martes, 26 de diciembre de 2017

Yo misma, supongo (Natalia Carrero)

Páginas: 160
Publicación: 2016
Editorial: :Rata_
Sinopsis: La vida de Valentina Cruz ha estado marcada siempre por un sentimiento de no pertenencia a su entorno. No encajaba en su familia barcelonesa dominada por la figura de un padre déspota con el que fue imposible el más mínimo vínculo afectivo. No encaja en el barrio madrileño donde vive ahora, superficial y vacío, y una vida social que no le aporta nada. No encaja en la cultura oficial, que encumbra la literatura fácil y desarma el valor subversivo de la buena literatura. Encaja a duras penas con su familia, su marido y sus hijas, pero es un encaje logrado a golpe de equilibrios, estrategia, sometimiento y renuncias.
Soy de extremos; es como si no viera los colores y los polos contrarios se reunieran con fuerza en mi corazón. Cada latido es un pellizco metálico que me duele hasta creer que ya no voy a poder más. Pero luego todo se soporta.
Distancia. Siempre (y todo) es una cuestión de distancia. Por ejemplo la que hay entre la vida que deseamos/imaginamos/queremos y la que realmente tenemos. Entre quienes somos y quienes nos vemos obligados a ser. Entre lo que queremos hacer y lo que nos vemos forzados a hacer. En ese espacio acontece el abismo. ¿Es insalvable esa distancia?

Desde hace tiempo grito esto una y otra vez en distintas tonalidades: No pertenezco. No me vinculo. Estoy fuera. No encajo. Me siento extraña. No. No. No. Y entre una tonalidad y otra voy tomando decisiones, buscando primero en mí ese lugar al que pertenecer para, luego, encontrarlo fuera.

Tenía que leer a Natalia Carrero sí o sí.
lo que me pasa se llama letras, lo que me pasa se llama para qué me sirven, si me duelen, si no consigo modelarlas para vivir.
Valentina decide no trabajar en lo que no desea y opta por quedarse en casa y escribir. Pero no somos libres, ni siquiera cuando decidimos serlo. Justo cuando optamos por ser libres, tomamos conciencia de todo aquello que nos encadena y del alto precio de la libertad.

Escribir es una experiencia solitaria. En un mundo completamente desarraigado, en el que vivimos mucho más solos de lo que pensamos, resulta increíble el alto coste que tiene poder vivir una soledad elegida. Valentina precisa de esa burbuja de soledad, ese cuarto propio, ese lugar intangible pero necesario para escribir. Para escribirse. Pero no lo consigue. 
Viajo hacia la normalidad entendida como una adaptación, una sumisión al mundo que dicta que hay que ser alguien, que me impone que para serlo debo dejarme explotar.
Porque es de su propia vida de lo que quiere escribir Valentina. No la vida que ven quienes la rodean, sino la que permanece incorpórea en su interior, ocupando un espacio tan invisible como real. Esa trinchera en la que buscas encontrar tu identidad, caotizar y luego organizar el caos, deconstruir el concepto de “normalidad”. La cuneta en la que permaneces mientras intentas… pertenecer (aunque sea a ti misma). 

Cuando alguien se rompe se produce un silencio atronador y estremecedor, estallas en mil pedazos en sordina. Y Valentina (¿o la propia Natalia Carrero?) quiere dar voz, grafía, trazo, a ese silencio y a una etapa de su vida, aquella en la que se quedó en tierra de nadie intentando ser escritora y no solo un proyecto de escritora ni una escritora en potencia.

En el propio libro encontramos una aproximación a lo que es Yo misma, supongo:
No hay trama porque no hay acción, y tampoco hay personajes porque el personaje está representado por todo lo que cubre, como una textura de signos, el blanco del papel; lenguaje escurridizo, abstracto y que realiza equilibrios imposibles entre todo lo que quiere contar y lo que no cuenta. Prosa poética, hermetismo sin mística ni ocultismo ni otras tradiciones oscurantistas, frases deshilvanadas. 
Tal y como es la propia vida, fragmentos, pedazos, un collage de momentos, incoherencias, contradicciones… así está escrito Yo misma, supongo, combinando imágenes, dibujos, trazos, palabras, reproducciones. Podría decirse que de forma experimental, pero al fin y al cabo la vida es exactamente eso: un experimento. Muy creativo y sorprendente, eso sí. Organizado por carpetas a modo de capítulos en un intento de reunir los distintos trechos de su andadura vital, Valentina intenta encontrar un sentido, o al menos una coherencia, al hecho de haberse quedado atrapada en un esquema consumista, sexista y falocentrista que coarta su libertad. Ser mujer/Necesitar dinero. Maldito binomio.
Es el dictado de la rueda imparable de esta vida productora de necesidades que, vistas con detenimiento, se convierten en falsedades.
Para poder llevar adelante un proyecto de vida, achicar esa distancia de la que hablaba al principio, se necesita un espacio (no necesariamente físico, pero sí personal), un tiempo, unos factores, unas circunstancias, contra los que la sociedad actual pone todas sus evidencias para convertir cada paso en un obstáculo que sortear. La normatividad y lo “normal” batallando contra la independencia, la pertenencia, la libertad, la identidad. Irreconciliables.

