lunes, 17 de octubre de 2016

Las chicas (Emma Cline)

Título original: The girls
Traductora: Inga Pellisa
Páginas: 344
Publicación: 2016
Editorial: Anagrama
Sinopsis: California. Verano de 1969. Evie, una adolescente insegura y solitaria a punto de adentrarse en el incierto mundo de los adultos, se fija en un grupo de chicas en un parque: visten de un modo descuidado, van descalzas y parecen vivir felices y despreocupadas, al margen de las normas. Días después, un encuentro fortuito propiciará que una de esas chicas –Suzanne, unos años mayor que ella– la invite a acompañarlas. Viven en un rancho solitario y forman parte de una comuna que gira alrededor de Russell, músico frustrado, carismático, manipulador, líder, gurú. Fascinada y perpleja, Evie se sumerge en una espiral de drogas psicodélicas y amor libre, de manipulación mental y sexual, que le hará perder el contacto con su familia y con el mundo exterior. Y la deriva de esa comuna que deviene secta dominada por una creciente paranoia desembocará en un acto de violencia bestial, extremo…
Puedes leer el primer capítulo AQUÍ.
Cómo me gustaba machacarme de esa forma, atizar mis sentimientos hasta volverlos insoportables. Quería que todo en la vida fuera así de desesperado y henchido de augurios, de modo que hasta los colores y el tiempo y los sabores estuvieran más saturados.
Estoy en un aprieto.

Creo que la editorial Anagrama es la que más libros aporta a mis estanterías. No es extraño, tiene en “nomina” a autores como Hustvedt, Nothomb, Ugresic, Homes, Knausgard, Chirbes, Gopegui, De Vigan, Auster, Barnes, Mesa, Sanz, Banville, Colette, Paley… Un largo etcétera que, más tarde o más temprano, van cayendo en mis lecturas. 

Y Anagrama, a esta mindundi, va y le ofrece el primer capítulo de Las chicas, de una desconocida Emma Cline y, en caso de sentirme interesada por la novela, me la harían llegar para comentarla en el blog. Claro, una se infla un poquitín, a qué negarlo. Porque es Anagrama, que me ha dado tan buenas lecturas, y tantas otras que esperan.
Era algo que había aprendido de mi madre: revertir a la educación. Atajar el dolor con un gesto de cortesía. Como Jackie Kennedy. Era una virtud de esa generación, un talento para eludir la incomodidad, apisonarla con ceremonia.
Aunque no suelo leer novedades ni aceptar libros para comentar en el blog, consentí en leer el primer capítulo de este libro. Emma Cline toma como punto de partida la matanza cometida por la conocida como “familia Manson”, en la que acabaron de una forma violenta y cruel con la vida de la actriz Sharon Tate y otras seis personas más. El tema, y el planteamiento que parecía hacer de él Emma Cline, me interesaba. Cline se centra en ellas, las chicas Manson, más que en el crimen en sí. Así que leo el primer capítulo, que en verdad me resulta escaso, pero me provoca la suficiente curiosidad como para arriesgarme a pedir el libro. Y leerlo.

Y aquí es donde empiezo a estar en un apuro. Porque aunque mi (pequeño, pero real) ego se reivindicó un pelín con el ofrecimiento de Anagrama, no soy tan ciega como para no ver que está claro que hay un boom mediático detrás de esta novela. Y mis lecturas, más o menos acertadas, más o menos literatura, suelen estar alejadas de este tipo de bombardeos mediáticos (curioso, la palabra “mediático” no tiene sinónimo…) de los que desconfío por naturaleza y a los que suelo llegar, si es que llego, bastante tiempo después de su lanzamiento y predecible lluvia de elogios a mansalva, muchas veces… gratuitos (y no me refiero a una cuestión económica).

Y empiezo a leer. Y me digo, vaya, no escribe mal Cline. Crea imágenes interesantes, tiene una mirada más allá de lo habitual, cierta profundidad, sabe contarlo. Hace un retrato reconocible y certero sobre la vulnerabilidad de la adolescencia y lo expuesta que se puede llegar a estar en ciertos entornos cuando la autoestima es una marejada que parece alejarse continuamente. Acierta con la psicología de algunos personajes, de sus conductas y emociones. Sabe exponer lo que es sentirse invisible y lo poderoso que es que alguien te convierta en su centro de atención. La columna vertebral de la manipulación, en definitiva.
Me había acostumbrado a pensar en gente que no pensaba nunca en mí.
Vamos bien ¿no? Pues no. Porque después de esas primeras páginas el libro, en las que la calidad en ciertos momentos de la prosa de Cline me despista, se me empieza a deshacer en las manos. ¿Qué pasa, Ana? Me atasco, pasan los días, me cuesta avanzar, siento rabia porque el libro me provoca un bloqueo lector. No avanzo leyendo, y cuando lo termino me cuesta volver a coger otro libro. Eso me enfada. Así que decido hacer una purga, escribir y contar la razón por la cual este libro me ha decepcionado.

