domingo, 4 de mayo de 2014

Una oración por Katerina Horovitzová (Arnošt Lustig)

Título original: Modlitba pro Katerinu Horovitzovou
Traductor: Patricia Gonzalo de Jesús
Páginas: 168
Publicación: 1973 (2012)
Editorial: Impedimenta
ISBN: 9788415130314
Sinopsis: Inspirada en una historia real, Una oración por Katerina Horovitzová describe el trágico destino de un grupo de acaudalados hombres de negocios judeoamericanos, de paso en un campo de concentración polaco dirigido por un retorcido oficial de las SS. Los prisioneros reciben la promesa de que podrán ser liberados gracias a un intercambio por prisioneros alemanes, pero su repatriación solo se producirá si son ellos mismos quienes corren con los gastos del periplo. A pesar de saber que están siendo utilizados, deciden confiar en el persuasivo responsable del campo. Es entonces cuando el portavoz del grupo, Herman Cohen, se compadece de la joven y bella judía polaca Katerina Horovitzová, a punto de ser gaseada junto con toda su familia, y compra su vida para sacarla del campo.
Podéis leer el primer capítulo AQUÍ.
Esta lectura comenzó para mí de una forma desconcertante, pese a haberme leído la sinopsis. Empezamos con un grupo de millonarios judeoamericanos que son los rehenes del maquiavélico oficial de las SS, Bedrich Brenske. Por otro lado está Katerina Horovitzová, que se “libra” del campo de concentración y pasa a formar parte del grupo gracias a que Herman Cohen, con la misma confianza y naturalidad con que pide un traje a medida igualmente se hace con Katerina, salvándola de una muerte segura. Y a partir de esta situación, arranca la historia.

Esta historia no sólo está basada en un hecho real, es que el autor, Arnošt Lustig, conoció sobradamente los campos de concentración nazis. O sea que documentado estaba un rato largo. Nacido en Checoslovaquia, como judío fue enviado en 1942 a un campo de concentración, y después de pasar por dos más (Auschwitz incluido), consiguió escapar en 1945 del tren que lo llevaba a Dachau.

Así pues, Una oración por Katerina Horovitzová es ficción y es realidad, va a jugar con esos dos elementos para contarnos una historia situada en la II Guerra Mundial. Parecería que ya está contado todo, pero no. Ese va a ser el mérito de Lustig: un acercamiento diferente, una forma de contar distinta. Esta lectura ha sido una sorpresa inesperada que me confirma que no todo está contado y que además hay muchas formas de contar la historia.

He dicho que al principio estaba un poco desconcertada, no sabía muy cuál era la situación ni hacia donde me quería llevar Lustig. Pero de repente, entendí. Este libro es como una pieza teatral, de hecho se desarrolla enteramente en espacios cerrados (la sinagoga, el tren…), los personajes principales son fundamentalmente tres: Herman Cohen, Katerina Horovitzová, y Bedrich Brenske. Hay más, claro, el sastre (un personaje fundamental, uno de los que tiene una mirada más amplia de lo que sucede), el rabino, soldados, los otros “rehenes”… Pero todo gira en torno a los tres personajes mencionados.

Entender que estábamos en contextos cerrados, que el libro y lo que se desarrolla en él es un espacio cerrado, y que yo estaba fuera de ese espacio cerrado, me ayudó a comprender mejor esta inmensa lectura y a ir profundizando en la complejidad de lo que acontece. Porque cuando hablamos de espacios cerrados, implícitamente revolotea el concepto de “espacios abiertos”. Continente y contenido. Lo que está dentro y lo que está fuera. Yo, lectora, estoy fuera. Y tengo una visión más allá de esos espacios cerrados en que se mueven los personajes. Como lectora, también estoy documentada respecto a esa época. Veo lo que está dentro y lo que está fuera de ellos. Pero ellos no, Herman Cohen, Katerina Horovitzová y el resto de rehenes no saben. Brenske, cabrón, él sí sabe. También el sastre.

