martes, 6 de mayo de 2014

Elizabeth y su jardín alemán (Elizabeth von Arnim)


Título original: Elizabeth and her German garden
Traductor: Cristóbal Pera
Páginas: 122
Publicación: 1898 (1997)
Editorial: Mondadori
ISBN: 9788439701323
Cubierta de: Jordi Sàbat
Sinopsis: Este libro trata del contenido de la felicidad, de la felicidad que una mujer encuentra entre las flores y las plantas de su jardín, dedicada a ver pasar las estaciones, a leer al aire libre, a jugar con sus tres hijas ajena a la rutina doméstica, a los problemas de la servidumbre y a la incomprensión de su marido, el Hombre Airado.
Adoro mi jardín. Ahora estoy en él, escribiendo en el encanto del atardecer...
Vivo en un lugar de La Mancha de cuyo nombre, así es, no quiero acordarme. Pero nací a caballo entre la mina y el mar. El Cantábrico. Eso es un mar. Es la mar. Lo echo de menos, encontrarme, encontrar mi centro mientras miro el mar. Aquí, en este innombrable lugar en el que a ratos vivo y a ratos sobrevivo, no hay mar. Así que mis deseos se visten de jardín. Tal vez algún día vuelva al mar, pero tal vez, mientras, pueda vivir en un jardín. Siempre he pensado que si tuviera uno propio dejaría de meterme en otros jardines... Este es el libro que leí a continuación del desastroso amigo. He tardado en leerlo muchos, muchos días. No quería salir de él porque me daba un sosiego y una tranquilidad que necesitaba. Por eso, bendigo los libros y sus decisiones.

Conviene situarse un poco con este maravilloso libro (os lo adelanto: joya). Elizabeth se casó en 1890 con Henning August von Arnim, de quien tomó el nombre (ella se llamaba Mary Annette Beauchamp). Tras cinco años de matrimonio se trasladaron a vivir a su propiedad familiar, Nassenheide, en Pomerania (Prusia oriental). Como detalle "literario", añadir que era prima de Katherine Mansfield. Pues bien, ese tiempo que permanecieron en Nassenheide, fue la génesis de este libro, de carácter claramente autobiográfico, que se publicaría de forma anónima en 1898 y que sólo en ese año tendría 21 reediciones.
Y en lo que respecta a coser, las criadas pondrán el dobladillo a las sábanas mejor y con más presteza de como yo pudiera hacerlo; además, todos esos complicados trabajos de aguja no son más que inventos del diablo para impedir que las necias pongan sus sentidos en cosas más sabias.
Elizabeth von Arnim era una cínica y no se escondía ni lo disimulaba. Su sentido del humor es exquisito y tremendamente sarcástico. Esta lectura ha sido genial, entrañable y divertida. El desparpajo y la frescura de Elizabeth me ha cautivado de la misma forma que lo hace la brisa del mar, la carcajada de un niño, el abrazo de un amigo o el ronroneo de un gato: con una sonrisa acariciándote el corazón.
La gente cuerda necesita demasiadas cosas para llegar a disfrutar verdaderamente de la vida, y cuando estoy con ellas me paso el rato excusándome por no poder ofrecerles otra cosa que lo que a mi me gusta; excusándome y avergonzándome por contentarme con tan poco.
Elizabeth encuentra la felicidad en su jardín y en los libros. En una unión perfecta con una soledad bien entendida, pasa las horas y los días en su jardín, apartada de un mundo que no entiende los placeres que le proporciona a Elizabeth el contemplar cerezos, malvarrosas, lirios, prímulas, rosas, enredaderas carmesíes, zarzamoras…, observar las luces y colores de las distintas estaciones… todo ello mientras toma un té, come ensaladas, juega con sus hijas (a las que llama una forma deliciosa: niña de abril, niña de mayo, niña de junio), escribe o lee.