Porque os vais a hartar a leer cosas bonitas de Las chicas. Porque seguramente es un libro que va a gustar mucho. Pero a mí se me ha quedado corto (no de páginas). He comentado lo que me ha gustado del libro. Me parece un acierto por parte de Cline el planteamiento, la idea en la que se basa el libro, lo que quiere contar. E incluso el cómo lo hace no está tan mal. Escribe bien y puede que con el tiempo Cline, si no se deja cegar por el éxito de su debut literario, sea una autora a tener en cuenta.
Todos queremos que nos vean
Como novela de iniciación o formación (coming-of-age novels, o Bildungsroman, en su término alemán original) es interesante, pero suma relativamente poco o nada a lo ya existente, aunque sin duda, insisto, basarse en las chicas Manson lo considero un gran acierto. Lo que sucede es que le falta utilizar lo implícito, no dar tanta información que ya ha quedado clara pero sobre la que insiste una y otra vez (la relación de Evie con sus padres, por ejemplo). Hay exceso de información para justificar la fascinación de Evie por Suzanne. Y, pese a tanto detalle y empeño por parte de Cline, Suzanne no me parece un personaje tan poderosamente retratado como para cautivar a nadie de esa forma, excepto por el deseo de la propia Evie de gustar, de querer, de amar. Y de que la amen. Que la vean.

La Evie adulta termina por sobrarme o por faltarme. Otros personajes, como Russell y otras chicas, más allá de Suzanne y la propia Evie, quedan imprecisos…

¿Cómo explicarlo? Le sobran páginas. Queda clara la vulnerabilidad de Evie, que es carne de cañón para la manipulación. Pero tanto intenta Cline mostrarnos esto que estira demasiado el chicle y al final una mitad se me queda en los dedos y la otra mitad en la boca. Es un chicle que empezó muy rico y acabó muy pegajoso y pesado. 
Sus respiraciones eran como cuentas de rosario, cada inspiración y espiración, un consuelo.
Tengo la sensación de que Cline se ha gustado a sí misma. Que tiene mucho potencial y muchas cosas que contar y las quiere contar todas, recreándose en el cómo. Deleitándose en el escribir bien. Es brillante en algunos momentos, pero se enreda, pierde de vista las claves de lo que tiene entre manos y termina por desdibujarse. Y a mí me queda la impresión de que ha dejado pasar una oportunidad, que tenía una genialidad en las manos, las bases para contarlo bien y que finalmente la bomba le estalla en las manos, fascinada mientras miraba la cuenta atrás. 

También pienso que hay booms mediáticos que le hacen un flaco favor a la novela. Ponen el listón en un nivel que no le corresponde y la decepción es casi una consecuencia natural. Cuánto hubiera agradecido que Anagrama hubiera elegido, por ejemplo, Basada en hechos reales, de Delphine de Vigan, para enviarme e iniciar una relación que, me temo, ha terminado en un coitus interruptus…
Estás siempre escapándote, y nos dejas el corazón roto cuando te vas
En esta fotografía aparecen tres de las acusadas en el caso del asesinato de Sharon Tate. Susan Atkins es la que va detrás de la mujer policía. A mí sigue sin quedarme claro de qué se ríen. Yo y mi enfermiza incapacidad para entender el mal y la ausencia de empatía…



54 comentarios:

  1. Genial reseña y como siempre....sincera hasta la saciedad. Me dejé llevar por la "excelente" recomendación que hizo una bloguera y regalé este libro a dos buenas amigas de las que espero que no me lo manden de vuelta si coinciden contigo. Gracias, guapa. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En lecturas es difícil coincidir. Afortunadamente, añado. No es mal libro, lo que lo empeora es lo inflado que está por intereses comerciales. No te lo mandarán de vuelta, ya verás ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  2. A mí tampoco me convenció en absoluto. Sí es cierto que la prosa de la autora me gustó mucgo, pero historia y personajes me quedaron cortos, muy cortos. Le sobran páginas y le falta contenido.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No escribe mal. Habrá que ver qué mantiene en sus próximos libros. La historia era ambiciosa y no la supo manejar, para mi gusto. Estoy muy de acuerdo contigo ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Estaba interesada en esta novela por la atención suscitada en general y porque su lectura se ha propuesto en un grupo al que pertenezco. He leído algún comentario elogioso, pero en este caso, tal como lo explicas, creo que coincidiré contigo cien por cien, incluidas las matizaciones que tan estupendamente describes.
    Supongo que lo leeré. Ya diré aquí si me he equivocado o no.

