viernes, 10 de abril de 2015

Astrid y Veronika (Linda Olsson)

Título original: Astrid and Veronika
Traductora: Gemma Moral Bartolomé
Páginas: 224
Publicación: 2005 (2009)
Editorial: Salamandra
ISBN: 9788498382433
Sinopsis: Para enfrentarse en soledad a una pérdida reciente, Veronika, una joven escritora, se instala en una casita de campo en una zona boscosa del interior de Suecia. En ese enclave donde reinan la paz y el silencio, su único contacto con el mundo es Astrid, una mujer taciturna que habita la única casa de los alrededores y con quien apenas intercambia un saludo de vez en cuando. En apariencia, las dos mujeres tienen poco en común: Veronika ronda la treintena, ha recorrido medio mundo y ahora busca la reclusión; Astrid, por el contrario, es anciana, nunca ha salido de su pueblo y no tiene quien la visite. Y sin embargo, a partir de una circunstancia imprevista, ambas inician una frágil relación que, a medida que el invierno deja paso a la primavera, va creando entre ellas un espacio de intimidad que les permite hablar de su pasado y sus recuerdos. Con la llegada de las primeras fresas silvestres, los secretos que atormentan a cada una de ellas saldrán a la luz, y su profunda y sincera amistad dará nuevo sentido a sus vidas.

Verte llegar fue como esa primera luz tras una larga oscuridad. Observé tu esbelta silueta en el haz de los faros del coche mientras descargabas tu equipaje. Me quedé junto a la ventana hasta mucho después de que hubieras cerrado la puerta. Vi apagarse las luces una tras otra. Y creo que supe que la vida había regresado.

El libro estaba en casa. Necesitaba de lecturas menos viscerales, más amables con mis heridas, que necesitan cicatrizarse a la luz mientras mi sangre puede seguir su alocado caudal, sin salirse de las venas por algún orificio. Además me llaman la atención los autores nórdicos, especialmente si abordan historias alejadas de la novela negra. Le había llegado el momento a Astrid y Veronika.

Y a ver cómo cuento. Porque este libro gustará a mucha gente. Es una lectura agradable, tranquila, cómoda, bondadosa… Un buen refugio para la mayoría de lectores.

Pero. Pero llega Ana Blasfuemia y saca su repertorio de porompomperos. Pero.

Y es que me ha gustado mucho, muchísimo, lo que Olsson quiere contar. Lo que pretende contar, la intención. Pero la ejecución. El cómo. Ay.

Me encanta, repito, me encanta, la historia que pone en la mesa Olsson. Un encuentro de dos mujeres heridas, una joven y una anciana, y que ambas se cuenten la una a la otra, ahuyentando la soledad y el dolor a través del mágico conjuro de la amistad. Contarse. ¿Hay algo más bonito en la vida que contarse a otra persona y que se te cuenten a ti? Pocas. La idea me parecía atractiva. Mucho.

¿Dónde está el problema? Que hay que hilar fino, sensible, preciso, para poder tejer bien el entramado emocional de un encuentro entre dos personas que parecían destinadas a mostrarse el alma la una a la otra desde mucho antes de conocerse. Y por ahí, como que no. Le falta solidez y argumento a ese andamio emocional, a la construcción de una amistad en la que te desnudas por dentro, sin red y a tumba abierta.

¿Lo hacen? ¿Se cuentan? ¿Desnudan su alma? Sí. Pero de una manera… artificial. Se cuentan sus historias como si no se hubieran escuchado mutuamente, una especie de “ahora tú, ahora yo” en la que se deja de lado lo que siente una al escuchar a la otra. Como si tuvieran tantas ganas de contarse que no se escucharan. Y así, es difícil de entender ese lazo afectivo que les une. Se supone, se da por hecho, pero no se transmite. Eso es, no transmite cómo se construye la relación entre Astrid y Veronika.

En El Powerbook leí: “Un desconocido es un lugar seguro. A un desconocido puedes contarle lo que quieras”. Pues ese lugar seguro, cómo se construye, es lo que nos roba Olsson. Convierte a dos desconocidas en dos amigas, con una amistad profunda, honesta, especial, pero nos deja huérfanos del cómo se produce. Lo intenta, sí, pero lo da por hecho muy pronto, en su afán de que ambas se cuenten, privándonos de lo más bonito de una relación (la que sea): su cimentación, sus inicios, su confección. Ese entramado es precioso, siempre. Y es por eso que muchas veces no percibía diálogo entre Astrid y Veronika, sino monólogos que se sucedían en riguroso turno.

