miércoles, 13 de abril de 2016

El hueco del tiempo (Jeanette Winterson)

Título original: The Gap of the Time
Traductor: Miguel Temprano García
Páginas: 256
Publicación: 2015 (2016)
Editorial: Lumen
ISBN: 9788426402806
Sinopsis: En el 400º aniversario de la muerte de Shakespeare, Lumen se une al proyecto internacional iniciado por Hogarth en Reino Unido, en el que diversos escritores ilustres revisitarán las obras del dramaturgo, para reinventarlas con su pluma y sello personal.
Jeanette Winterson traslada Cuento de invierno a nuestros días. Combinando diferentes microhistorias con personajes extravagantes, El hueco del tiempo constituye una formidable metáfora sobre el deseo universal de cambiar el pasado para deshacer lo ocurrido.
A la luz del siglo XXI, los personajes de Shakespeare renacen en las manos de Winterson y nos invitan a una magnífica reflexión sobre la memoria, el tiempo, la identidad, la culpa, el perdón y las pasiones y debilidades que nos asaltan: Xeno, un joven que juega a ser un Superman capaz de volar al pasado para salvar a Lois Lane. Perdita, una muchacha fruto de un matrimonio truncado que dice no haber conocido a su madre. Leo, un hombre obsesionado con la supuesta infidelidad de su ex mujer y que se niega a reconocer a su hija, incluso cuando la evidencia de un test genético demuestra su paternidad.


Se necesita muy poco tiempo para cambiar toda una vida y toda una vida para comprender el cambio.
No.

Tengo que encontrar una explicación a todo esto. Encontrarle un sentido. Y me da una pereza abrumadora hablar de este libro. 

Jeanette Winterson me contó. Contó quién era yo en La niña del faro. Pew y Silver empezaron a restituirme. Yo no lo sabía, pero además La niña del faro fue un principio. El principio de algo asombroso. Y en El powerbook Winterson lo volvió a hacer y volvió a contarme. Y me contó el final de ese principio.

Wintersoniana hasta la muerte. Nadie como ella zarandea tanto mi vida al leerla.

Inesperadamente me encuentro con El hueco del tiempo. ¿Cómo? ¿y este libro? Así, surgido de la nada. Zas, lo cogí. E incluso se adelantó a todos los libros de Winterson pendientes de leer.

Joder, Winterson. Podrías habértelo ahorrado. No hacernos esto. No hacértelo a ti. De verdad, no era necesario. No lo necesitas.

Todos los libros tienen su historia. Este también la tiene. Comenzó siendo una lectura con, junto a, otra wintersoniana. Leer a Winterson con alguien que lee similar, y a quien Winterson también remueve. Fantástico. Prometedor.

Empezamos la lectura. Y el asombro es mayúsculo. ¿Dónde está Winterson? Desconcierto. El lápiz permanece inalterable al lado del libro. ¿Estoy leyendo a Winterson y no encuentro nada que subrayar? Hay citas que parecen sacadas de un mercadillo de todo a un euro y para encima Winterson parece haber cogido alguna especie de oferta tipo “cien frases por diez céntimos”. Toc, toc, toc… ¿Winterson, estás ahí? ¿Dónde están tus grandes citas, esas que me hacen tambalear, tus aforismos, tu estructura no lineal, tu escritura bella y poética, tus personajes ambiguos? ¿Cómo puedo estar leyendo un libro tuyo lleno de lugares comunes y personajes tan masculinos?

Seguí leyendo el libro rabiosa. Entre el cabreo más absoluto y el aburrimiento. No entendía nada. Carajo, si es que hasta hay una persecución en coche, a dos ruedas y todo. En este punto, aplazamos la lectura. El mar y este libro de Winterson son incompatibles. Del aplazamiento pasamos al abandono. Yo decido terminarlo por una única razón: venir aquí y advertir a quien espere encontrar la sensibilidad de Winterson en este libro: ¡vade retro! Este libro no lo ha escrito Winterson. Digan lo que digan. NO es Winterson.

