pero el libro va sobre los celos, sobre cómo una mujer ocupa, literalmente, la mente de la protagonista. Me gustó ese concepto, esa descripción. Una forma curiosa de hablar de una obsesión.

2) La cita de Jean Rhys con la que se inicia el libro y de la que me quedé colgada durante mucho tiempo:

Con la conciencia de que, si tenía el valor de ir hasta el final de lo que sentía, acabaría por descubrir mi propia verdad, la verdad del universo, la verdad de todas esas cosas que nunca acaban de sorprendernos y de hacernos daño.
3) El inicio del relato:
Siempre quise escribir como si no fuera a estar cuando publicaran lo escrito. Escribir como si fuera a morirme y ya no hubiera jueces. Aunque es posible que sea una ilusión creer que el advenimiento de la verdad depende de la muerte.
Lo cierto es que este arranque inicial, y las primeras páginas, me engancharon hasta el punto de pensar que iba a terminar de leerlo incluso antes de llegar a sentarme en el sofá. Pero según avanzaba me iba dando cuenta que me enfriaba con la lectura, que le faltaba ritmo, dinamismo… algo.

Y entonces recordé. Uno de mis libros de cabecera (y está al caer su relectura) es La insoportable levedad del ser, de Milan Kundera. También habla de celos. Los celos de Teresa por Tomás. Pero el amor de Teresa es visceral, brutal, apasionado, absoluto. Sufres con Teresa. Pero no sufrí con la protagonista de La ocupación. No porque quiera yo sufrir (ojalá tuviera capacidad para no hacerlo). Empatizar, en todo caso (y que me empaticen). Pero eso es lo que falló. Está muy bien escrito, incluso agudamente analizados y explicados ciertos comportamientos, hay reflexiones interesantes y esa “ocupación” (y el desalojo posterior) está descrita de forma bastante atractiva. Pero… que no vibré, vaya.

Con la miel en los labios (Esther Tusquets)

Páginas: 208
Publicación: 1997
Editorial: Anagrama
Sinopsis: En la Barcelona de los últimos años del franquismo, de la gauche divine y el activismo clandestino, dos mujeres mantienen una historia de amor contracorriente, una revolución demasiado transgresora para ser aceptada aun por los corazones y mentes más progresistas.


Aunque escrita casi en el s. XXI, Esther Tusquets nos sitúa en los años 70. Y si lo menciono es por la sensación de que hay libros que ya nacen como viejos, y creo que a este libro es lo que le ha pasado. Que ha nacido viejo y ha envejecido aun muy rápido. Aunque hay un hábil retrato de la época, del ambiente universitario, de la Barcelona de aquellos años, una crítica nada velada a la burguesía catalana… le falta fuerza.

La historia de amor a contracorriente se me queda a medias, la relación entre Inés y Andrea no tiene la intensidad suficiente como para que me la crea y la sienta. No entiendo el comportamiento de ambas, aunque Esther Tusquets recurra a hacerlo explícito a lo largo del relato. Que la relación, el carácter y el comportamiento de ambas tenga que ser mostrado de forma manifiesta y palmaria, provoca que el libro flaquee por el lado de la lectura entre líneas.

Me faltó más provocación, más intensidad, más verdad, más sutileza, más pasión, en esta relación. La sensación es que se queda a caballo entre la crítica social y la historia de amor nada convencional (para la época), faltando contundencia, tanto si se entremezclan ambos elementos como si se toman por separado. Y, lo uno por lo otro, la casa sin barrer. 

Di su nombre (Francisco Goldman)
 

Título original: Say her name
Traductor: Roberto Frías
Páginas: 434
Publicación: 2011 (2012)
Editorial: Sexto Piso
Sinopsis: En 2005, el novelista y periodista Francisco Goldman se casó con una radiante y joven promesa de las letras mexicanas: Aura Estrada. Poco antes de su segundo aniversario de bodas, Aura sufrió un terrible accidente nadando en las playas de Oaxaca y murió en un hospital de la Ciudad de México. Devastado por la pérdida, y culpado por la familia de Aura de su muerte, Goldman se sumergió en una espiral de dolor, entre los remordimientos por lo que fue y el anhelo de lo que ya no sería. Di su nombre es tanto una larga carta de amor como un intento desesperado por conservar cada detalle de Aura a través de la pasión compartida de ambos: la literatura.


