lunes, 17 de febrero de 2014

Hace cuarenta años (Maria Van Rysselberghe)



Título original: Il y a quarante ans
Traductor: Regina López
Páginas: 88
Publicación: 1936 (2012)
Editorial: Errata Naturae
Categoría: Narrativa
ISBN: 9788415217312
Sinopsis: Estamos a finales del siglo XIX, en una playa del Mar del Norte donde nacerá una pasión absoluta y singular entre Émile y Maria. Será ésta quien nos cuente, cuarenta años después, cómo fue aquel breve y fascinante amor hecho a medias de exaltación y de sumisión. Lo fugaz y lo eterno, así como lo imposible —pues ambos están casados—, marcan esta poderosa historia que nos recuerda en ocasiones a Stendhal y a Flaubert y que se anticipa a las novelas de Marguerite Duras o a las películas de Ingmar Bergman.
Epílogo de Natalia Zarco


Aviso para navegantes: Esta es una entrada… vamos a decir rara. E incluso puede que aburrida para muchos. No os sintáis obligados a seguir leyendo ni a comentar. Podéis dejarlo estar. Seguramente además será larga, no lo sé todavía porque la voy a escribir sobre la marcha. Voy a escribir para mí, quien quiera y se atreva a seguir que sepa que puede perderse en divagaciones varias.

Creo que fue en el blog de Rusta donde vi este libro por primera vez, una de las reseñas más personales que le he visto. Luego Mientras Leo me dio otra perspectiva que a la vez supuso una especie de reto para mí. Dos amigas que no tienen blogs pero tienen un buen gusto lector que agradezco y del que me aprovecho me empujaron definitivamente a esta lectura.

No dejaros engañar: este libro no es narrativa. Es poesía. No puedo leerlo ni concebirlo de otra manera. Y ya sabéis que para mí la poesía es ese espacio de la literatura donde lo íntimo y lo personal se dan la mano para llevarte a un viaje interior. Y soy viajera de varios mundos: externos e internos. Es un campo de minas plagado de metáforas que estallan en cuanto las pisas. En ese sentido introspectivo es como concibo este libro como un largo poema.

Una (preciosa) nota de los editores nos advierte al inicio: estamos ante una novela autobiográfica. Así que mi primera etapa en este viaje es conocer más de Maria Van Rysselberghe, a la que no tenía el gusto de conocer. ¿Quién es Maria Van Rysselberghe?. En la editorial Errata Naturae la describen como “una de las más fascinantes escritoras «secretas» de todos los tiempos”. Fascinante, escritora y secreta ¡¡todo junto!!. Vaya, eso sí que es provocar. Un dato más: casada con el pintor Théo van Rysselberghe, también fue una amiga muy cercana de André Gide. Pero, obviamente, no es André Gide el Hubert de esta historia, sino Émile Verhaeren. Así que tenemos que Émile es Hubert y Theo es Antoine en esta historia. Vale, ya estoy ubicada. Puedo ir a la siguiente etapa.

No va a ser un viaje fácil, desde el principio recorro esta lectura entre el desconcierto y la fascinación, reconociéndome en mis propias contradicciones. Una especie de vaivén que provoca que me dé cuenta que no estoy caminando, sino más bien navegando y de ahí ese oscilar que se debate entre la ola que acaricia y la que embate en plena ciclogénesis explosiva. En este momento de mi viaje necesito hacer un alto en el camino y preguntarme ¿quién soy yo: la que se aleja mientras observa esta historia desde la descreencia o la que se acerca viviéndola como si amar fuera tantas cosas más allá y más acá del amor?. Quizá al final de este viaje encuentre la respuesta.

Conviene en este punto informar al viajero: Maria Van Rysselberghe en esta novela autobiográfica nos cuenta, o más bien nos recuerda (40 años después), los días pasados junto a su amante (amado) Émile Verhaeren en una casa en la playa. Pero no hablamos de un amor pasional, donde los cuerpos necesitan fundirse para resolverlo, escenificarlo o hacerlo placer real y físico. Es este un amor platónico (Ya Maria nos advierte al principio: “No me decía a mí misma que lo amaba”), fogoso en sensaciones y nulo en tocamientos. Pero hablamos de recuerdos, recuerdos que la memoria siempre embellece y dulcifica, y posiblemente también magnifica.

En este punto del viaje necesito música. Elijo a Again and again, versión Noa (así, sin ninguna razón) y continúo la travesía.

Émile, perdón, quería decir Hubert es la mano sólida que mece esta relación. No sé el motivo, pero eso me incomoda. No tengo claro si lo que me llega es una María sumisa o una María embelesada, pero quiero e inquiero que aligere el paso. Que rompa ese ritmo marcado por poemas en voz alta, lecturas compartidas y paseos por el mar.

Hablábamos poco; expresábamos la alegría a través de nuestro andar, que coincidía de forma espontánea.

Me pregunto si esa es la clave: No hablar con palabras, acallar su confusa sonoridad y escuchar otros lenguajes, menos evidentes, más privados. Puede ser. Aún estoy en el camino y no tengo respuestas.

Yo atribuía todos sus gestos a una libertad suprema que nada espera a cambio, pero al mismo tiempo nacía en mí un vértigo sin misterio

Me falta la esencia, algún tipo de alimento que me permita digerir tanta voluptuosidad ajena, sobre todo que me permita descifrarla. Algo se me está escapando. Sigo:

Sentía como una explosión interna que proyectara todo alrededor con un ruido tal que ensordecía la conciencia; era una unión absoluta que franqueaba todos los límites personales. Me mantenía en un equilibrio precario. ¿De dónde sacaría fuerzas para resistir, donde hallaría la astucia que me permitiría aguantar? Lo que aguardaba, aún estaba naciendo.

