miércoles, 29 de mayo de 2013

Las solidaridades misteriosas (Pascal Quignard)



Título original: Les solidarités mystérieuses 
Traductor: Ignacio Vidal-Folch
Páginas: 208
Publicación: 2011 (2012)
Editorial: Galaxia Gutenberg 
Categoría: Narrativa
ISBN: 9788415472476
Sinopsis: En Bretaña, una mujer de cuarenta y siete años rencuentra por casualidad a la profesora de piano de su infancia, quien le propone irse a vivir con ella. Poco a poco se reinstala en la ciudad en la que había vivido años antes, rencuentra su primer amor y establece una profunda relación con su hermano menor. De repente, un día, su hija, a la que no había visto desde hace veinte años, regresa para estar con ella. De forma polifónica, todos los personajes que se relacionan con ella evocan a esta mujer cuya historia y destino se convierte en cada vez más sorprendente, a medida que se desvelan los secretos de familia, los celos y la violencia oculta que anidan en los protagonistas de esta novela profundamente inquietante y de una belleza sobria y envolvente que rastrea sin fin el enigma que constituye el hecho de estar en el mundo.


Puedes leer las primeras páginas AQUÍ.


Hablaba en la anterior reseña sobre que las primeras páginas de un libro son muy importantes. Las solidaridades misteriosas no tiene un comienzo fácil. Y sin embargo es un libro hermoso. Y digo que no es un comienzo fácil porque resulta complicado al principio seguir el estilismo de Pascal Quignard, con frases cortas (un recurso deliberado en este libro), el ritmo que imprime a la narración con este recurso hace que al empezar a leer y durante bastantes páginas tengas la sensación de ir desacompasada.

Pascal Quignard no cuenta: narra, describe. Describe muchos paisajes y lugares, pero al final ha descrito personas. Ha tejido un libro de gran belleza, de la que al principio únicamente vemos hilos sueltos, hebras que nos parecen deshilachadas; se tarda un tiempo en alcanzar a ver la tela final, tan bella y perfecta. La narración es mayormente descriptiva, a través de la lectura vemos paisajes y, finalmente, a las personas y sus sensibilidades.

Claire Methuen es el personaje central en torno al cual gira toda la novela. Claire es lingüista y traductora, habla varios idiomas (creo recordar que quince) a la perfección. Pero el silencio, ese lenguaje universal, es el que elige para comunicarse. Pero no serán las personas con quienes decida comunicarse ("Pensaba tanto en él que nunca estaba sola"). Nos cuesta entenderla, percibimos sus emociones, pero no nos permite proximidad. Cuando el autor da voz a otros personajes, el dibujo empieza a perfilarse, a través de ellos se reconstruye la imagen final de Claire. De forma poética y conmovedora la aparente frialdad de Claire (aunque diría más bien distancia, no tanto frialdad) empieza a convertirse ante nuestros ojos en intensa sensibilidad ("Fue maravilloso verla triste, simplemente triste, después de tantos años sufriendo")

Todo es tremendamente sutil, menos los acontecimientos. Estamos ante una novela tal vez extraña, pero también poética, hermosa e íntima, de gran fuerza e intensidad. La relación del hermano, Paul, con Jean, un cura, es descrita de forma tan exquisita que sería conveniente que lo leyeran quienes se sienten dolidos porque se les reconozca sus derechos a los homosexuales (derechos que, por otro lado, no afecta a quien no sea homosexual). Y cito textualmente: "El obispo nos pidió que fuésemos más discretos. Al final del almuerzo nos bendijo". Con naturalidad.

El último capítulo, en el que se le da voz al tío Calève es para enmarcar. Únicamente por estas últimas páginas ya merecería leer el libro: son de una belleza literaria que hace tiempo no disfrutaba. Magistral. Os pongo algunos fragmentos de este último capítulo: "Era lo que se llama una mujer amiga de las olas. A mí me gustaba. Creo que perdió un poco la chaveta. Se puso a tener compasión de todo, de las marismas, de las gaviotas, de los bambús, de los árboles, de las piedras.". "Cuando el hermano y la hermana caminaban juntos, llamaba la atención la armonía que había entre ellos. Y eso que él era muy bajo, y ella muy alta, pero era algo mágico.... No hablaban mucho. Se detenían, miraban, proseguían, se mostraban cosas con el dedo. Se alejaban el uno del otro, se esperaban, era como una goma elástica. Todo era de una desenvoltura increíble, sin la menor impaciencia. Nunca se impacientaban el uno con el otro. Esto no lo he visto nunca en otros seres humanos."