Aunque Elizabeth von Arnim se detiene en ocasiones en describir su jardín, esas descripciones no están exentas de un análisis de aspectos que transcienden a meras enumeraciones de plantas, flores y árboles que pueblan el jardín. Todo el libro es una maravillosa e inteligente radiografía de los espacios personales, de las relaciones, de la felicidad, de la soledad externa, de la soledad interna, de las decisiones y opciones que se toman a la hora de definir cómo, con quién y con qué decidimos ser felices.
Los principios abundan allí donde escasean las tentaciones.
Con una forma de escribir natural, fácil y con un sentido del humor perspicaz, descarado y burlón, Elizabeth von Arnim hila tan fino, tan absolutamente delicado, que a veces no es fácil ver las costuras con las que va dando forma al relato y al mensaje que transmite. Más de cien años después, ese zurcido que realiza magistralmente sigue siendo muy válido en muchos aspectos, como ese entramado de las distintas capas de la felicidad y la soledad (la elegida, la impuesta, la disimulada, la ignorada, la forzada, la aceptada, la compartida…).
Debe de ser muy desagradable tener que ser sensata cuando quieres ser alocada.
Aunque Elizabeth en ocasiones aparenta ser caprichosa e incluso ligeramente cruel, no deja de transmitir también cierta crítica, no sólo a la sociedad alemana de aquella época, sino también, muy entre líneas, al papel de la mujer (la renuncia a leer o escribir, su limitante papel dentro del matrimonio, el rol que la sociedad de la época impone a las mujeres, las estrictas y encorsetadas normas sociales…).
Una chica rara puede ser un aburrimiento entre buenos amigos, pero generalmente una puede soportarlo. Pero una chica que escribe libros… ¡pues eso no es muy respetable! Y además a ese tipo de gente no se le pueden parar los pies; no se dan por aludidos.
Para Elizabeth la felicidad está en la libertad, en poder elegir libremente los placeres que la hacen feliz, sola o en compañía. Huye como de la pólvora de todo aquello que la aleje de sus opciones y decisiones personales.
No me gusta el Deber: todo aquello que tenga algo de desagradable es seguro que se trata de un deber que una debe cumplir.
Elizabeth von Arnim en este libro hace algo muy hermoso: comparte con los lectores su alegría y su irradiante energía. En ningún momento nada te inquieta te revuelve o te perturba, lees con una sonrisa en la boca y aunque hay aspectos que podrían ensombrecer tanta felicidad (la relación con su marido, al que se refiere como el Hombre Airado, por ejemplo), Elizabeth tira de ironía y optimismo para generar vitalidad y aparcar cualquier ligera sombra que impida que la luz llegue a su alma y a su jardín.
Es una delicia estar triste cuando no se tiene razones para ello.
Aunque no parezca un libro con grandes pretensiones, por la facilidad, la sonrisa y delicadeza con la que se lee, se trata en realidad de una lectura con muchas lecturas dentro. De esos libros que quieres compartir y comentar.

Una lectura que recomiendo sin cortapisas ni reticencias. Joya, ocurrente, simpática y con inteligencia para dar que pensar.
(©AnaBlasfuemia)

92 comentarios:

  1. No lo conocía pero me lo apunto porque por lo que cuentas no tiene que estar nada mal. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está más que bien. Es tan vital y alegre que ¿cómo no recomendarlo?

      Beso!

      Eliminar
  2. De la autora solo he leído "Un abril encantado", que por cierto acaban de reeditar en castellano hace poquito (no recuerdo la editorial), y me pareció justo lo que tú comentas: una joya de un humor fino y peculiar. Así que no voy a ser yo quien se resista a este jardín alemán. Ahora que pienso, el humor de esta señora está muy cercano a ese estilo tan british del XIX y XX que tanto me gusta. Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Posiblemente Un abril encantado sea el próximo que me lea, aunque tiene por ahí un Todos los perros de mi vida que me tienta muchísimo también. Ya veremos, que ellos decidan. Creo que la editorial que ha reeditado Un abril encantado es Alfagüara (me suena por la portada). Espero encontrarme a la misma Elizabeth que aquí: alegre, irónica, algo engreída, muy punzante. No te resistas, no, que además es época de estar en un jardín ;) Y sí, es muy, pero muy british, aunque ella es australiana (pero se educó en Inglaterra). Te gustará, sin duda. Y a mí me gustará seguir leyendo cosas suyas.

      besos

      Eliminar
  3. De esta autora tengo "Todos los perros de mi vida" y Abril encantado", aunque aún no los he leído. Por lo que cuentas es un tipo de lectura muy agradable así que me animaré a leerlos. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues esos dos que tienes son los dos que están en mis objetivos inmediatos de esta autora. Creo que te gustará, pero bueno, es que me creo que gustará a todo el mundo :)

      Beso

      Eliminar
  4. Me alegro que te haya gustado. Veo que has tenido más suerte con la portada que yo, jeje. Quiero recordar a todos a los que apetezca leer a con Arnim en inglés, que se puede descargar gratis del Gutenberg Project.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha gustado y mucho :) Es difícil que no guste, puede hacerlo más o menos, pero es una belleza de libro. Y además sonriendo ¿qué más se puede pedir?. La portada además se corresponde con la edición que he leído ;) Yo no tengo capacidad para leer un libro en inglés, pero ahí queda tu recomendación para quien tenga esa suerte.