Vale, esto es un parto: estoy ante el nacimiento de algo. Del amor. De un amor ¿de un amor?. ¿Por qué me sigue pareciendo Émile un manipulador y Maria una cándida? O tal vez no es amor, es la poesía, ora Baudelaire, ora Flaubert, lo que les une. O la casa en las dunas, las cuatro paredes que encierran todas esas sensaciones y que les hace reverberar y estremecerse de una forma que deja fuera al resto del mundo. Incluso a veces dejando fuera al lector.

Tengo el corazón tan lleno que apenas consigo soportarlo

En el camino observo que he llegado a una cima, ahí en lo alto quizás pueda ver con más claridad. La inmensidad de una mirada al horizonte. Quizás suspire, aliviada. Se confrontan al fin: el amor fiel y el amor infiel. Hay que decidir, de repente urge poner márgenes a lo platónico, orillas que delimiten el lugar en el que se está.

Empiezo a vislumbrar algo. Quizá alguna respuesta. Deciden ser fieles en la infidelidad. ¿Dónde están los límites? ¿Se es fiel amando a dos personas pero renunciando a una de ellas?. En este punto del viaje algo en mí se niega a aceptarlo. Me rebelo, va en mi naturaleza.

-¡Qué poderosa es la obligación de ser quien se espera que seas!

Y esta frase me empuja aún más a la rebeldía. ¿Quién quiere las ataduras de ser lo que los demás esperan? ¿por qué tanto miedo? Cuánta vida se nos lleva el miedo...

Sí, me ha gustado la lectura de este pequeño libro. Terminas de leerlo y sabes que vas a volver a la casa de las dunas, y que captaré nuevos matices, otra luz, el rescoldo de una sutileza. Reconoces (sin envidia, yo también he amado) esas sensaciones, los gestos, los silencios, las miradas… Maria Van Rysselberghe lo cuenta de una forma tan hermosa, rozando a veces la subida de azúcar, es cierto, pero me ha gustado su forma de escribir, dulce, sensitiva, íntima y precisa. Hermosa.

Algunas cosas me han disgustado, cierta complacencia, la falta de rebeldía, incluso en ocasiones una ligera prepotencia, propia de quien ama como si no hubiera un más allá. Hubert me ha caído mal, ególatra y soberbio. Manipulador (ya lo he dicho). Y Maria, hechizada, embriagada y enamorada, maniatada por sí misma y sus sentimientos. Una lectura en la que caben muchas cosas y de la que apetece conversar con calma, quizás a la luz de una chimenea o mirando el mar.

El epílogo final de Natalia Zarco enriquece el abanico emocional que nos proporciona el relato de Maria van Rysselberghe. Por cierto, muy buen trabajo de la traductora, Regina López, reconocido por los propios editores en su nota inicial. Exquisita, delicada y precisa traducción.

Y ya en el final de este viaje, que continuaré ya con las manos alejadas del teclado, puedo responder a la pregunta anterior:  ¿quién soy yo: la que se aleja mientras observa esta historia desde la descreencia o la que se acerca viviéndola como si amar fuera tantas cosas más allá y más acá del amor?.

Soy las dos, la que reconoce en los gestos la complicidad de quien encuentra un igual, la que prescinde de palabras que distraen para escuchar otros compases, la que en comportamientos cotidianos puede ver múltiples lecturas y captar distintas intensidades… Pero también la que no entiende ciertas convenciones, los sometimientos al otro, el ritmo marcado, las barreras que no se tiran, las puertas que no se abren, las renuncias sometidas a convenciones… La que se niega a que el amor sea sufrimiento. Conformarse nunca debe ser un camino ni una meta.

En la película de Diane Kurys Un hombre enamorado se produce el siguiente diálogo:

Ella: Si amas a dos personas a la vez, traicionas a las dos.
Él: Si piensas que sólo puedes amar a una persona, te traicionas a ti mismo.

Y si has llegado hasta aquí, no me has leído, me has escudriñado…

Es a ti a quien debo evocar en primer lugar, casita de la duna. Todos tus sonidos han quedado dentro de mí como el del mar en las caracolas; tu escalera de madera gemía bajo los pasos más ligeros, el viento marino hacía temblar todos tus aparejos, el molino de enfrente daba vueltas con crujidos de carruaje y, en las noches de luna, sus aspas rayaban tu blancura con amplias sombras que oscilaban. Te confundo a ti, frágil refugio vibrante como una criatura sobresaltada, conmigo misma: somos el melancólico espacio de esta historia, la historia de un breve instante, de un acorde cuya resonancia se ha prolongado a lo largo de toda una vida.

Y aquí algunos retratos de Maria realizados por su marido Théo van Rysselberghe 



94 comentarios:

  1. Pues me ha gustado mucho tu entrada, sí que parece una mujer fascinante :)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo cierto es que es de esos libros que me han llevado a conocer más a su autora y su entorno, un ejercicio interesante ;)

      Besos

      Eliminar
  2. Ana intensa, Ana rebelde. Sólo puedo decir gracias por tu generosidad al compartir una lectura tan personal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy en una fase de lectura bastante personal, la verdad, es el tipo de libros que busco, aunque de vez en cuando tenga que buscar lecturas más ligeras porque se necesitan esos descansos. En cualquier caso, disfruto de las lecturas intensamente, y compartirlas y comentarlas (aunque nadando y guardando la ropa, ya sabes) es un extra más de ese disfrute.