Katerina, Herman y sus compañeros son títeres, marionetas rotas a las que sostiene la esperanza y la desinformación. La ignorancia y el desconocimiento moverán sus acciones en una especie de ingenuidad tan real como desconcertante (para el lector). Esperanza y miedo, lucha, sumisión, aceptación, comprensión, confianza y desconfianza… sentimientos humanos en un mundo deshumanizado.

Una de las grandes virtudes de este libro es que no nos vamos a encontrar con los instrumentos narrativos habituales en este tipo de lecturas: no juega con el recurso fácil del sentimentalismo y la sensiblería ni con la crudeza de los campos de concentración. ¿Es una lectura dura? Sí, claro. Te golpea, ¿cómo no va a hacerlo?. Pero la táctica narrativa y la trama que construye Lustig es, además de sorprendente, espléndida y muy habilidosa. El juego narrativo que despliega, cómo cuenta en todo momento con el lector, el espectador de la historia, para que sabiendo él que nosotros sabemos, vayamos y volvamos una y otra vez con los personajes, en su vaivén emocional, en una especie de baile inquietante en el que empiezas desconcertada y terminas horrorizada… es soberbio. Mostrar con tanta sutileza lo atroz ha sido algo ante lo que no puedo menos que quitarme el sombrero.

Aunque sé que muchas personas renunciaréis a esta lectura porque aborda un tema del que ya se ha hablado y escrito mucho, os diré que si os mueve, más allá del interés (o no) por este periodo histórico, el afán de conocer planteamientos distintos, matices diferentes, de lo ya conocido, entonces este es vuestro libro.

Cien veces valerosa, cien veces bondadosa, mil veces justa, mil veces bella.
Hace apenas dos años visité el campo de concentración de Sachsenhausen, cercano a Berlín, no voy a detallar aquí (y ahora) lo que sentí y cómo lo sentí. Pero sí quiero compartir alguna de las fotos que allí hice, por si la memoria nos traiciona.
(©AnaBlasfuemia)

 En la puerta de entrada: El trabajo os hará libres


Traducción: Zona neutral: Se disparará inmediatamente sin previo aviso



 








 
 
Traducción: "Y sé algo más. La Europa del futuro no puede existir sin conmemorar a todos aquellos que, sin importar su nacionalidad, fueron asesinados en aquellos años con un desprecio y odio total, que fueron torturados hasta morir de hambre, en cámaras de gas, incinerados o colgados..." (Andrzej Szczypiorski. Prisionero del campo de concentración de Sachsenhausen, 1995)


75 comentarios:

  1. Pues aunque tendré en cuenta su existencia, de momento no me voy a atrever con un tema así. Gracias por la reseña.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le llegará su momento (o no). Pero sí, existe y es una buena lectura :)

      Besos

      Eliminar
  2. Me gustó la novela y la forma de contar la historia del autor que, como bien dices, padeció en sus carnes la barbarie nazi. Creemos que está todo escrito sobre esta temática pero se ve que no. Siempre hay algo más que nos sorprende hasta dónde puede llegar lo que hace el ser humano con sus semejantes. Son novelas duras, sí, pero merece la pena leerlas porque forman parte de la Historia y están escritas para intentar que no se repitan crímenes contra la humanidad como este, cosa que veo difícil, porque de una forma u otra siempre nos enteramos de noticias que nos ponen la carne de gallina porque nuestra especie no aprende. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una de las cosas que más me ha gustado de esta lectura, la diferencia, dentro del contexto de la IIGM, del Holocausto, sin embargo cuenta algo diferente que tiene más que ver con la maldad retorcida de algunas personas que con el Holocausto. Por eso me da un poco de rabia que la gente renuncie a la lectura por ser ese período histórico y ese contexto. ¿Duro? También las relaciones sadomasoquistas que aparecen en relatos eróticos son temas duros. O los thriller con sus psicópatas... ¿no? ;)

      Besos

      Eliminar
    2. Sorry, pero no es una comparación muy acertada.

      Eliminar
    3. Puede que no lo sea, pero establecer los límites de lo que para cada uno es "duro" es difícil, y descartar toda una temática por la presunta dureza, pues un arma de doble filo.