He tenido un problema con este libro que ha provocado que tal vez no vaya a ser justa con él. Cuando iba a mitad de la lectura, se cruzó Joan Didion y El año del pensamiento mágico. Y empecé a leerlos a la vez. Y Didion noqueó a Goldman. Abordando ambos el mismo tema (el fallecimiento de sus parejas), Goldman apenas aguantó un par de asaltos a Didion. Mientras que recordaré toda mi vida la lectura de El año del pensamiento mágico, la de Di su nombre solo la recordaré como el libro derrotado por Didion y el propio Goldman.

El amor entre Goldman y Aura es incuestionable. Impregna cada página del libro. El dolor ante su pérdida es atroz. Teniendo además que lidiar con las acusaciones de la familia de Aura. El problema de Goldman es el exceso, el exceso de páginas, el exceso de querer mostrar a Aura. Termina por faltarle naturalidad y por sobrarle páginas. Mientras que resulta conmovedor al mostrarnos su tristeza, sin embargo su empeño en mostrar una determinada imagen de Aura resulta forzada, intenta convencernos que sea esa y no otra la imagen que tengamos de ella. Nos la impone. Y eso hace tambalear todo el libro.

El duelo siempre es un proceso íntimo. A veces no porque queramos, tal vez lo que necesitemos sea gritarlo. Pero mostrarlo causa malestar. Tanto Goldman como Didion (y muchos otros autores) utilizan aquello que mejor saben: escribir, escribir para mostrar ese proceso sin invadir ni avasallar a nadie, puesto que los libros no obligan a ser leídos, son siempre una elección de cada lector. Hay muchas cosas del libro de Goldman que me han tocado, me han arañado, y con esas me quiero quedar, por encima del exceso de páginas y del panegírico hacia Aura en que se convierte el libro y que acaba distorsionando a la propia Aura. Porque si algo respeto por encima de todo es el dolor (el propio y el ajeno).

Todo es confuso, no sé cómo resolver este problema, no sé dónde reside lo correcto y lo incorrecto, pero busco respuestas donde suelo encontrarlas, en los libros.
Las vírgenes suicidas (Jeffrey Eugenides)
 

Título original: The Virgin Suicides
Traductora: Roser Berdagué
Páginas: 232
Publicación: 1993 (2006)
Editorial: Anagrama
Sinopsis: En menos de un año y medio, cinco hermanas adolescentes hijas de una católica ferviente que no las dejaba salir con chicos, se suicidaron. Veinte años después, varios hombres que fueron sus vecinos intentan desentrañar el enigma de esas muertes relacionadas con los misterios de la feminidad y el deseo. Una espléndida primera novela que ha sido llevada al cine con gran éxito por Sophia Coppola.


No sé muy bien qué decir. Frustración total. Empiezo a pensar que soy yo. Tal vez ahora que he retomado el blog va a resultar que son los libros los que se me resisten. Que necesito auténticos cañonazos nucleares para que algo me zarandee. De tan insensible mi coraza y de tan hiperestésica mi imaginación y mi alma. No lo sé. Pero vuelvo a chocar con una lectura que me ha dejado indiferente. Bien escrita, sí. Pero que ya desde el principio me cuenta lo que me va a contar a lo largo del libro. Y como ya está también dejado transparente y cristalino cómo me lo va a contar (con esas descripciones detalladas, ese lenguaje arrimándose a lo poético, ese decir y no decir, esa neblina a través de la que tienes que entrever…) pues me aburrí. A veces lo que leía me parecía una pescadilla mordiéndose la cola. Un bucle. Seré yo. Soy yo, claro.


Escritos 1909-1918 (Egon Schiele)

Traductora: Carla Carmona
Páginas: 160
Publicación: 2014
Editorial: La micro
Sinopsis: Primera edición y traducción al castellano de los escritos de Egon Schiele, compuesta por sus manifiestos, una selección de ocho poemas y 58 cartas dirigidas a amigos, familiares y diversos personajes de la Viena de principios del siglo XX. La edición incluye parte de sus manuscritos originales, retratos de sus destinatarios y obras del artista aludidas literal o conceptualmente en esta correspondencia. Un total de 66 citas ilustrativas que aportan valor documental y visual a la obra.


He aquí la joyita. La micro es una editorial muy atractiva, que ha puesto la mirada en lo esplendoroso de lo minúsculo, porque la belleza suele estar en los detalles y no en lo grandilocuente. Todo lo que he visto hasta ahora de La micro son auténticos agasajos. Me encanta la filosofía de esta editorial, que nos invita a detenernos en las pinceladas que pasan desapercibidas, en las eclosiones que transcurren en lo microscópico, ahí donde las miradas se deslizan valorando como insignificante lo que en verdad contiene la perfección.