      Besos

      Eliminar
  3. Me da la sensación de que es una novela que disfrutaría en un momento muy determinado. Se ve que no es una lectura que ha pasado de forma ligera por tus manos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es de las lecturas que necesitan de cierto momento lector, eso es verdad. De hecho es el momento en el que estoy: lecturas poco ligeras (con alguna de vez en cuando para no agotarme)

      Eliminar
  4. Pues nunca había oído hablar de esta novela, pero me la voy a apuntar para futuras lecturas, me encantan las historias de ese tipo, y si la narración es como nos cuentas más aún. No entiendo cómo no podía conocer esta novela, muchas gracias por la reseña, te ha quedado preciosa, y no es nada aburrida como comentas al principio.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una historia intimista, muy bien contada, muy precisa describiendo esos vericuetos interiores de la protagonista. Aliena ¡¡hay tantos libros!! difícil tenerlos controlados todos, y eso que los que nos movemos por los blogs más o menos vas controlando cosas. A mi me gusta buscar sobre todo lecturas que pasan más desapercibidas pero que encierran grandes tesoros o experiencias lectoras agradables. Me alegro que no te haya aburrido (es que me creo siempre que las reseñas largas aburren, más aún si desvarias un pelín) ;)

      Besos

      Eliminar
  5. Una novela y una autora absolutamente desconocidas para mí. Leyendo tu reseña tuve una seensación extraña, como si quisieras compartir tu lectura pero a la vez quedarte algo sólo para ti. No te preocupes, hay cosas que los libros susurran al oído de cada uno y son irrepetibles e intrasmisibles. Citas una frase que para mí ya justifica ella sola todo el libro:
    ¡Qué poderosa es la obligación de ser quien se espera que seas!

    Y tanto.

    Un abrazo,
    Sonia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy muy visceral con mis comentarios de libros, muy de entrañas... así que sí, siempre me quedo algo para mí, hay que protegerse ;) Y además está lo que comentas, que hay cosas difíciles de transmitir, quizás cuando alguien más ha leído el libro sea más fácil al comentar poder transmitir algunas sensaciones. El libro tiene bastantes frases subrayables, la que mencionas tiene mucha tela (porque son las que desencadenan debates entre quienes hayan leído el libro, incluso entre quienes no)

      Abrazo

      Eliminar
  6. Confieso que me he perdido un poco con tu reseña. Pero me gusta la parte en que dices que es poesía. La prosa poética, aunque no he leído mucha, me llama bastante la atención, pero creo que se lee mejor a pequeños sorbos.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco tu sinceridad, y hasta la entiendo, siempre es difícil seguir el hilo de las divagaciones ajenas. El libro está muy bien escrito, es cortito y se lee despacito, pero en no mucho tiempo.

      Besos

      Eliminar
  7. No conocía ni a la autora ni la obra pero desde luego, con tus palabras, me queda claro que es un libro que remueve sensaciones y pensamientos. Tomo nota. Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi en este caso me ha removido sobre todo pensamientos, debates y rebeldías. También alguna sensación, obvio.

      Abrazo

      Eliminar
  8. Aviso 1: me voy a extender
    Aviso 2: no me leas si no has leído el libro. Sólo por si acaso.

    Veamos, ya sabes que tuve ciertos problemas con este libro. La forma en que está escrito no sólo es impecable, sino que también es hermosa. te traslada si no a esa casa de vacaciones, sí a ese momento concreto de la vida de la autora. Tal vez por ser una novela que de antemano nos explican es autobiográfica o tal vez porque al serlo la autora se acerca al oído a contarnos su historia.
    Pero, y sé que cuando dices "pero" parece que todo lo anterior no vale. No llegué a conectar con la historia. No me caía bien el galán que me parecía tenía un balcón más que un hombro, para mirar sobre él a los demás. Y no me gustaba su mano para dirigir las cosas, con la que incluso le decía a ella cómo tenía que sentirse. Lo leí manipulador y a ella débil. Y eso me enfadó. Seguramente porque necesité algo más para creer el romanticismo que pretende embriagar al lector. Los amores no han de ser en horizontal, pero la tortura... me cuesta digerirla cuando se confunde con una cierta indecisión.
    No te he dicho nada que no supieras, y te agradezco la mención. Ya te advertí que lo comentaría largo y tendido. Muchas veces mi opinión de los títulos mejora por las conversaciones y los distintos puntos de vista que pueden ofrecer. No digo que eso provoca que de repente me fascine un título, pero si que me alegra aún más haberlo leído.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre Aviso 1: Nunca fui de telegramas
      Sobre Aviso 2: He leído el libro, así que sigo :)

      Cuando me comentaste lo que te había pasado este libro lo entendí perfectamente, yo también he lidiado con eso (aun lo hago). Está contado de una forma muy especial, interpretando emociones muy intimas (y sin embargo reconocibles) y describiéndolas de una forma que amplía la mirada. Lo de la conexión también lo entiendo, a mí ya ves que me pasó lo mismo con Hubert. Luego he visto por ahí que era considerado un poeta "mistico" (algo que me hace sonreír, aunque por razones personales), así que bueno, vale, me dije "ah, es de esos que está por encima del bien y del mal, porque su espiritualidad sobrevuela por encima de los mortales". Me gustan las personas espirituales que vuelan a ras de tierra, así que por ahí me costó. Conecté sobre todo con ella (excepto en su sumisión), en su forma de amar y de contar. Ya ves que mi vena rebelde también palpitó, así que las sensaciones no han sido tan dispares.