No todo va a ser candela. Además de ese contarse mutuamente, también me ha gustado mucho la idea de las casas como seres vivos, más allá de cuatro paredes que nos acogen. La casa como un hogar que respira al unísono de quienes la habitan. Una piel de quienes viven en su interior, transmutándose a la vez que sus habitantes.

Es un libro tranquilo y agradable, sin sobresaltos, que se lee con sosiego y una ligera emoción en sus últimas páginas (en la carta de Astrid a Veronika), lo que evita una última sensación lectora cercana a la decepción. Como he comentado, gustará (más) a muchos lectores. Conmigo no se ha portado mal, ha sido una lectura relajada, pero ya puestos a contar una historia bonita, hubiera preferido que me la contara mejor, que no me mantuviera tan alejada. Que me atravesara la piel, que me agitara. No lo hizo. Pero no me tengáis en cuenta. Leed lo que os plazca, no dejéis de leer. Nunca.
Me gustaría que pensaras en mí de esa manera, sabiendo que siempre estaré contigo, aunque quizá no te sea posible recordar mi cara.

61 comentarios:

  1. La historia no me llamaba y después de tus apreciaciones sé que no me voy a animar con él.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí la historia me llamó. A gritos casi. Pero es que estoy exigente con ciertos temas y ciertas lecturas...

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Seguiré tu consejo y leeré la novela. El no comunicarse hablando es algo tan común, desafortunadamente... Muchos no escuchan lo que los demás tienen que decir, concentrados en sí mismos. Egocentrismo en estado puro (una reflexión mía, presiento que no era lo de lo que quería hablar la autora).
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El único consejo es leer. Leer siempre. Muy común, demasiado. En parte porque se oye pero no se escucha, en parte también porque hablamos pero no nos contamos. El tema de la comunicación me fascina, cómo nos comunicamos y relacionamos, quienes somos y cómo lo somos con los demás... La autora más bien quería hablar de lo contrario, la verdad :)

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Yo últimamente disfruto cada vez más de estas historias de corte intimista. Pero también me voy dando cuenta de que ése mismo aspecto, ésa intimidad que te exige la lectura, va a hacer que la disfrutes o no dependiendo mucho de tu momento personal, de tu estado de ánimo, de tu forma de ser, de cómo te sientes ése día... Son historias que hoy te pueden parecer tremendamente emocionales, muy cercanas a ti, y sin embargo, el mes que viene te puede parecer que nada tienen que ver contigo. Por eso, aunque en este caso no te haya parecido que la historia esté bien cuajada, no me importaría leerla y ver qué sensaciones me deja, porque la propuesta me parece muy apetecible. Ya te contaré.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo siempro disfruto de las historias intimistas. Pero depende de cómo me las cuenten, obvio. Y tienes razón, depende del momento personal, leer siempre es algo personal en cualquier caso. Estoy exigente en este sentido con ciertas historias que me cuenten, en el cómo me las cuenten. Por eso no puedo decir que no se lea este libro, creo que gustará a mucha gente. Ya me (nos) contarás.

      Un abrazo (me encanta tu perfil, por cierto, no sé si te lo dije, pero es que me gusta mucho Klimt)

      Eliminar
  4. Al principio me interesaba esta novela, pero después de tu reseña, me lo voy a pensar. Tengo mucho pendiente. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te interesaba, dále caña. Aunque entiendo que lo pendiente condiciona mucho (más que cualquier opinión)

      Un abrazo

      Eliminar
  5. ¿Sabes una cosa? Me gusta cómo reinventas el lenguaje, lo modelas y lo adaptas a ti. Contarnos, en vez de contar a secas, me gusta, porque es eso exactamente lo que hacemos, no siempre, sólo a veces. Es una manera distinta de contar, una forma que se define así, con esa vuelta que tú le das a la palabra que ahora adquiere un significado nuevo, específico.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja. Tú también te quedas colgada de palabras y frases. Que lo hagas con algo que yo escriba me emociona, aunque sabes que siempre pienso que es más la forma de leerme que lo que yo escriba. Contarnos es lo que debíeramos hacer más a menudo. Es necesario. No a todos. No sé si todo. Pero contarnos.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. No lo conocía y a pesar de los peros que le has puesto me llama la atención, creo que sí me gustaría así que intentaré probar con él si encuentro hueco
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy segura que este libro tú lo disfrutarás más que yo. Que no es que no lo haya disfrutado, es que le pido más, pero eso es algo mío.