    ResponderEliminar
  4. Con este libro tengo un dilema. Solo necesitas ver la foto de la nena que escribe para ver lo que ham hecho y lo que va a durar. Te extraña de Anagrama porque no suele jugar a estas cosas pero supongo que el negocio es el negocio y dentro de unos límites pues está bien.
    Por otro lado también suelo esperar para leer estas novelas que tanto fascinan a menos que me llegue una recomendación muy especial.
    Me da miedo que quiera justificar algo y si ahora le junto tu cansancio ya voy restando puntos porque lo de que me repitan tanto las cosas no lo llevo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algunos críticos literarios se han fijado también en la foto. Y tampoco le han hecho mucho favor incidiendo en lo guapa que es la muchacha. Si dura o no dependerá sobre todo de ella misma. Mal no escribe y si se escucha a ella misma en vez de a todo el ruído que la acompaña puede que tenga su recorrido.

      Anagrama hizo una apuesta. ¿Por qué este libro? No lo tengo claro, con el plantel que tienen...

      Lo cierto es que yo también espero mucho con las novedades porque... bueno... dejémoslo en que tengo mis razones. El ego me la jugó en este caso 😐

      No, no trata de justificar nada. De hecho se embarulla un poco, creo, con lo que pretende contar.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Pues yo soy de las que si disfruté del libro. Me encantó como la autora narra a la perfección los sentimientos de una adolescente. No conocía los sucesos de Manson y creo que eso jugó a mi favor.
    Me quedo por aquí. Un beso ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si ya lo digo. Sé que es un libro que gustará mucho. Creo que no conocer lo de Manson ayuda, porque no lo cuenta muy bien...

      Un abrazo (y bienvenida)

      Eliminar
  6. Hola!

    Tengo en libro en casa pero aún no he podido leerlo. Las diversas opiniones que leo de él me disuaden de hacerlo en breve, igual cuando me descargue un poco me animo para poder opinar.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo cierto es que es un libro que provoca reacciones dispares. Vamos a anotar eso a su favor ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Uff pues yo tengo una curiosidad tremenda. Ahora eso sí, se agradece otra perspectiva no tan entusiasta como las que llevo vistas. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La curiosidad no es mal punto de partida para una lectura. Y las opiniones diferentes siempre suman, añaden miradas distintas...

      Un abrazo

      Eliminar
  8. Yo estaba entre que sí y entre que no, tirando hacia el que no, y de momento lo descarto. Aunque algo de curiosidad tengo con otras opiniones que he visto, y si un día me lo topo en la biblioteca es posible que se venga conmigo. Es que no me aclaro conmigo misma XD XD
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que provoca cuando ves muchos comentarios simultáneos sobre un libro y que no son coincidentes las opiniones: que provocan curiosidad. No aclararse con una misma suele ser una de las razones por las que leemos ¿no? (para ver si nos aclaramos) 😂

      Un abrazo

      Eliminar
  9. Me había fijado en ella, no te digo que no. Allí está, apuntada en esa lista interminable de la que tal vez salga o tal vez como tantos otros se quede para siempre. En cualquier caso, si finalmente la saco iré con las expectativas moderadas gracias a tu reseña. De Anagrama yo llevo unos cuantos, también. Me atrevería a decir que encabeza mi lista de lecturas. Y casi siempre me ha ofrecido lecturas fascinantes, por lo que siempre me fijo en sus libros. Así que no me extraña que si te ponen el caramelito en la boca te cueste rechazarlo. En cualquier caso, colaboración de por medio o no, se agradece la sinceridad (y ellos, que parecen una editorial seria, también deberían agradecerla).
    Ay, "Basada en hecho reales", esa sí que voy a ponerla en cuarentena, porque me gustó tanto "Nada se opone a la noche" que me temó será difícil que la iguale. Esperaré a que se muevan reseñas. Y también han publicado novela nueva de Maylis de Kerangal. Ay, mi pobre lista de pendientes cómo está.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he hecho la comprobación. Pero así a la vista no tengo duda de que, sin darme cuenta, Anagrama es la editorial que más libros twngo. Y muchos de ellos tienen ya sus años... claro, inevitable que me dejara tentar. Pero me temo que nuestra "relación" termina aquí, pero como amante fiel que soy, seguiré sucumbiendo a sus publicaciones en cualquiera de sus formatos en papel (la serie de compactos me encanta)

      No me he estrenado con De Vigan y pronto le pondré remwdio. Probablemente con "Basada en hechos reales" porque tengo muchas expectativas con "Nada se opone a la noche" y prefiero esperar.