Y vas tomando decisiones, o lo que es peor aún: crees que las vas tomando. Y en realidad las decisiones te toman a ti, deciden por ti.
La mía es una forma de leer que no perdona. […] La lectura buena o verdadera requiere esfuerzo, el esfuerzo no se sabe lo que es hasta que se realiza, se lleva a cabo no sin cierta tensión o sensación de llegar al máximo de la resistencia. No hay recompensa sin horas, sin deseo, en entrega. La recompensa nunca tiene que ser visible, pero quien la recibe la ve. Sigo examinando los pulmones del texto con algunas suturas.
Al igual que escribir, también la lectura es una experiencia solitaria. Y cuando la persona que lee, a solas, se topa con una persona que ha escrito en soledad, en esas páginas escritas se encuentran ambas soledades y algo se recompone. Un reconocimiento. Una forma de, quizás, estar menos en soledad. O de fortalecerla y darle un perfil, una textura.  

¿Es Valentina la propia Natalia Carrero? Sí y no. Como en la vida misma, nada parece ser absoluto, nada y todo es autoficción. Partes que sí, partes que no. Quién sabe. A quién importa, si tú, al leerla, te encuentras ahí, en las páginas, en los fragmentos, en la lucha.
Me molesta esa parte de mí que no tiene nombre, que nunca he visto ni tocado pero que está, ocupa un lugar no solo mental, me convierte en una suerte de bruja de mí misma. Yo persiguiéndome sin tregua para llevarme a la hoguera. Un yo tras otro yo dentro de un mismo cuerpo. Es mi pensamiento en contra del pensamiento. Estoy mal.
Inevitable agradecer (nuevamente) a la editorial :Rata_ su existencia, su concepto de la literatura, porque en pocas editoriales me encuentro tanto a mí misma, persona y lectora, como en ella. Porque me cautivan los libros que desgarran, retan y muerden, escritos por personas que no pueden evitar escribir, que lo hacen con intensidad, rebeldía y visceralidad.
En estos momentos la novela parece un producto comercial, un discurso que lleva conservantes y fecha de caducidad, porque justo después llega el camión con las novedades más frescas.

22 comentarios:

  1. Me gustan los libros diferentes, que no me cuentan lo de siempre, libros que si muerden luego besen también, libros que despierten la curiosidad, la reflexión...mira, no es lo habitual en mis lecturas pero por eso mismo me lo llevo.

    Una reseña estupenda.
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leo un poco a los márgenes, historias diferentes pero que para mí tienen un hilo común. Justo lo que me hace reflexionar es lo más habitual en mis lecturas ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  2. No conocía el libro y sin duda parece una novela intensa y diferente, me lo apunto por sí leve me apet este año cambiar un poco.
    Un beso y gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si definir este libro como novela exactamente, si entendemos por novela una historia con inicio, nudo, desenlace... Pero de esas historias por aquí hay pocas :)

      Un abrazo y gracias a ti por comentar

      Eliminar
  3. Fantástica reseña! De esta editorial me encantó La vegetariana, espero el nuevo año leer algunos libros más. Me fascinan los libros que pellizcan.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Marga. A mí esta editorial me tiene abducida :) Es que todos los libros que tienen están hechos para que yo me tire a ellos de cabeza. Todos pellizcan y arañan :)

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Uf, qué complicado abordar esto. Es un libro muy tú y me gusta que te hayas sentido acompañada y en cierto modo comprendida. Me gusta mucho el punto de partida, pero no sé si excesivamente reiterativa en el dolor que siente, en esa desorientación vital que expone. No me importaría leerla. Y saber la conclusión a la que llega y qué quiere transmitir exactamente.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que es un libro muy yo. Esta editorial es muy yo, estoy fascinada con ella. No es reiterativa en el dolor, sí hay desconcierto, desorientación como tú dices. Y con una estructura muy "lispectoriana" que también me encanta...