En esta delicada y sugestiva edición se nos presenta un Schiele que es un reflejo de sus dibujos, entre quebradizo y comprometido. Comprometido con la naturaleza, con el arte, con su propia misión como artista. Su alma bullía y sus más de tres mil dibujos en su corta existencia reflejan su constante indagación de la vida y los estados emocionales. Intenso y a la vez aterrador. Leer a Schiele es leer también sus dibujos, formar parte de cada historia que una imagen cuenta. Vivió poco, vivió rápido, vivió intenso. Vivió. Y dejó una obra libre de miedo, un feminista adelantado a su tiempo, sin miedo a la mujer, el sexo como protección y fantasía.

La angustia espiritual de los genios me fascina. Schiele fue un genio, un talento de la naturaleza para quien el reconocimiento llegó tarde, quizás porque los genios lo son precisamente por eso, por sobrevivir en tiempos que no les corresponden, como agujeros negros en la linealidad del tiempo que navegan buscando su lugar, y su lugar está más allá, mucho más allá.

Soy de los más nobles
el más noble
y de los que devuelven
el que más lo hace.

Soy ser humano, amo
la muerte y amo
la vida.
(Egon Schiele)
PD: Cuando los demás volvéis, yo voy. Es una metáfora, pero también una realidad: me voy unos días. Por fin, los faros y el mar. Respirar el mar, beber el aire, abrazar faros y mirar abismos. Buscar(me).

(©AnaBlasfuemia)

75 comentarios:

  1. A mí me llamaba el de Esther Tusquets, pero por lo visto será mejor que me decida por sus confesiones como editora, ya que la historia de amor no acaba de cuajar.

    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tusquets tiene libros mejores, sin duda. Concretamente el que mencionas no lo he leído, pero sigue estando en el punto de mira.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Me quedo con Schiele. Me encanta su arte y creo que era una persona muy interesante, con mucho que decir, cosa rara últimamente.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena elección. Te va a encantar esta editorial, échale un vistazo. Es verdad que en estos escritos de Schiele hay algunos en los que poco más que reclama dinero para poder pintar, pero forma parte también de lo que vivió. A mí me ha encantado leerlo, y disfrutar de las ilustraciones.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. El de Tusquets lo tengo en casa por leer, aunque tras leer tu reseña express iré con menos expectativas. En cuanto a Las vírgenes suicidas, a mí me gustó, aunque del autor prefiero Middlesex.
    Besos:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya he visto lo de Middlesex. De todas formas es más probable que Middlesex me guste más, pero estas vírgenes no han cuajado conmigo. Que seré yo, o no. Pero lo intenté.

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Ay, me has desanimado con el de Eugenides; siempre pensé que con este autor me estrenaría con "Las vírgenes suicidas" :-(((

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te desanimes. A mucha gente le ha gustado. En verdad a mí me tentaba más el de Middlesex, pero el que tenía en casa desde hace tiempo era el de las vírgenes. No pudo ser...

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Gracias por las reseñas, me apunto unos cuantos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Hola Ana
    Entiendo lo que me decías el otro día que se te atravesaban y te dejaban decepcionada, quitando la honrosa excepción de Egon Schiele . Así y todo has sido valiente y las has terminado, yo ya no doy esa opción si pasadas , digamos, 70 hojas aquello no avanza, y nos podremos decir que lo siento que no eres tú que he sido yo, pero terminamos abandonados. Sí que he notado un tiempo a esta parte que noto que hay libros que me van a gustar pero que no es su momento, paso 10 o 12 páginas y veo que es bueno, pero que ahora no, que , en otro momento, llegará el día de encontrarnos. Me ha pasado con redoble con rancas del gran Scorza, o con incierta gloria de Joan Sales, es como tener una intuición lectora que te dice este es bueno, no lo dejas para siempre, En tus lecturas me has fastidiado con Eugenides, pero ¡bah! De escritores ingleses está el mundo lleno, y seguro que mejores que él.
    Psdt: Espero que te lo hayas pasado bien con el mar y entre faros, puesto que esto lo leerás al volver de tu viaje. ;)
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, jajajja, es verdad que en medio ha habido lecturas más acertadas y por aquí las he ido comentando, pero sin darme cuenta en mis notas para las reseñas express se iban acumulando unos cuantos... Yo soy cabezona. Alguno no lo he terminado pero esos no los comento, solo los que termino. Y justo lo que cuentas de libros que me van a gustar pero no es el momento, he acumulado un par de ellos, devueltos a las estanterías sabiendo que no es que sean malos libros pero que ahora mismo mejor no. Ya vendrán. Me ha pasado con el último de Chirbes, concretamente. Siento fastidiarte con Eugenides, pero yo lo volveré a intentar con este autor. Aunque, por autores y libros no será, no...