      Es mala época para nuestras listas, Lorena, hay cada vez más editoriales encaminadas a la calidad y no a la cantidad. Peligro.

      Un abrazo

      Eliminar
  10. Con esta novela me pasó como con "Me llamo Lucy Barton" en un principio. De tanto verla por todas partes se me quitaron las ganas de leerla. Parece que en esta ocasión no me he equivocado y peca de lo que suelen pecar las novelas demasiado mediáticas. Se queda en el limbo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A esta tanto boom mediático no le favorece, sin duda. Pero el limbo no es mal lugar, al menos es mejor que el infierno ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  11. jaja, me ha hecho gracia lo del boom y el ego ante el ofrecimiento. Yo no tuve el ofrecimiento, pero me di cuenta rápidamente de que la editorial lo estaba promocionando, al verlo en muchos blogs que no suelen hacer ese tipo de lectura. Yo es como me pille, a veces sí que sigo el boom y veo algunas opiniones que me parecen fiables y ea, a por él. Y otras veces, como me ha pasado con este, me empacho antes de tiempo. No lo descarto, pero de momento no, y tu opinión parace que no es fruto del boom, al menos no en su totalidad, creo. Un beso, Ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto, tienes que leer "El chal". En serio, si es que no lo has hecho ya.

      Eliminar
    2. Ea, es que fue así... el ego hizo lo suyo. Y entre que era Anagrama y que tengo tan poco ego que hasta me sorprendió... me dejé llevar 😁

      Yo suelo llegar tarde a las novedades, como con casi todo. Y creo que prefiero swguir haciéndolo así. Al menos cuando todo es muy novedoso (libro y autor/a)

      No he leído El chal. Lo anoto. Preferente (para comprar, no para leer)

      Un abrazo

      Eliminar
  12. Comparto contigo esa enfermiza incapacidad para entender el mal... Y sobre el libro, no me llamaba, pero luego empecé a ver reseñas entusiastas y empezó a picarme la curiosidad. Pero ahora vuelves a dejarme con dudas. No sé. Si se cruza en mi camino, puede que caiga. Si no...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y es enfermizo, Margari. Nos vuelve vulnerables al mal. Una y otra vez.

      Quizás las dudas te lleven a leerlo y a ti no te decepcione. Ya lo contarás en todo caso.

      Un abrazo

      Eliminar
  13. ¡Vaya! Agradezco tu entrada y tu sinceridad porque la verdad es que me tenía bastante intrigada y sí tenía (y tengo) intención de leerlo: nunca está de más bajar un poco las expectativas.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que sigas con intención de leerlo, porque creo que no hay que dejar de leer nada porque a alguien no le haya gustado o convencido. En verdad es un libro que, en cualquier caso, da para debate.

      Un abrazo

      Eliminar
  14. Me ha gustado leerte, porque aunque había visto este libro en un montón de blogs, no me había detenido a leer con detalle que opinaban, pero sí tenía la sensación de que era una buena novela, es lo que pasa cuando la ves por todas partes. Ahora ya tengo una referencia, la que has sido tan sincera de escribir en tu blog.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que Anagrama pretendía eso: que fuera muy comentado por la blogosfera, bien o mal, porque como tú dices un libro muy visto es un libro en el que te fijas, más allá de lo que se diga de él.

      Un abrazo

      Eliminar
  15. Fíjate, a mí Anagrama me despierta los sentimientos totalmente contrarios que a ti, y a esta novela me costaría darle una oportunidad. Vista tu decepción, además, queda descartada.

    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí Anagrama, de las editoriales grandes (Lumen también me gusta mucho), es de las que más me atraen. Pero mira, este libro fue una mala opción, aunque tampoco me voy a hacer un harakiri por haberlo leído. No ha estado tan mal. Ni tan bien.