Es un libro de encargo. No sé si con esto lo digo todo o no digo nada. Una versión del Cuento de invierno de Shakespeare en el que la imaginación ha sido devorada por el espíritu de un conejo muerto a manos de la propia Winterson. Y además está escrito en el año en el que Winterson se casó con su mujer. Estaba pensando en otras cosas, seguro. Siendo un poco generosa diré que en la última parte del libro Winterson parece tomar conciencia de sí misma y como que se deja ver. Demasiado tarde.

Es curioso. Este libro gustará. Gustará a quienes no hayan leído nada de Winterson, y más aún a quienes haya leído algo suyo y no comulguen con ella. Es triste, más que curioso, pero así es.

Pero Winterson nunca me deja vacío. La no lectura con, junto a, de este libro terminó por llevarme a otra lectura, que ha dado lugar a muchas más conexiones. Al final, queriendo o sin querer, Winterson siempre me vincula con alguien.

El amor. Su dimensión. Su escala. Inconcebible. Inmenso. El amor que sentías por mí. El amor que sentía por ti. El amor que nos profesábamos. Real. Sí. Aunque me abra paso en la oscuridad con una linterna. Soy testigo y prueba de lo que sé: este amor.
El átomo y el ápice de mi vida.
(©AnaBlasfuemia)

66 comentarios:

  1. No lo conocía pero parece una lectura interesante.
    Un beso y gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
  2. Me sonaba su portada pero no sabía nada de él, pero creo que lo dejaré pasar aunque investigaré sobre los títulos de la autora.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Depende... Es que este libro no gustará a quienes hayan leído ya a Winterson y les haya hechizado en otras lecturas. Creo. Pero es una autora que merece la pena.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Hola Ana


    Mi muy querido John Berger escribe un ensayo sobre el arte en “maneras de ver” un libro que me abrió un mundo diferente en la manera de ver el arte, en el que defendía , o así lo entendí yo, que lo que se consideran obras cúlmenes del arte, algunas, no lo eran tanto porque servían a los intereses de los mecenas de los artistas, sean con fines religiosos, políticos, o simple orgullo monetario -¡porque puedo!: Defendía Berger, que no se pueden tomar como expresiones puras del arte, pinturas que aunque sean de una perfección artística suprema no obedecían a la propia decisión y expresión del autor. Dicho esto, no te enfades con Jeannette probablemente sólo era dinero...

    Cuídate. Sobre todo la pierna...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver... En realidad no es que no se pueda hacer arte cuando hay otros fines detrás. Aunque en principio parece que lo que "sale" de forma natural, artística, desde dentro, parece como más puro, también puede darse que a partir de un encargo, de otros intereses externos (monetarios, políticos, interesados...) pueda salir una maravilla. Tal vez Winterson ha escrito algo más por encargo y no nos hemos enterado. Porque era ella y fluyó. Pero aquí, no sé... No la encontré. Me da igual que sea de encargo o no, en realidad, sólo trataba de buscar una explicación, si era ella, si era yo... Al menos al leer el libro a la vez que otra persona y tener las mismas sensaciones tengo más claro que no era yo, o al menos no sólo yo. Luego, tiene que ser ella, jajajaj. Mi lógica es muy simple, Wineruda ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Oh, pues vaya. Cuando he leído el título de la reseña sabía que me sonaba el nombre de la autora. "¡Claro, la chica del faro! Lo tengo pendiente porque lo recomendó Ana", pensé. Y luego leo eso de revisitar las obras Shakespeare y me animo todavía más (¡Es Will, por amor de los Hados!). Y entonces dices que no. Pues vaya. Borrado. A por el faro. Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, "mi" Winterson... Por el faro, por supuesto. Si te gusta "La niña del faro" no leas este. Si no te convence la niña... entonces lee este. Yo me entiendo ;)