      Es cierto que las lecturas mejoran con las opiniones, y hay libros que sin duda es que incluso necesitas comentar, soltarlas y confrontar..

      La mención era obligada porque, como la de Rusta, fueron punto de partida y no de llegada ;)

      Besos

      Eliminar
  9. A mi todavía me falta el aire. Escribe Maria con inteligencia y una maravillosa sensibilidad. Yo también había pensado reseñarlo, lo dejé a medias...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no voy a decir que me falta el aire porque me lo quitó todo Unica Zürn (todavía me dura el efecto), pero sí que disfruté de esa sensibilidad con que la autora lo cuenta. Oye, no lo dejes a medias, que estas cosas hay que soltarlas y que los demás lo disfrutemos ;)

      Besos

      Eliminar
  10. Bueno, obviamente este libro ha dejado una huella muy honda en ti, y eso es genial; esas son las mejores historias. El hecho de que sea una escritora de la que no sé casi nada, me resulta muy intrigante, así que me la voy a llevar anotada y si tengo suerte, quizá pueda dar con este título la próxima vez que vaya a comprar libros ;)

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que huella lo he disfrutado, muy bien escrito. Luego la historia en sí ya tiene matices. Yo no conocía a la autora y eso me llevó a investigar, me gusta también esa parte en la que conoces el autor y luego las lectura de su libro cobra otro sentido. Suerte en la búsqueda!

      Besos

      Eliminar
  11. Te he escudriñado, sin duda es difícil leerte y dejarlo pasar, está claro que te ha calado, y de qué forma. Sin embargo, no lo veo claro, lo poético, lo lírico y lo metafórico me asusta bastante si no se ubican en la poesía propiamente dicha (por así decirlo). Puede que esté en modo lector cobarde :-) Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me gusta encontrarme esta forma de escribir fuera de la poesía, pero por ahí no tengas miedo porque no es una lectura compleja (en cuanto a cómo está escrita). Lo de modo lector cobarde me ha llegado, jajajaja. Pero lo entiendo y lo respeto, que las sensaciones a la hora de leer algunos libros tienen que ser las adecuadas y si el cuerpo no está para un baile, se pasa turno, que otro vendrá sin problema. Hay muchos libros y muchos momentos ;)

      Besos!

      Eliminar
  12. Pues has conseguido venderme el libro. Me va el rollo autobiográfico. Me suena un poquitito a Las cenizas de Ángela, aunque lo que cuentan no tengan ninguna relación, salvo el carácter autobiográfico. Ahora bien, que entienda bien el libro o no es otra cosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La editorial Errata Naturae va a tener que darme comisión por "venderte" el libro ;) A mi de estas novelas autobiográficas me gusta porque, cuando no conozco al personaje, me lleva a investigar y a conocer. El libro se entiende bien, que luego estés de acuerdo o no, eso sí es otra cosa ;)

      Besos

      Eliminar
  13. Conocía este libro, y lo tengo apuntado entre mis pendientes porque me lo habían recomendado muchisimo. Después de tu reseña, poco más queda por decir. Buscar el momento oportuno y degustarlo con paciencia y lápiz en mano, que me parece que va a dar para mucho.
    Un beso guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una lectura que da para comentar, sin duda, y también para subrayar. Y para releer ... ¿qué más se le puede pedir? ;)

      Besos

      Eliminar
  14. Ana te he leído de la primera a la última letra y me ha gustado mucho, divagaciones incluidas :)
    Yo también llegué a esta historia de la mano de Rusta y de Mientras Leo; desde el mismo instante en que presentaron la novela supe que me iba a gustar y que tenia que leerla. Todavía no he podido hacerlo pero tu reseña me reafirma. No es que tenga a mis espaldas montones de años y nostalgias, pero para mi los recuerdos ocupan un lugar esencial. Me encanta leer sobre ellos, ya sean amorosos, de niñez, de vivencias duras o felices.
    Con este aire de poesía y esa descripción de la casita de las dunas no tengo más remedio que hacerme con él. Ya te contaré que tal fue la experiencia :)
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué paciencia Marie! :) Parece que te he dado un empujoncito más para que leas el libro. Aunque yo tengo "algún montón" de años y nostalgias, en verdad empezamos a tener recuerdos bien pronto, la lástima es que se nos van perdiendo, por eso me parece muy interesante el ejercicio de recuperarlos a traves de la escritura. Bien es verdad que el recuerdo siempre deforma un poco lo vivido, le da otra luz (que me creo que ha sido el caso). Espero impaciente que nos cuentes la lectura ;)

      Besos

      Eliminar
  15. En efecto, es un libro que debe leerse más como poesía como novela. Y sí, invita a la relectura; lo volví a comenzar nada más terminarlo para no perderme nada. Me ha sorprendido tu apreciación sobre el personaje masculino; si te digo la verdad, apenas recuerdo su forma de ser; me quedé más con la historia de amor en sí, con esa sensación de ser un pasado hermoso e inalcanzable que tan bien relata la narradora.

    ¡Gracias por enlazar mi reseña!

