lunes, 9 de diciembre de 2013

Blasfuemia


Quienes frecuentan este blog (¡gracias por estar ahí!) saben que lo más habitual es encontrar comentarios de mis lecturas. Pero también que de vez en cuando dejo mis Blasfuemiadas, que podría decirse que son “las cosas de Blasfuemia”. Pero ¿quién es Blasfuemia? Tranquilidad, no hay desdoblamiento de personalidad. Blasfuemia soy yo, Ana Blasfuemia. Mi nombre es Ana, pero está claro que Blasfuemia no es mi apellido, ni siquiera mi segundo nombre. Es un nick, un apodo que utilizo hace tiempo. Y hoy quiero explicar porqué, lo hice hace tiempo en otro blog donde utilizaba este nick, pero hoy quiero hacerlo aquí de nuevo.

Tuve una gata. Se llamaba Blas. Una gata con nombre de gato, porque cuando vimos que “aquello” no prosperaba era tarde para cambiarle el nombre, y no era cuestión de llamarla “Blasa”. Permitidme que me dirija a ella:


Es difícil de explicarlo, ha pasado tanto tiempo (8 años), pero … te echo de menos. Nunca nadie me dio tanto a cambio de tan poco. Tenías esa intuición casi sobrenatural para saber en qué momento comenzaba un descenso tan poco deseado como innecesario. Antes de que yo misma me diera cuenta de la caída ya estabas tú sujetándome. A mi lado. Cuando enfermaba, cuando las nubes se repetían, cuando los espejos se ennegrecían… ahí estabas, descifrando las señales, anticipándote, acurrucándote, ronroneando, sujetándome…


Intento ahora, y aquí, reagrupar todos los recuerdos, aquellos que te pertenecen, los envuelvo de blanco y te los envío con pájaros que pinto con tizas de colores. Tenías aquello de lo que yo siempre carecí: elegancia y generosidad. Y esa tranquilidad tan acogedora y serena, que te permitia además saber cuándo tocaba ronroneo y cuándo el cachondeo. Nunca protestabas por nada: ni los viajes, ni las estancias en casas ajenas, ni el ir y venir.

El día que tuve que decirte “adiós, es hora de dejarte marchar” fue uno de los momentos más duros de mi vida (y ha habido unos cuantos). Sí, fue muy duro, mi preciosa niña de ojos verdes. Sé que te fuiste tranquila, que querías descansar. Yo querría morir así: en brazos de todos los que quisiste y te quisieron, con la mirada serena, dando amor mientras te despedías con tus ojos limpios y honestos; durante horas pasaste de brazos en brazos sin tocar aire apenas. Cada mirada, cada abrazo, fue un lenguaje silencioso e intenso. Tu mirada agradecida. Tu elegancia. Tu carita inolvidable. Mi miedo, mis lágrimas. La despedida.


Candela te echa aún de menos. Creo que aún te busca. Sigue igual de torpe, cariñosa y simpática. Le faltas tú. Sé que a Truca le habla de ti. Truca es un poco pelota, te hubieras reído con ella. Entre las dos me han enseñado a esperar con sueños febriles que, algún día, volveré a verte.

Han pasado varios años. Ahora tú vigilas el río, debajo del árbol, y yo te sigo pensando con los bolsillos algo más vacíos de sueños tranquilos y con la cabeza más llena de pájaros. Me has dejado tantas cosas que aún conservo: tu mirada y tu luz, ese brillo sereno que con tanta galanura te hacia desenvolverte por la vida haciéndote distinta y especial.

Es difícil de explicarlo, pero te sigo echando de menos. Te recuerdo cristalinamente. Me faltas, porque yo sin ti soy menos yo. Pero más Blas.

Blas fue mia.  