      Un abrazo

      Eliminar
  7. A mi me apetece leer el libro desde hace años pero nunca encuentro el momento. A pesar de que no te haya parecido una lectura redonda, creo que me animaré :)

    Besos y buen fin de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Haces bien en no descartarlo, también creo que a ti te gustará más que a mí. Es que tengo el listón alto, o a una altura rara.

      Un abrazo

      Eliminar
  8. Ay, este no me lo llevo, tus peros me dejan en guardia, pero quizá pueda intentar con algún otro título del autor más adelante.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aglaia, no hagas caso a mis peros, a tí también te va a gustar, me pega. No sé otros libros de Olsson (aunque tengo otro en casa!), pero este lo disfrutarás más que yo.

      Un abrazo

      Eliminar
  9. Pues este (a pesar de tus porompomperos) creo que me gustará, como ya dices :) Aunque ya sabes que yo, con los autores nórdicos, me quedo con los de novela negra :)
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, no hay misterio que investigar, no sé yo :)

      Un abrazo

      Eliminar
  10. Doy más importancia a cómo me cuentan una historia que a la historia en sí, así que tu reseña no me anima mucho. Si los personajes no se escuchan entre ellos dificilmente podrá escucharlos el lector. No dudo de que pueda ser una lectura agradable pero con tanto pendiente que tengo creo que la dejaré pasar.
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también doy mucha importancia al cómo, si me lo cuentan bien casi me es indiferente el qué, aunque si está bien contado seguro que el qué también me trae cosas buenas. Es una lectura amable, pero al menos en mi caso, prescindible. Hay mucho que leer, mucho ¿verdad?

      Un abrazo

      Eliminar
  11. Algo me llama especialmente la atención, que transcurra en una zona boscosa de Suecia. Los países nórdicos me atraen mucho, los lugares solitarios y silenciosos más aún (debe ser por el déficit de silencio que padezco). No sé porqué me suena a esa literatura femenina que pone los ingredientes adecuados para a traer a las mayores lectoras, las mujeres. Y eso mis antenas lo detectan con facilidad y con desagrado. Y estoy arriesgándome a meter la pata ya que no he leído el libro.

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me atraen los paises nórdicos. Si quieres te presto silencio, yo no tengo déficit últimamente, más bien al contrario, me he hecho una campana de silencio a mi alrededor. Me lo pide el alma. Sí, tienes razón, no me había fijado, pero sí que hay cierta tendencia a poner "ingredientes" para cierto tipo de lectoras. No me parece mal. Si se hace bien, claro.

      Un abrazo

      Eliminar
  12. Qué chasco. Con la prinera frase ya iba yo a apuntar porque me declaro fan de la literatura nórdica de color distinto al negro como Olaffsdottir. Pero si una novela de emociones falla en la base se nos desmorona todo. Qué lástima. Por lo menos no pasaste mal rato. Yo me voy a ahorrar el cabreo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese párrafo es bonito, pero si no he puesto más que dos es porque no hay más :) A mí también me gusta la literatura nórdica, y no me refiero a la novela negra. He encontrado buenos narradores, aunque también grandes chascos. No fue un mal rato, en ese sentido es una lectura que te trata bien. Pero hasta ahí.

      Un abrazo

      Eliminar
  13. Aprueba en contenido pero no en la forma... Pues no sé qué hacer. Si tropiezo con él, puede que caiga, pero no me voy a lanzar a buscarlo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, es que el contenido también se desmorona por no saber darle forma. La idea era buena, eso sí. Creo que lo mismo tú lo disfrutas más.