      PD: Me lo he pasado bien aunque el viaje ha terminado abruptamente con un esguince de rodilla que ahora me tiene en reposo absoluto :( Pero que me quiten lo bailado. En cuanto pueda retomaré ruta farera...

      Un abrazo

      Eliminar
  7. El único que conozco es Las vírgenes suicidas que es un libro que quiero leer desde hace tiempo
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tatty, es probable que te guste, aunque conmigo no haya tenido éxito. En general es un libro que gusta mucho y tiene buenos comentarios, esta vez me ha tocado estar del lado de la excepción ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  8. No te atormentes con el libro de Eugenides, Ana: no eres tú, ES ÉL. ¡Qué pesadez de libro, por favor! Y no eres la primera persona que conozco a la que no le gusta. Es lo que dices tú: no avanza. Los suicidios de las pobres chicas se suceden con una frialdad y una monotonía plomiza, sin interpretación alguna, sin alma. Intuyo que lo que el autor quiere representar mediante una gran elipsis es que lo que las mata es la represión sexual, el encierro, porque esa represión flota de una manera asfixiante (y un tanto viscosa) en el modo de relatar y hasta en el enfoque de esa voz narrativa masculina que pertenece al entorno externo a la familia y parece también perjudicada por esa represión y esa languidez. Pero esa elipsis no funciona, no aporta misterio, solo una melancolía tediosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, gracias! jajajaja... A mí se me hizo pesado en verdad, como que avanzaba en la lectura y nada me sumaba, no me llevaba a ningún lado en el que ya no estuviera casi desde el principio. Como estoy raruna con las lecturas y además tiendo a flagelarme he preferido pensar que soy yo. Pero me dejas mucho más tranquila :) Me puede gustar, perfectamente, libros melancólicos, pero que fluyan, aunque no salgan de esa melancolía. En este caso es que todo me parecía... estancado.

      Un abrazo

      Eliminar
  9. Egon Schielle!! que maravilla sus dibujos y cuadros...y he visto el libro, pero no me había lanzado a él. Lo haré. Respecto a Las virgenes suicidas si lo hubiera encontrado casi seguro que me hacia con él, por la sí buena peli de Sophia Coppola, pero también pega que sea un rollo así que te haré caso. Un abrazo y disfuta del mar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me encanta Egon Schielle, sus trazos, sus colores... Merece la pena, además son libros con muy buen precio los que tiene esta editorial, muy generosa además con las ilustraciones. Con "Las vírgenes suicidas" pinché en hueso, aunque no descarto ni mucho menos leer más del autor.

      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Que multi-reseña más completa. No sé si estos libros que hoy nos traes los has leído seguidos pero según iba leyendo comprobaba que a ti te estaba pasando lo que a mí me ocurre a veces, que leo varios libros seguidos y ninguno me gusta, entonces es cuando pienso que me está pasando algo, que estoy muy pejiguera y que no me gusta nada. Quizás hay momentos en los que somos más exigentes con todo, incluso con nuestras lecturas, o es simple mala suerte.
    Menos mal que el último, Schiele, sí te gustó. Por cierto, lo de escribir esa reseña con una letra más pequeña ¿ha sido casualidad o era para recalcar lo de 'micro'? ;)
    Que disfrutes de tu escapada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no... por medio ha habido lecturas que me han cundido más y que alguna ya he comentado por aquí. Es verdad que estoy exigente con los libros, o que estoy en un momento muy concreto en el que no cualquier libro me vale ni me llega, pero afortunadamente entre pinchazo y pinchazo hay gloriosos aciertos :)

      El de Schiele me gustó, aunque ahí era fácil porque me encanta Schiele y conocer de primera mano sus ideas, sus pensamientos, siempre es atractivo, además de que la edición es una delicia. Lo de la letra pequeña ha sido casualidad, cosas del blog :)

      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Hola Ana, me encantan estas reseñas cortitas y sustanciosas, me llevo al menos tres títulos, el que más me llama es La ocupación; me gusta esa cita de Rhys que has compartido. ¡Gracias por las reseñas!