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Yo tengo apuntado La niña del faro y localizado un ejemplar para conocer a Winterson. Porque tus reseñas de esta autora, sobre todo, la del faro me pico muchísimo la curiosidad. Pero ya veo que ésta que nos traes hoy, no es propia de la autora y no luce lo mejor de ella, así que también tomo nota para no confundirme. Cuando te defrauda un escritor al que admiras, fastidia. Más que nada, porque si la escribió supuestamente por compromiso editorial, lo hizo con falta de amor a las letras y a ella misma. Por lo que cuentas, parece que la hizo a lo loco. Para cumplir se quedó en lo superficial y no aportó nada de ella misma, una pena. Pero somos humanos y a veces tenemos baches en el camino.

    Me acuerdo mucho de ti por el libro que me tocó en el reto de las escritoras, Las mujeres que escriben también son peligrosas. Cada vez me gusta más, lo tengo a mano porque lo consulto un montón.
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es que no luzca lo mejor de ella, es que Winterson tiene un estilo muy personal. Y aquí cuesta encontrarlo, reconocerla, tienes que esforzarte mucho y eso no me había pasado hasta ahora. No creo que lo haya hecho por falta de amor, porque ella adora justamente el texto que ha versionado. Quizás quiso ser más fiel a Shakespeare, no lo sé, adaptarlo a tiempos actuales pero manteniendo la esencia de Shakespeare. Pero no es Winterson, no su estilo, no su duende... No lo sé, ahora tengo curiosidad por el próximo libro que saque, saber si es que de repente ha renunciado a sí misma, si ha cambiado, si anda por otros lares... yo que sé. Yo hubiera preferido encontrarme muchísimo más a la Winterson que conozco y me toca y me zarandea...

      "Las mujeres que escriben también son peligrosas" es de esos que yo también tengo a mano siempre para echarle mano de cuando en cuando. Me alegro que te guste ;)

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Me parecen injustos los comentarios criticando a un autor porque escribe por encargo. Entiendo que todo el mundo puede hacer con su talento lo que quiera y no creo que el hecho de que sea un encargo desprestigie la posible virtud artística del resultado. Digamos que entonces Velázquez es un pintor menor porque pintaba de encargo, que Las Meninas se hicieron por dinero y eso hace que no puedan ser consideradas “expresiones puras del arte, pinturas que aunque sean de una perfección artística suprema no obedecían a la propia decisión y expresión del autor” como leo más arriba. No lo comparto.

    Algunos escritores ponen su talento al servicio de determinadas causas y en principio creo que lo hacen con honestidad, aunque sea por encargo; leo por la red que “para Winterson, participar en The Hogarth Shakespeare le ha brindado «la oportunidad de trabajar un texto que he amado y sobre el que he meditado probablemente a lo largo de toda mi vida adulta». Winterson ha puesto su talento para homenajear a Shakespeare. Entiendo que pueda defraudar, por las expectativas creadas en otras obras,como en tu caso, Ana, pero no puedo desconfiar de sus motivaciones, ni siquiera aunque sea de encargo.

    Leí "La niña del faro", que me gustó, aunque, como te comenté, hay que dejarse llevar, muy poético, con esas frases tan sugerentes, no es lineal... Si leo éste, ya te comentaré... aunque creo que tardará.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver, yo no critico a Winterson porque haya escrito este libro por encargo. A mí eso me da igual. Lo que critico, o ni siquiera... lo que me ha dolido es no encontrarme a la Winterson que conozco en este libro. No voy a dejar de leerla por eso, pero quien se espere encontrar a Winterson aquí le va a costar y mucho. A mí eso me ha desconcertado. También decepcionado. Pero no le pongo ninguna cruz, por un lado no podría y por otro es su decisión. No te digo que no haya sido honesta. Personalmente creo que se ha equivocado, que seguramente muchas personas a las que les gusta esta escritora se van a extrañar al leer este libro. Yo no desconfío de sus motivaciones, intento encontrar las razones de porqué este libro me ha desconcertado, y también de que no me haya gustado, aunque está claro que no todos los libros de un autor o autora que admires te gustan. Pero en este caso es que... es tan poco reconocible Winterson que no salgo de mi asombro.