      Un abrazo

      Eliminar
  14. A pesar de los inconvenientes que has señalado si me la encontrara la leería pero lo cierto es que tengo una lista tan grande que no voy a buscarlo a drede.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo dudas, pero creo que tú le sacarías más partido, depende de como te pille :)

      Un abrazo

      Eliminar
  15. He leído poca literatura nórdica, pero la poca que he leído me ha parecido, fría, distante, muy alejada de mis emociones. Las sociedades nórdicas están muy bien estructuradas pero las personas se sienten bastante aisladas y solas, sin ser conscientes de ello, deben valerse por ellos mismos y la única ayuda es material por parte del estado.

    Respecto a la novela, a mí también me interesa más el cómo se construyen los hilos entre dos desconocidas que se reconocen... Así que tu reseña, estupenda, expresiva, como siempre, pero el libro no le llevo anotado (tengo tantos pendientes...)
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me he encontrado con autores nórdicos que son narradores excelentes, que me han contado historias como si lo hicieran a la luz y el calorcito de una chimenea. Pero tienden a ser más fríos, eso es verdad.

      Estoy con una relectura que te gustará encontrar por aquí, no sé si te lo dije :)

      Un abrazo

      Eliminar
    2. Ya me dijiste, estoy impaciente por leer tu reseña. Yo ahora estoy con uno que reseñaste hace tiempo, "Las mil bocas de nuestra sed". De momento voy entrando en la historia aunque alguna cosa no me la acabo de creer, ya te comentaré cuando lo termine.

      Eliminar
    3. Recuerdo el libro. Tiene bastantes puntos débiles, personajes desdibujados, recuerdo que el autor estaba al borde de muchas cosas, el azúcar mismamente, pero es un libro que me agradó mucho leer. Ya me comentarás.

      Un abrazo

      Eliminar
  16. Hace un par de años, leí este libro y me gusto tanto que no he parado de recomendarlo. Quise conocer más a esta autora y también leí "Sonata para Miriam" que me confirmó lo que ya intuía sobre ella.
    Todo un descubrimiento.

    Coco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya digo, es una lectura de la que disfrutará mucha gente. No es un mal libro, pero no ha terminado de cuajar en mí. Sí que leeré algo más de Olsson, no solo porque tengo en casa otro libro suyo, sino porque quiero ver qué me cuenta y sobre todo si sabe contarmelo mejor...

      Un abrazo

      Eliminar
  17. A ver, que no me cierro en banda a un refugio, no es eso, pero otra cosa es que se me venda algo que se queda en la superficie, que mucho diga y poco cuente, por ahí el refugio pasa a tener misil dentro. Debo decir, pecando de frívola, que me gusta la portada. También añadir que dices que buscabas una lectura amable pero yo con ese argumento no lo tendría tan claro, hubiera pensado en una intensa :)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que si me dices que te cierras en banda a un refugio, aunque sea en un libro, me dejas con la mandibula descoyuntá... No sé, Marilú, que ya sabes que las lecturas son muy personales. A mí no me traspasó la piel, no, aunque me gustaba lo que pretendía. Las portadas nunca son frívolas, yo he pillado más de un libro y de dos por la portada. Y si es una frivolidad, pues ya somos dos... Y sí, tienes razón, y no te la voy a quitar. El argumento no parecía amable para mi momento, pero algo me decía que podía serlo. Ya sé, es raro, pero yo también :)
      Un abrazo

      Eliminar
  18. ¡Hola!
    La verdad es que la sinopsis me llama la atención, pero me gusta encontrar una profundidad emocional en los personajes que por lo que cuentas en ésta novela no está. Agradezco tu sincera opinión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Seveth, bienvenida :) Me gusta que te guste encontrar profundidad emocional. No sé si en este libro está o no esa profundidad, yo no la encontré, pero eso no quita que para otros lectores no sea así. Cada libro, un mundo. Cada lector, otro ;) Yo te agradezco a ti pasarte por aqui y comentar. Nos leemos.