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te llevas bastantes :) El de "La ocupación" no es mal libro, que conste, pero no me ha sido suficiente, aún así siendo cortito le he sacado bastante jugo. La cita de Rhys es... preciosa.

      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Disfruta mucho, yo vengo de esa ruta y se desconecta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Disfruté! Me sirvió de mucho. Me he traído mucho y bueno dentro. En cuanto me recupere cojo coche y me voy al sur, necesito ampliar y concretar esa desconexión.

      Un abrazo, Silk.

      Eliminar
  13. Pues esta vez no me llevo ninguno. Disfruta de estos días, niña.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien está que la lista no se agite añadiendo más :) Disfruté, disfruté, pese a que la ruta terminó ligeramente accidentada ;)

      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Menudo festín lector te has dado, aunque parece que con alguno has rozado la indigestión. Últimamente me cabrea bastante cuando a un libro le sobran cien páginas o más, así que el de Goldman lo descarto. De Esther Tusquets me gustó mucho "Habíamos ganado la guerra" (que además conseguí vía bookcrossing), pero este parece un poco soso. Me voy a quedar y he visto que coincido con más de uno, con el de Egon Schiele. Siempre me han fascinado sus dibujos, tienen algo de inquietante, a contracorriente del modernismo "bonito" de su época. Echaré un vistazo además a esa editorial que no conozco.
    Ah, y disfruta de tus vacaciones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poco empachada con el festín, si, jajajja. Pero Schiele lo salvó. En realidad casi todos tienen algo salvable, cosas que suman. El de Goldman, además de páginas es que enfrentarse con Didion a la vez fue definitivo. Te quedas bien con el de Schiele, además viene con muchos dibujos suyos. Esta editorial me tiene encantada, creo que te gustará.

      Disfruté, aunque fueron cortas. Las ampliaré ;)

      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Te vas ahora y es cuando triunfas, dándonos envidia cochina a todos, jajajaja, qué tía.

    A pesar de tus peros yo "La ocupación" me lo llevo anotado, y no lo conocía, así que gracias. También por descubrirme "Escritos 1909-1918", que también me anoto. El único que conocía de todos es "Las vírgenes suicidas", que también quiero leerlo.

    Ea, ¡a disfrutar de tus vacaciones!

    bsos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajjaja... calla, calla... que al final me hice un esguince de rodilla y me quedé a medias. Pero lo bonito es que podré repetir, y que de hecho en cuanto me recupere cogeré rumbo al sur a seguir buscando mar y faros.

      "La ocupación" es cortito, se puede leer aunque me haya decepcionado algo, me haya mantenido a distancia. Espero que el de Schiele te hagas con él y lo disfrutes. Sobre las vírgenes, quizás tengas más éxito que yo ;)

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Ya vi lo de tu esguince (instagram, creo) ... eso es el karma, lo sepas! ¿qué es eso de irte de vacaciones cuando todos volvemos?, jajajaja

      Si necesitas info de por aquí del sur; pregunta, pregunta ...

      bsos!

      Eliminar
    3. ¡Karma! ¿tan malo lo tengo? :( Fue intrepidez, más bien, e infortunio... qué tonta la rodilla, que se volvió gelatina de repente.
      El sur es muy grande... tengo la mirada puesta en Cádiz, pero dime cosas... busco mar, mar, mar... y faros...

      Abrazo.

      Eliminar
    4. love Cádiz ...

      En Cádiz hay muchos faros. Sólo desde Vejer de la Frontera hasta Tarifa (unos 60 km) puedes hacerte una ruta (que te recomiendo, por sus playas, pueblos, puestas de sol, gente, gastronomía ...) y podrás ver 5 faros (de Trafalgar, de Barbate, Camarinal, de Punta Paloma y de Tarifa). Alojarte por allí será fácil (según la época, claro) y todo aquello es precioso.

      En diciembre yo me fui el puente a Tarifa, y se está de lujo.

      Eliminar
    5. El faro de Trafalgar lo conozco, estuve hace menos de un año allí. Los de Barbate y Tarifa los tenía ya en agenda, añado el de Punta Paloma y Camarinal. Conozco bastante esa costa también, me encanta la costa gaditana... En principio Conil sería desde donde me movería porque conozco un sitio allí que me gusta mucho, pero si lo del alojamiento se me complica miraré por Tarifa.