      Eliminar
  3. Creo que este lo voy a dejar pasar. Este tipo de novela me resulta muy dura.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues pasando que es gerundio y no pongo falta ;)

      Besos

      Eliminar
  4. Esta vez no voy a seguir tu recomendación. No me importan las novelas duras, pero el tema nazi y los campos de concentración si me son muy difíciles de digerir.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues nada, vas a tener un mes agitado, así que mejor lecturas que disfrutes y que sean digeribles ;)

      Besos!

      Eliminar
  5. Tiene pinta de ser un libro duro, sí. No lo descarto, pero hay otros libros que me llaman más la atención.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es duro, pero interesante. Haces bien en no descartarlo... y también en ir a los que te llamen la atención :)

      Besos

      Eliminar
  6. nunca he leído ni creo que lea un libro de esta temática me resulta muy duro, pero gracias por la recomendación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Nunca digas nunca! ;) Es difícil escapar de alguna lectura que no toque esta temática, aunque sea de refilón. Es necesario, pero no obligatorio, eso también es verdad.

      Besos

      Eliminar
  7. Es cierto que a veces podemos sentirnos un poco saturadas del tema, pero haces un planteamiento de la novela que la hace muy interesante. Lo tendré en cuenta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay mucho libro sobre esta temática y este período histórico, eso es verdad. Y siendo un tema al que recurro como lectura porque intento entender, también es verdad que no me vale todo. De esta lectura he salido contenta.

      Besos!

      Eliminar
  8. Pues el momento histórico es uno de los que más leo, pero como veo que es duro lo tendré en cuenta cuando yo esté también fuerte
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sólo me queda desearte que la fortaleza te llegue pronto, no para que leas este libro (que también) sino para que estés todo lo fuerte que necesites en tu vida ;)

      Besos

      Eliminar
  9. Es un libro que ya tenía anotado por otras reseñas que había leído aunque aún no le he podido hacer hueco, resultará una lectura dura pero a mí me apetece bastante leerlo
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hacer hueco a los libros es tan difícil, es bueno tener para escoger, pero a veces agobia un poco no poder leerlo todo ¿verdad? Bueno, los libros llegan cuando llegan, ojalá esta lectura te llegue pronto.

      Besos

      Eliminar
  10. Anotado sin pensármelo dos veces, estas historias las disfruto muchísimo aunque sean duras. Quizá sea eso lo que me atraiga de ellas precisamente.
    Respecto a las fotos, me han impactado la de la puerta de entrada (el lema tiene narices, en fin), y la del cartel que me ha dejado sin palabras.
    Un besín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Samarkanda impulsiva. Es una lectura que disfrutas porque está bien contada y es distinta. La foto de la puerta creo que lo ponían en todos los campos de concentración. Así, nada más entrar y con sus "jueguitos psicológicos". El trabajo nunca les hizo libres, si acaso consiguieron sobrevivir por ser fuertes y "productivos".

      Besines!

      Eliminar
  11. No me veo capaz de leer este libro, y menos siendo una historia real. No quiero olvidar lo que hicieron con esas personas, no debo hacerlo, pero no puedo recordarlas de este modo. Aún así, gracias por darme a conocer esta historia. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marisa, no es obligatorio, es sugerencia. La lectura está bien por cómo se desarrolla, el va y viene, las reacciones de las personas en esa situación, cómo lo viven y cómo lo vives tú como lectora, viendo desde fuera todo lo que está sucediendo.

      Gracias a ti por comentar. ¡Abrazo!

      Eliminar
  12. No es una temática que me guste leer pero hace poco disfruté muchísimo con El jardín de Dachau, creo que también se cuenta de una forma distinta a lo acostumbrado, aunque seguro que no va en la misma línea del que traes hoy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he leído (todavía) El jardín de Dachau aunque lo tengo entre los futuribles, pero gustándome leer esta temática tampoco me gusta hacerlo seguido. No te puedo decir si va en la misma línea, este ha sido diferente a lo leído hasta ahora, otro matiz más, otra mirada más.