      Un abrazo

      Eliminar
  19. Hola, Ana. Como siempre, no he leído el libro, pero te hablaré de otros. A mí me gustan mucho Henning Mankell y su comisario Wallander, ya que va de nórdicos. "La quinta mujer" me parece una novela redonda. Mankell tiene también obra ajena a lo polciaco, te hablaré de dos novelas. "Zapatos italianos" se parece bastante a esta de que hablas aquí, pues es una historia de gente que anda un poco perdida y se va al bosque a reencontrarse (con la soledad de aquellos países, los bosques nórdicos deben de estar de gente perdida reencontrándose como la playa de Benidorm en agosto). Creo que podría gustarte, porque Mankell sí que afina en el dibujo de los vínculos entre las personas, con un matiz que parece obsesionarle: la difcultad o incluso imposibilidad de verdadera comunicación, por muchos esfuerzos que se hagan. Interesante también pero muy distinta es "Profundidades", un relato bastante crudo con un protagonista más crudo aún, un marino llamado Lars Tobiasson Svartman, a mí este me impresionó, la verdad. He leído por ahí que te gusta Klimt; casualmente, hoy he ido a ver "La dama de oro", que gira en torno al retreato de Adele Bloch-Bauer, es una película bastante bonita. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Me EN-CAN-TA que menciones a Mankell... porque es un autor nórdico que me gusta mucho. Por supuesto conozco la serie de Wallander, aunque aquí no he comentado ninguno. Pero sí precisamente uno de sus libros no policiacos: El secreto del fuego. Eran los inicios del blog y no me explayé, pero sí que tengo anotados varios de esos libros de Mankell que mencionas. Porque además a mí ese matiz de las dificultades de comunicación entre las personas me atrae como un imán.
      ¡Sí! Me encanta Klimt (entre otros), he visto que estaban poniendo La dama de oro y ya la tengo fichada ;)

      Muchas gracias. Un abrazo

      Eliminar
    2. Acabo de ver tu artículo sobre "El secreto del fuego" y creo que lo leeré (pero de mis creencias, que suelen chocar con mis "fregaos", no hay que fiarse mucho). Las fotos de Sofía las vi en la exposición que mencionas, que estuvo algún tiempo aquí en Madrid: lo he recordado en cuanto he visto la de Sofía tumbada en la cama con su niño al lado, que es difícil de olvidar.

      Eliminar
    3. Bueno, yo también creo que voy a leer muchos libros :) Tenemos vida por delante. Es que las imágenes no se olvidan fácilmente ¿verdad? Recuerdo cuando busqué información y aún tengo esas imágenes de Sofía bien claras en mi cabeza...

      Un abrazo

      Eliminar
  20. Pues una pena, porque tenía trama para "agitarte los cimientos". Da un poco de rabia cuando ves falta alma. Pero son pocos los perfectos. Lo importante es que hayas disfrutado y te haya sido balsámico. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En verdad tampoco quería que me agitara mucho, bastante agitamiento tengo yo ya :) Pero quería que me contara algo bonito, pero bien contado. Para mí cojeó, aunque fue una lectura amable.

      Un abrazo

      Eliminar
  21. La verdad que me tiene buena pinta, por lo menos para esos momentos en los que no te apetece meterte en historias liosas, y para darme un descanso.

    Me lo anoto :)

    Un besiño

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lioso no es, la verdad, es una historia tranquila sin grandes altibajos. Fácil.

      Un abrazo

      Eliminar
  22. Entiendo que no haya conectado a pesar de ser una historia que pueda gustar mucho: eso de turnarse a contar la historia "ordenadamente" no es demasiado natural en la vida real, donde nos interrumpimos continuamente... El argumento no es el que más me llama y a ti no te ha hecho mucho tilín, pero no me niego a leerla si el destino la pone en mi camino, aunque dudo que eso suceda. 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, tal vez fue una sensación personal, ya sabes, pero fue una sensación constante a lo largo de la lectura. En la vida real nos interrumpimos, vamos, venimos, nos superponemos. Pero yo sí me esfuerzo en escuchar, a veces demasiado. Pero si me doy cuenta de que ni interesa escuchar ni que escuche, me las piro (vampiro). No te niegues a leerla, yo creo que gustará más de lo que me gustó a mí.

      Un abrazo

      Eliminar
  23. Lo he visto varias veces y he estado tentada de cogerlo, pero siempre hay algo que me ha echado para atrás y después de leerte creo que finalmente lo voy a descartar. Por lo que cuentas, creo que yo también tendría problemas con la amistad de las protagonistas. No me gustan nada esas relaciones que salen de la nada.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces es bueno dejarse llevar por la intuición. No siempre, eh. Aunque con el barullo de pendientes que se tiene y lo que nos especializamos en buscar libros para leer (algún día), lo mismo se te olvida y lo lees :)

      Nada sale de la nada ¿verdad?