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la próxima relectura que le hagas al libro verás cómo Hubert es el que lleva la batuta, y de una forma a veces poco sutil, imponiendo más que sugiriendo. Por alguna razón parece que a veces esa actitud de él queda olvidada, quizás por la potente prosa de María, que hasta eso suaviza (pero no lo suficiente). Cuando lo releas lo volvemos a comentar ;)

      Enlazar era obligado (siempre lo hago cuando una lectura surge tan claramente de una reseña -o varias-)

      Besos

      Eliminar
  16. Sí que has disfrutado con este libro. Se nota cuando un libro gusta mucho, cuando un libro te llega. Son las mejores reseñas, y esta te ha quedado fantástica. Dejas con ganas de leerlo. Me lo llevo apuntado, aunque sé que tardará en caer, que con todo lo que siempre tenemos pendiente...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Margari. He disfrutado de la lectura, pero está escrito de forma que ayuda mucho. Para ser un libro tan cortito en verdad tiene mucho jugo ;)

      Besos

      Eliminar
  17. ¿Será esta otra de esas relecturas de reseña? ¿un mapa de los mapas de la Ana lectora, rendida y homenajeante? Yo no me voy a extender, porque no he tenido el placer o el disgusto de leerla, porque tocas asuntos tan personales e íntimos que casi dar pudor pulsar el punto y hacerse la coma. Si como dices, cada lector tiene su poema, se ve que esta novela tiene sus lectores. ¿Me hallaré entre ellos? el tiempo lo dirá, eso sí las casa de las dunas me parece una llamada poderosa (las dunas, me traen muchos y puede que compartidos recuerdos con estos personajes).
    Besitos sensibles WARNING

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Pues sólo tú tienes la respuesta!! (no te vigilo tanto como para saber si relees, o si incluso haces lectura en vertical) ;) Mapas, mapas... dicen que a las mujeres se nos dan bien, pero quién sabe, con lo que mola perderse... Sí es verdad que este libro tiene sus lectores, pero como casi todos los libros en realidad. Yo creo que con lo que hay comentado por aquí y acullá más o menos ya se sabe si es un libro para tus ojos o no. Es cortito, eso siempre es un punto que invita al riesgo. La casa de las dunas es muy tentadora, vaya que sí (y voy a pasar por alto eso de "compartidos recuerdos", que ya se sabe que no soy nada cotilla).

      Besos de no hay peligro!! (caray, si después de Zürn ya se puede con todo....)

      Eliminar
  18. Una gran entrada, pero este libro me da mucho respeto. No sé si terminaría de gustarme así que lo voy a dejar pasar.

    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te digo que le faltes al respeto, pero no te debe asustar la lectura. Eso sí, puede no gustarte, claro, dependerá del momento y lo que busques en la lectura

      Besos!

      Eliminar
  19. "Cuánta vida se nos lleva el miedo" sólo por esa frase ya merece la pena leer tu reseña y todo tu blog. Me parece un libro muy complejo para leer con la mente muy despejada así que me lo apunto para un momento de calma en el que pueda dedicarme sólo a leer.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres muy observadora Norah ¡y detallista! (no se me escapa). El libro no es tan complejo como parece, si estás con el hacha en la mano hasta lo vas a llamar ñoño, que te veo venir. Es disfrutable y accesible y muy comentable, un buen candidato para un club de lectura o lecturas compartidas. El momento de calma no te lo va a alterar, seguro.

      Gracias ;)

      Eliminar
  20. No se porque has pensado que iba a ser una entrada aburrida. A mi me ha parecido magnífica y las frases que has escogido y tus comentarios indican que es un libro que vale la pena leer. Me lo llevo y ya te comentaré.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues lo pensaba por las divagaciones y la extensión. No contaba que fuerais tan pacientes, vosotr@s sí que sóis magníficos ;) Costaba escoger frases, no fuera a poner todo el libro (que tampoco es muy extenso). Me encantará comentarlo contigo cuando lo leas, da mucho juego.

      Besos

      Eliminar
  21. Un aviso de Ana: "no os sintáis obligados a seguir leyendo o a comentar"
    Un aviso del editor: "una de las más fascinantes escritoras secretas"
    Una reseña con banda sonora de fondo
    Un aviso de poesía
    ¿Y aún así pretendías que los lectores más curiosos pasáramos de largo? Intrigada me lo llevo, con la promesa de frases para degustar. Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya digo, no contaba con vuestra paciencia y yo diría también vuestra pertinaz curiosidad ;) Frases para degustar tiene un montón, ya verás, es posiblemente lo mejor del libro. Lo comentamos.

      Besos

      Eliminar
  22. Pues con tu entrada me has cautivado! y me siento intrigada por el libro. Me recuerda un poco a la prosa poética de Virginia Woolf.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tendría que refrescarme ahora mismo con Virginia para confirmar tu recuerdo. Pero mira, no tardaré, que tengo a Woolf en el punto de mira ;)

      Besos

      Eliminar
  23. Me he deleitado con la sencillez, la intimidad, la complicidad en la casita de la duna. Poner música y en concreto, esa música... Un puntazo. Vaya si disfrutaste, Ana, fue como estar ahí ¿verdad? No sé, escondida en un armario ;) Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya oía yo ruidos raros en el armario. Haber avisado, que te hubiera invitado a escudriñar desde un cómodo sofá (también cuento con mecedora, por si te resulta más práctico). Yo me he deleitado con la lectura, supongo que eso traspasa el teclado.