      Besos

      Eliminar
  13. Preciosa la portada con este motivo folclórico tan checo, eslovaco o polaco. No he leído la novela ni voy a leerla porque al terminar el instituto me prometí que no volvería a leer sobre la IIGM. En todo el tiempo desde entonces rompí esta promesa unas cuantas veces para leer sobre la guerra en Asia. Eso sí- nada de los campos de concentración y exterminio alemanes o los gulags rusos. Es un tema muy duro. Por eso me sorprende, por no decir molesta, la gente que afirma que "le gusta el tema de los campos". Suena fatal, aunque todos entendemos qué es lo que quieren decir. Me sorprendió también la presentación de la novela que sé que sacaste de la página de la editorial:
    1. no ha habido "campos polacos", los campos estaban en la Polonia ocupada por Alemania Nazi (de hecho el nombre entero de Auschwitz es Auschwitz-Birkenau Campo Nazi Alemán de concentración y exterminio);
    2. no entiendo cómo es posible Katerina sea una judía polaca con el nombre que tiene y que es checo o eslovaco. No he leído la novela y no sé si es un problema de la traducción (difícil de creer dados los credenciales de la traductora) u otro error en la página de la editorial.
    Es un tema sobre el que hay que leer y hay que asegurarse que lean sobre él las siguientes generaciones. Es la única manera de preservar la memoria de lo que nunca debería haber ocurrido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las portadas de Impedimenta, ya sabes, suelen ser muy atractivas y cuidadas. Yo prefiero no hacerme promesas respecto a lecturas porque seguramente también acabaría por incumplirlas. Que ellos (los libros) decidan. Yo creo que cuando dices que te gusta esta temática es una forma de hablar, que es un tema al que como lectora recurres de cuando en cuando porque hay interés por conocer esa época y esas historias. No porque te guste que haya pasado ni disfrutes con todo el horror. Es como decir que te gustan los thriller o la novela negra, con sus asesinatos y sus psicópatas. Maneras de hablar.

      La sinopsis es de la editorial, efectivamente. Sé que no ha habido campos polacos, sino que estaban en la Polonia nazi. Sobre el nombre, Katerina, pues no te sé decir, no creo que sea un error de traducción, ya ves cómo aparece en el título original (Katerinu Horovitzovou), no sé si es el nombre real de alguien en quien esté basado la historia (que lo está en hechos reales). Es cierto que el autor es checo, eso sí. Así que el hecho de que ella sea polaca en la novela parece más una opción del autor, porque a mí también me extraña que sea error de traducción (por la traductora y por la editorial, que sabemos cómo cuidan ese aspecto). Si averiguo algo te cuento.

      Y sí, esa es mi idea, no olvidar. La mala memoria puede ser nefasta a veces para una sociedad como la actual.

      Besos

      Eliminar
  14. Yo soy de esas que, por muy trillado que esté el tema, quiere leer toda buena historia que se haya escrito sobre la época nazi. Nunca viene mal un buen libro, sobre todo si los sucesos están contados de una forma diferente.
    Por cierto, también me gusta eso del turismo negro. Hay muchos sitios que me gustaría visitar. Lugares que no deben ser olvidados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta es una buena historia, da que pensar, sobre todo ese juego del autor con el lector, algo así como: lo ves porque sabes, pero no se te olvide que los protagonistas no saben. "Turismo negro" :) No conocía esa expresión. He ido varias veces a Berlín y a Alemania, alli sí tienen buena memoria histórica. Berlín no es ajena a lo vivido y encuentras muchas referencias, lo mismo que al muro. No hay que olvidar, no.

      Besos

      Eliminar
  15. Es una temática sobre la que me gusta leer. Aunque en los momentos adecuados. Y tendré que buscar el momento para éste, poruqe por lo que cuentas, aunque lo voy a pasar mal, me va a gustar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leer requiere momentos, eso es cierto, yo no suelo buscarlos, según el momento van cayendo unas lecturas u otras. Es una lectura muy interesante, más que pasarlo mal, te cabreas. Impotencia, sobre todo.

      Besos

      Eliminar
  16. Pero qué edición más mona!
    No lo conocía, me lo apunto =)

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Impedimenta, ya sabes. Sólo recuerdo haber visto un libro (que ahora no recuerdo cuál es) que no parecía de esa editorial, una portada descafeinada, que seguro que todo lo demás (edición, traducción) es igual de cuidado.