      Besos

      Eliminar
  5. Anotado queda. Apetecible, sin duda.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy apetecible y muy disfrutable. No voy a hacer apuestas, pero de hacerlo, echaría un todo o nada a que te gustará ;) (ya contarás, es cortito, yo he tardado mucho en leerlo por circunstancias, pero se lee fácil).

      Besos

      Eliminar
  6. No dudo que sea una joya y, por lo pasajes que pones, se ve que la ironía con la que está escrito pero, a pesar de todo, no me llama a leerlo.
    Un besín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si no te llama a por otra cosa mariposa, que hay muchos libros en el mundo y a todo no se llega ;)

      Besines!

      Eliminar
  7. Tuve este libro hace un tiempo en las manos en la biblioteca, y al final no me lo llevé. Lo que no veo muy acertado( aunque sea lo que es) es el título (llámame mal pensada) pero creo que puede dar a equívoco según como. De todas formas, aunque no me lo llevara, pues ya tenía demasiados para leer, lo sigo teniendo apuntado, este y otro de la misma escritora, del que ahora mismo no recuerdo el título.
    Me alegro de que lo hayas disfrutado :)
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues fíjate que no se me había ocurrido lo del título, que al fin y al cabo es de lo que va el libro: de Elizabeth y su jardín (alemán, que lo es). Yo también tengo demasiado para leer, y es por eso que luego ellos asumen la responsabilidad de adelantarse unos a otros para ser leídos. El otro libro que comentas, porque ha salido una edición nueva hace poco, será el de Un abril encantado

      Me alegro de que te alegres, lo he disfrutado muchísimo, y ahora me tocará a mí alegrarme de que te guste (cuando lo leas).

      Besos

      Eliminar
  8. No sé si me convence del todo (o a lo mejor no quiero que me convenza, también puede ser eso, es que tengo que reducir...). Pero me parece muy evocador lo del jardín, y lo que cuentas en general. Es de esos que tendría que hojear para ver si me convencen según cómo vea que está escrito.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué fuerza de voluntad tienes :) Yo no reduzco la lista de pendientes ni de coña, imposible, añado libros a la lista más rápido de lo que leo y así no saldrán las cuentas jamás de los jamases. Échale un vistazo. Yo lo saqué de la biblioteca, es corto y aunque yo tardé más tiempo del normal, la verdad es que se puede leer en un momento.

      Besos!

      Eliminar
  9. No he mirado la lista, pero por el título creo recordar que ya la tengo apuntada.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es fácil que lo tengas apuntado, pero las listas se hacen tan grandes que se sepultan unos a otros

      Besos

      Eliminar
  10. ¡Me lo llevo! De esta autora leí Un abril encantado, me gustó muchísimo pero fue hace tiempo, no sé si ahora sería lo mismo pero me he animado con tu reseña porque era más o menos lo que yo recordaba de la sensación de leerla. Para momentos en los que falta paz.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este te gustará segurísimo: todo sonrisa y vitalidad. Además si ya conoces a von Arnim supongo que ya sabes qué te vas a encontrar. Justo para esos momentos es (y por eso he bendecido la elección), así tardé en salir de él más que si tuviera mil páginas.

      Besos!

      Eliminar
  11. No lo conocía pero tiene muy buena pinta y hace poco me he aficionado a la jardinería por lo que no me importaría descubrir el jardín de Elizabeth y además parece una lectura muy agradable
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, pues si te has aficionado a la jardinería entonces ya será perfecto ;) Agradable es y mucho. Optimista, alegre, divertido... Me ha encantado el libro y descubrir a la autora. Repetiré.

      Besos

      Eliminar
  12. La verdad es que la jardinería no es lo mío, no tenemos buena relación las plantas y yo, me encanta verlas pero se me mueren hasta los cactus. Mi madre ya se ha cansado de decirme "una casa sin plantas es una casa sin vida" (es que no vivo mamá, la mayoría de los días sobrevivo). Pero a lo que vamos...si me va a dar un chute de vitalidad me lo llevo, falta me hace en demasiadas ocasiones.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí las plantas es verdad que no se me dan bien, más que nada porque se las comen las gatas :) Pero gustar me gustan, vamos que me pasa como a ti. Chute de vitalidad, sí, eso es esta lectura y siempre viene bien. Recomendación a tope ;)

      Besos

      Eliminar
  13. Ana, has publicado mucho en estos días (ya me he puesto al día).