Pascal Quignard es un reconocido escritor francés, que como la protagonista, Claire, también ha decidido alejarse de la vida social ("adoro esas grandes playas de silencio en las que sólo me pertenezco a mí misma"). Un magnífico narrador que he descubierto gracias a Las solidaridades misteriosas.

Alguno de los paisajes que se describen en el libro:

Capilla de Notre-Dame de La Clarté
                                                                 
Saint-Énogat

Dinard

29 comentarios:

  1. Me parece una novela muy interesante y de lectura pausada. Me la llevo anotada.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una lectura pausada, y muy personal. Diferente a lo que estaba leyendo últimamente. Espero que lo disfrutes. Besos!

      Eliminar
  2. Qué buena pinta tiene. Me voy ya mismo a ver las primeras páginas que nos dejas de cata
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi las primeras páginas me costaron un poquito, no sé si a ti te va a pasar lo mismo. Pero a veces la paciencia tiene recompensa ;)

      Besos

      Eliminar
  3. Lo pidió mi hermano al Círculo y me dijo que me lo prestaba si quería leerlo, pero no me decidía así que tu reseña me ha venido bien para saber algo más de la novela. Es posible que la lea. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al alcance de la mano lo tienes. A mi me gustó mucho, pero no sé si será una lectura que gustará a todo el mundo, porque es (insisto) diferente. Pero es buena literatura. Me gustará saber tu impresión si lo lees. Besos!

      Eliminar
  4. Qué bonitos paisajes... ¡Tiene todo muy buena pinta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la descripción que hace Pascal Quignard es aún mas bonita que los propios paisajes. COn eso te lo digo todo y no te digo nada ;) Un saludo!

      Eliminar
  5. No la conocía, ni al autor, pero me ha gustado la reseña. Me la apunto.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco conocía al autor y eso que luego investigando he visto que es un escritor muy reconocido. Y con una biografia muy peculiar, en la que hay un dato muy llamativo y que no he querido comentar porque me hubiera salido una reseña de cuatro páginas :D

      Besos!

      Eliminar
  6. No conocía la novela pero me quedo con ganas de leerla y eso que cuando comentaste que utilizaba frases cortas iba a descartarla, no me suele gustar ese estilo
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de las frases cortas lo utiliza más al principio, y en cualquier caso llega un momento que ya no es ningún obstáculo. Gracias por pasarte por aqui. Un saludo

      Eliminar
  7. Ains, lo de mayormente descriptiva y de que al principio cuesta me hace dudar, me lollevo con interrogantes. Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si eliges el momento adecuado, y el estado de ánimo preciso, disfrutarás del libro. Besos!

      Eliminar
  8. Pues aunque sea una lectura pausada no me disgusta. Me la voy a anotar que creo que puedo disfrutarla.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo espero que la disfrutes... y que nos lo cuentes ;) Besos!

      Eliminar
  9. Vaya, pues hoy nos traes un libro del que nunca había oído hablar y tiene muy buena pinta. Investigaré :)
    Besos,