      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Cómo me duele este “patinazo" de nuestra Winterson. Aunque, por otro lado, aunque sólo hubiese escrito "La niña del faro" y el resto de su obra fuese infumable, ya sería suficiente para mí y estoy segura de que para ti también. Y, pensándolo bien, qué difícil e injusto es tener que estar a la altura de uno mismo y, mucho más, a la altura de la expectativas que hemos creado en los otros. Todos tenemos derecho a "patinar" de vez en cuando.

    Abrázote, catadora de libros :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues claro, ya digo, no le pongo ninguna cruz. Winterson ya me ha dado mucho, muchísimo, y siempre valoro más lo que se me da que lo que se me quita (bueno, a veces me cuesta, jajajjaja, pero lo intento). Y entiendo que tienes razón además, que es difícil estar siempre a la altura de las expectativas, que escribir no es una ciencia exacta. Y que todos patinamos. Yo de hecho es lo que mejor se me da ;)

      Un abrazo fuerte.

      Eliminar
  8. Lo tuve en la mano y lo puse en la lista de lso quizás para comprar el día del libro. Entiendo esa sensación de estafa cuando un autor que significa tanto de repente se convierte en uno más y hace lo mismo que el resto fundiéndose en la mediocridad, en el conjunto de lo gris, de lo discreto. Yo creo que hubiera sentido más rabia todavía, no aburrimiento o desconcierto porque ya me espero lo que sea de cualquiera pero sí algo muy parecido al dolor.
    No te puedo decir si Winterson volverá, a veces no lo hacen pero siempre puedes repetir alguno que te guste.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Da rabia, sí, a mí me la ha dado. Porque además me apetecía leerlo así, con otra wintersionista, lo que hubiera dado de sí... Y bueno, lo ha dado en cierta forma, pero dejando a Winterson a un lado, jajaja... Yo creo que Winterson volverá, tengo esa curiosidad, pero de todas formas tengo libros suyos sin leer y sé que ahí la encontraré. Y siempre estará en La niña del faro, que es EL libro. Ese milagro siempre se lo deberé.

      Un abrazo.

      Eliminar
  9. No conozco la obra previa de Winterson para juzgar, aunque echaré un vistazo a tu reseña sobre "La niña del faro". Por lo que cuentas, parece que el problema no es que la autora haya escrito por encargo, sino que ha traicionado su estilo. Como dice Beatriz, debe ser difícil mantenerse siempre en la excelencia.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si leer a una Winterson que no es reconocible es exactamente una traición. Soy consciente de que es libre de escribir lo que quiera y como quiera, pero como lectora, como wintersoniana, sí siento un chasquido, llámalo decepción, traición... como quieras. Y no puedo estar más de acuerdo con Beatriz también.

      Un abrazo

      Eliminar
  10. Tengo La niña del faro esperando así que cuando me anime a conocer a Winterson empezaré por ella.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si lo tienes, léelo, sin duda. Aunque ha habido gente que no ha acabado de convencerle. Es que ser wintersoniana es una cuestión de fe :)

      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Me he imaginado leyendo a uno de mis autores favoritos, de esos que reconocería solo por sus letras, y encontrando que es totalmente distinto. Tiene que ser desesperante seguir leyendo algo así, en tu lugar tampoco hubiera podido concentrarme bien en la lectura. Me pregunto qué clase de Winterson sería mi favorita... Esperemos que la que ha escrito más libros.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que es eso, a Winterson no necesito encontrarme su nombre en la portada para leer algo suyo y reconocerla. Pero aquí he tenido que esforzarme mucho, mucho, mucho, para encontrarla. Casi al final. Tarde. Desesperante ha sido, cierto, porque el contexto invitaba a disfrutar del libro, a que fuera una lectura especial, y ya ves... aparcado en un caso, (auto)obligada a terminarlo en el otro. Espero, y creo, que la Winterson que te gustaría sea la de La niña del faro...