    A mi me pasa al contrario, nací y viví mi juventud en un lugar del que me acuerdo con amor (y al que vuelvo cada poco) y que es de interior y ahora vivo junto al mar, un mar más calmo, el Mediterráneo. He aprendido a amar el horizonte infinito del mar y comprendo que lo eches en falta.

    El libro me gusta, me atraen esos libros de reflexión personal y que además buscan la felicidad en lo sencillo, pero a la vez heterodoxo para el momento. Y me gusta especialmente que la lectura me transmita sosiego, no siempre lo podemos lograr y no pasa nada, pero que bien cuando leemos con esa sonrisa de felicidad.

    No tengo jardín, solo plantas en mi balcón, pero adoro las flores.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he publicado tanto no creas, más que nada que tenía alguna pendiente por ahí.

      Yo recuerdo con cariño donde nací y donde me crié, incluso donde estudié posteriormente. Pero donde vivo si me voy de aquí recordaré a personas, no el lugar. Echo tanto de menos el mar que casi me da igual que sea bravo o calmo, con tal de que mi mirada se pierda en ese infinito que comentas.

      El libro creo que te gustará, aparentemente liviano pero con cosas profundas, mucha energia, positivismo y a la vez calma. He disfrutado con Elizabeth y sus momentos jardín, y me he divertido mucho con sus reflexiones y su visión de lo que le rodea.

      Abrazo!

      Eliminar
  14. Las frases que has escogidos son magníficas. Me lo llevo para esos momentos en los que necesito esa tranquildad que transmite este libro y que cada vez me hace más falta.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un libro muy subrayable (lástima que lo saqué de la biblioteca), con muchas frases para recordar. Tranquilidad y sonrisas, eso tendrás con este libro ;)

      Beso

      Eliminar
  15. Muy buena reseña Ana. Me ha gustado mucho. Desconozco el libro y de su autora sólo me suena remotamente su nombre. No sé cuando caerá, estoy en el tramo final del curso y estoy un poco estresada, pero caerá.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marybel. He disfrutado con esta lectura, que me ha venido además en un momento que necesitaba algo así, con empuje. Seguro que cuando leas este u otro libro de von Arnim, querrás leer más. Viene muy bien para desestresarse, además ;)

      Besos

      Eliminar
  16. Me parece que puede gustarme, así que con tu permiso, me lo llevo.
    Besos florales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No necesitas permiso ninguno, es una gozada que alguien se lleve lo que sea de aquí ;) Además creo que te va a gustar y mucho, ya me contarás.

      Besos con jardín!

      Eliminar
  17. Pues me apetece un libro así, divertido, sarcástico, que te deja con la sonrisa en la cara, que transmita serenidad... Tendré que buscarlo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces este es el libro ideal, Margari. Yo lo encontré en la biblioteca, prueba a ver si hay suerte ;)

      Besos

      Eliminar
  18. Pues sí que es un libro entrañable. Aunque, con alguna duda, me voy a apuntar este libro, sobre todo por que lo calificas de joya. Por probar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mejor manera de despejar dudas es leyéndolo ;) Prueba, te gustará lo mismo que el primer helado del verano :P

      Besos

      Eliminar
  19. Maldición. Has sido tan expresiva al traerme este libro de nuevo que me han entrado ganas de releerlo.
    Besucos de otra cantábrica exiliada en la meseta. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jojojo... Pues que den ganas de leer un libro que comento con entusiasmo está bien, pero que te den ganas de releerlo ya es otro nivel :) Pero es que el libro es de los que con el tiempo pide relectura, por recuperar sensaciones y también porque seguramente encuentres aún más...
      Qué jodío el exilio ¿verdad? :(

      Besos con luz! (que algo bueno tiene que tener la meseta esta...)

      Eliminar
  20. Soy muy de flores... Mientras las cuide mi padre que es al que se le da la jardinería, A mi me llama, pero creo que se me olvidaría regarlas... O las empacharía. Quien sabe. En cuanto al libro, si tu me dices que es una joya, yo paso por tu palabra y me lo llevo apuntadito.Confío en ti
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que a mí donde me gustan las flores es en el campo, como mucho en un buen jardín. A mis gatas también les gusta y eso es un problema, claro :) Te lo digo, sí, Carax: joyita agradecida para el lector. Gracias por la confianza, ¡vaya responsabilidad! ;)