      Besos

      Eliminar
  24. La entrada me ha gustado, pero el libro... no sé, la poesía no es mi fuerte. De momento no me la llevo. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es poesía, pero muchos dirían que su prosa es poética. Por ahí igual te convence ;)

      besos

      Eliminar
  25. He tenido que leer dos veces tu reseña y creo que el libro también se presta a eso. No es una lectura que me atraiga especialmente aunque me tienta descubrir el estilo de la autora más que la historia en sí misma
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tatty lo tuyo ya es para nota ¡dos veces!, me da hasta apuro... El libro sí que se presta a la relectura (y no la entrada). La historia también está bien, no es nada que posiblemente no hayas incluso vivido tú misma. Pero bien contada.

      Besos

      Eliminar
  26. Una lectura que me gustaría para algunos momentos en los que me alejo de la ajetreo de la vida cotidiana. Tu reseña me ha mostrado muy claro lo que me voy a encontrar y yo no me voy a resistir.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tienes fuerza de voluntad Enzo :) Es un libro para leer en tranquilidad, eso seguro, por ahí no te vas a equivocar ;)

      beso

      Eliminar
  27. Me ha gustado tu entrada, pero no sé yo si me iba a gustar la novela. Has dicho 'poesía' y has dicho 'autobiográfica', dos palabras con las que últimamente no comulgo demasiado.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, bueno, poesía no es, prosa poética en todo caso. Y autobiográfica sí, pero de esa emocional, en la que te reconoces. Pero tampoco hay que comulgar con ruedad de molino, por supuesto :)

      Besos

      Eliminar
  28. Ana, después de escudriñarte tengo muy claro que debo poner remedio a mi total ignorancia sobre esta autora y su libro. Está claro que no es lectura para cualquier momento pero será una de mis próximas adquisiciones, no sea que llegue el momento y yo tengo que salir corriendo a buscarlo o, peor aún, me pase desapercibido que es el preciso instante en que debo adentrarme en estas páginas. Muchísimas gracias por esta entrada tan personal y especial. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es lectura para cualquier momento, pero en cualquier momento un poco tranquilo puedes ponerte con él. Corto y agradable de leer, a veces te rebotas un poco, pero eso es señal de que estás metida en faena :) Salir a buscar un libro da mucha pereza, más aun ahora que hace frio, organizate, organizate ;)

      Gracias a ti. Besos

      Eliminar
  29. Otro a la lista de urgentes.

    Algunos fragmentos parece que hablan susurrando desde mi experiencia. No diré cuales para no desvelar-me.

    Un abrazo!!

    En nada empiezo con el de Unica Zürn.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se te va a llenar la lista!! No te voy a pedir que te desveles, pero vaya, ahí queda la curiosidad ;)

      Sobre Unica Zürn te aviso (ya lo hacía en mi entrada): es muy impactante, yo aún sigo con ella dentro, no he conseguido desprenderme. No sé si había leído una lectura que me sacudiera de una forma tan tremenda. Ya me contarás ;)

      Abrazo

      Eliminar
  30. Eso d eperderme en divagacionas varias es muy lo mío así que de un libro que a priori no me llamaba salgo reforzado y con ganas de leerlo y es principalmente por la "poesía" oculta pero evidente, no tienen porque ser versos, eso de la poesía también es muy lo mío, me queda el temor de no verme identificado pero tomaré el riesgo. besos Ana-.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Divagar tiene su punto terapéutico, una especie de juego mental, de ejercicio neuronal :) Aunque no te veas identificado (con él creo que no) lo mismo puedes disfrutar de la lectura, está muy bien contada. Ya me dirás ;)

      Besos

      Eliminar
  31. silvia iturriagamartes, febrero 18, 2014

    Ana, no leí toda la reseña...solo lo suficiente para salir corriendo a buscar el libro!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Haces bien!! (en no leer toda la reseña, jajajaj) ;)

      Besos

      Eliminar
  32. No conocía la escritora ni el libro y debo reconocer que me he liado en algunas partes de tu reseña, sobre todo en lo de Hubert / Emile. Me parece que no tengo yo la cabeza estos días para leer esta clase de libro porque no lo disfrutaría como se merece. De todas maneras, me dejas con los dientes largos por todos los sentimientos y los pensamientos que te ha provocado su lectura.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Laura, no me extraña que te hayas líado, ya digo que es difícil seguir el hilo de divagaciones ajenas. Lo de Hubert/Emile es porque Hubert (personaje del libro) es como llama a Emile (personaje real). Pero el libro no es muy complicado, profundo sí, pero no está escrito de forma compleja. Los dientes... afílalos!! ;)

      Besos

      Eliminar
  33. Bueno Ana, creo que Errata Naturae tendrá que sacar una tercera edición después de tu comentario. Es evidente que nada es más contagioso que la pasión y, como eso es lo que rezuman siempre tus entradas, pues contagias que no veas ;).
    No soy nada imparcial con esta novela. Me llegó de un modo tan profundo que me siento con ella como María con Hubert, incapaz de ver más allá. Aún a sabiendas de que tienes razón en los puntos que criticas, yo caí a sus pies; caí rendida ante la escritura, ante la profundidad de los recuerdos, ante la belleza de los sentimientos. Sí, me hubiera gustado que ella hubiese tenido la oportunidad de, por lo menos, opinar sobre lo que les estaba pasando. Pensaba, no es justo, pero aún así...
    Es sorprendente la cantidad de cosas que nos influyen a la hora de valorar un libro. A veces, por la razón que sea, nos entregamos a la lectura sin apenas pensar, no tomamos distancia, no analizamos. A mí me pasó eso y, con todos los peros que quieras ponerle, entiendo a María, la entiendo perfectamente.
    Ana, una vez más, felicidades y gracias, es un placer leerte :).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé yo... lo mismo tanta divagación ha espantado a más de uno y de una ;) Ahora sí, eso no te lo niego, pasión le pongo a os comentarios (a los positivos y a los negativos). Pero es que ahora ya no sé leer de otra forma ;) Ya hablamos que entiendo cómo te llegó a ti, y tampoco has sido la única persona que parece haber "olvidado" la actitud de Hubert (y eso que María no la camufla tampoco, que podía haberse y habernos engañado en el recuerdo, pero no). A mi en cierta forma eso me distanciaba, lo mismo que el que María no se rebelase un poco, que simplemente lo aceptara. Pero por lo demas, ¿cómo no te va a llegar cómo lo escribe, cómo nos lo cuenta? Además ¿quién no ha sentido, en algún momento, algo así? Aunque fuera un instante...