      Muchísimas gracias Rossy ;)

      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Me apuntaré el último ya que los demás han sido un sí pero no. Bueno, y tal vez el primero que me ha llamado mucho la atención.
    Con La vírgenes suicidas me pasó como a ti pero con la película (el libro no lo he leído). Muchas expectativas y luego me resultó un poco tostón.
    Que los faros te guíen a buen puerto.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El de "La ocupación" puede merecer la pena, la autora la merece. Me dejó algo fría pero también es verdad que "saqué" muchas cosas de la lectura. Con "Las vírgenes suicidas" no quiero arriesgarme pero intuyo que podría pasarte lo mismo que con la película :)

      Los faros me guiaron, me aliviaron y mucho. Los seguiré buscando.

      Un abrazo.

      Eliminar
  17. Hola Ana.
    Pues de todos los citados, yo celebro la aparición de un nombre que no figura como titular en este partido, Jean Rhys, autora que hace ya tiempo está por mis estanterías, con un libro, "Ancho mar de los Sargazos" esperando pacientemente su momento.

    De los que muestras parece que Schiele va sacando distancia al resto... Yo también apuesto por él.

    Pues eso, empápate de brisa marina, respira hondo junto al faro, y llénate de mar.
    A disfrutarlo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje... tú sí que sabes. Mantén a los Sargazos ahí, que el momento está al llegar. Y Schiele, en cabeza sin duda, es que además es un pintor que me encanta y la edición es preciosa. Es buena apuesta.

      Me he llenado de mar. Me he llenado de belleza.

      Un abrazo.

      Eliminar
  18. Me quedo con La ocupación y con Di su nombre, que aunque no han terminado de convencerte, me han llamado la atención. Y con el último, claro, que si me lo cuentas de ese modo, es imposible resistirse.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver... de los que no me han convencido "La ocupación" es bastante rescatable. El de "Di su nombre" le sobran páginas y panegírico pero tiene muchas cosas interesante. Y el de Schiele... pues eso, no resistirse :)

      Un abrazo.

      Eliminar
  19. No he leído ninguno de ellos, aunque me atrae "La ocupación". En cuanto a Eugenides, tampoco he leído nada de él aunque sí tengo apuntado "Middlesex", pues no dejo de leer comentarios muy positivos sobre él.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también tengo apunto el de Mmiddlesex, creo que me va a gustar bastante más que este, pero esperaré un tiempo para leerlo, no sea que aborde la lectura contaminada por las decepcionantes sensaciones que me ha dejado "Las vírgenes suicidas".

      Un abrazo.

      Eliminar
  20. Jaja yo todavía no puedo volver, pero espero no tardar xD
    Quería leer, y quiero, Vírgenes suicidas, espero que no me decepcione ...
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Las vírgenes suicidas" es probablemente de esos libros de los que soy consciente que puede gustar a mucha gente aunque a mí no me haya llegado, así que espero que tengas más suerte con él.

      Un abrazo.

      Eliminar
  21. De Tusquets he leído varias obras pero hace mucho tiempo. Igual me animo a leer algo qué tengo de ella pese a tu opinión poco entusiasta sobre la obra que has leído: Habíamos ganado la guerra y Tiempos que fueron junto a Óscar Tusquets Blanca.

    A Eugenides tengo ganas de volverlo a leer tras Middlesex que me encantó y esta, que no te ha gustado, la tengo en la estantería de pendientes.

    Y Schiele lo tomo en consideración.

    Felices vacaciones de faros y mar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo por ahí el de "Habíamos ganado la guerra", estoy segura, lo sé, que Tusquets tiene mejores libros. "Middlesex" será la siguiente lectura de Eugenides que abordaré, estoy segura que con más acierto. Te gustará el de Schiele, te gustará La micro ;)

      Un abrazo.

      Eliminar
  22. Respuestas
    1. Estoy segura de que sin lecturas no te quedas ;)

      Un abrazo.

      Eliminar
  23. Que disfrutes mucho de tu viaje, el reposo y la desconexión.
    Los dos primeros que traes no me convencen uno por el tema y el otro porque esas historias sin pasión, sin arriesgar no funcionan.
    En Las vírgenes suicidas no coincidimos, a mí en su día me gustó mucho, por la opresión de lo que contaba y cómo a mí me pareció que todo iba de forma natural a su destino.
    Aunque el autor me aburrió mucho con La trama nupcial.
    La joya la tendré en cuenta pero no tengo yo la cabeza para lecturas tan complicadas ahora prefiero algo más sencillo y que me lleve de la mano.
    Un abrazo y aquí esperamos tu vuelta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo disfruté. Se hizo corto. Pero ampliaré viaje y desconexión.
      El de "Las vírgenes suicidas" a mí no me fluyó. Y lo intenté. Pero sé que estoy en un momento lector muy mío y que es fácil que se me atasquen lecturas que en otro momento me llegarían más y mejor.
      El de Schiele es disfrutable incluso sin leerlo, jajaja

      Un abrazo.