      Besos

      Eliminar
  21. Conocí a E. von Armin de un libro maravilloso "Las mujeres que aman las plantas" de la Editorial Maeva. Allí supe de su vida, azarosa y compleja, donde se suceden amores y desamores. Y contemplé su jardín, aún sigue ahí y es visitable. Yo solo lo conozco por fotos, claro. Como tú bien dices, no era hipócrita y vivía como sentía. Y sufrió mucho entre tantos convencionalismos. Menos mal que le quedaban sus flores.
    Precioso, Ana. Como se refiere a sus niñas con nombres de meses, es tan tierno y delicado... Nos ofreciste un paseo entre vidas (que no vides ;) y colores. Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo la he conocido en este jardín, que ha sido muy acogedor conmigo, así que volveré a él y leeré allí, a la sombra, todo lo que vaya cayendo en mis manos de Elizabeth von Arnim. No era nada hipócrita, no, y eso me ha gustado y su inteligencia, su vitalidad, sus ideas claras. Su coherencia. Hizo del humor un muro y a la vez su arma para defenderse de la época y los convencionalismos. Me ha gustado mucho.

      Cómo llamaba a sus hijas me ha encantado, y además me ha gustado mucho ver qué bien las conocía, cómo sabía cuál era la esencia en la personalidad de cada una de ellas. Genial.

      Que conste que en asturiano vidas se dice vides ;)

      Besos con muchas vides (a elegir)

      Eliminar
  22. De este blog me llevo apuntado muchos títulos pero creo que hoy no me convences. Lo dejo estar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues fíjate albanta que creo que este te gustaría y mucho. Pero si tiene que llegar a ti llegará y si no, pues no ¡será por libros!

      Saludos

      Eliminar
  23. Yo, que vivo rodeada de grandes jardines, sé el mucho bien que hacen al espíritu, al menos al mío. Así que anoto ahora mismo este título entre mis futuras lecturas y me iré a uno de esos jardines a ponerme en situación. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh, qué suerte Marisa... Dan tanta paz ¿verdad?. Leer este jardín alemán en un jardín será una delicia que envidio (sanamente), pero que me alegra (por ti).

      Abrazos!

      Eliminar
  24. Voy a obviar mi mala mano con el mundo vegetal, muy admirable en lo suyo, a contemplar todo lo que ofrece pero que mis intentos se han quedado en ... desfallecidas plantitas, pobres. Además no tengo espacio para jardines en casa y el tejado no es opción, de modo que solo me queda ir a otros jardines como los de esta autora.
    Me ha dicho un pajarito (y no ha sido el azulón de twitter) que podría gustarme y si el pájaro lo dice, habrá que hacerle caso, que en ornitología tampoco voy muy puesta. En todo caso me quedaré con ese humor y la sonrisa que suscita, el carácter de esta buena señora me parece a imitar, a pasarlo bien!
    Besitos y caballitos de mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he tenido mucha oportunidad de comprobar cómo se me dan a mi las flores y plantas, las gatas siempre se las comen, pero mis intentos (pocos y aislados) creo que hubieran prosperado. Mi madre tiene muchisimas plantas y mi hermana tiene un jardín... oh, cielos, qué jardín... Tal vez sea algo que tengamos en común y resulta que yo no he podido comprobarlo :) El tejado déjalo para lo que está: para tirar los libros con mal final, aunque ya veo que te va a faltar tejado, jejeje

      No te fíes de los pajarítos que hay cada pájaro loco por ahí que no veas :) Fuera bromas, este libro es un sí rotundo hasta el punto de que te ofrezco el cuello para que me des una colleja con retorcijón incluido si este libro no te gusta. A lo mejor el entusiasmo en vez de un cien es un noventa y nueve, pero te gustará y te hará sonreír (si no sonries es que estás fatal y habrá que buscar algún plan alternativo).

      Besos trotones (galopando sobre el caballito de mar)