      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Como me fío y mucho de ti, este libro lo voy a dejar pasar y buscaré La niña del faro para estrenarme con ella.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, sí, que además tengo muchas ganas de saber cómo te llega a ti ese libro...

      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Hola me encanta tu Blog, es muy entretenido me encantaría que pasaras por el mio y me dieras tu brillante opinión, aunque no se si estoy preparada para ello jajajaja rosisbblog.blogspot.com un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Entretenido" es un adjetivo que nunca hubiera pensado de mi blog, jajajaj. Muchas gracias. Nos leemos..

      Un saludo.

      Eliminar
  14. A mí me ha sucedido muchas veces, que una lectura te lleva a otra. Sin lugar a dudas, son auténticos guías. Me ha gustado ese enfoque intimista, personal mejor dicho, que le has dado a la reseña. Hay algo en esa lectura como si te perteneciera.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf, a mí eso me sucede continuamente, libros que llevan a libros, personas que te llevan a libros... Al final siempre acabamos igual: leyendo :) Me "pertenezco" más a Winterson que a este libro en concreto... Al que me ha llevado, que comentaré pronto, a ese sí que pertenezco brutalmente.

      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Ana, siento tu decepción porque la he padecido y comporta una enorme sensación de pérdida. Al menos yo, en estos casos por fortuna poco frecuentes, pierdo al autor admirado, la lectura sorprendente y sus aportaciones, la confianza en quien siempre me entusiasma, y no lo vuelvo a recuperar porque aunque vuelva a escribir como escribe (sea quien sea), algo queda manchado en el recuerdo y en la valoración, algo que no se puede limpiar con facilidad.
    Leeré esas novelas que tanto te gustaron. Gracias por la aportación.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo bueno es que tengo otros libros de Winterson pendientes de leer y sé que ahí la encontraré. En cualquier caso lo que me ha dado ya es mío y eso no hay quien me lo quite :) No es perder al autor, autora en este caso, porque sigue estando en otros libros. Y espero que se "recupere" :)

      Un abrazo.

      Eliminar
  16. No me he estreando con Winterson, supongo que no empezaré con este :-) Espero que tu próximo acercamiento a Winterson no te deje rabiosa XD
    Beso grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi próxima lectura de Winterson será sobre seguro, de eso no hay duda. Aunque la rabia no me viene mal ;)

      Un abrazo.

      Eliminar
  17. Pues nada, habrá que tenerlo en cuenta!
    Aquí una que no ha leído nada de Winterson!

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues como comentan por ahí arriba... ahora tendrás que saber qué Winterson es la tuya, si la de este libro o la de los anteriores ;)

      Un abrazo.

      Eliminar
  18. Sólo por la sinopsis, sin haber leído tu reseña, ya pensé en dejar pasar el libro. Al menos hasta que leyera la obra original de Shakespeare, que es una de mis eternas pendientes...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no he leído el libro que versiona, eso es cierto, aunque el espíritu de Shakespeare lo conozco bien...

      Un abrazo.

      Eliminar
  19. me gusta como explicas lo que lees
    abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, aunque lo que leo (cómo lo leo) suele explicarse solo ;)

      Un abrazo.

      Eliminar
  20. Se entiende esa decepción al llegar a uno de los autores favoritos y ver que lo "han cambiado". La literatura por encargo tiene esas cosas y esos peligros, a mi siempre me ha parecido muy difícil escribir algo que no sale del propio escritor o de sus ganas.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Winterson es especial para mí, y me gusta siempre ir a sus libros y encontrarme y zarandearme. No ha sido el caso. Yo creo que Winterson lo escribió con ganas, que versionó lo que quería, no sé si como quería... Pero... no es la Winterson que a mí me pellizca.

      Un abrazo.