      Eliminar
  24. ¡Hola!
    Llevo tiempo con ganas de leer Las vírgenes suicidas, una pena que no te haya convencido y te haya aburrido. Yo he visto la adaptación hace tiempo y guardo buen recuerdo de ella.
    El resto no conocía ninguno.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te gustó la película creo que es fácil que te guste el libro. Ya ves que soy minoría en este caso (y en muchos otros, la verdad, jajajja), así que no soy muy de fiar si se trata de seguir mis sensaciones lectoras.

      Un abrazo.

      Eliminar
  25. Ana, ¡¡qué elenco literario!! Te leo y pienso...¿qué hago con mi tiempo? ¿Qué mal lo aprovecho?!! En fin...me encanta la cantidad de libros con los que nos despiertas. Siento que son libros para despertar mentes dormidas. Quizá unos me estimulan más que otros...pero bueno, todos ellos tienen ese don de decirte algo más que las palabras que lees sobre el papel blanco.
    De tus libros, me llevo: "La ocupación", que con la frase que comentas y el título ya dice mucho...quizá me eche para atrás que la intensidad del libro vaya bajando, pero me gustaría intentarlo (no sé cuando, pero alguna de mis vidas lo tendré que hacer).
    Tusquest me suele gusta mucho, así que tendré que mirar al menos "con la miel en los labios"...aunque sea un rato en la librería, tras un rincón. Si me convence tal vez pasé algún rato más largo, ya veremos...
    Goldman y Didion. Con Goldman me quedé atrapada con un libro suyo (que tristemente no recuerdo el título), un día mientras esperaba en el Fnac...y casi lo devoré. Me quedé con su nombre, y pensé en recuperar un día tiempo con él. El libro me llama mucho la atención y me recuerda, salvando distancias, a C.S.Lewis, con "una pena en observación". Didion lo descubrí con Laura de Utopía, y ya le tengo en el pensamiento para ir a por él...me gustaría leerlo...Entiendo que supusiera una especie de pensamientos enfrentados, ya que por lo que entiendo Didion es una mujer que trata de vivirlo fuera de todo victimismo...a pesar del duelo y el tiempo que se necesita para superar esos viajes a "nunca jamás", pero no sé cómo es Goldman y puede que él se regodee un poco en el sufrimiento...ya veremos si me encuentro con ambos. Aunque no creo que los lea juntos dada tu experiencia.
    A Egon no le conozco y suena atractivo, así que, también me lo llevo apuntado.
    Disfruta mucho de esos faros, de ese mar que envuelve y de ese estar contigo misma...buscándote.
    Un abrazo muy grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡No te atormentes María! Yo pierdo muchísimo tiempo. Muchísimo. Parece que leo más porque intercalo muchos libros cortitos que van sumando, también porque durante un tiempo llegué a leer dos y hasta tres libros a la vez. El libro de "La ocupación" aunque me mantuvo a distancia y no fue una lectura redonda no es ni mucho menos un libro que desaconseje, de hecho leeré más de la autora. Y Tusquets me gusta, pero este libro se me deshizo en las manos... El de Goldman salió perjudicado al confrontarlo a la vez con Didion. Le sobran páginas, le sobra dirigir tanto la mirada del lector respecto a Aura. Pero no es mal libro. El libro de Didion es... uauuu... joyaza. No los leas juntos, no. Y mejor el de Didion después.
      Disfruté. Me accidenté. Seguiré en nada con ruta farera... buscándome (siento que cada vez estoy más cerca).

      Un abrazo fuerte.

      Eliminar
  26. Tengo apuntado el de Vírgenes suicidas desde hace tiempo, aunque después de leerte me he quedado un poco ploff.

    Un beso ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco me hagas mucho caso, que ya ves que es un libro que gusta bastante. Seguro que lo disfrutas más que yo ;)

      Un abrazo.

      Eliminar
  27. Hola Ana,
    Espero que disfrutes de lo lindo de esos días de descanso junto al mar.
    De la lectura de tu post, me quedo con los Escritos que me apunto para una próxima lectura.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena elección, Conxita, los Escritos de Egon son una delicatessen.
      Disfruté y habrá más mar ;)

      Un abrazo.