      Eliminar
  25. Es un libro que me gustó mucho, lo leí en 2008, y me pareció, como todos los de ella, lleno de sensibilidad y amor a la belleza. Acabo de comprar "Abril encantado" (hablo de él en mi post de esta semana como una de las razones para amar abril), que había leído hace tiempo y había prestado varias veces en la biblioteca, pero no tenía porque estaba agotado. Lo presté a amigas que estaban pasando un mal momento y todas me dijeron que las habían animado un montón. es de esos libros.
    Me parece muy buena reseña la que pones. Me gusta su optimismo, su ironía respecto al Hombre Airado (vi influencia de ella en "El despertar de la señorita Prym") y su forma de escribir. Leí también "Todos los perros de mi vida", también autobiográfica (y muy original eso de contar tu vida a través de los perros que has tenido) y "Amor", para mí la más amarga de ella, tal vez porque se inspira en su propia experiencia matrimonial con un joven mucho menor que ella (su 2º matrimonio con el conde de Russell, hermano de Bertrand Russell, que fue desastroso). A pesar de todo no faltan en esta novela sus habituales toques de ese humor tan fino. Es una escritora que me encanta. A ver si traducen más libros.
    La reedición de "Abril encantado" es en Alfaguara, como la anterior.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué buena memoria tienes (o eres muy organizada) :) Un libro exquisito, es que es tan absolutamente recomendable..., porque es un valor seguro. Ese optimismo, ese empuje... es que da gusto, da alegría y me parece tan generoso... El Abril encantado ya está en la saca, porque claro, es imposible leer a von Arnim y no querer más, también le tengo ganas al de Todos los perros de mi vida y en fin, que iré haciendo acopio de todo lo que pille. Sabía lo de Amor porque he estado mirando sobre su vida (me gusta hacerlo con los autores que me gustan). Si ese es su libro más amargo y aún así consigue reflotar su humor pues me confirma que el carácter de esta mujer era de lujo. Que traduzcan, que traduzcan (pero que me de tiempo a leerlo todo!!).

      Besos (me paso por tu blog)

      Eliminar
  26. Me parece muy interesante, la verdad. No conocía ni el título ni la autora, sin embargo lo apunto para este verano. He leído menos textos sobre la época de los que me gustaría así que gracias =)

    ¡Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lila, te gustará, es que gustará a todo el mundo, lea el tipo de libro que lea (bueno, habría matices pero creo que no son el caso). No es tanto un libro sobre la época (que también) como sobre las personas.

      Besos!

      Eliminar
  27. Hola Ana, me encantan tus reseñas. Tengo tantos libros pendientes y hay tantos libros, por la red y por las librerías que no sé ya por donde empezar.
    Un beso fuerte !!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lídia, eres siempre tan amable :) Te aconsejo muy mucho este, creo que te hará sonreír y te dará energía (que nunca viene mal)

      Besazo!

      Eliminar
  28. No lo conocía, pero me lo llevo apuntado. Tiene pinta de ser una lectura relajada y entrañable, además la protagonista me produce curiosidad.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carla, vas a estar encantada de conocer a von Arnim ¿apostamos? ;) Relajada y gozosa, esos libros siempre los quieres tener cerca. Ya contarás

      Beso!

      Eliminar
  29. No me extraña que hayas tardado en leerlo porque las joyas son para disfrutarlas lo más que uno pueda. Y, como tiene poco más de cien páginas, pues ya ni te cuento. Ya solo con el hecho de que en su primer año de vida haya tenido 21 ediciones pues lo dice todo. Tomaremos nota, pues. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, esos libros que lees despacio porque los disfrutas y lo que hay fuera te apetece menos... Es el libro corto que más tiempo he tardado en leer, con eso te lo digo todo. Toma nota y hazle un hueco, no te arrepentirás.

      Besiños!

      Eliminar
  30. Cualquiera se niega a llevárselo, qué maravilla lo que nos cuentas, y eso del cinismo y el sarcasmo me gusta mucho cuando es con buen gusto. Yo tengo mar, pero no es privativo, no tengo jardín, me gustaría, pero no sé que prefiero, quedarme sin el primero ma daría claustrofobia, pero supongo que sería cuestión de acostumbrarse. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, Meg... te gustará, te gustará. Y querrás más, que lo sepas. Tu mar no es privado, no, pero seguro que le puedes robar ratitos en los que te sientas sola mirando el mar. Puedes tener las dos cosas ¿no?, nada de renuncias :P

      Beso irrenunciable!

      Eliminar
  31. Me estrené con esta autora el año pasado, leyendo "Un matrimonio perfecto". No recuerdo dónde, había leído que este libro era el precursor de "Rebeca" de Daphne du Maurier... ¡Y me fui a por él de cabeza! (Léase "lo puse en mi lista de cumpleaños" como imprescindible jijiji). De "Un abril encantado" vi la película por casualidad y creo recordar que estaba ya empezada ( >< )pero vamos, que seguro que con esta autora repito, porque me gustó. Este del jardín..., me está llamando mucho ;) ¡Me ha encantado la reseña! ¡Bicos! ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejeje... "lista de cumpleaños". Yo es que cumplo días y eso tiene mucho peligro ;) No he visto la película de Abril encantado pero la buscaré ... después de leer el libro (es el orden natural) Si el jardín te llama no te hagas de rogar, te gustará :) (gracias!)