      Besos

      Eliminar
  17. Reconozco que todavía no me he atrevido con ningún libro sobre este tema. Soy un poco susceptible y no sé si me afectaría. Sin embargo me gustan todos los libros que estén enmarcados en un período histórico, porque se vive en primera persona y se aprende bastante. Quizás lo tenga en cuenta para más adelante, gracias.
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Afecta, pero aprendes, no sé, son hechos que ahí están, hay muchas historias que se pueden contar de este tipo de momentos históricos, guerras, desastres naturales... Esta está bien contada, da que pensar. Sí, se aprende. Esa es la idea: mirada de aprendiz.

      Besos

      Eliminar
  18. Se me olvidaba...!, mi crisis lectora va como puede. Ahora este mes no voy a tener tiempo de nada, así que espero que en junio pueda empezar algun libro que me guste.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pasará! Yo acabo de tener una (esta lectura es anterior a la crisis) pero ya estoy saliendo. Los libros ayudan mucho a salir (las buenas opciones, claro) y también que le pongo empeño, eso es verdad ;) ¡Pasará, Alanda!

      Eliminar
  19. Me ha gustado tu reseña Ana, como siempre, eres muy tu, cuando escribes, pero lo voy a dejar pasar ya que estos temas me ponen muy nerviosa, se me hacen duros. Yo no creo que fuera capaz de visitar los campos de concentración, no, no... Hay cosas que me superan, como han podido pasar y pasan cosas así !!!!!
    Muchos besos. !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, soy muy yo, eso es verdad, para lo bueno y para lo malo ;) Nervios los justos, nada de alimentarlos, que además no serán buenos para tus manualidades ;) La visita al campo era necesaria, llevaba varios viajes a Alemania, empapados de su propia historia. Es necesaria la memoria. Fue duro, eso es cierto, muchísimo.

      Besos

      Eliminar
  20. Creo que debe ser un libro que requiere su momento adecuado. Quizás más adelante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a encontrar el momento, si llega. Sin leer seguro que no vas a estar ;)

      Eliminar
  21. Podría incluirme en el saco de los lectores que no les gusta el periodo histórico, aclaro, al igual que hay a gente que le despierta mucho interés a mi solo me gustan este tipo de lecturas si aportan algo diferente, ya sea a nivel literario o histórico. Hay muchos libros en torno al tema que merecen la pena y rescatan cosas que no se deben perder de semejante barbarie. También me gustan aquellas que aportan un enfoque o un análisis más "sociológico" dentro de que cuentan una historia, y ya se sabe "yo soy muy lectora" "me gustan los libros realistas" pero no por hechos reales (o no exclusivamente por eso, sino porque no "maquillan" o edulcoran en exceso). Todo esto para decir que no lo descarto pero no será inminente porque, ya digo que son lecturas que espacio y cojo con distancia.
    De las fotos, me parecen brutales y reconozco que prefiero no analizar todo lo que suscitan (no sé si querría visitar un campo de concentración en un viaje, la verdad).
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje, lo sabía :P Creo que sé qué tipo de cosas buscarías en estas lecturas. Sí, en este caso aporta una visión más sociológica, aunque centrada en la conducta del oficial de las SS, también en la del grupo. Es lo que cuento, por eso me gustó, eran otros hilos los que el autor manejaba y a mi me gustó, lo que busca provocar en el lector y el juego que establece con él. El "tú lo sabes, ellos no", muy claro en la lectura y que hace lo que al principio no entiendes (del grupo de rehenes) en su comportamiento, termines por darte cuenta que es por eso: ellos no saben. Y por tanto, creen y confían. Esa es la columna vertebral de esta lectura, a mi modo de verlo.

      Ya comentaba ahí arriba, es una visita dura. Yo la hice, muy mío, a mi aire y con los cascos puestos. Sintiendo todo. Había fotos más brutales, escogí las que me parecieron más representativas pero también no excesivamente duras.