    ResponderEliminar
  10. Por unas cosas u otras no me ha sido posible pasarme por el blog para dejar mi impresión sobre el libro Las solidaridades misteriosas de Pascal Quignard. Tú comentas que el principio de este libro no es fácil debido al estilismo del autor y al uso frecuente de frases cortas, yo debía de estar bien predispuesto a leerle puesto que lo que para algunos puede considerarse un obstáculo en mi caso resultó un acicate, ya que muchoa autores ultimamente utilizan frases y párrafos tan grandes apenas interrumpidos por un punto y coma, y muy de vez en cuando un punto y aparte que al escribir de esa manera me hizo la lectura más fluida, después ya se va atemperando ese uso y vuelve a una forma más tradicional en su relato. De entrada el hilo argumental me ha parecido excelentemente bueno, Claire regresa al pueblo y a paisaje de su infancia y adolescencia, detrás deja un matrimonio fracasado y (esto no es muy común) a dos hijas que no parecen ser impedimento para ese retorno y a las cuales deja con su marido. Regresa como algo parecido a una huida y a un intento de reencontarse consigmo misma y reconciliarse con un tiempo que en su momento ella pudo interpretarlo como hostil y limitador a sus ambiciones o manera de encarar una vida que fuera le prometía muchos más alicientes que en el pequeño pueblo y sus alrededores inalterables (la landa), al llegar al pueblo se encuentra con la que fue su maestra de piano, que va a ser parte importante de la trama, y hay una frase a mi parecer muy buena que refleja ese encuentro, "La voz ascendía de las lechugas romanas y de las remolachas negras". Se refiere a la voz de la que fue su maestra. Claire tan habituada a tener una vida intelectual tan intensa debido a su profesión de traductora regresa a sus orígenes sin nada que le recuerde esa profesión, no ha venido a trabajar sino más bien a reencontrarse con sigo misma. Poco a poco se produce ese reencuentro, se aviva la pasión que sintió de joven por el que ahora es farmaceútico del pueblo y vuelven a encender la llama de esa hoguera con un fulgor que en ocasiones les deslumbra a ambos. En fin como no se trata de escribir o de "spoilar" (termino propio) la novela, pues paso a dejar sensaciones. Me parece una novela magnífica tanto en descripciones exteriores (paisajes, !ay esas descripciones de la landa! en las que para nada nos hará falta un dispositivo electrónico que nos lleve a imágenes de la misma y que lo único que haría sería distraernos de las descripciones tan plásticas y poéticas que nos da el autor sobre la misma) el pueblo, la granja que al principio le cede su antigua maestra; así también es magnifica la descripcion de las descripciones del interior de sus personajes, la integración total de la protagonista con sentimientos incluidos en la landa, en los acantilados en todo lo que la rodea; la aparición de su hermano Paul que de niño vivió en parte apartado de su hermana y que al reclamo de la enfermedad de su hermana y cansado de una vida que en gran parte le parece vacia de contenido corre al encuentro de la hermana y una vez que esta se encuentra recuperada decide instalarse allí con ella, el reencuentro del hermano con el amor, las visitas ocasionales de la hija pequeña de Claire en las que llega a conocer más los motivos de su madre a abandonarlas a una edad tan temprana. El desgarro y a la vez el alivio que siente Claire cuando muere el gran amor de su juventud redivivo a su regreso. La manera que tiene de ser una con la tierra que la acoje. En fin la novela me ha dejado una grata impresión, yo diría que es de esas que no se ovlidan con facilidad, en mi opinión una obra maestra (aunque el término esté ultimamente algo devaluado por la facilidad y gratuidad en el uso). Te reitero las gracias por darmela a coocer.
    Ahora estoy leyendo Mi vida querida de Alice Munro y la novela negra que transcurre en África que fue tu última reseña a ver que tal es.
    Nos leemos, saludos Jesús.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad yo también prefiero frases cortas que largas parrafadas, aunque siempre depende del escritor. El buen escritor sabe transmitirnos tanto con frases cortas como largas. Los grandes escritores saben tocar la tecla adecuada, sea el recurso que utilicen el que sea. A mi este libro me encantó, aunque no es un libro fácil de recomendar porque depende mucho de la sensibilidad de quien lo lea. No quiero decir que a quien no le guste sea insensible, ni mucho menos, pero es la sensibilidad es algo personal.

      No he leído nada aún de Alice Munro, la tengo ahí en la lista... El libro de "El pico del diablo" creo que te gustará, porque los personajes son potentes, y creo que para ti también es importante los personajes. Creo... Nos leemos Jesús. Besos!

