miércoles, 17 de abril de 2013

Luisito. Una historia de amor (Susanna Tamaro)




Título original: Luisito. Una storia d'amore
Traductor: Guadalupe Ramírez Muñoz
Páginas: 144
Publicación: 2008 (2009)
Editorial: Seix Barral
Categoría: Narrativa
ISBN: 9788432231841
Sinopsis: Una anciana y un papagayo amazónico son los protagonistas de la nueva novela de Susanna Tamaro: Anselma, una maestra jubilada, anciana, viuda y madre de dos hijos, con quienes mantiene una relación distante y fría, encuentra a un papagayo, exótico y encantador. Luisito representa para ella un verdadero nuevo comienzo de su vida. Su existencia gris y vacía, cambia totalmente gracias a la presencia de la magnífica ave. Recupera sus ilusiones, el entusiasmo y las amistades de sus años de enseñanza en una Roma de posguerra aún amigable y esperanzada. Pero antes deberá defenderse de aquellos que, por maldad o negligencia, no soportan su felicidad.


Mi relación con Susanna Tamaro es extraña: durante un tiempo leí sus novelas con premeditación y nocturnidad, pero sin alevosía… Quería que me gustaran sus libros.

El caso es que, pese a intentarlo con mis mejores intenciones, no me acabaron de convencer. Y no es que no me gustaran los libros que leí, pero… pero … pero no sé, simplemente mis deseos y expectativas estaban por encima de lo que obtenía. Fue hace muchos años y no recuerdo qué me hizo desistir del intento (tal vez esa conversión casi mística al catolicismo de la autora), simplemente dejé de leerla. Pese a mi decepción, siempre mantuve cierta simpatía por ella.

Y cuento esto porque hace poco decidí volver a intentarlo, porque siempre he pensado que no leí los libros de Susanna Tamaro en el momento adecuado y que una relectura le haría justicia en mi corazón de lectora compulsiva pero selectiva. Y mirando con cuál de sus libros me reencontraría con Tamaro, me encontré con este, breve y que no conocía. Que uno de los protagonistas fuera un papagayo y que además se llamara Luisito me cautivó, así que decidí empezar por él. Y no me arrepiento, esta vez sí encontré la Susanna Tamaro que buscaba hace tanto tiempo. Ahora sí

Es casualidad que últimamente reseñe libros breves. O tal vez no lo sea, puede que ahora me venga bien vivir (y leer es vivir) momentos breves, rápidos, pero que te dejan noqueada. Y es que Susanna Tamaro nos habla en este libro de cosas tan cercanas y reconocibles que no puedes menos que disfrutarlo: soledad, oportunidades perdidas, el paso del tiempo, el daño que nos hace renunciar a los sueños. Diréis ¿pero cómo vas a disfrutar de esta lista de cosas taaaan negativas?. Tranquilidad: también nos habla de que nunca es tarde para hacer una fiesta y que recordemos que la vida siempre está ahí, disponible.

Una lectura tierna, en la que, con gran sencillez, nos acercamos a lo importante que está ahí, tan cerca.

Me alegro de encontrarme contigo, Susanna Tamaro.  Por fin. Aún con ciertas dudas, pero sin tantas reservas. Y, además, recién descubro que eres familia (lejana, parece) de Italo Svevo, y que, en cierta ocasión, encontraste un papagayo colorido paseando por Roma, lo envolviste en una bufanda y te lo llevaste a casa. 


jueves, 11 de abril de 2013

Reencuentro (Fred Uhlman)






Título original: Reunion
Traductor: Eduardo Goligorsky
Páginas: 122
Publicación:1960 (1989)
Editorial: Tusquets
Categoría: Narrativa
ISBN: 9788472232419
Cubierta de: Pierluigi Cerri
Sinopsis: Dos jóvenes de dieciséis años son compañeros de clase en la misma selecta escuela de enseñanza media. Hans es judío y Konradin, un rico aristócrata miembro de una de las más antiguas familias de Europa. Entre los dos surge una intensa amistad. Un año después, todo habrá terminado. Alemania, 1933, tras la ascensión de Hitler al poder, Konradin entra en las Fuerzas Armadas Nazis y Hans parte hacia el exilio.





Hace poco reseñaba aquí Paradero desconocido, una pequeña joya que me cautivó. Casualmente acabo de terminar la lectura de esta otra pequeña joya que trata un tema muy similar (por no decir idéntico) al que nos planteaba Kressmann Taylor.

En esta ocasión, siendo un relato más extenso, nos seguimos encontrado también ante una novela breve que se lee prácticamente en una tarde. Pero también su intensidad, la agradable sensación de haber leído una obra maestra, perdurará durante un tiempo en la retina y el corazón del lector.

Narrada con una prosa tremendamente bella, atractiva y rica, con un lenguaje exquisito, la historia nos va envolviendo y nos conduce con delicadeza por la amistad de los dos protagonistas, Hans y Konradin. Nos situamos en el punto de vista de Hans, por lo que es a quien más conocemos; conoceremos sus motivaciones, sus emociones, sus valores, sus miedos, sus afectos, su calidad humana... No obstante, a través de Hans también vislumbraremos la personalidad de Konradin.

Ambos personajes son muy potentes y están descritos con precisión y un profundo conocimiento del ser humano.