      Pero tienes razón, nos influyen muchas cosas a la hora, no ya de valorar, sino de leer un libro. Hay libros que son más propensor a ser leídos de una forma más personal y no cabe duda de que este es uno de ellos.

      Gracias a ti, Beatríz ;) Besos

      Eliminar
  34. Te he leído enterita, y después de eso, tengo que decir que no lo descarto, pero que sí me parece que tengo que encontrar el momento adecuado para él, porque si no me temo que no lo disfrutaría.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enterita de arriba a abajo!! qué valor... :) Hay un momento para todo, lo encontrarás ¡y espero que lo disfrutes!

      Besos

      Eliminar
  35. Empiezo por decirte que, independientemente de la novela, me ha gustado leer tu reseña porque creo que, como ella, habla más del interior (sensaciones que te revelan) que del exterior (hechos objetivos para ver desde fuera). Y a pesar de hablar desde tan dentro, divagaciones incluidas, dejas ver con claridad lo que la novela puede ofrecernos o yo creo verlo claramente.
    Acabo por decirte que me parece (en mi caso particular) que no es una novela para cualquier momento, que se necesita una determinada predisposición para dejarse llevar por los sentimientos de María. Quizá esté equivocada, el caso es que tengo la sensación de que ahora mismo no iba yo a conectar mucho con ella y aunque eso no impida que aprecie la belleza formal de lo escrito, creo que no lo disfrutaría del todo.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes Jara, soy muy de hacer los comentarios de las lecturas desde las entrañas ;) Pero también es verdad que es porque los libros me lo piden, y no voy a negar que lo disfruto así. Como acabo de decir hay un momento para cada libro, y siempre cuando un libro está en tu camino acaba por encontrar su momento. No estás equivocada, no, así que si sientes que no va a haber si no la conexión, si al menos la emoción necesaria, pues déjala en la espera. Llegará cuando tenga que llegar.

      Besos

      Eliminar
  36. Wow... me has dejado sin palabras...Increíble la manera en la que has narrado tu experiencia lectora, metiéndote dentro de la historia y haciéndonos partícipes de todo ello. Te ha quedado una entrada muy personal, de esas que laten y la verdad es que es imposible irse de aquí sin quedarse con el título del libro en cuestión. Te confieso que no sé si disfrutaré tanto de la historia como de la lectura de tu reseña: será cuestión de probar suerte. 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que te he dejado sin palabras... ¡las he usado yo todas! :) Que no se diga que cuando leo no me meto dentro de la historia. Maria escribe mucho mejor que yo, que simplemente escribo, asi que seguro que disfrutarás de la lectura, mucho mas rica y amplia ;)

      Besos (agradecidos)

      Eliminar
  37. Magnífica entrada, Ana. Tanta pasión se traduce en tu reseña que casi me abruma. Por ahora no la leeré, ni te imaginas cómo ando de saturada con lecturas y reseñas pendientes, pero no te quede duda de que queda anotado el título a buen recaudo.
    Besines,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que no dejes de leerla porque te haya abrumado, soy muy visceral con los comentarios de la lectura, lo sé. Pero si es por lo pendiente, por ahí te entiendo pero bien, que a mi me aturulla pensar en todo lo que tengo para leer (y hablo sólo de lo inmediato).

      Besos!

      Eliminar
  38. Vaya, si con solo leer tu entrada y esos pocos fragmentos me has conmovido, ya puedo verme leyendo este libro. Gracias por compartir con tanta pasión tus opiniones, me dejas tanto de ti que me parece ir conociendote a pequeños bocados. Esta invitación a leerlo es imposible rechazarla, es exactamente el tipo de lectura que me causa placer. Pero ya te contare cuando lo lea.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La pasión por los libros es inevitable que se traduzca también en pasión al comentarlos. Y hay libros que impulsan más a eso, a comentar, a compartir... Cuando lo leas no dejes de comentarme. Y ya sabes que me gusta verte por aquí ;)

      Besos

      Eliminar
  39. Ya he comentado alguna vez que no sé apreciar la poesía...puedo leerla y emocionarme (por ejemplo los fragmentos que has puesto) pero más me suelo saturar....aunque algún dia debería animarme a probar de nuevo.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lesincele, entonces no hay problema.... Este libro no es de poemas ;)

      Besos

      Eliminar
    2. Hola Ana
      Me refería en el sentido de como no suelo ser de poemas, esta novela por lo que he entendido para ti ha sido por su estilo como un largo poema, por lo que deduje que el estilo no me iba a ir demasiado. Pero vaya leo lo escrito y es que cuando voy con prisas me expreso como el culo xD
      Un beso!