      Eliminar
  28. Me llevo las vírgenes suicidas, que además lo he tenido en mente varias veces
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues despeja tu mente de la llamada de las vírgenes y a ver si contigo fluye mejor esta lectura. Ya nos contarás.

      Un abrazo.

      Eliminar
  29. Sobre lo que comentas en La ocupación, es curioso como a veces por comparaciones sabemos qué nos gusta o qué nos falla de un libro.
    De Tusquets leí El mismo mar de todos los veranos, y no acabé de conectar con él.
    Y a pesar de que Las vírgenes suicidas no te ha llegado a entusiasmar, no puedo evitar tenerle ganas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, cuando intentaba concretar porqué este libro, que por otro lado está muy bien escrito, no me acababa de cuajar me vino sin duda el porqué. Pero es que "La insoportable levedad del ser" es un libro muy especial para mí y claro, cuando las comparaciones acuden aún sin buscarlas...
      Suerte con las vírgenes ;)

      Un abrazo.

      Eliminar
  30. Sobre tus comentarios del primer libro, ¡cómo te entiendo! No sabes muy bien porqué, pero no consigues que te pellizque, por mucho que reconozcas sus valores. Sobre los demás, me quedo con tus impresiones, porque nos los conocía. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que "La ocupación" en verdad tiene muchas cosas que me gustaron, pero se quedó ahí... al borde pero sin traspasarlo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  31. Sabrosos bocaditos los que compartes con nosotros, de los que sólo he probado Las vírgenes suicidas (y, por lo que leo, me gustó mucho más que a ti). Me han gustado mucho tus comentarios pero me quedo con que una de tus lecturas de cabecera es La insoportable levedad del ser, un libro que me han hecho prometer que tengo que leer antes de que acabe el año y que con tu aval afronto más segura. 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con el libro de Eugenides me ha tocado estar del lado de la minoría. Me alegra saber que te pondrás manos a la obra a lo largo del año con "La insoportable levedad del ser". Yo lo releeré más pronto que tarde porque quiero traerlo aquí y comentarlo. Adoro ese libro.

      Un abrazo.

      Eliminar
  32. Sólo tengo el de Eugenides, y tú dices que ha sido una decepción... No sé, quizás lo ponga para leer en breve. Del resto, más nada que poco.
    Un beso para ti, Ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El de Eugenides llevaba en mi estantería mucho tiempo y se ve que cayó a mis manos en mal momento. O no. Espero que tengas más suerte con él, ya lo comentaremos.

      Un abrazo.

      Eliminar
  33. Me quedo con Egon Schiele. Apuntado. Y enfrentar a Didion (en ese libro precisamente) con cualquiera no es jugar limpio. Je!

    ;D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajja... es verdad, no ha sido jugar limpio, pero no fue una confrontación buscada. Surgió. Y el de Didion es que es impresionante. Maravilla.

      Un abrazo.

      Eliminar
  34. De los leídos me quedo con Las vírgenes suicidas. De los no leídos La ocupación
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisión cirujana la tuya, jajajaj. El de "La ocupación" no es mala elección.

      Un abrazo.

      Eliminar
  35. A pesar de que no te haya generado demasiado entusiasmo (por decirlo suavemente) y debido a mi interés innato en el fenómeno 'Gauche divine', le he echado el ojo inmediatamente a 'Con la miel en los labios'. A mi 'Las vírgenes suicidas' (la película de la Coppola) me resultó tremendamente aburrida. Visualmente muy potente, pero aburridísima. Solo salvo la BSO de Air, que va que ni pintada con ese aire lánguido que transmitían las chicas. Por cierto, que yo tb. tengo pendiente por ahí 'Middlesex'

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues cuando leas el de Tusquets lo comentamos. Aburrido me pareció el libro de Eugenides, la película seguramente sea un calco del libro, porque además está escrito para eso, para hacerlo película. Me quitaré el mal sabor de boca con Middlesex, seguro.

      Un abrazo.

      Eliminar
  36. Llego un poco tarde, pero el ordenador y yo hemos estado reñidos mucho tiempo.
    Maravilloso, Schiele. Lo descubrí la segunda (y última) vez que estuve en Viena. Tengo sus obras en libro y también enmarcadas. Iba buscando a Klimt y me lo traje a él. En cuanto lo vi me fascinó, lástima que durase tan poco.

    ResponderEliminar

SI HAS LEÍDO LA ENTRADA TE AGRADEZCO EL COMENTARIO. SI NO LA HAS LEÍDO TE AGRADEZCO LA VISITA