      Un abrazo

      Eliminar
  16. Este es un libro que me apetecía mucho, pero estoy viendo unas reseñas que me dejan fría, no creo que al final lo lea
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo descartes, si te apetecía decide por ti misma qué sensaciones te produce la lectura ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  17. Una vez más, me alegra leerte, Ana. Particularmente con este libro, que tengo en versión digital porque cuando lo tuve a mano y lo hojeé no me convenció, las opiniones están muy encontradas, y tú vienes a inclinar un poco más su destino con tu reseña.
    No parece mal escrito; quizás hasta sea su mayor acierto, pero si no desarrolla toda su sustancia, pues...
    Menudo chasco se llevará quien te haya ofrecido el libro, conociendo tus dotes de excelente lectora, sobre todo pensando en que obtendría una opinión positiva.
    Gracias por tu enorme honestidad. Y por tus líneas, siempre tan claras.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes intuición, Marcelo. Posiblemente de haber tenido que decidir entre comprarlo o no hubiera decidido no. Pero mira, llegó así y piqué. Que tampoco pasa nada. No siempre se acierta. No creo que los de Anagrama se hayan llevado chasco, están por encima de eso, seguro.

      Un abrazo

      Eliminar
  18. ¡¡Hola Ana!! Pues fíjate que tengo la novela esperándome en el reader, después de haber leído alguna que otra buena reseña sobre él. Pero ahora, tras ver tu punto de vista, dudo. Dudo porque creo que me va a decepcionar y que va a ser una de tantas que abandonaré. O no...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No dudes. Lee y decide, y cuéntalo y comentamos ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  19. Pues uno que no engrosa la lista...Gracias por tu sinceridad.
    Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy más que segura que no te quedas sin lecturas, que intuyo que esa lista necesitará de varias vidas para dejarla en blanco :)

      Un abrazo

      Eliminar
  20. Es la reseña más negativa que he leído del libro, pero aún así me dan ganas de leerlo. Y mira que Anagrama, a pesar de su buenísimo catálogo, me da un poco de alergia por sus ediciones feas e incómodas de leer a mi gusto... 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ufff... es un dudoso honor ser el comentario más negativo de este libro. Aunque luego he visto alguna reseña bastante cercana a mis sensaciones. Es verdad que las ediciones (las portadas sobre todo) de Anagrama podrían mejorar bastante, pero... ay, qué catálogo tienen los jodíos...

      Un abrazo

      Eliminar
  21. Me ha gustado mucho tu reseña. Desconfío de los fenómenos editoriales, pero asumo que es natural tratar de vender una obra y supongo que además en Anagrama creen en ella y por eso le están dando tanta difusión.

    El tema me parece muy escabroso, más que comprender el mal, ingenuamente desearía erradicarlo o reducirlo a lo contingente. Hay personas que nacen sin capacidad de empatía, está demostrado (por suerte son minoría) y quien dice que en estos tiempos modernos tendemos a ponernos menos en lugar del otro, ya que ese otro aparece desdibujado detrás del telón virtual, deja de ser persona y se cosifica (ejemplos hay en las noticias todos los días). Yo sigo creyendo en las personas y esta reseña contiene justo lo que esperaba de ti.

    Saludos en esta lluviosa tarde desde la llanura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El exceso de ruido a mí también me produce desconfianza. No tengo claro el porqué se da bombo a unos libros y no a otros. O prefiero no saberlo, más bien. Te lanzo una pregunta, Gerardo ¿crees que es posible erradicar el mal sin comprenderlo? Comprender no es aceptar, ojo, es entender sus mecanismos, cómo funciona, por qué... Sé que a veces soy como una niña pequeña con los porqués, pero en el caso del mal es como una necesidad. Yo creo en algunas personas. No en todas. Incluso no en muchas.

      Abrazo (muy lluvioso, ya ves)

      Eliminar
    2. Supongo que si consideramos el mal como una enfermedad infecciosa o vírica, comprender y entender sus mecanismos sería indispensable para lograr su eliminación, en el caso de que esto sea posible y esa investigación no nos lleve a la certidumbre de que el mal forma parte de nuestra naturaleza y por tanto no es erradicable. Ya me has dado que pensar, buscaré entre las mentes filosóficas a ver que se dice al respecto, jaja.
      Saludos.

      Eliminar
  22. A mí me sonaba mucho este libro, supongo que por la promoción.
    Pero por ahora lo dejo pasar, que tengo demasiado pendiente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, mucha promoción. Entre los que han regalado a los blogs y lo que habrán pirateado en versión digital no sé cuántas ventas tendrán... Pero a veces no buscan exactamente eso, intuyo.

