martes, 28 de abril de 2020

El infinito en un junco (Irene Vallejo)


En el fondo, lo que las comunidades humanas tienen en común es aquello que inevitablemente las enfrenta: la tendencia a creerse mejores

Y resulta que la primera lectura que quiero comentar en realidad es la última “antes de”. Después, la nada más absoluta. Y maldije hasta la extenuación haberlo leído porque habría sido la lectura perfecta para que no se produjera en mí esta incapacidad de leer que me ha durado casi 50 días. Quién me iba a decir a mí que el junco del Nilo, que posibilitó la materia prima del libro (después de intentarlo con tablillas, telas, maderas…) y le dio su perdurabilidad, iba a entrelazarse con ese “soy como el junco que se dobla pero siempre sigue en pie. Resistiré” al que he cogido, he de confesar, un poco de manía. El junco no sólo nos dice que resistimos todo lo que nos echen y más, sino también que en él cabe el infinito en forma de libros.

Quizás los ensayos no sean el género literario que más se comenta por redes sociales dedicadas a los libros. Tal vez se piense que es un tipo de lectura sesuda, compleja y que, en los tiempos que corren, con la capacidad de concentración tambaleante y pocas ganas de pensar (pero mucha necesidad de reflexionar), no se contempla que sea algo ameno, entretenido, que exista la posibilidad de disfrutar de un ensayo desde el esparcimiento y la fiesta que supone una lectura divertida, grata y muy instructiva.

Irene Vallejo combina de forma delicada y nada casual imaginación, hechos contrastados e hipótesis, con la convicción de que la historia es tan frágil como lo son los propios libros. Consigue sortear con habilidad el exceso de datos y las ideas repetidas gracias a una exposición entretenida y ágil, repleta de anécdotas, especulaciones y curiosidades.

Este recorrido por la invención de los libros en el mundo antiguo, volver a la cultura griega y romana que tantas lecturas provocaron en mi preadolescencia, ha sido un viaje inolvidable por una memoria del mundo que sigue mandándonos mensajes en la actualidad: el conocimiento nunca, jamás, es un lastre. Leamos.

Sentir cierta incomodidad es parte de la experiencia de leer un libro; hay mucha más pedagogía en la inquietud que en el alivio

©AnaBlasfuemia

13 comentarios:

  1. A mí, el Junco, me hace emocionarme y la canción me aumenta esa emoción. Mi razón es sentimental, Juncosa es el nombre de mi pueblo, donde tengo a mi familia, donde los juncos que le dan nombre, crecen juntos a las acequias y con los que mi padre hace cestos...😭😭😭
    ¿Ensayo? Pues ya no digo que No, nunca se sabe qué te removerá

    Dichosas crisis lectoras.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El concepto "junco" me agrada desde siempre. Pero la canción, pues qué quieres, me ha machacado un poco... :( Qué bonito nombre "Juncasa". Me gusta.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Hola Ana! No leí esta obra, pero me gusta leer ensayos. Me lo compraré.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Digo "ensayo" porque así se presenta el libro. En cualquier caso, amena e instructiva lectura.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Yo no me he animado pero sé que está gustando muchísimo este libro y cada vez que lo veo me siento muy tentada.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay que forzar lecturas, si tiene que llegar, llegará, eso está claro.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Me llama mucho la atención este libro, el otro día una amiga que lo acababa de descubrir porque a su vez alguien se lo recomendó, me dijo, el primer día que pueda ir a una librería, será el que compre. Y, si esto de las fases de la desescalada lo permite, me encantaría acompañarla, y charlar por el camino, como hacíamos antes.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues justo hoy las librerías empiezan a abrir, así con timidez y con dudas, atendiendo pedidos, haciendo envíos... Poco a poco parece que tendremos los libros de nuevo tentándonos. Espero que puedas cumplir ya ese deseo, con toda la prudencia y las recomendaciones pertinentes: pasear con tu amiga hasta la librería.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Yo suelo leer ensayo de tarde en tarde, pero cuatro o cinco al año suelen caer. Me gustan sobre todo de Historia del siglo XX y de ciencia, sobre todo evolución en general y humana en particular.
    De este libro ya he leído una reseña muy buena en "El blog de Juan Carlos" y ya lo tenía apuntado. Ese enfrentamiento de grupos humanos por creerse mejor que otros y que les sucede a todos los grupos es parte de la evolución humana. Es lo que se llama selección de grupos que, curiosamente, puede ser una causa del fin. El ser humano puede ser otra de esas curiosidades que mueren de éxito.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre el siglo XX precisamente este libro no es, no. Pero, la historia siempre nos manda señales que solemos desoír, por eso es necesario recuperarla.

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Trataré de leerlo. Su novela El silbido del arquero no me deslumbró pero estos ensayos sí que me apetece leerlos.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No conozco su novela, pero este libro es muy cercano, entretenido, educativo y ameno. Para mí fue una lectura placentera.

      Un abrazo, Francisco.

      Eliminar
  7. Lo he apuntado hace tiempo. Mis libreros acaban de avisarme de su llegada, aunque aún no abren sus puertas, claro.
    En estos tiempos de confinamiento, no nos viene mal un poco de reflexión, o si? Se que lo habré de leer más no se cuándo. Probablemente antes del final.
    Un abrazo, Ana.

    ResponderEliminar

En este blog NO se hacen críticas literarias ni mucho menos reseñas. Cuento y me cuento a partir de lo que leo. Soy una lectora subjetiva. Mi opinión no convierte un libro en buen o mal libro, únicamente en un libro que me ha gustado o no. Gracias por comentar o, simplemente, leer