No será hasta la última frase donde la intensidad y la grandeza de este libro cobre una forma perfecta, y que provoque que cierres el libro con un suspiro y un gesto de "qué gran libro acabo de leer", mientras depositas el libro a tu lado, como no queriendo alejarlo para retener las sensaciones que nos ha provocado. No quiero decir que el resto del relato no sea perfecto y de una enorme grandeza. Lo es. Únicamente que la última frase pone el punto y final al libro y lo hace de una forma majestuosa y perfecta, dando el auténtico sentido a toda la historia: una historia de amistad de gran alcance e intensidad.Pero también más, mucho más.

Al igual que ya vimos en Paradero desconocido, Fred Uhlman nos describe de forma muy sencilla, pero absolutamente soberbia y con una gran lucidez, cómo se produce el nacimiento del nazismo, la subida de Hitler al poder, cómo ve el pueblo alemán a ese.. personaje, cómo el mal echa sus raíces en un campo abonado para ello, cómo afecta a los alemanes, cómo lo viven, cómo las relaciones se rompen y se divide a los propios alemanes..

Fred Uhlman no hace juicios de valor, nos presenta unos hechos, y lo hace con una historia relatada con tanta calidad como fuerza literaria. Por lo que he podido comprobar, Reencuentro es la primera novela de una trilogía. Y hasta aquí la buena noticia, porque parece que las dos restantes sólo están disponibles en catalán y que han sido descatalogadas en castellano. La segunda parte de la trilogía Un alma valerosa cuenta la misma historia pero desde el punto de vista de Konradin, y la tercera novela Retorno, se trataría de una obra independiente de la historia de Hans y Konradin, que relata la historia de un judío que retorna a su tierra natal huyendo del nazismo para encontrarse con que todo ha cambiado...

Un libro muy recomendable. Si disfrutaste de Paradero desconocido, no dejes de saborear Reencuentro. Existe una versión cinematográfica del libro: El reencuentro del amigo, dirigida en 1989 por Jerry Schatzber.
 (©AnaBlasfuemia)

jueves, 4 de abril de 2013

Una biblioteca de verano (Mary Ann Clark Bremer)





Título original: Notebooks I. Summer Library
Traductor: Laura Salas Rodríguez
Páginas: 88
Publicación: 2011 (2012)
Editorial: Periférica
Categoría: Biografías y Memorias
ISBN: 9788492865598
Sinopsis: Corre el año 1946. La guerra ha terminado y la joven norteamericana narradora de esta novela ha perdido en ella a sus padres. También, de muerte natural, ha perdido a su tío Marcel, un extraordinario personaje que la educó en el amor a los libros. En el pequeño pueblo francés donde pasó los veranos de su infancia, la protagonista deberá ocuparse de poner en marcha una nueva biblioteca tras salir del hospital, ya que las tropas alemanas han destruido la anterior. Tendrá así oportunidad de pensar en el valor de la lectura y en la compañía que le han proporcionado los libros en los peores momentos, e incluso a la hora de tomar una u otra decisión… Sus recomendaciones a los vecinos del pueblo la harán formar parte fundamental de esa comunidad. Los escritores Marcel Proust, Daniel Defoe, Paul Valéry… y sus obras son tan importantes en esta novela como los personajes de carne y hueso con los que se relaciona cada día la joven protagonista, muchos de ellos convocados bajo la sombra protectora del tío Marcel. Pero no es ésta sólo una estampa más o menos evocadora y llena de encanto de una época y de unos autores atemporales: la verdadera vida se cuela en cada página y asistimos así a una hermosísima y cruda búsqueda de la felicidad, del amor y de, por qué no decirlo, la supervivencia. A una historia en primera persona que es también la historia de una época: de la Segunda Guerra Mundial y la ocupación alemana de Francia al conflictivo nacimiento del estado de Israel.

Un libro pequeño en páginas, pero grande en literatura. Un libro para amantes de la literatura, que no es lo mismo que amantes de la lectura. En esta pequeña joya (hay párrafos realmente hermosos y los dedicados a su tío son especialmente potentes) nos encontramos una prosa de gran calidad con numerosas referencias a grandes escritores y sus obras, así como citas de los mismas. La trama es una excusa para deleitarse en la escritura  poética de esta autora y para que ella se deleite compartiendo su pasión: los grandes autores de la literatura y sus obras.
Probablemente hay argumentos más que suficientes para haber hecho una o varias novelas más extensas, pero en realidad este libro puede considerarse un capítulo de las memorias de Mary Ann Clark Bremer. La autora comenzó a escribir sus obras en los años 70 y decidió hacerlo así en forma de novelas breves constituyendo cada una un período de su vida. Este libro es la primera entrega de esas memorias.

Su obra ha estado muy dispersa y el uso de seudónimos ha contribuido a esa dispersión. Ahora la editorial Periférica ha comenzado a publicar estas novelas (ya está disponible Cuando acabe el invierno) que pueden considerarse una auténtica reliquia que hay que saborear como el caviar o un buen vino: en pequeñas dosis. Mary Ann Clark Bremer amaba los libros y esa pasión la refleja en su escritura y nos contagia porque también somos amantes de ese oscuro objeto del deseo: los libros. 

Cuando terminas el libro, que se lee de un tirón, te quedas con el desconcierto de haber leído algo bello, pero a la vez tan breve que es como arena que se te escapa entre los dedos, disfrutando de la sensación y conmocionada por la fugacidad del momento. 
 (©AnaBlasfuemia)
Mary Ann Clark Bremer