      Eliminar
  11. A mi me ha gustado mucho, me ha emocionado,me ha hecho reflexionar sobre tantas cosas... la relación de los hermanos tan envidiable, la descripción de los paisajes, que parece que los estas viendo, y el sufrimiento de la protagonista por el amor imposible,
    Veo que voy desfasada en el tiempo que lo recomendaste pero sigue haciéndolo que es muy interesante..
    Gracias y cariños
    Celeste

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Celeste. No vas desfasada, lo bueno de los libros, y en este caso del blog, es que no hay fecha de caducidad. El libro es hermoso, y lo va siendo más a medida que pasa el tiempo de su lectura. Una lastima que sea tan poco conocido, el autor y el libro.

      Besos!

      Eliminar
  12. Hola, me ha encantado dar con este sitio, no soy una gran lectora, así que, cuando un libro me gusta, busco la bibliografía del autor y miro a ver si me atraen el resto de sus argumentos. Acabo de leer Todas la mañanas del mundo, me ha parecido preciosa, poesía , una alabanza a la música, tierna y nostálgica, buaff! me ha sobrecogido. Después vi la película, que tampoco tiene desperdicio, protagonistas los Gerard Depardieu, dibuja la época de Luis XIV de una manera exquisita.
    Tengo una larga lista de libros de este autor, así que me has ayudado a elegir, voy a leer el de las Solidaridades misteriosas.
    Un beso y, de nuevo, encantada de haber descubierto tu blogg.
    Mª Angeles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he leído "Todas las mañanas del mundo", aunque sé de su existencia, lo que no sabía es que había película. Tomo nota. Las "Solidaridades misteriosas" es una preciosidad de libro, fijate que aún al recordarlo recuerdo la belleza de la lectura, su fuerza. No es un libro para recomendar a todo el mundo, pero para mi ha sido todo un descubrimiento. Cuando lo leas vuelve y me cuentas!!

      Gracias por pasarte y comentar. Besos

      Eliminar
  13. Ana, como puedes apreciar, había apuntado este título gracias a tus líneas y me ha llevado lo mío encontrarlo. No he participado de comentario alguno respecto de él; sólo leí tu reseña y lo apunté. Te escribo para decirte que lo tengo a partir de hoy. No tengo claro cuándo lo leeré, puesto que mis lecturas transitan libros voluminosos, pero te citaré cuando lo haga, si me permites.
    Te mando un fuerte abrazo desde el río color de león.

    ResponderEliminar
  14. Bueno, yo sí que lo he leído, y sorpresa! Ha sido uno de esos libros inolvidables, me ha parecido un gran descubrimiento: bien dibujados los personajes, sin complejos, una historia con un punto extraño. Muy buena literatura.
    Ignacio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien, Ignacio. Para mí este libro es de esas joyitas que pasan desapercibidas pero que me encanta tener a buen resguardo, saber que puedo volver a sus páginas y encontrarme en ellas. Muy buena literatura. Será por eso que pasa desapercibida :(

      Un abrazo

      Eliminar
  15. Después de leer tu tan entusiasta y conmovedor comentario sobre Pilar Adón tenía curiosidad por ver cómo recensabas a alguno de mis autores favoritos. Por desgracia veo que de Quignard en apariencia solo has leído este libro. ¿Eres fiel a tu lema de que si lo lees lo cuentas y eso significa que no has leído más de él? Eso querría decir que en realidad no te ha gustado tanto. ¿O sencillamente has leído otras obras pero has rehusado comentarlas por motivos que no vienen al caso? Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Carlos. No, no he rehusado comentar otras obras de Quignard. Significa que tengo varios libros suyos... y de otros más... sin leer todavía. No es que no me haya gustado. Este libro en concreto es tremendamente especial para mí, y no va a dejar serlo.

      Lo que leo lo cuento, de una forma u otra, sigue siendo mi lema y este rincón sigue siendo mi cuarto propio. Llegará, volverá, Quignard. ¿Cuándo?... Eso no lo sé...

      Es curioso... acabo de saber que Quignard es uno de los autores favoritos de Pilar. Nunca sabes lo suficiente ;)

      Un abrazo

      Eliminar

SI HAS LEÍDO LA ENTRADA TE AGRADEZCO EL COMENTARIO. SI NO LA HAS LEÍDO TE AGRADEZCO LA VISITA