      Un abrazo

      Eliminar
  23. Leí uno parecido hace años y no me gustó especialmente porque se recreaba en la crueldad. Pensemos, Anna, que los seguidores de Manson siguen intentando conseguir el privilegio de pasar unas horas con el macabro profeta. Su leyenda continúa atrayendo a numerosos fanáticos de todo el mundo. Se crean clubes de seguidores con su nombre. Ha inspirado a artistas góticos como Marilyn Manson, que le robó el apellido. Recibe cartas de adolescentes fascinados por su oscura y hermética verborrea, sus apocalípticas profecías y su perseverancia en la impenitencia. Si no fuera por su cruz gamada parecería un adorable abuelito. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se recrea en la cruedad, en verdad. Lo que intenta es explicar cómo funciona la mente de una adolescente, su vulnerabilidad y cómo es fácil escoger caminos que en realidad no escoges, te escogen. Cierto que el fenómeno Manson es sólo la parte más visible del mal y cómo funciona, o cómo hay personas que personalmente soy incapaz de entender. Me dan miedo.

      Un abrazo

      Eliminar
  24. Cuando era pequeña se hicieron muchas películas y series sobre el tema, y entre miradas de reojillo, vi alguna que otra escena que se escapó del control paterno y que impacto demasiado en aquellos momentos. Tanto que no me apetece nada leer este libro, ni bum mediático ni gaitas. Después de leer tus peros, creo que mi elección es la correcta. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, fue de esos acontecimientos que pasan a formar parte de la historia porque, aunque jurídicamente resueltos, psicológica o socialmente resultan inexplicables.

      Un abrazo

      Eliminar
  25. Ana, he tenido el libro entre manos y no pude decir que sí. Leyéndote aún me reafirmo más en mi decisión. Ya he leído algunos con los que he "perdido" el tiempo. Quiero decir, siempre encuentras algo,...y seguro que este libro, como bien dices, lo tiene...pero no estoy para quedarme a pasar algunas horas de mi vida con él. Al menos de momento...no digo un no para siempre. Eso ya he visto que no funciona y que luego sucede ese "no" que dijiste.

    Bueno, ¡¡qué bonito!! Anagrama...ni más ni menos. A mí me lo han propuesto algunas editoriales más pequeñas...y lo peor es que con lo desastre que soy no he podido leer esos libros. Me comprometí solo con una, aunque han venido a verme alguna más. Soy alma salvaje y basta que me digan que me tengo que leer cierto libro para escapar o no sentirme del todo agustito.
    Por cierto, olvidas a Helene Hanff, también habitual de Anagrama...gracias a esta editorial hemos podido leerla en castellano. Nos perdemos algunos giros que están sin traducir, pero bueno...
    Un abrazo y felices lecturas de Otoño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que los libros nos hablan. Por eso muchas veces necesito tenerlos en las manos, para que me digan si es un sí o un no. Claro que siempre extraes algo de una lectura, pero lo cierto es que con tanto por leer hay que hacer criba. No obstante tengo que decir que este libro es muy apropiado para club de lectura, da para mucho debate sobre la literatura y escritura actual, las editoriales, los boom mediáticos, etc. No es que me olvide de Hanff, es que Anagrama tiene un catálogo de autores tremendo, no me daba para ponerlos todos :)

      A mí también me pasa que si me siento "obligada" a leer un libro no fluyo igual, por eso no acepto normalmente libros, ni los pido. Almas salvajes ;)

      Un abrazo.

      Eliminar
  26. Ana, tienes un potencial deslumbrante para abordar cualquier lectura, porque tú eres de las que escarban debajo de las palabras para llegar a la raíz, sin duda Anagrama sabe escoger al decidirse por ti.

    Otra cosa es que las raíces de este libro no lleguen a mucha profundidad, al menos para ti.
    El exceso de información en un libro delata cierta inseguridad en el escritor, cuatro o cinco palabras bien escogidas tienen un efecto prodigioso. Y luego hay escritores, escritora en este caso, que pueden hablarte de la muerte sin escribir una sola vez la palabra, y te dejan conmovido.
    Abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa escritora a la que me refería era C. Lispector.

      Eliminar
  27. Lo tengo fichado, desde hace tiempo además, creo que me gustaría =)

    Besotes

    ResponderEliminar

SI HAS LEÍDO LA ENTRADA TE AGRADEZCO EL COMENTARIO. SI NO LA HAS LEÍDO TE AGRADEZCO LA VISITA