Blas
Candela y Truca

(©AnaBlasfuemia)

54 comentarios:

  1. Hoy sólo puedo dejarte una sonrisa y un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Siempre me pregunté de dónde vendría tu nick, pero nunca imaginé que detrás hubiera una historia tan tierna. Yo también tengo una gata; y es de lo mejor que me ha pasado. Menos mal que la historia ha sido breve porque me he llegado a emocionar. Gracias, Ana por compartir esta historia con nosotros.
    Ahora tenemos algo más en común ( además de los libros), el amor a nuestras gatas.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  3. Preciosa entrada, un abrazo Ana
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Me has emocionado y todo con la historia de Blasfuemia. Ya lo creo que se les echa en falta. Si la leyera mi hija, ni te cuento, con lo que le gustan los animales. En casa hay un perro y ahora mismo tres gatos -y digo ahora mismo porque ya van creo que cuatro generaciones-. Y, sí, a mi me hacen caso pero por pura conveniencia porque cuando llega la jefa, hasta luego, Lucas, me dicen.No me extaña que la añores tanto. Besos.

    ResponderEliminar
  5. Me has emocionado con tu entrada. Los que tenemos animales sabemos como se les puede llegar a querer y a sentir como uno más de la familia. Hace poco un pajarito bloguero (bueno, pajarita más bien) me contó el origen de tu "apellido" y me gustó mucho, y mira por donde, justo ahora nos lo cuentas tu. Que historia tan bonita.. yo tengo a mi Brownie, que es el primer perro que tengo, y no quiero ni pensar en eso, porque me dan las siete cosas. Si hace unos meses se nos murió el hamster, que aparte era huraño y no se dejaba tocar y te mordía, y estuve horas llorando, hasta al día siguiente en la oficina me preguntaron que me pasaba...
    Besos Ana, una entrada preciosa!

    ResponderEliminar
  6. Mira que me cuesta pronunciarlo, pero por separado lo veo claro. Yo no tengo ese amor por los animales, pero conocí a alguien que también adoraba a su gato. Recuerdo el día que Micky murió, nos trajo lágrimas y risas. En un primer momento sentí mucho su pérdida, pero cada vez que lo recordábamos no hacíamos más que reírnos, si le hizo el boca a boca y todo al pobre gato. Gracias por traerme al recuerdo a una gran amiga que ya no está.

    ResponderEliminar
  7. Me cuesta dejarte un comentario como me gustaría porque me has emocionado con tu entrada, me has hecho recordar a mi Nikita, una perrita que me acompañó durante la mitad de mi vida y que partió hace ya algunos años, la echo tanto de menos... No conocía el significado de tu Nick y a veces me confundía un poco al pensar en él; desde luego que nunca más lo haré.

    Un abrazo muy, muy fuerte.

    ResponderEliminar
  8. Una historia muy emotiva. Espero que Candela y Truca te ayuden a ocupar el hueco de Blas. Gracias por satisfacer la curiosidad de cotillo que me gasto.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. No sé porque me haces estas cosas. Sabiendo de mi interés gatuno... vale, eso no era lo principal, quería decir, sabiendo de mi harina, huevos, levadura y azúcar, sí, azúcar, que se hace mullidito como... bueno, en fin... que es una ternura leer esto tan íntimo, tan personal y tan cargado de sentimiento. Oye, pero que todo no van a ser alabanzas, que aquí discrepo en dos puntos en los que dices estar carente (generosidad y tranquilidad) y sin atender a si fue Blas que te hizo más Blas, más tú, más humana y más sentida, oye, pues que estar, están. Toda esta parrafada me desvía de lo importante y es decir lo que me ha gustado esta entrada, post, carta, homenaje, preciosidad... y lo abochornada que estoy de mi hipótesis acerca de tu nick-apellido, que ya ni me atrevo a comentar mis supuesto absurdos, glup!
    Sentimiento y cierta comicidad para aligerar el ambiente de penita y acompañamiento, ays! no me hagas más esto o hazlo pero con chuches o avisa o cogeré pañuelos o ya ni sé.
    Un beso te dejo
    Preciosas fotos y gatas (añadido ineludible)

    ResponderEliminar
  10. Me has emocionado, Ana. No tengo palabras...
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Qué bonito, Ana. Y qué manera tan tierna y preciosa de contárnoslo. Muchas gracias y un besazo.