      Besos (a secas, buahh)

      Eliminar
  22. Ese periodo de la historia me horroriza y me atrae al mismo tiempo. He oído hablar de este libro y siempre de manera positiva así que me lo anoto para futuras lecturas aunque sea durillo.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, justo vengo ahora de mirar varias reseñas y parece que hay bastante acuerdo sobre esta lectura. Por algo será ;)

      Besos

      Eliminar
  23. La IIGM es una época sobre la que me gustaba muchísimo leer hace años pero que ahora evito a toda costa por todo el sufrimiento y la desesperación que siempre llenan las tramas. Cómo dices que no es el típico libro sobre el tema, puede que me piense lo de leerlo en un futuro. Apuntado queda. ;)

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un planteamiento distinto, con una crudeza psicológica, de juego con los sentimientos y esperanzas de las personas... por ahí va.

      Besos

      Eliminar
  24. Esta parte de la historia es escalofriante. Si está bien escrito todo lo que trate este tema lo leo, creo que no debemos olvidar y no tolerar a nadie que repita esto. Me anima más el hecho de que tenga un enfoque diferente.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, escalofriante es una palabra adecuada. Y muchas otras. Hay un juego psicológico a lo largo de la trama que es lo que lo hace diferente. Muy teatral.

      Besos

      Eliminar
  25. Paso por encima, lo descubrí hace unos años, bueno, dos o tres, por la reseña de Carol de 10.15 saturday night, me lo regalaron por mi cumple, y está esperando su turno. Sé que no haces spoilers, pero es que solo recuerdo su inspiración en hechos reales, y así quiero enfrentarme a él. Un besote de pu** lunes :-P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hago spoilers, no, pero te espero a la vuelta, cuando lo hayas leído Y comentamos. Besos de casimartesya.

      Eliminar
  26. Un libro que me intenta camelar cada vez que lo veo en la biblio, pero que me da un poco de aprensión por el tema que trata... Parece que cumple de sobra las expectativas, aunque eso no quita que una tenga que tener un estado de ánimo acorde a la trama que plantea. Soy de las que piensa que las cosas terribles contadas con sutileza duelen más aún que el drama claramente expuesto. 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo en verdad lo cogí sin expectativas, aunque lo había visto por ahí y en mi lista de pendientes estaba. Es un dolor distinto, es verdad, cuando procede de la sutileza. Si te intenta camelar, y además varias veces, acabarás por hacerle hueco ;)

      Besos

      Eliminar
  27. Siempre he tenido interés en leer sobre estos temas, considero importante que seamos conscientes de las barbaridades, de la brutalidad de las guerras, de este holocausto y de los genocidios que se han producido en todo el mundo y en todos los tiempos como una de la formas de evitar que se repitan (aunque no soy optimistas al respecto, creo que el hombre ha tropezado ya muchas veces en las mismas piedras y seguirá haciéndolo). Si además está basada en hechos reales y el autor ha sufrido él mismo esa violencia y nos lo narra desde una óptica distinta, sólo me queda llevármelo bien apuntado y destacado.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente por ese afán tan humano de tropezar varias veces en la misma piedra es por lo que intento comprender los mecanismos de estas barbaries. No son lecturas que haga seguidas, las espacio bastante pero de vez en cuando sí vuelvo a libros que me han recomendado sobre esta temática. Pero en realidad todas las barbaries, genocidios, desigualdades sociales y demás son temas a los que suelo acudir, no por morbo ni mucho menos, sino por comprender y no mirar a otro lado.

      Besos

      Eliminar
  28. Me gusta.
    El tema, la ambientación y lo que puede transmitir.
    Es un periodo histórico del que leo mucho, tengo de hecho fotos muy parecidas a las tuyas.
    Ni que decir tiene que este lo leo
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un libro interesante por lo que conlleva de retorcida manipulación, curioso en cuanto a lo que hace experimentar al lector, porque si tú, sabiendo, aún confías a veces... ¿cómo no van a confiar los que no sabían?.