      Eliminar
  21. Mi pendientes es la niña del faro, así que descubriré a la autora por ese, que por lo que cuentas es mucho más ella. Vamos que este no lo es.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego cualquiera de sus libros anteriores a este son más Winterson. Quizás ahora nos toque descubrir a una nueva Winterson con la que me va a costar mucho emocionarme. Ya veremos.

      Un abrazo.

      Eliminar
  22. Me ha pasado encontrarme con libros y pensar que están escritos por encargo.
    Me ha pasado también sufrir la decepción con escritores que me han marcado. Sentir que no es el mismo escritor (y probablemente yo tampoco la misma lectora) y aunque cueste renunciar a él con el tiempo aprender a llevar caminos separados. Espero que no sea este tu caso y que te reencuentres en Winterson en próximas lecturas. Y me alegra saber que al final no te has ido de vacío.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es que quiera quitarme responsabilidad, pero la lectora enamorada de Winterson sigue estando aquí, y como las sensaciones fueron coincidentes y compartidas, creo que ha sido Winterson la que no ha sido fiel a la autora que conocíamos, lo que no quiere decir que no sea Winterson también. La reencontraré en libros suyos anteriores, los posteriores está por ver :)

      Un abrazo

      Eliminar
  23. Jolín, Ana, cuánto lo siento. Estas desilusiones con autores admirados duelen. Pero creo que tú lo has explicado muy bien: es un libro de encargo. En fin, hasta el mejor escribiente echa un borrón. Pero si el escribiente es buena de verdad, el próximo escrito volverá a ser perfecto. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha dolido porque necesitaba un meneíto wintersoniano, que me revolucionara un poco. No ha sido el caso. Ahora estoy deseando saber cómo será su próximo libro. Me temo que va a tocar esperar...

      Un abrazo.

      Eliminar
  24. Es curioso, antes de “conocerte” ya tenía, tengo, un libro de Winterson, “Simetrías viscerales”, andaba yo en un Books Center, iba a por otro libro, que encontré, y estaba en un estante de oferta “dos x uno”, eché un vistazo rápido y sin mucha convicción cogí el de al lado (Simetrías viscerales) porque la semblanza (de Winterson) en la contraportada me pareció interesante, ya le llegará el turno.

    A lo mejor este libro que presentas lo ha escrito para otros que caminan de espaldas al Faro, no hacia él. No para ti.
    Hay lectores que leen para encontrar “su faro”. Otros lo hacen sin tener en cuenta la existencia de los mismos.

    Mi cuarto de los libros, con sus librerías, es un faro, un faro de secano, pero la ventana me permite ver árboles y el cielo. No está mal. Yo también camino hacia los faros. ¿Puede desembocar el camino en un final mejor?

    Tal vez ocurre que con esta “lectura inesperada” de Winterson, la autora se baje de vez en cuando del pedestal al que uno la encumbra (necesitamos elevar a alguien para no perder la fe en el ser humano), y se muestre como una mortal más, que hace un trabajo ( escribir, qué complejo y admirable oficio) en el que a menudo lo da todo, pero en ocasiones no le apetece, no se siente capaz… o vete a saber lo que ocurre dentro de cada uno.

    Te escribo todo esto sin ignorar que tú ya lo sabías de sobra… En la soledad de los faros se aprende, siempre.
    Un abrazo Ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo también ese libro, "Simetrías viscerales" :) De hecho tengo unos cuantos de Winterson, sé que ahí la volveré a encontrar, a esa Winterson que me sabotea la paz para devolverme a mí misma y contar(me). Oye, estoy pensando que a lo mejor es ese el que tenemos que leer juntos, nos pegas el título :) ¿qué me dices?

      Sin duda los libros, no todos, sí muchos de los que tengo, son faros. Me orientan en la tormenta, ya sabes: "aquí, aquí, es aquí..." No, no hay para mí otra desembocadura que los faros. Ahí aprendo y aprehendo. En esa soledad farera.

      Un abrazo Paco.