    ResponderEliminar
  12. ¡Qué palabras tan bonitas, Ana! Se me ha puesto un nudo en la garganta. Yo tengo perro y no quiero ni pensar en el día en que llegue el momento de despedirnos.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  13. Ana, me has dejado con un nudo en la garganta. Yo tengo un hermano gato (de hecho mis padres me sustituyeron por él cuando me fui de casa) y no quiero pensar en que nos falte. Es una verdad como un templo que dan infinito a cambio de muy poco. Al nuestro el pequeñajo le tiene abrasado, le tira del pelo, de la cola, le agobia a más no poder y el pobrecito le sigue por todas partes y se deja hacer. Blas era una auténtica preciosidad y sus hermanitas también son una cocada. Seguro que algún día os juntaréis todas a jugar otra vez. Un besazo!!!!!!!

    ResponderEliminar
  14. Qué bonita historia. Estos animales siempre nos dejan mucho.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Qué homenaje tan bonito, Ana. También me he emocionado con tu historia, y es que a veces los animales pueden ser más humanos que algunos humanos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Ays, que me has emocionado Ana. Nos dan tanto nuestras mascotas, ¿verdad? Son uno más en la familia. Y nunca nos fallan, siempre están ahí, a tu lado. Apoyan mucho.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  17. Vaya, me había quedado tan envuelta en la historia que se me había olvidado que se trataba de explicar el origen del nick, así que lo he pillado con efecto retardado.
    Los animales nos dan mucho, aunque hay quien piense que sólo sean obligaciones, pero en realidad las personas también nos dan obligaciones y, sin embargo, puede que a cambio nos ofrezcan menos que nuestras queridas mascotas.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  18. Preciosísima y emotiva entrada la tuya de hoy.

    Es tremendo el apego y el cariño que podemos llegar a tener hacia estas criaturas. ¿Quién no echaría de menos algo así?

    Un besote!

    ResponderEliminar
  19. Pues tu gatita hermosa!! y gracias por compartir con nosotros estas curiosidades ^^
    saludos

    ResponderEliminar
  20. TE comprendo a la perfección. Tambien tuve una gata que marcó profundamente. Hace años que desaparecio pero sigo pensando en ella.Nunca había conectado antes así con un animal.

    ResponderEliminar
  21. Para ser las ocho de la mañana menuda entrada acabo de leer, muy bonita y tierna, a tu gata le habrá encantado.

    ResponderEliminar
  22. Un recordatorio precioso para tu compañera perdida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Bueno, ya te dije ayer que me dejaste sin palabras. Gracias por compartir. Como tengo perrosdesde que tengo uso de razón, lamentablemente he pasado por eso varias veces, aunque la que más me ha marcado fue una en la que Luna (así se llamaba), muerió antes de tiempo,en mis brazos. Esguro que Blas de aporto mucho, pero eres muy generosa, eh? Mucho, vales mucho!! Me ha gustado saber lo del origen del nombre. Ahora, entrando ya en un poco de humor, confieso que durante meses para mí has sido "Ana Blasfemia" :-P Un besote!

    ResponderEliminar
  24. Preciosa carta a tu gata que has tenido la generosidad de compartir con nosotros.
    Respecto al nick, tengo que decir que al principio no entendía a qué se refería, pero después cai en la cuenta que en otro tiempo, en otro lugar, habías utilizado un nick con frase, así que deglosando me quedó la frase: Blas fue mia, aunque no estaba segura si Blas respondía a un nombre o a un acrónimo porque Blas es masculino y mia femenino. Resumiendo: sabía que era una frase pero no su significado. Ahora ya lo sé.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Bonita historia!!!
    Interesante saber de dónde salen algunos nicks!!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  26. Tu preciosa carta a Blas me ha encogido el corazón, porque yo también recuerdo de ese modo a mi perrita Kira, a la que sigo echando de menos después de tres años. Gracias por compartirlo con nosotros. Besos