      Besos

      Eliminar
  32. Mi comentario de hoy es poco florido. Sólo quería decirte que ya los tengo, ambos dos.
    Gracias :-)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que no sea porque tú estés poco florida. Si ya los tienes, ya hay más flores en tu (inmenso) jardín. Espero noticias tuyas al respecto y comentamos, que siempre se comenta mejor si se ha leído.

      Gracias a ti ;) (¡abrazafarolas!)

      Besos

      Eliminar
  33. No me gustan las novelas biográficas ni las autobiográficas, pero si la autora tiene ese carácter cínico que no esconde, quizá me replanteé su lectura.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiende por autobiográfica que escribe basándose en esos años que ella pasó ahí, en la propiedad familiar donde había un inmenso jardin. Lo mismo daría que lo leyeras pensando que es un personaje totalmente inventado, pero es más agradable saber que la autora es la persona que está detrás. Te gustará ;)

      Besos

      Eliminar
  34. Pero bueno, qué reseñaza te ha quedado! Ya sé que es normal por este rincón encontrármelas así de buenas, pero es que oye, siempre logras sorprenderme. Nacer cerca del mar marca y no estar cerca de él puede ser una tortura, así que un jardín puede servir como conveniente paliativo. Este jardín alemán, con esta protagonista tan particular tendrá que pasar obligatoriamente a mi lista de paisajes literarios, creo que lo acabaré agradeciendo. 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero bueno... ¡qué exagerada! :P El mar deja huella imborrable, es una cuestión del alma y la mía (mi alma) pide mar, perderme y econtrarme en el mar infinito. Un jardín ayudaría a poner en orden a la idiota, ya sabes. Espero que lo acabes agradeciendo, pero sólo porque este jardín alemán te alegre la lectura y el día y te deje esas buenas sensaciones que a mi me ha dejado.

      Besos

      Eliminar
  35. Ay el mar! Cómo vivir sin él? A mi verdaderamente me da la vida.
    Tengo ganas de leer este libro. La autora ya me cautivó con otra de sus obras así que me apetece leer algo más de ella.
    Un besin y espero que puedas venir pronto a nuestra patria querida y disfrutar del mar ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mal, mal, se vive mal sin el mar... Esa vida que no me da estar alejada del mar es la que podría un poco recuperar con un jardín. De momento me conformo con huerta :) Quienes habíais leído ya a Von Arnim habéis quedado con ganas de leer más, no tengo ni que decir que yo repetiré todo lo que pueda.

      A nuestra tierra tardaré en ir y será una visita fugaz :( Besines!

      Eliminar
  36. No lo conocía y parece una novela bastante completa. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es corta, y ciertamente es muy completa en ese espacio reducido de hojas ;)

      Besos

      Eliminar
  37. No la conocía y no me vendría nada mal algo que desprenda tranquilidad.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tranquilidad, simpatía y sonrisas vas a encontrar, así que toma buena nota ;)

      Beso

      Eliminar
  38. Cerca del mar o en un jardín, la felicidad es más una cuestión de actitud, una sensación puramente subjetiva. Tenemos, en general, la mala costumbre de pensar que la felicidad está en aquello que no tenemos, o que está fuera de nuestro alcance.
    Me ha gustado mucho esta reseña y por supuesto me llevo la sugerencia. Creo que es una lectura que me hará mucho bien.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo que estar de acuerdo contigo, Jara, la felicidad es actitud. Pero hay elementos favorecedores, eso sin duda. El mar no es la felicidad. Un jardín no es la felicidad. Pero ayudarían. ¿No hay mar ni jardín?. No pasa nada, abro un blog y hablo de libros y otras cosas (por ejemplo) ;) El libro te va a gustar, me apuesto ... ¿qué me apuesto? mmmmm... déjame pensar... Me apuesto unas flores. Te gustará y te sentirás bien leyéndolo (no es una orden, es una seguridad).

      Besos

      Eliminar
    2. ¿Unas florecitas silvestres? ¡Hecho! Acepto la apuesta :))

      Besos

      Eliminar
    3. Pues Jara... ¡esto es un trato en toda regla! Hecho

      Besos :D

      Eliminar
  39. Me tiene muy buena pinta, me lo voy a apuntar. Además últimamente ando un poco pesadita con el tema de las flores que cada vez me gustan más. Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si andas con el tema de las flores este libro está llamando a tu puerta ¡recíbelo! ;)

      Saludos

      Eliminar
  40. El tema botánico no me va mucho porque no tengo nada de mano para las flores y las plantas y por su bien me mantengo alejada de ellas, pero estos libros reflexivos e introspectivos son mi punto débil, y si tiene cierto toque de humor mejor que mejor, y como lo recomiendas sin cortapisas ni reticencias me fío como del Caserío de tu buen criterio ;)

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque no se nos den bien, plantas y flores siempre alegran la vista ¿verdad?. Si este tipo de libros es tu punto débil este libro está hecho para ti, no sólo tiene cierto toque de humor ¡tiene mucho!. Pio pio del Caserío me fío ;)

      Besos!