      Eliminar
  40. Bellísima entrada. Realmente, como dices, encontrar para definir a alguien con: "fascinante, escritora y secreta" ya te predispone de inmediato hacia ella. Quieres saber quién era, cómo fue su vida, su rostro sereno pintado por su marido refleja de veras cómo ella sentía o dentro encerraba sorpresas. Me parece que no puedo esperar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue de las cosas (además de lo de autobiográfica, claro) que me hizo buscar información antes de leer el libro. Resulta interesante, porque aunque los escritores algo suyo ponen en cada libro, cuando viene ya con esa etiqueta de autobiográfico, te ayuda a entender mejor lo que lees. Lo curioso es que a su marido, Théo, lo conocía como pintor, pero no sabía de su vida, y de rebote de la de María. Tranquila, que los libros sí saben esperar (no como nosotras, impacientes e impulsivas lectoras) ;)

      Besos

      Eliminar
  41. ¡Qué buenas vibraciones! Tienes un don especial para hacer crecer mi lista de pendientes. Sinceramente, no creo que la coloque en los primeros puestos, pero sí la colaré por el medio del montón, más o menos. Me han gustado muchas de las cosas que he leído. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marisa C., ¿no será que eres fácil de convencer? ;) No, lo que pasa es que es normal que nos movamos por blogs que tienen gustos lectores similares, así que es fácil caer en la tentación...

      Besos!

      Eliminar
  42. Tanto la reseña como el libro me parecen muy intimistas, personales, y aunque me ha encantado el cómo nos cuentas la historia de Maria, me da la sensación de que no es un libro para todo tipo de lectores. No creo que me anime con este libro, básicamente, porque no sé si sabría apreciar toda la complejidad de una historia que, a priori, parece sencilla.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad creo que es un libro que puede leer cualquier lector pero no en cualquier momento. Y esto es válido para todos los libros, si me paro a pensar. La historia no es compleja, ni cómo lo cuenta, lo complejo son los sentimientos... vamos, como la vida misma ;)

      Besos

      Eliminar
  43. Yo también llegué a este libro gracias a la reseña de Rusta, aunque aún no he tenido el gusto de leerlo. De todas maneras, creo que hay que elegir muy bien el momento de lectura, ya que por lo que comentáis tiene pinta de requerir bastante atención y de ser un libro para tomarse con calma.
    1beso:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Atención... bueno, es de los libros que se lee despacio, difícil hacer una lectura vertical si se quiere disfrutar de la historia y de la forma de contarla. Es un bonito libro, que además da lugar luego a comentar sobre qué se piensa de lo que viven y cómo lo viven y el uno y el otro... ;)

      Besos

      Eliminar
  44. Tu reseña es impecable, Ana. Lástima que, quizás por desidia, desconocimiento o por decisión editorial, hasta que llegue a aquí, pueden pasar años... No obstante, lo tenía apuntado y tus líneas refuerzan mi búsqueda. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marcelo, no sé yo cómo está la venta de estos libros a través de Amazón ¿has probado?.

      Besos

      Eliminar
  45. ¡Me ha encantado escudriñarte hasta el final! :) De lo descrito, sin palabras... ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cotilla! :P Un libro peculiar, gana con el tiempo y da para mucha conversación ;)

      Eliminar
  46. Discrepo con la mayoría pero he de decir que este libro no he podido acabármelo.
    Me ha aburrido soberanamente.
    He aquí mi humilde opinión.
    Igualmente gracias por recomendarlo.

    ResponderEliminar
  47. Totalmente de acuerdo con tu reseña, es la primera vez que te leo y me ha sorprendido la afinidad que encuentro en los que dices. Leyendo otras reseñas de este mismo libro con estar de acuerdo en su belleza, poesía y demás calificativos que se merece, había lago que yo no conseguía dar forma y es lo mismo que te pasa a tí con respecto a Hubert, también a mi me cae mal(yo he amado y mucho y he conocido el cielo y el infierno a la vez). Lo veo prepotente y manipulador y a ella aceptando sumisamente todo lo que él va disponiendo. Claro que cuándo se ama con tanta intensidad no se es dueña de la capacidad de discernir con cordura. Me ha gustado muchísimo el libro y tu reseña. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rosa: Gracias por comentar. Te digo que he aprovechado para releer, dos años después, mi propio comentario sobre este libro. Me ha resultado muy curioso leerme a mí misma, transcurridos dos años y con tantas cosas que han sucedido por medio. Me ha alegrado encontrar con que no cambiaría nada de lo que escribí, incluso ahora mismo.

      Este libro es muy curioso. El cómo está escrito es indiscutible: de forma muy bella, preciosa. Pero la historia que cuenta, es lo que me hacía removerme, no estar de acuerdo. Más aún por ser autobiográfico, y precisamente por ser algo contado 40 años después. Me pregunto, hoy en día, si María vislumbró en algún momento lo manipulador que era Hubert. Me entristece pensar que no, que nunca se dió cuenta, que nunca supo ver ese prepotencia de él... Estoy de acuerdo contigo que cuando se ama no se discierne con la misma claridad. Hasta un punto. Hay un momento en el que todas las alarmas empiezan a sonar. O debieran.

      Gracias por pasar y comentar, me encanta hablar de lecturas y libros y autores y... :)

      Un abrazo

      Eliminar

SI HAS LEÍDO LA ENTRADA TE AGRADEZCO EL COMENTARIO. SI NO LA HAS LEÍDO TE AGRADEZCO LA VISITA