      Eliminar
  25. Ya lo comentamos en Instagram. No lo he leído aún pero ya lo tengo, me gusta mucho Shakespeare y tengo intención de leer toda la colección, con calma y la perspectiva colocada
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres mucho más objetiva que yo con Winterson, con lo que seguro que lo disfrutarás más. Me interesa mucho saber cómo lo lees, qué le dice Winterson a alguien a quien no ha abducido previamente, con una perspectiva mucho más objetiva. Ya nos contarás.

      Un abrazo

      Eliminar
  26. No soy tan Wintersoniana como tú, sus libros me han gustado, "La niña del faro" y "El powerbook" pero no tuvieron ese carácter de revelación que tú explicas tan bien. De momento decidí darle un descanso. Igual me gusta a mi que no soy Wintersoniana... no sé, no sé.

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaj, pues la verdad la verdad... no sé si te gustará. Te remito a lo que he respondido a Silvia justo aquí arriba. Quizás para alguien más objetivo con Winterson, con una perspectiva más equilibrada, se le pueda sacar más jugo a esta lectura. Para mí será un "no" igualmente, pero no se lo reprocho, es solo una declaración de intenciones de la Winterson que a mí, ser humano subjetivo y extraño, me gusta.

      Un abrazo

      Eliminar
  27. Vaya decepción más grande! Mira que me apunté el de La niña del faro por tu buenísima recomendación y, desde tu reseña, miro a la autora con benevolencia, pero vamos, visto esto me tomaré con cautela otros títulos de la autora... Bueno, voy a empezar por el del faro y luego ya investigaré el resto de su obra. 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, hay muchos libros :) Y tengo más de Winterson que sé que está en ellos. Ha sido un cabreo pero ya se me ha pasado ;) De momento lee el de "La niña del faro" y ¡cuéntame!

      Un abrazo

      Eliminar
  28. Puede que aciertes nuevamente, Ana, en que es un libro por encargo. Me has hecho recordar que, seguidor de Mike Oldfield desde chico, un día encontré un vinilo de su autoría que se intitulaba 'Las consecuencias de las indecisiones'. No dudé en llevarlo ni un instante. La decepción surgida al escuchar que lo único de Oldfield en el disco era una contribución de un riff de guitarra, mientras que el resto era producto de un autor finlandés, pues... Salvando las distancias, pareciera que te ha sucedido lo mismo.
    Espero que aún te queden otros libros de la verdadera Winterson, ésa que logra conmoverte hasta las lágrimas, para disfrutar.
    Un abrazo grandote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este caso se supone que el libro es enterito de Winterson, aunque yo he dudado si se lo ha escrito otra persona, te lo juro :) Pero sí, me quedan libros (unos cuantos) de Winterson en los que sé que está, estoy tranquila por ahí ;)

      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  29. Winterson...la primera vez que la vi, era en manos de una amiga que desenvolvía "A la niña del faro", de un papel de regalo de la mano del que había sido su pareja...él se marchaba y la dejaba con un libro que no leí, por miedo a pensar todo lo que tendría dentro. Sin embargo, ella me dijo que era muy intenso y que le había gustado.
    Seguro. Los libros aocmpañan a los momentos...o viceversa. No sé cómo será "El cuento de invierno" transformado...supongo que la escritora no se sintió tan libre para escribirlo...quien sabe lo que había detrás. Sin embargo, no puedo decir nada...no lo he leído. Vi a Ethan Hawke interpretando es cuento de Shakespeare, y me cautivó...¿por qué transformarlo a la actualidad? Vi obras teatrales como el Mercader de Venecia transformado y casi vomito.
    De momento no creo que acuda a Winterson en ninguna de sus experiencias con las palabras. Sin embargo, sé que la leeré...ahora no, pero más adelante...porque no pasa sin dejar huella...eso seguro. Un abrazo grande y felices lecturas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Definitivamente... cuántas historias hay detrás de "La niña del faro"... Increíble.