      Un abrazo

      Eliminar
  24. Esta editorial siempre tiene libros que me llaman la atención... es una de esas de las que me compraría todo! (noto este)

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi de las grandes editoriales es de las que más me gusta, y creo que a este libro le sacarás más partido que yo...

      Un abrazo

      Eliminar
  25. Hoy sí, lo he leído ya. Es un libro que me dejó con esos sentimientos encontrados de haber encontrado una historia que no estaba mal, ni en trama ni en formas, pero que no termina de llegar... como si la hubiera leído detrás de un cristal (a veces y más a estas horas, me explico fatal. Y sin embargo al leer tu reseña creo que vas a entenderme)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te has explicado bien sin necesidad de que recurriera al punto de encuentro que es que, al fin, la historia no traspasa la piel. Mal ejecutada, vaya ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  26. A pesar de los eros que has marcado yo creo que yo podría disfrutarla un poco más, no la descarto.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda! Es un libro para Lesincele ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  27. Qué bien te explicas. Ha quedado clarito lo que te ha gustado y lo que no. También creo que es un buen argumento, al menos potencialmente. Pero me parece que sólo lo es en tanto en cuanto esté contado de un modo sensible. Y si no, como dices, no dejan de parecer dos historias individuales que se alternan.
    Una vez más, me quedo con las frases de la reseña más que con el libro. "¿Hay algo más bonito en la vida que contarse a otra persona y que se te cuenten a ti?" Puede que haya algo más bonito, no sé, pero sí que debe ser una de las cosas más bonitas que existen.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú, que me entiendes bien :) Sí que era una buena historia potencialmente, pero, porompompero... Si escribo un libro (que no lo haré) está claro que tenía una lectora asegurada contigo :)
      Contarse y que se te cuenten ES lo más bonito, Caminante. Te lo juro.

      Un abrazo

      Eliminar
  28. La lectura nórdica, como a ti, me llama mucho la atención. Y no sé si será que ellos/as expresar emociones no es lo que mejor se les da, pero eligen temas maravillosos, argumentos sensacionales...sin embargo, el armazón, se queda a veces al descubierto.

    Me ha gustado mucho la reseña, y probablemente el libro sea de las lecturas agradables que muchas veces buscamos, aunque no te deje sin aliento.

    El encuentro de dos personas, de dos mujeres tan atemporales en edad, y cercanas por las circunstancias...da para mucho...quizá la escritora, quiso llegar a algún lugar concreto y lo demás lo deja para quienes leemos.
    No lo sé...porque no lo he leído, pero me intriga mucho.

    ¡¡Qué peligroso es mirar en las estanterías y tener encuentros!! Parece que son ellos quienes salen a nuestro encuentro. Me alegra saber que estuviste acompañada por dos personas tan interesantes...y con fresas de por medio!!!

    Un beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que parece que les cuesta más eso de expresar las emociones más íntimas, pero lo cierto es que he leído a algún autor nórdico que me ha llegado, que me ha gustado cómo contaba la historia. Pero la mayoría de las veces se quedan al borde de la piel, sin traspasarla. Pese a que tienen esa mirada especial sobre ciertos temas es como si les diera miedo desnudarse. Será por el frío ;)

      Es una lectura agradable, pero para mí cojea bastante en el cómo lo cuenta. Una lástima, porque ambientación, personajes, historia... son ingredientes que apuntaban bien, peeeeero.

      Tengo las estanterías de casa bien cubiertas en ese sentido, me gusta mirarlas y ver todo lo que hay en ellas, por descubrir y por redescubrir :) Y la biblioteca a 50 pasos...

      ¿Sabes que tengo una huerta... con fresas -entre otras cosas-?

      Un abrazo

      Eliminar
  29. Hummm...pues esta la voy a dejar pasar. Me gusta tener lecturas amables, pero siempre busco que me agiten por dentro (la conciencia, sentimentalmente...algo). Y esta me parece que no lo hará, así que mi "eterna" se queda esta vez más contenta que unas pascuas, ;)
    Besotes

    ResponderEliminar

SI HAS LEÍDO LA ENTRADA TE AGRADEZCO EL COMENTARIO. SI NO LA HAS LEÍDO TE AGRADEZCO LA VISITA