    ResponderEliminar
  27. Solo puedo decirte que era preciosa, que te entiendo perfectamente porqué he pasado por lo mismo varias veces.
    Te mando todo mi cariño, me has hecho llorar, he recordado a Aris (mi pastor alsaciano) a Zira (mi perrita callejera) y a Valentí mi bosque de Noruega y a Nino mi bebé.
    Lo entiendo, lo siento igual que tu.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  28. Oh! Se desveló el misterio de la manera más hermosa.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  29. Jolin, tu entrada me ha llegado mucho. Tuve un perrito 15 años y murió así, rodeado por todos, hace dos meses y medio. Y ahora tenemos una gatita y es genial poder llenar ese vacío... no será igual, pero es un comienzo y me gusta.

    Besos.

    ResponderEliminar
  30. Poco puedo decir hoy más que los insensatos que no entienden el amor que se da y que dan los animales es porque no los han tenido y se pierden algo grande, son pérdidas irremplazables, vienen más y se les da cariño y se quiere mucho a todos pero cada uno es cada uno. Un beso Ana :)

    ResponderEliminar
  31. Perder a un animal es muy duro. No te lo imaginas hasta que no te pasa. Hasta ese momento sabes que los quieres, pero no eres capaz de darte cuenta de cuánto. Siento lo de Blas, aunque hayan pasado ocho años.

    Besos
    Y gracias por explicar lo del nombre, le había dado algunas vueltas

    ResponderEliminar
  32. Preciosa la entrada. Y yo que pensaba que sería algo relacionado con blasfemar, jeje, no tengo remedio. Me da mucha pena la gente que desprecia los gatos porque cuesta más ganárselos, es muy injusto. Siempre va a estar contigo. Un beso

    ResponderEliminar
  33. Qué entrada tan bonita y tan emotiva, al menos a mí me lo ha parecido porque también he sufrido una perdida similar, en lugar de una gata teniamos un perro y ese momento es durísimo. Los animales dan tanto a cambio de tan poco. Gracias por compartir con nosotros esta historia tan especial y personal
    un beso!

    ResponderEliminar
  34. Una entrada y un motivo precioso por el que cambiarse el "apellido" aunque sea para el blog siempre que vea ana blasfuemia lo recordaré, besos

    ResponderEliminar
  35. Mis reconocimientos Ana, me ha gustado mucho tu entrada y la manera desnuda en que has expuesto tus sentimientos, afectos y añoranzas hacia Blas.

    Alguna de las expresiones son una maravilla, especialmente cuando los espejos se ennegrecían que es una imagen muy precisa.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  36. Varias veces me he autopreguntado que significaría lo de Blasfuemia, pero no imaginaba ni de lejos por donde irían los tiros... Tu entrada me ha tocado; he vivido situaciones similares y te comprendo, aunque haya gente que no entienda el cariño sincero que puede surgir entre humano y animal... Muchas gracias por compartir este trozo de ti, me ha gustado mucho y por presentarme a Blas, una gata preciosa, por cierto. 1beso!

    ResponderEliminar
  37. No hace mucho que ando por tu espacio de lectura, pero ya me había preguntado por el significado de tu nick. Ahora lo sé. Un texto bello y lleno de ternura y afecto.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  38. Tu entrada me ha dejado un nudo en el estómago. Yo todavía no he pasado por eso y espero no pasarlo hasta dentro de muchos años. Solo hace cinco años que tengo una perrita y no me quiero ni imaginar cuando tenga que decirle adiós.
    Yo también me preguntaba por el significado de tu nick. Gracias por compartirlo.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  39. Muy emotiva tu entrada y muy lindos los sentimientos que tu amiga despertaba y despierta en ti.
    Besos