      Creo que Winterson es una mujer libre, maniatada a sus obsesiones. En este caso no sé muy bien qué pensar, la verdad, porque realmente ella admira a Shakespeare y a "El cuento de invierno", entonces quiero creer que quiso experimentar, hacer algo distinto, ser alguien distinto, escribir algo fuera de sí... No lo sé.

      A mí Winterson siempre me deja huella, aunque esta sea de esas en la arena que borra el mar.

      Un abrazo

      Eliminar
  30. ¡Hola!
    Lo apunto a ver qué tal.
    Genial reseña.
    ¡Nos leemos! :-)

    ResponderEliminar
  31. Soy nueva aquí, te acabo de encontrar y te he leído sobre Jeanette Winterson, sobre Pilar Adon, entre otras, y ya con eso se que eres un excelente faro para guiar lecturas.
    Te recomiendo no demorar la lectura de "La pasión". Fue con este libro como descubrí a Winterson a principios de los noventa. Tengo una preciosa primera edición que releo con frecuencia. Quitate ya esta espinita, seguro que la vamos a encontrar en su próximo libro.
    Un placer descubrirte .

    ResponderEliminar
  32. Hola Hanna, bienvenida. A ver, me gusta demorar lecturas que sé que son un acierto, y que me van a calar hondo. Sin ir más lejos "La niña del faro" esperó años y años... Estoy segura que encontraré a esa Winterson que aquí no encontraré en todos los demás libros que tengo suyos. Esta lectura ha sido... extraña, ajena, decepcionante... pero no me baja del pedestal a Winterson, solo sea por esa niña del faro... Aunque ahora va a tener que compartir el pedestal con Lispector, pero no creo que sea problema para ninguna de las dos.

    Un placer que te pases por aquí.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No,no creo qe sea ningun poblema ni para Clarice ni para Jeanette, cada una comparte con nosotros su propio universo personal.
      Te entiendo porque también suelo tener libros en la récamara, de los de valor seguro y porque los placeres que se prolongan saben muy rico. Kawabata, Sandor Marai, Stefen Zweig, los cuentos de la propia Clarice (es que soy más de cuentos y relatos),Claudel y otros varios, me llaman desde la biblioteca en esos momentos en los que te apetece un bombón y te das el homenaje.
      Felices lecturas.
      Seguiré pasando por este faro tan luminoso y que tan generosamente compartes.

      Otro abrazo para ti

      Eliminar
  33. Hoola. Leí a Winterson, por primera vez, en compañía. Varias veces...hasta aprender citas, párrafos,incluso páginas de memoria; releer al ritmo de otras dos personas dio mucho de sí: era en una playa...¡inolvidable! Hace 23 años. Fue con "La pasión". Antes y desde entonces he ido leyéndola. Me sigue gustando...incluido el hueco del tiempo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.

      A Winterson, vete tú a saber por qué, nunca se la lee sola. Vincula, es lo que tiene. Tengo dos frases tatuadas y las dos son de Winterson. Con eso te lo digo todo y no digo nada. Seré "wintersoniana" siempre porque me cambió la vida, y eso siempre permanece. Pero esta bien libro... no. Volveré a ella. Y hasta leeré "La pasión" que llevo evitando así hace mucho tiempo porque Winterson, cuando es ella, siempre me rompe.

      Qué bonito lo que has contado de ti y Winterson, la playa, las citas, la compañia...

      Un abrazo.

      Eliminar
  34. Hola de nuevo...Te he encontrado un "hueco en el tiempo" en "La Pasión":
    [...] espuma del mar, pero cada hueco que dejaba el viento me mostraba otro hueco donde había estado un barco.
    (Cap.: Uno. El Emperador p.35. Edhasa.1998)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias :) Ojalá ciertos huecos se rellenaran con otros huecos, pero suelen agrandarlos. Ciertamente un hueco suele mostrar otro más.

      Un abrazo

      Eliminar

SI HAS LEÍDO LA ENTRADA TE AGRADEZCO EL COMENTARIO. SI NO LA HAS LEÍDO TE AGRADEZCO LA VISITA