      Eliminar
  41. Lo estoy leyendo y debo decir que me parece una verdadera joyita. Tiene un humor fino, mordaz que me encanta.
    Un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien, saborealo, es tan cortito y se está tan bien en esta lectura ¿verdad?

      Besos

      Eliminar
  42. Resulta muy muy difícil poner algún pero a tan entusiasta recomendación! Recomiendo que lo de las descripciones del jardín me crea dudas, pero estoy segura de que merecerá la pena arriesgarse:)
    1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que es difícil poner algún "pero" a esta lectura (sólo podría encontrar uno pequeñito). Las descripciones del jardín no son obstáculo, ahí está von Arnim para solventarlo ;) No es un riesgo, es un valor seguro

      besos

      Eliminar
  43. Hola, Ana, yo creo que esta historia constituye un canto a la libertad y un alegato contra la represión que imponían las estrictas normas sociales de la época. Elizabeth contrapone la oscuridad de la mansión, (espacio donde reina su "airado marido"), con la naturaleza de su jardín, donde sus hijas corren libremente y la protagonista se entrega a sus pensamientos más íntimos con ironía y sensibilidad. Es bastante llamativo que un libro de este tipo pudiera escribirse a final del XIX, aunque estamos, bueno es recordarlo, en pleno auge del sufragismo. De todas formas, la elegancia con que está escrito, la sabiduría e ironía con que destila una poco convencional visión de la vida, hacen de la lectura de este breve relato algo delicioso. Si, es buenísimo!

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí este libro me encantó. Me lo leí justo en el momento en que necesitaba leer algo así, además. Me gustó la inteligencia sutil de Elizabeth, su ironía, tremendamente sutil y punzante. Es elegante, tienes razón. Y muy, muy inteligente. Me alegro que lo hayas disfrutado.

      Un abrazo

      Eliminar
  44. Hola, Ana. No se si está bien que lo haga aquí en tu casa. Creeme que me ha costado de decidirme, y solo te pido por favor que me digas que no puedo hacerlo y que retiras este comentario. De verdad que lo entenderé. No todos hemos de pasar por aquí a decirte que es lo que tienes que hacer.
    Si te lo pido no es por mi porque todo lo de ella, incluso notas o entrevistas en los periódicos los leo y guardo. Lo pido por tus lectores que aunque hayan leído algo por su cuenta tu lo vas a explicar mucho mejor. Se trata de comentar dos libros, uno sobretodo. El primero y principal es una vida de lucha que recogió Carme Martí en "Cenizas en el cielo".
    Es la vida de una mujer que en octubre cumplió 100 años. Neus Català, la única superviviente española del campo de concentración nazi Ravensbrück. Es una auténtica lección de vida, y que este año se celebra aquí en Cataluña desde el més de abril. “El año Neus Català”

    Ana, pienso que las mujeres fueron doblemente olvidadas, como españolas y como mujeres ". Considero que "es innegable que los hombres no habrían podido hacer nada sin el apoyo de sus mujeres, de sus madres o de sus hijas ", y de este esfuerzo para hacer visibles las mujeres nació su anterior libro “De la resistencia y la deportación: 50 testimonios de mujeres españolas” Este es el otro libro de los dos que te comento.
    Muchas gracias, Ana.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es mi casa, y la puerta está abierta, así que no hay problema, Josep. No tienes que retirar nada. Buscaré el libro de Carme Martí, tengo mucho libro ahora mismo en el punto de mira, pero lo tendré en cuenta, y lo comentaré, de hecho creo que lo tengo ya apuntado por ahí como posible lectura.

      El segundo libro que comentas me parece más difícil de conseguir. Pero todo se andará.

      Gracias a ti, Josep.

      Un abrazo

      Eliminar
  45. muchas ojas q aburrido

    ResponderEliminar

SI HAS LEÍDO LA ENTRADA TE AGRADEZCO EL COMENTARIO. SI NO LA HAS LEÍDO TE AGRADEZCO LA VISITA