    ResponderEliminar
  40. Me has hecho llorar como una magdalena, ¡¡¡capulla!!! Yo tengo esos sentimientos con mis perros y te entiendo a la perfección. Lisa, mi preciosa caniche, nos dejó hace dos años, después de estar 13 años a mi lado, y la echo de menos más que a algunas personas. Ahora, Suerte, mi Border Collie de 3 años y Cachito, mi Beagle de 3 meses, me recuerdan que ellos también son capaces de darme amor y juegos, que están a mi lado como amigos fieles, pero no son Lisa, aunque los amo igual.
    Muchos besos para Blas, allá donde esté. Espero que se haya conocido con Lisa y sean amigas, las dos tenían una mirada limpia y eran generosas.
    Besos, snif, snif...
    Cita

    ResponderEliminar
  41. Ana leí esta entrada nada más publicarla pero tenía prisa y no me pude parar a comentarte. Me gusta lo que cuentas, ese amor por los animales y ese echarlos de menos cuando se van. Nosotros perdimos a nuestra perra este verano y el otro día hablando del tema, aún se me saltaban las lágrimas. Tus gatos son preciosos, una maravilla. Ahora eso sí, esa mirada es impresionante jejeje. Por fin puedo saber de dónde procede tu "nombre". Besos.

    ResponderEliminar
  42. Una preciosidad de entrada...gracias pos traernos el origen de Blasfuemia...y Blas era una preciosidad.
    Yo te entiendo en lo que le echas de menos porque sé que el día que me falten mis bichines lo pasaré mal aunque la gente me diga que no me implique tanto pero da igual lo que digan porque el día que se tengan que marchar sé que lo llevaré mal.
    Pero siempre quedan los buenos recuerdos y lo que nos han enseñado (que aunque sean animales nos enseñan cosas si nos fijamos)
    Un beso!

    ResponderEliminar
  43. Me ha gustado mucho conocer la historia de tu nick, que es una preciosa historia de amor, llena de ternura y nostalgia, y conocer a Blas y a Truca y Candela.

    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  44. Yo diría que los gatos nos odian...

    ResponderEliminar
  45. Simpática entrada, Ana. Mucho. Y tierna historia la de este nick.
    Un beso gatuno, aunque yo soy más, mucho más de perros, la verdad.

    ResponderEliminar
  46. Jo, yo casi lloro. Hace 6 años murió mi gato y pese a tener una gata, aún le tengo presente. Era tan cariñoso...con lo tercos que son lo que se hacen querer los jodíos. jejeje.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  47. Qué bonito, Ana. Me has emocionado. La verdad es que estos pequeños amigos acaban formando parte de nuestra vida de un modo muy profundo y dejando huella.
    Encantada de conocer el origen de tu nick, un origen que merece la pena compartir, es precioso.
    Un besin

    ResponderEliminar
  48. Una entrada muy emotiva y llena de cariño. Los animales son como uno más de la familia y un buen ejemplo de entendimiento. Me ha encantado conocer el origen de tu nick.
    Un besote

    ResponderEliminar
  49. Ay, con esta entrada nos has hecho emocionarnos.

    ResponderEliminar
  50. Me estreno en tu blog precisamente en esta entrada tan personal y emotiva. Me alegra mucho estar aquí y conocer un poco mejor a la encantadora persona que hay detrás de este lugar tan acogedor. Un beso,

    ResponderEliminar
  51. Lagrimones. Yo perdí a mi Anita hace poco, todavía no puedo contarlo. Gracias.

    ResponderEliminar
  52. No conocía la historia de tu nombre y reconozco que me lo había preguntado varias veces. Muy bonito homenaje a Blas, desde luego.

    Besos!

    ResponderEliminar

SI HAS LEÍDO LA ENTRADA TE AGRADEZCO EL COMENTARIO. SI NO LA HAS LEÍDO TE AGRADEZCO LA VISITA