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Interesante propuesta. El dolor, la sorpresa, la incertidumbre, la conciencia de vivir. Es verdad que somos presas de los cánones que socialmente y también biológicamente se nos imponen, entiendo que en un sentido adaptativo de la vida. La sociedad, el mundo en general demanda cada vez más del individuo cuando solo una cantidad ínfima de decisions te corresponde, aunque en apariencia sea así... Y además parece que si no eres “feliz”, si no “aceptas” tu suerte, te criminalice, como si algo en ti no funcionara... Entiendo la sensación... Estupenda reseña y me alegra que encuentres en las novelas, en los libros, esa comunicación contigo misma.

    Me lo llevo anotado en la “lista de Ana” (ahora estoy a punto de empezar “Clavícula”, Almudena Grandes esta vez se me està resistiendo y voy a combinar ambas novelas, si me engancha la de Marta Sanz, le daré más tiempo.. te contaré).

    Te deseo un apacible 2018.
    Abraçada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces ser consciente de lo que la inercia hace con nosotros aturde ligeramente. Demasiada demanda y demasiada presión asumida con una facilidad pasmosa.

      Almudena Grandes a mí hace tiempo que se me resiste. Así como otros autores que hace tiempo tengo abandonados (Nothomb, Murakami) me apetece retomarlos en algún momento, sin embargo con Grandes no siento esas ganas de volver... :/ Ya me contarás de "Clavícula", creo que hay una parte que no te va a convencer mucho, que a mí me chirrió ligeramente, pero que obvié por la transparencia con la que se contaba a sí misma.

      Abraçada y un vivible 2018

      Eliminar
  6. Me gusta mucho lo que comentas... muy interesante como lectura.
    Me lo llevo =)

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te lo lleves, aunque no sé cuantos tendrás debajo del brazo con intención de leer

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Me alegra ver que has sentido tanto con este libro, me gusta notarte plena. Sobre todo porque me da mucha envidia. Yo siento muy a menudo ese abismo del que hablas y trato de "achicarlo" como puedo, pero no sé si quiero verlo plasmado en un libro, porque eso lo hace mucho más real. Sea como fuere, siempre aprendo mucho cuando te visito. Abrazos ;D.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que ando un poco anestesiada emocionalmente, así que me vienen bien lecturas que me meneen un poquito. Es otro abismo, supongo (al menos ahora mismo). Soy muy consciente de esas distancias, y la verdad que no quiero olvidar que existen...
      Un abrazo

      Eliminar
  8. Interesante libro por la forma y por el contenido (por lo que nos cuentas). No encajar es también mi especialidad, ya me preocupa poco (o nada), no tengo edad para perder el tiempo en mantener las buenas maneras, como tampoco me gusta caer en las malas (salvo excepciones necesarias), marco distancias y me alejo.

    Lo buscaré (y te encontraré :)

    Que tengas un buen año Ana, que sea rico en lecturas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si al final somos tantos los que no encajamos que resulta raro que no sean los demás, los que aparentemente encajan, lo que no se sientan desubicados... A mí cada vez me preocupa menos, pero estoy aprendiendo (pero es que soy lenta, demasiado lenta).

      Un abrazo, buen año y buenas lecturas.

      Eliminar
  9. Ana, que tengas un 2018 mejor que el anterior, que no es poco...
    Y ojalá que nos sigas mostrando tu particular visión de la vida a través de los libros :)
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paco, que el 2018 te vaya bonito :) Que la vida te sea bonita ;)

      Tiene pinta de que seguiré, sí, aunque conmigo nunca se sabe :P

      Abrazo.

      Eliminar
  10. Me encanta de tus lecturas que siempre son introspectivas, independientemente de que tengan una trama o no, siempre esculcan en lo más hondo de nuestros pensamientos.
    Un abrazo fuerte de año nuevo. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, estoy en esa fase (creo que ya de por vida) donde en los libros busco, me encuentro (o no), aprendo, reflexiono... No quiere decir que desmerezca esas novelas que son trama sin más, pero ya me ha pasado esa fase (aunque pueda volver puntualmente a alguna lectura así).

      Abrazo grande.

      Eliminar
  11. El libro que nos traes en esta ocasión parece tan intenso como tú. Lo haces sonar interesante, aunque no hay nada de esta novel casa editora por aquí, aún.
    Un 2018 con salud y pleno de buenas lecturas, es mi deseo.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Intensa yo? ¡qué va! :D ;)

      Esta editorial lleva poco tiempo pero es muy potente. Soy fan de todos los libros que han sacado (y ya llevo tres leídos de ellos). Porque lo que editan es lo que busco en las lecturas. Si yo fuera editora, seguramente hubiera hecho una editorial muy parecida a esta.

      Un abrazo y lo mejor para ti este año y todos los venideros.

      Eliminar

SI HAS LEÍDO LA ENTRADA TE AGRADEZCO EL COMENTARIO. SI NO LA HAS LEÍDO TE AGRADEZCO LA VISITA