      Besos

      Eliminar
  29. No conocía este libro pero lo apunto, porque seguro que me animo a leerlo en algún momento. Aunque es un tema duro, me interesa conocer experiencias y datos de aquella terrible época. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me gustó este libro, me pareció una lectura diferente, porque esta época está ya muy tratada, y a veces es más de lo mismo. Pero en este caso, no.

      Beso!

      Eliminar
  30. Lo tuve en la mano en la biblio, me llamaba la atención la sinopsis y la sensación de que aunque no era nada que nunca hubiéramos visto parecía nuevo. Sin embargo es del tema que más pereza me da y como decidí no leerlo me miré el final. A parte y por lo que dices no estoy ahora mismo por la labor de que me golpeen.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, pues si miras el final ya lo has liquidado ;) No son temas fáciles, eso está claro, pero cómo lo plantea y cómo lo desarrolla, sin caer en el sentimentalismo, me pareció muy bueno. Yo soy un saco de boxeo, no problema :P

      Besos!

      Eliminar
  31. No puedo resistirme. Sé que me va a doler, sé que me va a resultar una lectura muy dura, pero me niego a que toda esa barbarie caiga en el olvido. Muy buena reseña, Ana, e inmejorables fotos. ¿"Zona neutral"? ¡grfxxx! Me enciende por dentro...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Filias... lo de la Zona Neutral... ya ves, esa era la neutralidad: aquí te pillo aquí te mato. Enciende, claro, eso es que estás viva ;)

      Besos

      Eliminar
  32. Como comentabas en tu post, de entrada el tema me retrae porque he leído varios libros de esta época y son muy duros. El último libro que leí sobre los campos de concentración fue La escritura o la vida de Semprún. Pero si comentas que se narra desde una perspectiva diferente, me animo. Quizás es porque no vivió el holocausto, no sé. Además no conozco al autor.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sé que es una temática "maldita" para muchos (como los relatos, la poesía, etc...) Cuenta distinto, es verdad, en otra clave, lo que no le convierte en menos duro, todo hay que decirlo.

      besos

      Eliminar
  33. Nada más después de leer tu primer párrafo, supe que quiero leerlo.
    ¡Gracias por descubrírmelo!
    Un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues espero que te merezca la pena la lectura ;)

      Besos

      Eliminar
  34. A mí aún me despierta interés ese periodo histórico, siempre me ha atraído especialmente. Si además se aborda desde un punto diferente, mucho mejor. Me llevo la recomendación, sin duda.
    1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues está claro: te gusta el período histórico, la temática... Y es un buen libro. A disfrutarlo entonces ;)
      besos

      Eliminar
  35. Hace ya un tiempo largo que espera su momento, Ana. Había leído sobre él y apenas tuve la ocasión lo adquirí. Con tus líneas, sube más hacia la superficie de mi tótem. Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que tu tótem no sea tan grande como mi lista de urgentes por leer Marcelo. Por tu bien te lo digo ;)

      Abrazo

      Eliminar
    2. Te equivocas, Dulce. Si formara el tótem completo, empezaría en el suelo de mi piso y llegaría a la mitad del piso de arriba. Son casi 400 libros... El problema es que el suelo soporte tamaño peso -el de 5000 ejemplares, casi-. Sí, deberé pensar en mudarme de este apartamento. Pronto! Un abrazo grandote.

      Eliminar
  36. Gracias por el libro, la historia, las fotografías...

    Gracias.

    Si quisieras indaga sobre la historia de la b invertida de arbeit , como observadora de la condición humana creo que le sacarás partido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La visita al campo de concentración de Sachsenhausen fue, es, y será, de las "cosas" que más me ha impactado en mi vida. Las sensaciones, lo que sentí, lo que aun hoy siento al recordarlo de verdad es algo para lo que no encuentro palabras.
      Vi lo de la b invertida en Auschwitz cuando volví de aquel viaje, buscando cosas sobre lo que había visto... Fíjate que se han escrito libros sobre aquella época. Pues hay historias que todavía me siguen turbando al nivel de un auténtico seísmo interior...

      Abrazo

      Eliminar

SI HAS LEÍDO LA ENTRADA TE AGRADEZCO EL COMENTARIO. SI NO LA HAS LEÍDO TE AGRADEZCO LA VISITA